¿Es tan ma­la, la ca­feí­na?

Cocina Vegetariana - - Salud En Casa -

En­tre los bue­nos pro­pó­si­tos al ini­cio de una nue­va tem­po­ra­da o un nue­vo cur­so sue­le apa­re­cer la re­duc­ción del con­su­mo del om­ni­pre­sen­te azú­car blan­co in­dus­trial. Y, a ve­ces, tam­bién el del ca­fé, cu­yo uso in­te­li­gen­te se de­ja­ría pa­ra... la ho­meo­pa­tía (re­me­dio «cof­fea»). Se han pu­bli­ca­do re­cien­te­men­te va­rios in­for­mes so­bre las po­si­bi­li­da­des be­ne­fi­cio­sas del ca­fé. El más im­por­tan­te se lle­vó a ca­bo a lo lar­go de más de die­ci­ocho años, pa­ra es­tu­diar el ca­fé co­mo fac­tor de lon­ge­vi­dad an­ti­aging. Hay que re­cor­dar que se tra­ta de in­ter­pre­ta­cio­nes de es­ta­dís­ti­cas. La sus­tan­cia be­bi­da más po­pu­lar La ca­feí­na es la sus­tan­cia es­ti­mu­lan­te na­tu­ral más po­pu­lar en to­do el mun­do: ocho de ca­da diez per­so­nas la con­su­men a dia­rio, de una u otra for­ma. Las be­bi­das con ca­feí­na (re­fres­cos ti­po co­ca­co­la, el ca­fé, el té), son lo que más se be­be des­pués del agua. Co­mo in­gre­dien­te se en­cuen­tra con fa­ci­li­dad en la na­tu­ra­le­za: en las ho­jas, las ba­yas, las se­mi­llas o las cor­te­zas de más de cien plan­tas. Des­de la Edad de Pie­dra, los hu­ma­nos mas­ca­ban ho­jas, se­mi­llas y cor­te­zas con ca­feí­na pa­ra te­ner más ener­gía y le­van­tar el áni­mo. En Etio­pía, des­de ha­ce más de 2.000 años se uti­li­za­ba una mez­cla de gra­nos de ca­fé sin tra­tar y gra­sa, a mo­do de ali­men­to, y en Chi­na ya exis­tían las pri­me­ras ela­bo­ra­cio­nes de be­bi­das de té des­de 4.800 años. Hoy en día, las prin­ci­pa­les fuen­tes na­tu­ra­les de ca­feí­na son las ho­jas de té, los gra­nos de ca­fé, las nue­ces de co­la, las ho­jas de yer­ba ma­te y los gra­nos de ca­cao (la fuen­te del cho­co­la­te). Cues­tio­nes quí­mi­cas Des­de 1827 se sa­ben cien­tí­fi­ca­men­te los com­pues­tos quí­mi­cos de la ca­feí­na, un gru­po en el que es­tán: ade­ni­na, ca­feí­na, gua­ni­na, 1-me­til­xan­ti­na, pa­ra­xan­ti­na, pu­ri­na, teo­bro­mi­na, teo­fi­li­na y xan­ti­na. En los úl­ti­mos años se es­tán es­tu­dian­do, en dos de es­tos com­pues­tos (ade­ni­na y gua­ni­na), sus si­mi­li­tu­des con la ca­feí­na y su po­si­ble re­la­ción con cier­tos de­fec­tos de na­ci­mien­to. La ca­feí­na es tam­bién un al­ca­loi­de ac­ti­vo, co­mo la atro­pi­na, la co­caí­na, la mor­fi­na, la ni­co­ti­na y la qui­ni­na. Có­mo ac­túa La ca­pa­ci­dad de la ca­feí­na de au­men­tar el es­ta­do de vi­gi­lan­cia es un efec­to in­di­rec­to, que tie­ne que ver con el ex­tra­or­di­na­rio pa­re­ci­do de la mo­lé­cu­la de la ca­feí­na con la de la ade­no­si­na, un com­pues­to que pro­mue­ve el sue­ño, cla­si­fi­ca­do co­mo neu­ro mo­du­la­dor (que pro­vo­ca que las cé­lu­las ner­vio­sas au­men­ten o dis­mi­nu­yan la ve­lo­ci­dad a la que fun­cio­nan). El cuer­po pro­du­ce ade­no­si­na cuan­do se ac­ti­va el sis­te­ma ner­vio­so. La ade­no­si­na, por ejem­plo, se une a los re­cep­to­res de las cé­lu­las ner­vio­sas y pro­vo­ca que fun­cio­nen más len­ta­men­te, in­du­cien­do al des­can­so. Co­mo la ca­feí­na se pa­re­ce tan­to a la ade­no­si­na, pue­de unir­se al re­cep­tor y de es­te mo­do, im­pe­dir que lo ha­ga la ver­da­de­ra mo­lé­cu­la de la ade­no­si­na y se emi­ta la se­ñal pa­ra que se des­en­ca­de­ne el res­to del pro­ce­so re­la­jan­te. Ca­feí­na con otros fár­ma­cos En far­ma­cia, la ca­feí­na ayu­da a ace­le­rar la acción de otros fár­ma­cos. Cuan­do los anal­gé­si­cos se com­bi­nan con la ca­feí­na pue­den

