El rock de The Smiths en los años 80

Mo­rris­sey: « Car­ne es ase­si­na­to»

Cocina Vegetariana - - Índice -

The Smiths fue una de las ban­das más im­por­tan­tes del rock in­de­pen­dien­te bri­tá­ni­co de los ‘80, mar­có el fin de la New Wa­ve y el co­mien­zo del rock de gui­ta­rras de los ‘90. El cantante Mo­rris­sey (Ste­ven Pa­trick Mo­rris­sey, Man­ches­ter, 1959), lí­der del gru­po jun­to a John Marr, es un mú­si­co in­tros­pec­ti­vo, que de­cla­ra­ba pú­bli­ca­men­te su ce­li­ba­to y sus múl­ti­ples de­cla­ra­cio­nes fue­ron siem­pre tan con­tra­dic­to­rias co­mo su ima­gen. Ha si­do des­cri­to co­mo ex­hi­bi­cio­nis­ta, char­la­tán, ego­cén­tri­co, in­ge­nio­so, tris­te, pa­ra­noi­co, as­tu­to y has­ta abu­rri­do, pe­ro lo cier­to es que una bue­na can­ti­dad de te­mas de los Smiths orien­ta­ron el rock in­glés pos­te­rior. El gru­po de­bu­tó en 1983 y su se­gun­do ál­bum, Meat Is Mur­der (« Car­ne es ase­si­na­to»), edi­ta­do en fe­bre­ro de 1985, ocu­pó la pri­me­ra po­si­ción en las lis­tas de éxi­tos del Reino Unido du­ran­te 33 se­ma­nas. Sin po­seer de­ma­sia­da mu­si­ca­li­dad, la pie­za que da nom­bre al dis­co abrió los ojos a mi­les de jó­ve­nes so­bre la vio­len­cia y la bru­ta­li­dad ha­cia los ani­ma­les cria­dos co­mo «co­sa», es de­cir, co­mo ma­te­ria pa­ra co­mi­da. La can­ción la­men­ta con tris­te­za es­tas muer­tes in­ne­ce­sa­rias de bi­llo­nes de se­res sin­tien­tes. Re­su­mi­mos al­gu­nas res­pues­tas en una entrevista de fe­bre­ro de 1985, cuan­do la re­vis­ta Bri­tá­ni­ca Smash Hits lo en­tre­vis­tó con pre­gun­tas acer­ca de su po­si­ción ve­ge­ta­ria­na. La se­gun­da par­te es del ve­rano pa­sa­do, y co­rres­pon­de a unos tex­tos pu­bli­ca­dos en El Mun­do.

1. El ar­tis­ta com­pro­me­ti­do

—¿Cuan­to tiem­po ha­ce que no co­mes car­ne? —Des­de 1976. Ya no me gus­tó la úl­ti­ma vez; fue to­cino, y pen­sé: «oh, no me gus­ta más el sa­bor de es­to». Me di cuen­ta del ho­rri­ble tra­to ha­cia los ani­ma­les. Nun­ca an­tes ha­bía pen­sa­do en ello. Sa­bía va­ga­men­te que los ani­ma­les mo­rían, pe­ro no sa­bía có­mo ni por qué. La gen­te ve la car­ne en el pla­to y... ¡creen que no tie­ne ojos!, que la car­ne no tie­ne na­da que ver con los ani­ma­les. Es co­mo las pa­ta­tas o al­go pa­re­ci­do –no tie­ne la ca­ra de una va­ca y no ru­mia–, así que no pien­san que son ani­ma­les. —¿Por qué los ve­ge­ta­ria­nos to­da­vía hay quien los con­si­de­ra co­mo afe­mi­na­dos? El mú­si­co Ozzy Os­bour­ne di­ce que los ver­da­de­ros «ma­chos» de­ben ser con­su­mi­do­res de san­grien­ta car­ne ro­ja. —No pue­do ima­gi­nar­me ra­zón al­gu­na se­gún la cual los ve­ge­ta­ria­nos de­ban ser con­si­de­ra­dos así. ¿Só­lo por­que uno se preo­cu­pa por los ani­ma­les? ¿Es eso un ras­go afe­mi­na­do o de de­bi­li­dad? Es una tris­te re­fle­xión hu­ma­na, y es al­go que to­da­vía su­ce­de a me­nu­do. —¿Qué es lo que bus­cas con es­te asun­to? ¿Crees que du­ra­rá? —Bueno, aquí me pon­go muy ner­vio­so por­que voy to­tal­men­te en se­rio. No es la frase pu­bli­ci­ta­ria del mes ni la his­te­ria del año. —¿Tie­nes al­gún ani­mal? —Sí, un ga­to que ya tie­ne 23 años de edad. Es real­men­te más vie­jo que al­guno de los miem­bros de la ban­da. —¿Con qué lo ali­men­tas? —La­men­ta­ble­men­te con car­ne, por aho­ra no pue­do hacer na­da, ya que no co­me­ría otra co­sa. Si tu­vie­ra otro ani­mal le da­ría ali­men­to equi­li­bra­do sin car­ne. Me aver­güen­za que mi ga­to «Tibby» es­té en­gan­cha­do a la car­ne, por­que des­de lue­go se es­tá co­mien­do a sus se­me­jan­tes. —Pe­ro los ga­tos son car­ní­vo­ros na­tu­ra­les. ¿No se­ría un po­co egoís­ta im­po­ner­le tus prin­ci­pios y con­ver­tir­lo en ve­ge­ta­riano? –No, por­que la co­mi­da pa­ra ga­tos pro­vie­ne de caballos, ga­tos o pe­rros; ¿có­mo pue­do ser egoís­ta si evi­to que un ani­mal co­ma otro ani­mal? Me estoy ocu­pan­do de él. No­so­tros y los ani­ma­les po­de­mos vi­vir sin car­ne. Si nos po­ne­mos mal cuan­do los ani­ma­les co­men se­res hu­ma­nos, ¿por qué no de­be­mos sen­tir ho­rror cuan­do los se­res hu­ma­nos co­men ani­ma­les?

