Sus­ti­tu­tos del té y el ca­fé

Cocina Vegetariana - - Índice -

Pre­sen­ta­mos al­gu­nas in­fu­sio­nes con las que po­déis sus­ti­tuir el té o el ca­fé. Son sua­ves, e in­clu­so al­gu­nas me­di­ci­na­les, y siem­pre hay un mo­men­to es­pe­cial pa­ra sa­bo­rear al­gu­na de ellas. En con­jun­to es acon­se­ja­ble ir­las al­ter­nan­do, en­tre sí y con otras, co­mo el mal­ta de ce­ba­da, las ti­sa­nas del yo­gui, el té de rooi­bos o el té mu y si­mi­la­res, que pron­to ve­re­mos tam­bién. Siem­pre es una bue­na idea ha­cer una pau­sa en la jor­na­da y dis­fru­tar de una cá­li­da y re­con­for­tan­te be­bi­da.

Una vi­da ex­ci­tan­te... ¿o ex­ci­ta­da?

Apar­te del agua, con­su­mi­mos más té y ca­fé que nin­gu­na otra be­bi­da. La pau­sa que se ha­ce pa­ra be­ber­los nos da mo­men­tos de des­can­so y un tiem­po pa­ra la re­la­ción so­cial, pe­ro tan­to el té (so­bre to­do el té ne­gro) co­mo el ca­fé, son ex­ci­tan­tes, un in­con­ve­nien­te que ace­le­ra y des­gas­ta nues­tras vi­das. Am­bos son agen­tes que pro­du­cen ra­di­ca­les li­bres en el or­ga­nis­mo, esas mo­lé­cu­las ines­ta­bles y muy reac­ti­vas que ace­le­ran el en­ve­je­ci­mien­to. Só­lo se sal­va de es­ta con­si­de­ra­ción el té ver­de, gra­cias a las ven­ta­jas que ofre­ce pa­ra la sa­lud (con­tie­ne po­li­fe­no­les y ca­te­qui­nas an­ti­oxi­dan­tes) y a que con­tie­ne muy po­ca teo­fi­li­na ex­ci­tan­te (es el al­ca­loi­de me­til­xan­ti­na, de la mis­ma fa­mi­lia a la que per­te­ne­cen la ca­feí­na del ca­fé y la teo­bro­mi­na del ca­cao).

El mal­ta tra­di­cio­nal

Tra­di­cio­nal­men­te los na­tu­ris­tas sus­ti­tuían el ca­fé por mal­ta de ce­ba­da, cu­yo as­pec­to y pe­cu­liar sa­bor, más bien amar­go, cum­ple per­fec­ta­men­te es­ta fun­ción, y, en al­gu­nos paí­ses, co­mo Fran­cia, con achi­co­rias. Pe­ro por suer­te hay más sa­bo­res... Des­de ha­ce unos años han ido apa­re­cien­do li­cua­dos ve­ge­ta­les y be­bi­das al­ter­na­ti­vas que nos per­mi­te dis­po­ner de una gran va­rie­dad de be­bi­das sa­lu­da­bles. ¿Y las ti­sa­nas? Por su­pues­to: tam­bién te­ne­mos a mano un in­tere­san­tí­si­mo uni­ver­so de plan­tas aro­má­ti­cas o me­di­ci­na­les, muy pla­cen­te­ras y que da­rán un po­co de ale­gría al oto­ño y los lar­gos días de in­vierno. Va­mos a ver al­gu­nas.

Mu­chas be­bi­das al­ter­na­ti­vas

Sor­pren­de la gran va­rie­dad de be­bi­das ca­lien­tes que exis­ten, mu­chas de ellas ol­vi­da­das y que se ba­san en una sim­ple in­fu­sión de plan­tas y flo­res fres­cas o se­cas. Han ve­ni­do em­pleán­do­se du­ran­te si­glos, y la ma­yo­ría po­seen pro­pie­da­des me­di­ci­na­les que las ha­cen al­ta­men­te acep­ta­bles, tan­to pa­ra los ju­gos di­ges­ti­vos co­mo pa­ra el pa­la­dar. Gran par­te de los tés de flo­res y plan­tas es­tán he­chos con flo­res co­mu­nes, en su ma­yor par­te sil­ves­tres y no cues­tan prác­ti­ca­men­te na­da. Con to­do, mu­chos de los sus­ti­tu­tos del ca­fé no son fá­ci­les de en­con­trar, y en ge­ne­ral el in­gre­dien­te prin­ci­pal tie­ne que ela­bo­rar­se (tos­tar­se sua­ve­men­te y tri­tu­rar­se) en cier­ta me­di­da.

Tos­ta­do sua­ve

Es muy im­por­tan­te te­ner en cuen­ta que con­vie­ne ser muy cui­da­do­sos con el tos­ta­do, pa­ra no «que­mar» las plan­tas, gra­nos o flo­res, co­sa que sí ocu­rre con el ca­fé (cuan­do es­to ocu­rre, por su­pues­to, se le in­cor­po­ran más sus­tan­cias no­ci­vas; y eso por no ha­blar de los ca­fés «to­rre­fac­tos», tos­ta­dos con azú­car y al­ta­men­te no­ci­vos (con agen­tes car­ci­nó­ge­nos).

