Se­ña­les

Cocina Vegetariana - - Proteínas Vegetales -

re­cu­pe­ra­ción de la sa­lud y la lu­ci­dez, pues al igual que el cuer­po en su me­mo­ria an­ces­tral re­co­no­ce la vi­bra­ción de los nue­vos ali­men­tos co­mo al­go que lo cons­ti­tu­yó an­ta­ño, tam­bién el cuer­po en la eli­mi­na­ción de las sus­tan­cias im­pos­to­ras se po­ne en con­tac­to con esas me­mo­rias que es­tá eli­mi­nan­do y sien­te una atrac­ción vis­ce­ral, un de­seo de la pro­pia ma­te­ria por per­pe­tuar­se y afe­rrar­se a la adic­ción que se des­en­ca­de­na. La ma­te­ria no tie­ne mo­ral, no sa­be dis­cer­nir y he­mos de te­ner un fo­co cla­ro pa­ra no in­te­rrum­pir el pro­ce­so de des­car­ga. Tan sen­ci­llo co­mo cuan­do una per­so­na es­tá des­en­gan­chán­do­se del al­cohol, en el pro­ce­so de des­ha­bi­tua­ción, la me­mo­ria que sa­le a la su­per­fi­cie le re­cuer­da y le in­vi­ta a be­ber, la sen­sa­ción del pla­cer que le pro­du­cía be­ber se ha­ce la­ten­te, pe­ro una men­te con fo­co y pro­pó­si­to fir­me, no se de­ja se­du­cir por es­tas me­mo­rias. Tod@s sa­be­mos que cuan­do re­mo­ve­mos se crea un es­pa­cio va­cío, y mien­tras se ocu­pa lo re­ti­ra­do se crea un im­pas­se. En la ma­cro­bió­ti­ca en los mo­men­tos de sa­na­ción y eli­mi­na­ción de cé­lu­las tó­xi­cas, an­ti­guas en­fer­me­da­des, dis­fun­cio­nes, etc. Pue­de sur­gir de for­ma tran­si­to­ria y es­po­rá­di­ca al­gu­nos sín­to­mas des­agra­da­bles que irán en pro­por­ción al tiem­po de con­su­mo y a la cua­li­dad de lo con­su­mi­do. Y és­tos van des­de can­san­cio, al­gu­nos do­lo­res, cam­bios en la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral, mal olor cor­po­ral, su­do­ra­ción o mic­ción ex­ce­si­va, des­equi­li­brio en la eva­cua­ción, co­mo dia­rrea o es­tre­ñi­mien­to, ba­ja­da de la li­bi­do, ame­no­rrea tem­po­ral, irri­ta­bi­li­dad, in­som­nio o som­no­len­cia, caí­da del ca­be­llo o uñas que­bra­di­zas, al­gu­na tris­te­za o me­lan­co­lía. Cuan­do nos ini­cia­mos en el “arte de la gran vi­da” –ma­cro­bió­ti­ca–, la nue­va ali­men­ta­ción irá re­ge­ne­ran­do to­das las fun­cio­nes psi­co­fí­si­cas y pa­ra ello es ne­ce­sa­rio que el or­ga­nis­mo se adap­te. Y lo ha­ce con di­fe­ren­tes reac­cio­nes se­gún nues­tra an­ti­gua con­di­ción. Por ejem­plo, si los in­tes­ti­nos no fun­cio­nan bien por que han es­ta­do de­bi­li­ta­dos y muy ex­pan­di­dos has­ta que no co­jan tono y fle­xi­bi­li­dad pue­de que apa­rez­ca el es­tre­ñi­mien­to, pe­ro si por lo con­tra­rio, ha­bía es­tan­ca­mien­to y es­tre­ñi­mien­to ha­bi

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.