Pro­ce­so

Cocina Vegetariana - - Proteínas Vegetales -

tual, y los in­tes­ti­nos es­ta­ban rí­gi­dos pue­de apa­re­cer co­mo res­pues­ta una lim­pie­za en for­ma de dia­rrea. Tam­bién es co­mún sen­tir al­gún do­lor de ca­be­za, o do­lor en las ar­ti­cu­la­cio­nes, o do­lor en las en­cías, es­to se de­be a que el cuer­po es­ta­ba in­fla­ma­do, los ner­vios muy ex­pan­di­dos, y con la eli­mi­na­ción de la co­mi­da no ade­cua­da el cuer­po vuel­ve a su di­men­sión nor­mal. Cuan­do ba­ja la li­bi­do o la re­gla se sus­pen­de al­gu­nos me­ses, el cuer­po nos es­tá in­di­can­do que esa ener­gía la es­tá uti­li­zan­do pa­ra sa­nar el apa­ra­to re­pro­duc­tor o los ri­ño­nes, u otra área del cuer­po que re­que­ría de esa ener­gía ex­tra. En otras oca­sio­nes el cuer­po pue­de trans­pi­rar con olor cor­po­ral co­mo a pies, nor­mal­men­te su­ce­de cuan­do se es­tán eli­mi­nan­do lác­teos, pues el cuer­po co­mien­za a ex­pul­sar y eli­mi­nar tam­bién por la piel. La eli­mi­na­ción tam­bién pue­de dar­se por me­dio de ri­sas, o lá­gri­mas sin sen­ti­do, de sue­ños y pe­sa­di­llas, cuan­ta más pro­teí­na y ali­men­tos de ori­gen ani­mal se es­tén lim­pian­do, más pe­sa­di­llas ha­brá. Cuan­to más lí­qui­dos y azú­ca­res se es­tén eli­mi­nan­do más ron­qui­dos y tras­tor­nos del sue­ño se ma­ni­fes­ta­rán. En el pro­ce­so de sa­na­ción va­mos ha­cien­do un via­je en re­tros­pec­ti­va ha­cia el pa­sa­do, en los tres pla­nos, men­tal, emo­cio­nal y fí­si­co. Y así al co­men­zar el cam­bio en la ali­men­ta­ción se ha­ce una lim­pie­za in­te­gral, ca­da pri­ma­ve­ra vuel­ve a ha­ber una lim­pie­za, ca­da sie­te años vuel­ve a ha­ber otra, y mien­tras si­ga­mos ali­men­tán­do­nos con ali­men­tos ín­te­gros y vi­vos el cuer­po y la men­te con­ti­nua­rán re­ge­ne­rán­do­se y re­ju­ve­ne­cien­do. Si es­tas atent@ po­drás ob­ser­var que ha­brá una co­rres­pon­den­cia con el mal es­tar ex­pe­ri­men­ta­do a ni­vel fí­si­co aso­cia­do con una vi­ven­cia del pa­sa­do, y que en reali­dad el cuer­po no es­tá des­co­nec­ta­do de la men­te y vi­ce­ver­sa. Por es­to pa­re­ce co­mo si se des­do­bla­ra el in­cons­cien­te y si­mul­tá­nea­men­te con al­gu­na mo­les­tia pa­sa­je­ra en el pe­rio­do de des­car­ga, apa­re­ce un re­cuer­do del pa­sa­do del que ni éra­mos cons­cien­tes de ha­ber vi­vi­do. Mu­chas ve­ces al ca­bo del tiem­po, es­pe­cial­men­te en las pri­ma­ve­ras, pue­de apa­re­cer un sar­pu­lli­do pa­sa­je­ro, un res­fria­do, un pe­que­ño do­lor en el hí­ga­do u es­tó­ma­go o cual- quier par­te del cuer­po, la me­mo­ria te lle­va a la ni­ñez a un mo­men­to de tu vi­da don­de es­ta­bas su­frien­do de ese mis­mo ór­gano. Por ejem­plo, si apa­re­ce una su­pu­ra­ción en un oí­do, y pien­sas ¿que estoy ha­cien­do in­co­rrec­ta­men­te con la ali­men­ta­ción?, la res­pues­ta es, por el con­tra­rio, lo estoy ha­cien­do co­rrec­ta­men­te. El cuer­po es­ta com­ple­tan­do la sa­na­ción de una oti­tis que se su­frió ha­ce dé­ca­das. Es muy po­si­ble que in­clu­so ven­gan es­pon­tá­nea­men­te a tu me­mo­ria las con­ver­sa­cio­nes que te­nias con tu ma­dre o con quie­nes te ro­dea­ban en ese mo­men­to y los sen­ti­mien­tos y emo­cio­nes que ex­pe­ri­men­tas­te, una vez más com­prue­bas la uni­dad men­te-cuer­po-emo­ción. Lo im­por­tan­te es pe­ne­trar en el sín­to­ma sin iden­ti­fi­car­te con él, de­jan­do que si­ga su re­co­rri­do flui­da­men­te; si por el con­tra­rio te iden­ti­fi­cas con la li­ge­ra mo­les­tia y co­rres a ta­par­la con al­gún anal­gé­si­co, pue­des des­viar el pro­ce­so y crear una nue­va des­co­ne­xión. Cuan­do es­tu­dias ma­cro­bió­ti­ca des­cu­bres con fas­ci­na­ción la co­rres­pon­den­cia de los ali­men­tos, con las emo­cio­nes, y la com­pren­sión de a qué de­ter­mi­na­da sus­tan­cia se co­rres­pon­de las di­fe­ren­tes des­car­gas o dis­fun­cio­nes, y lo que es aún más fas­ci­nan­te, cuá­les son los ali­men­tos que ace­le­ran esa des­car­ga o sa­nan las di­fe­ren­tes dis­fun­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.