2. Sus ideas alar­man a la pren­sa

Las opi­nio­nes de Mo­rris­sey son cla­ras si el te­ma del que se ha­bla es los de­re­chos de los ani­ma­les, o la tau­ro­ma­quia.

En su úl­ti­mo dis­co, World pea­ce is no­ne

of your bu­si­ness (2014) hay una can­ción que se lla­ma The bull­figh­ter dies (El to­re­ro mue­re) que di­ce así: «¡Hu­rra, hu­rra! / El to­re­ro mue­re. / Y na­die llo­ra, / na­die llo­ra. / Por­que to­dos que­re­mos que el to­ro so­bre­vi­va». Y des­pués de que An­ders Brei­vik ase­si­na­se a 77 per­so­nas en No­rue­ga en ve­rano de 2011, afir­mó que aque­lla ma­tan­za no era «na­da com­pa­ra­do con lo que ocu­rre ca­da día en McDo­nalds y Kentucky Fried Chic­ken». Pa­ra él, la in­dus­tria de la car­ne es «la más ho­rri­ble in­jus­ti­cia so­cial que su­ce­de aho­ra mis­mo en el pla­ne­ta». Cuan­do ha­bla así es di­fí­cil no pen­sar en una ca­ri­ca­tu­ra crea­da pa­ra ri­di­cu­li­zar a los ve­ga­nos. Pe­ro la reali­dad de Mo­rris­sey es mu­cho más com­ple­ja y con­flic­ti­va. Se pue­de sa­ber más de él le­yen­do su Au­to­bio­gra­fía, que la edi­to­rial Mal­pa­so pu­bli­có el pa­sa­do oto­ño en es­pa­ñol. Pen­guin la ha­bía pu­bli­ca­do en 2013 en su co­lec­ción de clá­si­cos, jun­to a Na­bo­kov y Joy­ce. «No ten­go vi­da so­cial, no la ne­ce­si­to. Vi­vo tran­qui­lo en so­le­dad. La di­ver­sión es una cons­truc­ción ar­ti­fi­cial, y si no tie­nes una vi­da se­xual (y yo no la ten­go en ab­so­lu­to) es im­po­si­ble tra­tar con la gen­te, por­que la gen­te só­lo ha­bla de se­xo. Si no tie­nes una pa­re­ja, la gen­te te mi­ra de ma­ne­ra sos­pe­cho­sa». Mo­rris­sey de­nun­cia igual­men­te las ca­ce­rías de la fa­mi­lia real bri­tá­ni­ca, se­gui­da de la es­pa­ño­la, por las ca­ce­rías de Juan Car­los I, y un sin­fín de ico­nos del or­den es­ta­ble­ci­do. Y se sien­te preo­cu­pa­do por la fal­ta de em­pa­tía en­tre las per­so­nas o que le de­ses­pe­ra la bar­ba­rie de la ra­za hu­ma­na. «pa­re­ce ob­se­sio­na­da con su pro­pio sui­ci­dio».

Pa­ra sa­ber más:

En sus con­cier­tos, Mo­rris­sey pro­yec­ta imá­ge­nes es­pe­luz­nan­tes de lo que ocu­rre en los ma­ta­de­ros, con to­do ti­po de ani­ma­les. Re­sul­tan in­quie­tan­tes y pue­den he­rir la sen­si­bi­li­dad de mu­chos, pe­ro en cam­bio sue­len ser efi­cien­tes pa­ra que mu­chas per­so­nas in­tere­sa­das de­ci­dan cam­biar su mo­de­lo de ali­men­ta­ción. Se pue­de ac­ce­der a ellas a tra­vés de You­Tu­be e In­ter­net.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.