¿So­mos om­ní­vo­ros los hu­ma­nos?

Cocina Vegetariana - - Índice - John McArd­le El anato­mis­ta y pri­ma­tó­lo­go Dr. Joh­nM­cArd­le es mé­di­co, ve­ge­ta­riano y Con­se­je­ro cien­tí­fi­co de la So­cie­dad Ame­ri­ca­na An­ti-Vi­vi­sec­ción. The Ve­ge­ta­rian Jour­nal Ve­ge­ta­rian Re­sour­ce Group (www.vrg.org)

En el nú­me­ro 9 de es­ta re­vis­ta pu­bli­ca­mos la mí­ti­ca con­fe­ren­cia que el Dr. Fé­lix Ro­drí­guez de la Fuen­te dio en los lo­ca­les de la So­cie­dad Naturista Ve­ge­ta­ria­na de Bar­ce­lo­na en 1969. En ella ex­pli­ca­ba con detalle mu­chas pe­ri­pe­cias de los se­res vi­vos en los pe­río­dos Mio­ceno y Pleis­to­ceno con la apa­ri­ción de nues­tros pri­me­ros an­te­pa­sa­dos. Es­ta vez re­co­ge­mos un pun­to de vis­ta ex­pre­sa­do de for­ma com­ple­men­ta­ria y por John McArd­le, mé­di­co ve­ge­ta­riano y ac­ti­vis­ta con­tra la vi­vi­sec­ción y los ex­pe­ri­men­tos con ani­ma­les.

¿Los hu­ma­nos so­mos om­ní­vo­ros?

McArd­le ob­ser­va que so­bre el ve­ge­ta­ria­nis­mo se han po­pu­la­ri­za­do al­gu­nos mi­tos sin ba­se cien­tí­fi­ca. Uno de es­tos mi­tos es que los se­res hu­ma­nos so­mos na­tu­ral­men­te ve­ge­ta­ria­nos por­que nues­tros cuer­pos son se­me­jan­tes a los de los ani­ma­les her­bí­vo­ros, no a los car­ní­vo­ros. Es una va­lo­ra­ción que re­quie­re ma­ti­ces, por­que se­gún McArd­le en reali­dad so­mos om­ní­vo­ros, ca­pa­ces de co­mer car­ne o ali­men­tos ve­ge­ta­les. Otra co­sa son los as­pec­tos psi­co­ló­gi­cos y aními­cos de la cues­tión, que no se de­ba­ten aquí.

Con­fu­sión en­tre ta­xo­no­mía y die­ta

Mu­cha de la in­for­ma­ción erró­nea so­bre el te­ma de si so­mos ori­gi­na­ria­men­te om­ní­vo­ros o no pro­vie­ne de la con­fu­sión en­tre las ca­rac­te­rís­ti­cas ta­xo­nó­mi­cas (en bio­lo­gía, el pro­ce­so de cla­si­fi­car los or­ga­nis­mos en ca­te­go­rías es­ta­ble­ci­das) y las ca­rac­te­rís­ti­cas die­té­ti­cas. Los miem­bros de los ma­mí­fe­ros del or­den Car­ní­vo­ros pue­den ser o no ser con­su­mi­do­res ex­clu­si­vos de car­ne. Los que co­men só­lo car­ne son car­ní­vo­ros. Las adap­ta­cio­nes die­té­ti­cas no es­tán li­mi­ta­das por una sim­ple di­co­to­mía en­tre her­bí­vo­ros (ve­ge­ta­ria­nos es­tric­tos) y car­ní­vo­ros (con­su­mi­do­res de car­ne es­tric­tos), sino que in­clu­yen los fru­gí­vo­ros (prin­ci­pal­men­te fru­tas), gra­ní­vo­ros (nue­ces, se­mi­llas, etc.), fo­lí­vo­ros (ho­jas), in­sec­tí­vo­ros (in­sec­tos y ver­te­bra­dos pe­que­ños), etc. Tam­bién es im­por­tan­te re­cor­dar que la re­la­ción en­tre la for­ma (anato­mía/fi­sio­lo­gía) y la fun­ción (com­por­ta­mien­to) no es siem­pre de uno a uno. Las es­truc­tu­ras anató­mi­cas in­di­vi­dua­les pue­den ser­vir pa­ra una o más fun­cio­nes, y fun­cio­nes se­me­jan­tes pue­den ser desem­pe­ña­das por va­rias for­mas.