to­mar­se en do­sis más pe­que­ñas. Tam­bién se in­clu­ye ca­feí­na en las fór­mu­las de al­gu­nos diu­ré­ti­cos y en com­pues­tos con­tra los res­fria­dos y las aler­gias, así co­mo en los fár­ma­cos pa­ra el tra­ta­mien­to de mi­gra­ñas, as­ma bron­quial y otros tras­tor­nos. Ca­feí­na y sa­lud De­be­rían con­su­mir­se con pre­cau­ción los pro­duc­tos que con­tie­nen ca­feí­na, por muy po­pu­la­res que sean; se con­si­de­ra que su uso con­ti­nua­do con­lle­va bas­tan­tes pro­ble­mas de sa­lud. Co­mo no que­re­mos pin­ta­ros un cua­dro demasiado dra­má­ti­co los he­mos re­su­mi­do; de to­dos ellos hay do­cu­men­ta­ción mé­di­ca o clí­ni­ca. En ca­so de em­ba­ra­zo y lac­tan­cia el con­su­mo de ca­feí­na de­be re­du­cir­se to­do lo po­si­ble. La ca­feí­na (so­bre to­do en los re­fres­cos) su­po­ne pér­di­da de cal­cio y des­cen­so de la den­si­dad mi­ne­ral ósea. ¿Pa­re­ce que no tie­ne im­por­tan­cia? los jó­ve­nes y adul­tos en­tre 12 y 29 años con­su­men una me­dia de 605 li­tros de re­fres­cos con ca­feí­na al año en Nor­tea­mé­ri­ca. ¡Ca­si dos li­tros ¡al día! Tam­bién nos po­de­mos en­con­trar con: fre­cuen­cias car­dia­cas anor­ma­les, de­rra­mes, en­fer­me­da­des car­día­cas, dia­be­tes, in­ter­ac­cio­nes far­ma­co­ló­gi­cas ad­ver­sas, an­sie­dad, irri­ta­ción de ve­ji­ga, ac­né, en­fer­me­da­des de ma­ma fi­bro­quís­ti­cas y fi­broi­des, aci­dez, hi­per­ten­sión, hi­per­ac­ti­vi­dad y dé­fi­cit de aten­ción aso­cia­do, os­teo­po­ro­sis, irri­ta­ción de prós­ta­ta, tras­tor­nos del sue­ño, co­li­tis y en­fer­me­dad de Crohn, in­tes­tino irri­ta­ble, úl­ce­ras… Y to­do ello sin otras con­si­de­ra­cio­nes: adic­ción a la ca­feí­na, con­ta­mi­na­ción quí­mi­ca del ca­fé o los in­con­ve­nien­tes de al­gu­nos mé­to­dos pa­ra des­ca­fei­nar­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.