An­ti­oxi­dan­tes

Cocina Vegetariana - - Salud En Casa -

tie­ne ocho elec­tro­nes y se vuel­ve ines­ta­ble cuan­do pier­de un elec­trón). Al fal­tar­le ese elec­trón, lo to­ma pres­ta­do de la mem­bra­na ce­lu­lar y pro­du­ce así otro ra­di­cal li­bre más, dan­do lu­gar a una reac­ción en ca­de­na. Es­ta reac­ción en ca­de­na se com­ba­te con la acción de los an­ti­oxi­dan­tes, que neu­tra­li­zan los áto­mos de oxí­geno. Nues­tro cuer­po pro­du­ce sus­tan­cias des­ti­na­das a unir­se a los ra­di­ca­les li­bres y neu­tra­li­zar­los. En los ali­men­tos que in­ge­ri­mos tam­bién hay sus­tan­cias –los an­ti­oxi­dan­tes– que ayu­dan en es­ta ta­rea. Los an­ti­oxi­dan­tes «do­nan elec­tro­nes» y así evi­tan que los ra­di­ca­les li­bres los ro­ben de nues­tras cé­lu­las. Es­ta acción de los ra­di­ca­les li­bres co­mo agen­tes de en­ve­je­ci­mien­to co­men­zó a es­tu­diar­se a me­dia­dos de los años 50 del si­glo pa­sa­do, pe­ro ha­ce só­lo unos 15 años que se em­pie­za a co­no­cer el po­der de las sus­tan­cias an­ti­oxi­dan­tes pa­ra con­tra­rres­tar­los. Se sa­be des­de ha­ce dé­ca­das que al­gu­nas vi­ta­mi­nas (C, E), mi­ne­ra­les (se­le­nio, zinc, man­ga­ne­so, co­bre) y el be­ta­ca­ro­teno de las za­naho­rias po­seen di­chas pro­pie­da­des an­ti­oxi­dan­tes. Y se ha des­cu­bier­to tam­bién que un buen nú­me­ro de ali­men­tos (ve­ge­ta­les en una in­men­sa ma­yo­ría) po­seen pro­pie­da­des an­ti­oxi­dan­tes que a me­nu­do son mu­cho más po­de­ro­sas que las de las vi­ta­mi­nas co­no­ci­das. Los ex­per­tos han co­men­za­do a es­ta­ble­cer clasificaciones muy dis­pa­res, con cam­bios y adap­ta­cio­nes de los pro­pios nom­bres de an­ti­oxi­dan­tes. A me­nu­do apa­re­ce co­mo an­ti­oxi­dan­te lo que es una fa­mi­lia de ellos o vi­ce­ver­sa. Por ejem­plo, in­clui­mos los fla­vo­noi­des, uno gru­po ge­né­ri­co con más de 5.000 en­tra­das de com­pues­tos pre­sen­tes en las plan­tas, co­mo si fue­ra un an­ti­oxi­dan­te más, da­da la po­pu­la­ri­za­ción de es­ta pa­la­bra. ¿Cuán­tos an­ti­oxi­dan­tes exis­ten? Tan­tos co­mo ra­di­ca­les li­bres... Así que vol­ve­re­mos a me­nu­do a re­pa­sar los an­ti­oxi­dan­tes y los cen­te­na­res ali­men­tos que los con­tie­nen. desa­rro­lla­do pre­ci­sa­men­te sus­tan­cias an­ti­oxi­dan­tes pa­ra pro­te­ger­se de él. Otro da­to im­por­tan­te so­bre los an­ti­oxi­dan­tes: nin­guno tie­ne la ca­pa­ci­dad de con­tro­lar los di­ver­sos ti­pos de ra­di­ca­les li­bres y pro­duc­tos de oxi­da­ción que se pro­du­cen en el or­ga­nis­mo. Al­gu­nos an­ti­oxi­dan­tes se en­car­gan de un ti­po de ra­di­cal li­bre mien­tras que otros se en­car­gan de otros. En to­do ca­so no se tra­ta de in­ge­rir gran­des can­ti­da­des de un an­ti­oxi­dan­te, sino que es me­jor se­guir una die­ta va­ria­da y equi­li­bra­da, que nos apor­te can­ti­dad y va­rie­dad de an­ti­oxi­dan­tes. El cuer­po hu­mano po­see unos in­com­pa­ra­bles y efi­ca­cí­si­mos me­ca­nis­mos de pro­tec­ción, cu­ya ex­pli­ca­ción es más com­ple­ja y más bien re­ser­va­da a los ex­per­tos. Pe­ro al igual que la bi­li­rru­bi­na de la can­ción, y que pro­ce­de del me­ta­bo­lis­mo de la he­mo­glo­bi­na de nues­tra san­gre, hay otros an­ti­oxi­dan­tes, no en­zi­má­ti­cos, que nos re­sul­tan más fa­mi­lia­res, co­mo las ya ci­ta­das vi­ta­mi­nas C y E, que des­de ha­ce mu­cho tiem­po se sa­be que ayu­da a com­ba­tir el en­ve­je­ci­mien­to. Am­bas ac­túan co­mo «ba­rren­de­ros» de es­tos ra­di­ca­les li­bres que nos en­ve­je­cen. Fi­nal­men­te re­cor­de­mos, co­mo afir­ma el mé­di­co naturista Pe­dro Ró­de­nas (ver CV4), que «la cien­cia ha in­ten­ta­do siem­pre cuan­ti­fi­car lo que nos ro­dea, y aun­que exis­ten co­sas que to­da­vía no pue­de me­dir di­rec­ta­men­te, co­mo la vi­ta­li­dad de los ali­men­tos, sí que ha de­mos­tra­do que los nu­trien­tes de sín­te­sis (vi­ta­mi­nas) o fue­ra de su con­tex­to (an­ti­oxi­dan­tes) no tie­nen los mis­mos re­sul­ta­dos po­si­ti­vos que cuan­do es­tán in­te­gra­dos en el mis­mo ali­men­to, don­de re­ci­be el efec­to si­nér­gi­co del res­to de sus com­po­nen­tes». Po­co a po­co ire­mos vién­do los ali­men­tos más ri­cos en an­ti­oxi­dan­tes y sus efec­tos en es­ta re­vis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.