Om­ni­vo­ris­mo

La ca­te­go­ría cla­ve en la dis­cu­sión de la die­ta hu­ma­na son los om­ní­vo­ros, que se de­fi­nen co­mo con­su­mi­do­res ge­ne­ra­li­za­dos, sin es­pe­cia­li­za­ción car­ní­vo­ra ni her­bí­vo­ra pa­ra ad­qui­rir o pro­ce­sar la co­mi­da, y que son ca­pa­ces de con­su­mir y con­su­men tan­to la pro­teí­na ani­mal co­mo la ve­ge­tal. Son bá­si­ca­men­te con­su­mi­do­res opor­tu­nis­tas (so­bre­vi­ven con lo que es­tá dis­po­ni­ble) con ca­rac­te­rís­ti­cas anató­mi­cas y fi­sio­ló­gi­cas más ge­ne­ra­li­za­das, es­pe­cial­men­te en lo re­la­ti­vo a los dien­tes. To­da la evi­den­cia dis­po­ni­ble in­di­ca que la die­ta hu­ma­na pa­só a ser om­ní­vo­ra e in­clui­ría la car­ne. Aun­que por su­pues­to no es­ta­mos obli­ga­dos a con­su­mir pro­teí­nas ani­ma­les: te­ne­mos una elec­ción.

Los gran­des si­mios

Hay muy po­cos fru­gí­vo­ros en­tre los ma­mí­fe­ros en ge­ne­ral, y en­tre los pri­ma­tes en par­ti­cu­lar. Los úni­cos mo­nos que son

pre­do­mi­nan­te­men­te fru­gí­vo­ros (gi­bo­nes y sia­ma­nes) son atí­pi­cos en­tre los mo­nos en mu­chos as­pec­tos eco­ló­gi­cos y de com­por­ta­mien­to, y co­men can­ti­da­des sus­tan­cia­les de ve­ge­ta­ción. Los oran­gu­ta­nes son se­me­jan­tes y en es­ta­do sal­va­je no con­su­men car­ne. Ade­más de ser muy fuer­tes, los go­ri­las son más tí­pi­ca­men­te ve­ge­ta­ria­nos, con me­nos én­fa­sis en las fru­tas. Ha­ce va­rios años se ini­ció un es­tu­dio muy com­ple­to so­bre la re­la­ción en­tre el ta­ma­ño cor­po­ral y la die­ta en los pri­ma­tes (y al­gún otro gru­po de ma­mí­fe­ros). Los úni­cos pri­ma­tes en la lis­ta con die­tas pu­ras fue­ron las es­pe­cies de ta­ma­ño pe­que­ño (que son en­te­ra­men­te in­sec­tí­vo­ras) y las más gran­des (que se es­pe­cia­li­zan en una die­ta ve­ge­ta­ria­na). No obs­tan­te, el es­pec­tro de pre­fe­ren­cias die­té­ti­cas re­fle­ja las ne­ce­si­da­des dia­rias de ali­men­ta­ción de ca­da ta­ma­ño cor­po­ral y la dis­po­ni­bi­li­dad re­la­ti­va de re­cur­sos ali­men­ta­rios en la sel­va tro­pi­cal. Nues­tros pa­rien­tes más cer­ca­nos en­tre los mo­nos son los chim­pan­cés, que fre­cuen­te­men­te ma­tan y co­men otros ma­mí­fe­ros (in­clu­so otros pri­ma­tes). Y la his­to­ria ar­queo­ló­gi­ca in­di­ca cla­ra­men­te una die­ta om­ní­vo­ra pa­ra los hu­ma­nos que in­cluía la car­ne. Nues­tros as­cen­den­tes fue­ron ca­za­do­res y re­co­lec­to­res des­de el prin­ci­pio. Una de las dos co­sas, o las dos a la vez. Al co­men­zar la do­mes­ti­ca­ción de las fuen­tes ali­men­ta­rias, in­cluía tan­to ani­ma­les co­mo plan­tas.

