Or­ti­ga, el apor­te ve­ge­tal de hie­rro y cal­cio

Es­ta plan­ta que apa­re­ce en el cam­po, en­tre zar­za­les y en los ca­mi­nos y que pi­ca si la to­ca­mos, es un va­lio­so re­cur­so me­di­ci­nal… y cu­li­na­rio. Los “pe­li­llos” de la or­ti­ga co­mún o ma­yor (Ur­ti­ca dioi­ca), des­car­gan un irri­tan­te áci­do fór­mi­co y otras sus­tan­cias

Cocina vegetariana - - Plantas aromáticas -

La plan­ta

Es una plan­ta que es­tá en su am­bien­te cer­ca del es­ter­co­le­ro. En una va­que­ría de mon­ta­ña na­da pue­de cre­cer al­re­de­dor de los es­ta­blos, por­que to­do lo aho­ga el es­tiér­col y la ori­na de los ani­ma­les. Allí la tie­rra es­tá in­fes­ta­da por lo reu­má­ti­co, lo go­to­so. Pe­ro la or­ti­ga es la plan­ta que pue­de vol­ver a trans­for­mar es­ta tie­rra en por­ta­do­ra de vi­da.

Ac­túa igual con las per­so­nas: el áci­do úri­co de las en­fer­me­da­des reu­má­ti­cas o go­to­sas son de­sin­te­gra­dos por una for­ta­le­ce­do­ra te­ra­pia de or­ti­ga que lim­pia la san­gre y la re­nue­va por com­ple­to.

En ca­so de hí­ga­do dé­bil, la or­ti­ga es ideal tam­bién pa­ra una la­bor de lim­pie­za y de eli­mi­na­ción a tra­vés de los ri­ño­nes y el in­tes­tino. Ade­más ali­via los ec­ce­mas y re­gu­la el con­te­ni­do de hie­rro e la san­gre.

Ur­ti­car: una “in­yec­ción” de or­ti­ga

En­tre las plan­tas me­di­ci­na­les la or­ti­ga es el mé­di­co... ¡por­que pue­de apli­car in­yec­cio­nes! Con ella la piel pue­de ser ur­ti­ca­da, pin­cha­da co­mo si lo hi­cié­ra­mos con una je­rin­ga. Sus fi­ní­si­mas agu­jas hi­po­dér­mi­cas se rom­pen y atra­vie­san la piel, y su ar­dien­te con­te­ni­do ac­túa has­ta el in­te­rior de la co­rrien­te san­guí­nea, una zo­na ante la cual el na­tu­ró­pa­ta nor­mal­men­te tie­ne que re­ti­rar­se, por­que es ta­rea re­ser­va­da a los mé­di­cos. Con­tra la or­ti­ga no se pue­de ha­cer va­ler es­ta ley, por­que pue­de sus­ti­tuir al mé­di­co en ca­si to­das las si­tua­cio­nes de­ge­ne­ra­ti­vas: en ata­ques reu­má­ti­cos, en do­lo­res cró­ni­cos de reuma, en el as­ma, en la aler­gia de la fiebre del heno, en to­das las pre­sen­cias de de­pó­si­tos y en los tras­tor­nos que pro­du­cen las ci­ca­tri­ces en­du­re­ci­das... y cuan­do lim­pia­mos de or­ti­gas el jar­dín. Tam­bién po­de­mos co­se­char or­ti­gas en ex­cur­sio­nes, o en los pa­seos por el cam­po:

bas­ta con te­ner la pre­cau­ción de usar unos guan­tes y guar­dar­las en una bol­sa de plás­ti­co has­ta lle­gar a ca­sa.

Anemia, ec­ce­mas, cán­cer

No es ca­sua­li­dad que to­dos los ex­per­tos en plan­tas me­di­ci­na­les ala­ben tan­to las vir­tu­des de la or­ti­ga, ya que es ca­paz, in­clu­so, de pro­du­cir fiebre lo­cal (a tra­vés de es­ca­ri­fi­ca­cio­nes) que ayu­da­rá a ven­cer el do­lor y un sin­fín de en­fer­me­da­des. Su efec­to cu­ra­ti­vo es ex­ce­len­te en ca­so de aler­gias. Lo me­jor es to­mar­la pri­me­ro co­mo in­fu­sión: du­ran­te un mes, se be­be­rá ca­da día al­re­de­dor de un li­tro de in­fu­sión de or­ti­ga. Así tam­bién se pue­de me­jo­rar la anemia. Los en­fer­mos de cán­cer, apar­te de las ló­gi­cas in­yec­cio­nes de muér­da­go (el tra­ta­mien­to esen­cial de la an­tro­po­so­fía), de­be­rían ur­ti­car­se fre­cuen­te­men­te con or­ti­gas fres­cas en la re­gión del tu­mor o de la me­tás­ta­sis. La or­ti­ga es muy ri­ca en se­ro­to­ni­na, un ex­ce­len­te diu­ré­ti­co y una plan­ta muy útil en ca­so de aler­gias, de os­teo­po­ro­sis, de tras­tor­nos de prós­ta­ta o de mens­trua­ción irre­gu­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.