Al­gu­nos sus­ti­tu­tos del té (ne­gro)

Pa­ra ha­cer una in­fu­sión, de flo­res o de ho­jas, co­lo­cad­las en un pa­ño lim­pio y de bo­ca an­cha, ver­ted agua hir­vien­do so­bre las mis­mas, mo­ved­lo sua­ve­men­te y de­jad­lo re­po­sar unos mo­men­tos an­tes de co­lar la in­fu­sión. Otro pro­ce­di­mien­to es her­vir el agua y ver­ter en ella las flo­res o las ho­jas, re­ti­ran­do en ese ins­tan­te el re­ci­pien­te del fue­go, y de­ján­do­lo re­po­sar unos mi­nu­tos. La fuer­za y sa­bor de es­tos ti­sa­nas o «tés» al­ter­na­ti­vos de­pen­de en gran me­di­da de los gus­tos par­ti­cu­la­res (co­mo ocu­rre con el té or­di­na­rio). Se pue­de ex­pe­ri­men­tar has­ta ob­te­ner el gra­do de in­ten­si­dad desea­do. Pue­den ha­cer­se unos tés ex­ce­len­tes com­bi­nan­do ho­jas y flo­res de más de una plan­ta, de la mis­ma for­ma que los tés de al­ta ca­li­dad chi­nos e in­dios se ha­cen con mez­clas. Pro­bad la com­bi­na­ción de men­ta y oré­gano por ejem­plo, o la de tré­bol y man­za­ni­lla. Los re­sul­ta­dos pue­den ser muy re­fres­can­tes. Po­déis pre­pa­rar es­tas in­fu­sio­nes con plan­tas me­di­ci­na­les o aro­má­ti­cas:

As­pé­ru­la olo­ro­sa: vier­te me­dio li­tro de agua hir­vien­do so­bre un pu­ña­do de ho­jas y flo­res fres­cas o se­cas, y se de­ja re­po­sar la in­fu­sión 3 0 4 mi­nu­tos an­tes de co­lar­la.

Aza­frán: uti­li­zad 1/4 de cu­cha­ri­lla de aza­frán en pol­vo y se­co pa­ra dar aro­ma a me­dio li­tro de agua hir­vien­do.

Bo­rra­ja: se­cad so­la­men­te las ca­be­zas flo­ra­les. Agre­gad dos cu­cha­ri­llas de flo­res se­cas a me­dio li­tro de agua hir­vien­do y de­jad re­po­sar en in­fu­sión cin­co mi­nu­tos an­tes de be­ber­la. Bre­zo: Pre­pa­rad la in­fu­sión con tres cu­cha­ra­das so­pe­ras de flo­res se­cas o bien dos de flo­res fres­cas en me­dio li­tro de agua hir­vien­do; de­jad­la re­po­sar cua­tro mi­nu­tos an­tes de ta­mi­zar­la.

Ca­la­min­ta: Usad ho­jas fres­cas o se­cas. Pre­pa­rad la in­fu­sión con un pu­ña­do de ho­jas fres­cas o bien tres cu­cha­ri­llas de ho­jas se­cas en me­dio li­tro de agua hir­vien­do.

Fre­sas: usad las ho­jas fres­cas o se­cas de la fre­sa sil­ves­tre. Ver­ted me­dio li­tro de agua hir­vien­do so­bre un pu­ña­do de ho­jas y de­jad­las en in­fu­sión unos po­cos mi­nu­tos an­tes de co­lar­las.

Hier­ba ga­te­ra: se pre­pa­ra una in­fu­sión con un pu­ña­do de ho­jas fres­cas, me­jor si son re­cién re­co­gi­das, en me­dio li­tro de agua hir­vien­do.

Hier­ba­bue­na: pre­pa­rad la in­fu­sión con un pu­ña­do de ho­jas fres­cas o tres cu­cha­ra­das de ho­jas se­cas en me­dio li­tro de agua hir­vien­do.

Mal­va real: usad flo­res fres­cas. De­rra­mad me­dio li­tro de agua hir­vien­do so­bre un pu­ña­do de flo­res re­cién re­co­gi­das y de­jad­las en in­fu­sión unos po­cos mi­nu­tos an­tes de co­lar­las.

Man­za­ni­lla: re­co­ged las in­flo­res­cen­cias jus­to an­tes de que los pé­ta­los co­mien­cen a des­pren­der­se. Pre­pa­rad la in­fu­sión con un pu­ña­do de flo­res fres­cas o bien una cu­cha­ri­lla de las mis­mas se­cas, en me­dio li­tro de agua hir­vien­do.

Me­jo­ra­na: ver­ted me­dio li­tro de agua hir­vien­do so­bre una cu­cha­ra­da col­ma­da de ho­jas fres­cas o se­cas y de­jad re­po­sar en in­fu­sión unos po­cos mi­nu­tos an­tes de co­lar­la.

Mi­len­ra­ma: usad ho­jas fres­cas o se­cas de la plan­ta jo­ven. Aña­dir me­dio li­tro de agua hir­vien­do a un pu­ña­do de las ho­jas y flo­res; de­jad­las en in­fu­sión 3 o 4 mi­nu­tos an­tes de co­lar­las.

Mu­ra­jes: se­cad las ho­jas, tri­tu­rad­las li­ge­ra­men­te y uti­li­zad­las co­mo las ho­jas de té. Ser­vid­la con ro­da­jas de li­món.

Or­ti­ga blan­ca: ver­ted me­dio li­tro de agua hir­vien­do so­bre dos cu­cha­ri­llas de flo­res se­cas y de­jad­las ma­ce­rar dos mi­nu­tos an­tes de co­lar­la. Ro­me­ro: se uti­li­za­rán ho­jas fres­cas o se­cas. Ver­te­mos me­dio li­tro de agua hir­vien­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.