Con­tra la aci­dez es­to­ma­cal

El equi­li­brio áci­do-bá­si­co es una gran fuer­za pa­ra dis­fru­tar de bue­na sa­lud.

Cocina Vegetariana - - Índice -

Co­mo se sa­be, siem­pre es con­ve­nien­te ha­cer la con­sul­ta con un es­pe­cia­lis­ta, so­bre to­do si se su­fre de epi­so­dios de es­trés de mo­do re­cu­rren­te. Pe­ro pres­tar un po­co más de aten­ción a lo que co­me­mos for­ma par­te de nues­tra ta­rea per­so­nal. La ali­men­ta­ción es im­por­tan­te pa­ra po­der ate­nuar los sín­to­mas y me­jo­rar el es­ta­do de nues­tro es­tó­ma­go. Exis­te una se­rie de ali­men­tos que nos ayu­da­rán.

La for­ma­ción de áci­dos en el cuer­po

Exis­ten en el or­ga­nis­mo mu­chos pro­ce­sos bio­quí­mi­cos que pro­du­cen áci­dos. Es de­cir, el sis­te­ma de “que­mar” los ali­men­tos pa­ra pro­du­cir la ener­gía que el cuer­po ne­ce­si­ta ori­gi­na áci­dos que lue­go han de ser eli­mi­na­dos por los sis­te­mas de de­pu­ra­ción. Una die­ta con po­cos ve­ge­ta­les y ex­ce­so de car­ne, pes­ca­do, le­che, hue­vos, que­so, pas­tas y ha­ri­nas re­fi­na­das, azú­car in­dus­trial, etc. , pro­vo­ca una aci­do­sis anor­mal y un des­ajus­te del eco­sis­te­ma in­terno. El ca­fé, los tés fer­men­ta­dos y el ta­ba­co tam­bién pro­vo­can gran aci­do­sis. Los ejer­ci­cios pro­lon­ga­dos pro­du­cen aci­do­sis (en es­pe­cial áci­do lác­ti­co), pues­to que du­ran­te el ejer­ci­cio se “que­man” nu­trien­tes pa­ra ab­sor­ber su ener­gía. Y el es­trés, la an­gus­tia, las pri­sas, etc., tam­bién ori­gi­nan aci­do­sis cor­po­ral. Ade­más, las en­fer­me­da­des cró­ni­cas y de­ge­ne­ra­ti­vas, cuan­do son im­por­tan­tes, aca­ban pro­du­cien­do aci­do­sis en el en­fer­mo. Y los tra­ba­jos que exi­gen una gran con­cen­tra­ción in­te­lec­tual, son tam­bién aci­di­fi­can­tes. Los lo­ca­les ar­ti­fi­cia­les, las vi­vien­das ur­ba­nas, los co­ches, el ai­re que res­pi­ra­mos en las ciu­da­des, sue­len te­ner una car­ga po­si­ti­va mu­cho más ele­va­da de lo usual. Son co­no­ci­dos co­mo “aci­di­fi­can­tes”. En cam­bio, los am­bien­tes mon­ta­ño­sos, cos­te­ros, le­ja­nos del me­dio am­bien­te in­dus­tria­li­za­do, es­tán más car­ga­dos de io­nes ne­ga­ti­vos y por ello se di­ce que son “al­ca­li­ni­zan­tes”.

La ali­men­ta­ción nos ayu­da

El cuer­po po­see com­ple­jos me­ca­nis­mos de re­gu­la­ción in­clui­do el de su pH (que es la cifra que mi­de si hay aci­di­fi­ca­ción en ex­ce­so). Hay dos sis­te­mas de eli­mi­na­ción de áci­dos en el cuer­po, o de re­ten­ción en ca­so de que sea ne­ce­sa­rio, y es­tos sis­te­mas son el ri­ñón y los pul­mo­nes. Y la die­ta es una ex­ce­len­te he­rra­mien­ta de re­gu­la­ción de la aci­dez, es de­cir, del equi­li­brio áci­do-ba­se.

El equi­li­brio áci­do-ba­se, ar­gu­men­to a fa­vor del ve­ge­ta­ria­nis­mo

El pH san­guí­neo hu­mano nos mues­tra que el ali­men­to más ade­cua­do pa­ra las per­so­nas son los ce­rea­les, la fru­ta, las ver­du­ras y las le­gum­bres, por es­te or­den, sin ser ra­di­ca­les. La mo­de­ra­ción, el po­der dis­fru­tar con tran­qui­li­dad de una bue­na co­mi­da –el “co­mer un po­co de to­do”– es más que ra­zo­na­ble. Exis­ten au­to­res que de­fien­den co­mo ali­men­ta­ción ideal la que es de ti­po ve­ge­ta­riano, o lac­to-ovo-ve­ge­ta­ria­na. Otros au­to­res más tran­si­gen­tes acep­tan la in­clu­sión de pro­teí­na ani­mal de vez en cuan­do (“fle­xi­ta­ria­nos”). La die­ta ideal no exis­te, pues­to que va­ría de per­so­na a per­so­na. Los pro­ce­sos de la di­ges­tión, de la asi­mi­la­ción y de la for­ma-

ción de ener­gía cam­bian de una per­so­na a otra, se­gún la car­ga de en­zi­mas y otros pro­duc­tos del me­ta­bo­lis­mo que tie­nen asig­na­dos ge­né­ti­ca­men­te. Los me­ca­nis­mos de for­ma­ción de áci­dos y los de de­pu­ra­ción son di­fe­ren­tes en­tre ca­da per­so­na, por lo que es acon­se­ja­ble per­so­na­li­zar ca­da die­ta. El Dr. Ro­drí­guez de la Fuen­te afir­ma­ba que los chim­pan­cés sue­len ali­men­tar­se del reino ve­ge­tal, pe­ro en cier­tos ca­sos pue­den cap­tu­rar al­gún ani­mal pe­que­ño o al­gu­nos hue­vos de ave. El pro­ble­ma, co­mo ve­mos, no es­tá en el uso, sino en el abu­so. Los lec­to­res más es­cép­ti­cos pue­den pen­sar que si un chim­pan­cé pue­de co­mer ter­mi­tas, bien po­de­mos co­mer un buen fi­le­te, co­sa que, en cier­to mo­do, no pa­re­ce ex­ce­si­va­men­te erró­nea. Pe­ro se ha de te­ner en cuen­ta la fre­cuen­cia con que los chim­pan­cés in­gie­ren es­tas pro­teí­nas ani­ma­les. Se­ría por ana­lo­gía, co­mo com­pa­rar es­tas ter­mi­tas con el “po­llo de Na­vi­dad” tí­pi­co de ha­ce cin­cuen­ta años, cuan­do ha­bía más es­ca­sez de ali­men­tos cár­ni­cos. De he­cho, la pro­teí­na ani­mal que se to­ma en de rea­li­zar una co­rrec­ción, so­bre to­do si se con­si­de­ran to­dos los de­más fac­to­res con­tri­bu­yen­tes a la aci­do­sis. Hay real­men­te mu­cho por ha­cer en el cam­po de la edu­ca­ción die­té­ti­ca, y, aun­que mu­chos, si­guien­do la mo­da “na­tu­ral”, aca­ben to­man­do bo­ca­di­llos de em­bu­ti­do con pan in­te­gral, se ha­brá da­do un pri­mer pa­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.