25 an­ti­oxi­dan­tes pa­ra re­ju­ve­ne­cer

O pa­ra no en­ve­je­cer tan rá­pi­da­men­te, por lo me­nos. Pre­sen­ta­mos una apro­xi­ma­ción a los ali­men­tos que es­tán re­vo­lu­cio­nan­do la sa­lud y die­té­ti­ca tra­di­cio­na­les. En los úl­ti­mos años hay una ac­ti­vi­dad fe­bril en los la­bo­ra­to­rios pa­ra co­no­cer­los me­jor y los in­ves

Cocina Vegetariana - - Índice -

Vi­vos co­lo­res

En 1928, el bio­quí­mi­co hún­ga­ro Al­bert Svent Gyorg­yi ais­ló una sus­tan­cia que pro­te­gía las fru­tas de la de­co­lo­ra­ción y las in­fec­cio­nes si re­ci­bían un golpe. En 1937 ga­nó el Pre­mio No­bel por ese descubrimiento: era la sus­tan­cia que hoy en día co­no­ce­mos co­mo vi­ta­mi­na C y que ocu­pa, por mé­ri­tos pro­pios, los pri­me­ros lu­ga­res en las lis­tas de an­ti­oxi­dan­tes. En es­tos úl­ti­mos años los in­ves­ti­ga­do­res es­tán des­cu­brien­do mu­chos ali­men­tos con vir­tu­des

an­ti­oxi­dan­tes: des­de las za­naho­rias, la uva o el to­ma­te has­ta al­gu­nos me­nos co­no­ci­dos en se­gún qué la­ti­tu­des, co­mo la

gra­na­da, las ba­yas de go­ji o el açai. To­dos po­seen una ca­rac­te­rís­ti­ca co­mún: son hor­ta­li­zas y fru­tas de vi­vos co­lo­res. Aho­ra

bien, ¿qué es eso de los an­ti­oxi­dan­tes? ¿Por qué son tan im­por­tan­tes?

Nos «oxi­da­mos»

Nues­tras cé­lu­las, co­mo la ma­yo­ría de se­res vi­vos, pre­ci­san de oxí­geno pa­ra vi­vir. Si hay po­co oxí­geno apa­re­ce hi­po­xia, co­mo el ma­reo en la al­ta mon­ta­ña; la ca­ren­cia to­tal de oxí­geno pue­de pro­vo­car la muer­te. El oxí­geno que las plan­tas li­be­ran en la fo­to­sín­te­sis par­ti­ci­pa en la con­ver­sión de nu­trien­tes en ener­gía y es im­pres­cin­di­ble pa­ra la vi­da. Al res­pi­rar se pro­du­cen ra­di­ca­les li­bres, una es­pe­cie quí­mi­ca mal­va­da por su ex­tre­ma ines­ta­bi­li­dad y su gran po­der reac­ti­vo, da­do que po­seen un elec­trón im­par, des­pa­re­ja­do. Los cien­tí­fi­cos ex­pli­can que los elec­tro­nes de los áto­mos po­seen una pro­pie­dad lla­ma­da «ro­ta­ción» o es­pín, y ca­da elec­trón for­ma pa­re­ja con otro de ro­ta­ción con­tra­ria. Los elec­tro­nes en ro­ta­ción son co­mo ima­nes di­mi­nu­tos y dos elec­tro­nes que gi­ran en el mis­mo sen­ti­do cons­ti­tu­yen un imán más in­ten­so.

Oxí­geno: dos elec­tro­nes sin pa­re­ja

Pe­ro és­te no es el ca­so del oxí­geno, por­que tie­ne dos elec­tro­nes sin su pa­re­ja, lo cual lo con­vier­te en un ele­men­to muy reac­ti­vo: un áto­mo de oxí­geno siem­pre es­tá a la bús­que­da de otro áto­mo con el que in­ter­cam­biar elec­tro­nes. Por eso di­chos áto­mos de oxí­geno son esen­cia­les pa­ra la vi­da, ya que una bue­na par­te de nues­tras reac­cio­nes cor­po­ra­les re­quie­ren trans­fe­ren­cia de elec­tro­nes. Por eso mis­mo, el oxí­geno es a la vez al­ta­men­te pe­li­gro­so, por­que en sus pro­ce­sos de reac­cio­nar con otros áto­mos y mo­lé­cu­las se trans­for­ma en to­da una am­plia ga­ma de sus­tan­cias oxi­dan­tes, en­tre las que es­tán los ra­di­ca­les li­bres.

En­ve­je­ci­mien­to ce­lu­lar

Los ra­di­ca­les li­bres rea­li­zan nu­me­ro­sas fun­cio­nes úti­les en el or­ga­nis­mo, pe­ro tam­bién tie­nen el po­ten­cial de da­ñar nues­tras cé­lu­las y el ma­te­rial ge­né­ti­co allí con­te­ni­do. Por eso se con­si­de­ran co­mo una de las cau­sas más im­por­tan­tes del en­ve­je­ci­mien­to ce­lu­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.