Ins­pi­ra­cio­nes

Cocina Vegetariana - - Índice - PARAMAHANSA YOGANANDA)

Tes­ti­mo­nio e in­vi­ta­ción a re­fle­xio­nar

Es­cri­be Ana Mo­reno: «Úl­ti­ma­men­te me sien­to muy ple­na y en ar­mo­nía. Qui­zá tie­ne que ver la cer­ca­nía con la na­tu­ra­le­za, y la fe­li­ci­dad por sa­ber que lo que ha­go lo ha­go con el co­ra­zón, aun­que me equi­vo­que (¿quién no se equivoca?), eso no me im­por­ta, al re­vés, me ayu­da. Ser yo mis­ma y pa­sar de las opiniones da­ñi­nas de los de­más…»

Miel, ve­ge­ta­ria­nos y ve­ga­nos

Co­mo cuan­do al­gu­nos ve­ge­ta­ria­nos me cri­ti­ca­ron tan du­ra­men­te por usar miel en las re­ce­tas del pro­gra­ma de te­le­vi­sión de Ca­nal Co­ci­na, alu­dien­do tex­tual­men­te «lo que ha­ce la gen­te cuan­do le po­nen un che­que por de­lan­te». La po­lí­ti­ca acer­ta­da de Ca­nal Co­ci­na era evi­tar in­gre­dien­tes de di­fí­cil ac­ce­so, pa­ra fa­vo­re­cer que los te­le­vi­den­tes pu­die­ran re­pro­du­cir las re­ce­tas. Se­gu­ra­men­te po­dría ha­ber uti­li­za­do azú­car in­te­gral en lu­gar de miel, pe­ro mis re­ce­tas es­ta­ban pen­sa­das con si­ro­pe de ága­ve y no reac­cio­né a tiem­po, era mi pri­me­ra vez en TV, ha­bía pri­sas y un equi­po pen­dien­te de que ac­tua­ra con ur­gen­cia, y to­dos te­ne­mos que apren­der… Tam­bién creo que apar­te de eso, el pro­gra­ma fue bas­tan­te bien. Me lle­na de sa­tis­fac­ción ha­ber re­ci­bi­do mu­chí­si­mos emails de per­so­nas que se han he­cho ve­ge­ta­ria­nas (o ca­si) a raíz de ver el pro­gra­ma. Es­toy muy or­gu­llo­sa.

Anun­cios prác­ti­cos

O co­mo cuan­do ha­ce unos días, una chi­ca me acu­só de uti­li­zar mi bo­le­tín pa­ra ha­cer pro­pa­gan­da in­mo­bi­lia­ria por di­fun­dir la bús­que­da de com­pa­ñe­ro de pi­so, por par­te de una ami­ga mía ve­ge­ta­ria­na. He­le­na, la chi­ca ve­ge­ta­ria­na que al­qui­la una ha­bi­ta­ción en Ma­drid, es una ami­ga mía muy que­ri­da a la que pre­ten­do ha­cer­le un fa­vor. Yo no gano na­da de di­ne­ro con ello, ni mi ami­ga tam­po­co. Y hay mu­chas per­so­nas que desean com­par­tir pi­so con al­guien ve­ge­ta­riano. He uti­li­za­do mi ca­nal pa­ra dar di­fu­sión a una ne­ce­si­dad, co­mo cuan­do he anun­cia­do ga­tos pa­ra adop­tar, al­go que no es es­tric­ta­men­te ve­ge­ta­riano, pe­ro es al­go con lo que es­toy sen­si­bi­li­za­da. Es­toy or­gu­llo­sa de ha­ber­le da­do di­fu­sión a la ne­ce­si­dad de mi ami­ga He­le­na y de po­der co­la­bo­rar a que al­guien que desee com­par­tir pi­so con una per­so­na ve­ge­ta­ria­na en Ma­drid, lo pue­da ha­cer, de po­ner en con­tac­to a dos per­so­nas que se be­ne­fi­cia­rán mu­tua­men­te con su con­vi­ven­cia.

¿Agre­si­vi­dad?

Con es­tas co­sas que pa­san pien­so en cuán­ta hos­ti­li­dad hay en el mun­do. Cuán­ta crí­ti­ca y cuán­ta agre­sión. Tam­bién re­ci­bo mu­chos men­sa­jes de per­so­nas agra­de­ci­das y be­ne­fi­cia­das por la la­bor al­truis­ta de ha­cer es­te bo­le­tín mes a mes des­de ha­ce ca­si 12 años. Es muy bo­ni­to y en los mo­men­tos en que una se des­ani­ma o se ago­ta –co­mo to­do el mun­do–, son los que dan la fuer­za. Me gus­ta­ría que re­fle­xio­ná­ra­mos jun­tos so­bre la agre­si­vi­dad. Se di­ce que los ve­ge­ta­ria­nos so­mos más pa­cí­fi­cos por­que no co­me­mos car­ne. ¿Es es­to cier­to? ¿De ver­dad so­mos pa­cí­fi­cos? Si no nos gus­tan las gue­rras ¿por qué li­bra­mos esas ba­ta­llas ab­sur­das con­tra los de­más? Es­te ti­po de ata­ques es­tán di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­dos con el in­te­rior de la per­so­na que los lan­za, no con su ex­te­rior. ¿Por qué reac­cio­na­mos tan a me­nu­do de for­ma ne­ga­ti­va y exa­ge­ra­da an­te lo que ocu­rre a nues­tro al­re­de­dor?

Un re­fle­jo de no­so­tros mis­mos

A mí me ayu­da lo si­guien­te: Cuan­do me sor­pren­do pen­san­do mal de al­guien o irri­tán­do­me por su com­por­ta­mien­to, me pre­gun­to: «¿Qué hay de mi aquí? ¿En qué me pa­rez­co yo a es­ta per­so­na?» Con fre­cuen­cia lo que cri­ti­ca­mos en los de­más sue­le ser un re­fle­jo de lo que no nos gus­ta de no­so­tros mis­mos o de al­go que te­ne­mos pen­dien­te de so­lu­cio­nar. Hay una fra­se que me en­can­ta: «Trans­fór­ma­te a ti mis­mo y ha­brás cum­pli­do con la par­te que te co­rres­pon­de pa­ra ayu­dar a trans­for­mar el mun­do».

( (tex­to com­ple­to en el blog «Le­chu­gas y To­ma­tes» de Ana Mo­reno). Es­cue­la de co­ci­na ve­ge­ta­ria­na de Ana Mo­reno www.es­cue­la­de­co­ci­na­ve­ge­ta­ria­na.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.