Po­me­lo: vi­ta­mi­nas an­ti­oxi­dan­tes

Blan­co o ro­sa, el po­me­lo es una de las fru­tas más sa­nas, ri­cas y exó­ti­cas que po­de­mos dis­fru­tar con fa­ci­li­dad en nues­tra me­sa. Es fuen­te de an­ti­oxi­dan­tes, vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les, po­see una bue­na ac­ción diu­ré­ti­ca y lo po­de­mos con­su­mir de mu­chas ma­ne­ras.

Cocina Vegetariana - - Índice -

El po­me­lo ( Ci­trus pa­ra­di­si) per­te­ne­ce a la fa­mi­lia de las ru­tá­ceas, que a su vez en­glo­ba a otras 1.600 es­pe­cies. El gé­ne­ro bo­tá­ni­co ci­trus es el más im­por­tan­te de la fa­mi­lia, com­pues­to por unas 20 es­pe­cies, en­tre las que des­ta­can los fru­tos co­mes­ti­bles ri­cos en vi­ta­mi­na C, áci­dos esen­cia­les y los fru­tos lla­ma­dos hes­pé­ri­des, que tie­nen te­ner su pul­pa for­ma­da por ve­sí­cu­las lle­nas de ju­go. Se se­ña­la un ori­gen, no del to­do cla­ro, en las Bar­ba­dos, co­mo el re­sul­ta­do de un cru­ce en­tre el na­ran­jo y el “pum­me­lo” ori­gi­nal de aque­llas is­las. Es des­de es­tas is­las don­de se ex­tien­de su cul­ti­vo, pri­me­ro por el Ca­ri­be y des­pués en EE.UU., que hoy en día es el prin­ci­pal pro­duc­tor. En la ac­tua­li­dad el cul­ti­vo del po­me­lo se ha ge­ne­ra­li­za­do en paí­ses con ca­rac­te­rís­ti­cas cli­má­ti­cas ap­tas pa­ra su cul­ti­vo; des­ta­can Ar­gen­ti­na, Cu­ba, Chi­pre, Chi­na y, en Es­pa­ña, las co­mu­ni­da­des va­len­cia­na y mur­cia­na.

Pro­pie­da­des nu­tri­ti­vas

El po­me­lo es ba­jo en ca­lo­rías, al igual que el res­to de lo cí­tri­cos, y su ele­va­do ín­di­ce de agua lo ha­ce muy re­co­men­da­ble en die­tas de adel­ga­za­mien­to. Tam­bién des­ta­ca su ri­que­za en vi­ta­mi­na C, res­pon­sa­ble de la for­ma­ción de co­lá­geno, hue­sos, dien­tes y de la ab­sor­ción del hie­rro, así co­mo en áci­do fó­li­co, en­car­ga­do de la pro­duc­ción de gló­bu­los ro­jos y blan­cos, de la for­ma­ción de an­ti­cuer­pos y en la sín­te­sis del ma­te­rial ge­né­ti­co. Su con­te­ni­do en ca­ro­te­noi­des (pig­men­tos que con­fie­ren el co­lor anaran­ja­do-ro­ji­zo) no es sig­ni­fi­ca­ti­vo, sal­vo en las va­rie­da­des de pul­pa de co­lor os­cu­ro (con in­de­pen­den­cia del co­lor de la piel). So­bre el con­te­ni­do mi­ne­ral, des­ta­can el mag­ne­sio y el po­ta­sio, en­car­ga­dos de ge­ne­rar y trans­mi­tir el impulso ner­vio­so pa­ra lo­grar una ac­ti­vi­dad mus­cu­lar nor­mal. La es­ca­sa fi­bra del po­me­lo se en­cuen­tra prin­ci­pal­men­te en la pul­pa blan­ca que hay de­ba­jo de la piel y en­tre los ga­jos, y en mu­chas oca­sio­nes se de­se­cha, so­bre to­do al ela­bo­rar un zu­mo. Se tra­ta de fi­bra so­lu­ble, lo que con­tri­bu­ye, aun­que en pe­que­ña me­di­da, a fa­vo­re­cer el trán­si­to in­tes­ti­nal.

¿Có­mo con­su­mir­los? El zu­mo

El zu­mo de po­me­lo es una bue­na al­ter­na­ti­va al clá­si­co zu­mo de na­ran­ja en los desa­yu­nos, pe­ro tam­bién lo po­de­mos com­bi­nar con la mis­ma na­ran­ja y otros cí­tri­cos, o con un po­co de zu­mo de gra­na­das. Otra for­ma de con­su­mir­lo een fres­co es co­mer los ga­jos; po­de­mos po­ner­los en un pla­to, que cu­bri­re­mos li­ge­ra­men­te de miel pa­ra com­pen­sar su sa­bor, en­tre áci­do y amar­go. Al­gu­nas va­rie­da­des de po­me­lo sir­ven pa­ra ela­bo­rar mer­me­la­das, al­mí­ba­res y cóc­te­les. Tam­bién po­de­mos en­con­trar sus ga­jos en con­ser­va. Fi­nal­men­te, se pue­de in­cluir un po­co de po­me­lo en en­sa­la­das, ma­ce­do­nias y co­mo guar­ni­ción de pla­tos de car­ne y de ma­ris­co.

Cu­rio­si­da­des

Se ha con­si­de­ra­do du­ran­te años que el po­me­lo es una es­pe­cie de fru­ta-mi­la­gro, ya que se le atri­buía la pro­pie­dad de que­mar las grasas del or­ga­nis­mo en ayu­nas. Se re­co­men­da­ba, y se si­gue re­co­men­dan­do, en mul­ti­tud de re­gí­me­nes de adel­ga­za­mien­to. Es una creen­cia ca­ren­te de ba­se cien­tí­fi­ca. En cam­bio, al ser un ex­ce­len­te diu­ré­ti­co, sí que fa­ci­li­ta enor­me­men­te la eli­mi­na­ción de lí­qui­dos. El po­me­lo se co­no­ce tam­bién con el nom­bre de to­ron­jo o pam­ple­mu­sa, y en oca­sio­nes se con­fun­de el po­me­lo con el pum­me­lo ( Ci­trus gran­dis Os­beck), un ár­bol que pro­por­cio­na unos fru­tos muy si­mi­la­res a los po­me­los, pe­ro de ma­yor ta­ma­ño, in­clu­so de va­rios ki­los, y que son muy apre­cia­dos en Orien­te. En Chi­na, el po­me­lo es un ar­tícu­lo de re­ga­lo muy apre­cia­do du­ran­te el año nue­vo. La piel de al­gu­nas va­rie­da­des (de cul­ti­vo eco­ló­gi­co, o muy bien la­va­das) se pue­de con­su­mir con­fi­ta­da. Ade­más, a par­tir de ella, se ex­trae un acei­te esen­cial que se em­plea pa­ra la ela­bo­ra­ción de li­co­res y per­fu­mes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.