Cé­lu­las y de­pó­si­tos de fer­men­ta­ción

El nú­me­ro re­la­ti­vo y la dis­tri­bu­ción de los ti­pos de cé­lu­las, así co­mo las es­pe­cia­li­za­cio­nes es­truc­tu­ra­les, son más im­por­tan­tes que la lon­gi­tud to­tal del in­tes­tino a la ho­ra de de­ter­mi­nar la die­ta tí­pi­ca. Los pe­rros son car­ní­vo­ros tí­pi­cos, pe­ro sus ca­rac­te­rís­ti­cas in­tes­ti­na­les tie­nen más en co­mún con los om­ní­vo­ros. Los lo­bos co­men mu­cha ma­te­ria ve­ge­tal. Ca­si to­dos los her­bí­vo­ros tie­nen de­pó­si­tos de fer­men­ta­ción (es­pa­cios en­gran­de­ci­dos don­de re­si­de la co­mi­da mien­tras los mi­cro­bios la ata­can). Los ru­mi­nan­tes co­mo las va­cas y los ciervos tie­nen sa­cos an­te­rio­res de­ri­va­dos de un esó­fa­go y es­tó­ma­go re­mo­de­la­dos. Los caballos, los ri­no­ce­ron­tes, y los mo­nos «co­lo­bino» po­seen sa­cos pos­te­rio­res. Los hu­ma­nos ca­re­cen de esas es­pe­cia­li­za­cio­nes.

Man­dí­bu­las, in­tes­ti­nos y glán­du­las sa­li­va­res

Aun­que la evi­den­cia so­bre la es­truc­tu­ra y fun­ción de las ma­nos y man­dí­bu­las hu­ma­nas, su com­por­ta­mien­to e his­to­ria evo­lu­cio­na­ria o bien apo­yan una die­ta om­ní­vo­ra

o bien no apo­yan una die­ta ve­ge­ta­ria­na es­tric­ta; la me­jor evi­den­cia pro­vie­ne de los dien­tes. Los col­mi­llos pe­que­ños de los hu­ma­nos son una con­se­cuen­cia fun­cio­nal del crá­neo más gran­de y la re­duc­ción aso­cia­da del ta­ma­ño de la man­dí­bu­la. En los pri­ma­tes, los col­mi­llos fun­cio­nan co­mo ar­mas de de­fen­sa y co­mo ins­tru­men­to vi­sual de ame­na­za. Cu­rio­sa­men­te, los pri­ma­tes con los col­mi­llos más gran­des (go­ri­las y ba­bui­nos ge­la­da) tie­nen die­tas bá­si­ca­men­te ve­ge­ta­ria­nas. En los res­tos ar­queo­ló­gi­cos, los molares hu­ma­nos a me­nu­do se con­fun­den con los pre­mo­la­res y molares de los cer­dos, un om­ní­vo­ro clá­si­co. Ade­más, al­gu­nos her­bí­vo­ros po­seen in­ci­si­vos bien desa­rro­lla­dos que a ve­ces se con­fun­den con los de den­ta­du­ras hu­ma­nos en las ex­ca­va­cio­nes ar­queo­ló­gi­cas. Las glán­du­las sa­li­va­res in­di­can que po­dría­mos ser om­ní­vo­ros. Los da­tos de la sa­li­va y de la ori­na va­rían se­gún la die­ta, no se­gún el gru­po ta­xo­nó­mi­co. La ab­sor­ción in­tes­ti­nal es una cues­tión de su­per­fi­cie, no li­neal. Los pe­rros (que son car­ní­vo­ros) tie­nen es­pe­cia­li­za­cio­nes in­tes­ti­na­les más ca­rac­te­rís­ti­cas de om­ní­vo­ros que de car­ní­vo­ros co­mo los ga­tos. El nú­me­ro re­la­ti­vo de crip­tas y ti­pos de cé­lu­las es una me­jor in­di­ca­ción so­bre la die­ta que la me­ra lon­gi­tud. Los hu­ma­nos ocu­pa­mos un lu­gar in­ter­me­dio en­tre los dos gru­pos.

En re­su­men

Los hu­ma­nos so­mos ejem­plos clá­si­cos de om­ní­vo­ros en los as­pec­tos anató­mi­cos más re­le­van­tes. No hay ba­se anató­mi­ca o fi­sio­ló­gi­ca pa­ra su­po­ner que es­ta­mos preadap­ta­dos a la die­ta ve­ge­ta­ria­na, si bien ori­gi­na­ria­men­te se pue­de con­si­de­rar que con­vi­vie­ron tan­to hu­ma­nos ve­ge­ta­ria­nos co­mo om­ní­vo­ros. Hay mu­chos más ar­gu­men­tos en pro de una die­ta exen­ta de car­ne cen­tra­dos en cues­tio­nes éti­cas, eco­ló­gi­cas o de sa­lud.

La fuer­za mo­tor se mi­de en caballos. Su gran for­ta­le­za se ba­sa en la ali­men­ta­ción her­ví­bo­ra.

La fuer­za de los gran­des si­mios asus­ta. Nues­tros pa­rien­tes cer­ca­nos son más que ve­ge­ta­ria­nos. Son fru­gí­vo­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.