Un es­ti­lo de vi­da sa­lu­da­ble

Cocina vegetariana - - Índice 22 -

La co­ci­na ve­ge­ta­ria­na pa­ra cui­dar el co­ra­zón es só­lo una par­te de un es­ti­lo de vi­da ge­ne­ral ha­cia una me­jor sa­lud, que ayu­da­rá, a to­das las per­so­nas con tras­tor­nos car­dio­vas­cu­la­res, a po­ner­se en for­ma, a sen­tir­se me­jor y a te­ner más ener­gía. To­do es­te pro­ce­so pue­de re­sul­tar más fá­cil si ha­cen los cam­bios gra­dua­les, en lu­gar de to­dos a la vez. Mu­chas per­so­nas se sor­pren­den de las gran­des di­fe­ren­cias que pue­den re­pre­sen­tar in­clu­so los cam­bios más pe­que­ños. En lo re­fe­ren­te a la co­mi­da, lo me­jor es bus­car el equi­li­brio; no exis­ten ali­men­tos bue­nos y ma­los, y pue­de se­guir dis­fru­tan­do de al­gún ca­pri­cho de vez en cuan­do sin ne­ce­si­dad de sen­tir­se cul­pa­ble, siem­pre que nor­mal­men­te co­ma…

• fru­tas y ver­du­ras en abun­dan­cia, in­clu­yen­do le­gum­bres, fru­tos se­cos y se­mi­llas.

• pan y otros ce­rea­les, co­mo la pas­ta y el arroz (pre­fe­ri­ble­men­te in­te­gra­les, o se­mi in­te­gra­les), y pa­ta­tas

• can­ti­da­des lo más mo­de­ra­das de le­che y pro­duc­tos lác­teos, con ba­jo con­te­ni­do en gra­sa e ir­las sus­ti­tu­yen­do por le­che ve­ge­tal

• can­ti­da­des pe­que­ñas de ali­men­tos gra­sos y azu­ca­ra­dos

Una bue­na ac­ti­vi­dad fí­si­ca tam­bién de­be for­mar par­te de es­te es­ti­lo de vi­da. Si dis­fru­ta man­te­nién­do­se ac­ti­vo y si­gue las re­co­men­da­cio­nes die­té­ti­cas po­drá con­tro­lar su pe­so y se sen­ti­rá muy bien gra­cias a es­te con­trol so­bre su es­ti­lo de vi­da.

Con­trol del pe­so

El con­cep­to es muy sen­ci­llo, pe­ro la prác­ti­ca no lo es tan­to. La ener­gía asi­mi­la­da a par­tir de los ali­men­tos que co­me­mos ca­da día de­be ser igual a la ener­gía que con­su­mi­mos de­bi­do a las ne­ce­si­da­des de nues­tro cuer­po y a la ac­ti­vi­dad fí­si­ca dia­ria. Si la ener­gía asi­mi­la­da es su­pe­rior a la ener­gía con­su­mi­da, en­ton­ces ga­na­re­mos pe­so. Nues­tro equi­li­brio ener­gé­ti­co es tan su­til que só­lo se ne­ce­si­ta una ga­lle­ta de más ca­da día pa­ra ga­nar dos qui­los al ca­bo de un año. Te­ne­mos que in­ge­rir 3.500 kcal me­nos pa­ra per­der 0,5 kg. ¡Por eso es tan di­fí­cil per­der pe­so!

Lo me­jor es per­der pe­so len­ta­men­te (en­tre 0,5 y 1 kg por se­ma­na) y man­te­ner es­ta pér­di­da de pe­so en lu­gar de se­guir un ré­gi­men drás­ti­co só­lo pa­ra des­pués vol­ver a re­cu­pe­rar to­do lo per­di­do y te­ner que vol­ver a em­pe­zar. Si se si­guen to­dos esos con­se­jos sen­ci­llos po­drá rea­li­zar los cam­bios ne­ce­sa­rios pa­ra con­tro­lar su pe­so, al­go que lo­gra­rá si­guien­do una die­ta car­dio pro­tec­to­ra y rea­li­zan­do más ac­ti­vi­dad fí­si­ca.

Ali­men­tar a la fa­mi­lia

To­dos que­re­mos dar lo me­jor a nues­tros hi­jos. Si ele­gi­mos los me­jo­res ali­men­tos pa­ra ellos les ayu­da­re­mos a ad­qui­rir unos bue­nos há­bi­tos ali­men­ti­cios y una ac­ti­tud ade­cua­da ante la co­mi­da, lo cual in­flui­rá en sus gus­tos y en su bie­nes­tar fu­tu­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.