Los antojos

Cam­biar de es­ti­lo y vi­vir en ar­mo­nía se­gún la Ma­cro­bió­ti­ca

Cocina vegetariana - - Índice 22 - Es­cri­be: Pa­tri­cia Res­tre­po (Ins­ti­tu­to Ma­cro­bió­ti­co de Es­pa­ña)

Cuan­do de­ci­di­mos ha­cer un cam­bio ha­cia una ali­men­ta­ción res­pe­tuo­sa, eco­ló­gi­ca, ma­cro­bió­ti­ca, ve­ga­na o ve­ge­ta­ria­na, y eli­mi­na­mos de nues­tra co­mi­da dia­ria quí­mi­cos, ali­men­tos cár­ni­cos, azu­ca­ra­dos o de­ri­va­dos de los lác­teos, to­do el sis­te­ma psi­co­fí­si­co en­tra en un pro­ce­so de trans­for­ma­ción y el con­te­ni­do acu­mu­la­do se des­car­ga del or­ga­nis­mo por di­fe­ren­tes vías, una de ellas pue­den ser los antojos. No de­be­ría­mos sen­tir nin­gu­na cul­pa cuan­do te­ne­mos fuer­tes antojos por la co­mi­da que he­mos to­ma­do en el pa­sa­do, antojos por co­mi­da que con­si­de­ra­mos no ade­cua­da, o per­ju­di­cial, pues los antojos son reac­cio­nes esen­cial­men­te bio­ló­gi­cas, los antojos pue­den ser nues­tros me­jo­res ami­gos, vie­nen a de­cir­nos que al­go en nues­tra co­mi­da o en nues­tro es­ti­lo de vi­da no es­tá en equi­li­brio, si los sa­be­mos in­ter­pre­tar con un pe­que­ño ajus­te crea­re­mos ar­mo­nía y dis­fru­te.

No im­por­ta que tan fuer­te sea nues­tra dis­ci­pli­na, ri­gor o fuer­za de vo­lun­tad con la die­ta, la in­te­li­gen­cia so­má­ti­ca del cuer­po cuan­do es­ta­mos en­tran­do en des­equi­li­brio nos da un to­que por me­dio de de­seos vis­ce­ra­les de co­mer cier­tos ali­men­tos. Es con­tra­pro­du­cen­te no aten­der a es­tos ines­pe­ra­dos de­seos. No sig­ni­fi­ca que de­ba­mos dar­les rien­da suel­ta, pe­ro de­be­ría­mos in­ves­ti­gar el sig­ni­fi­ca­do de es­tos an­he­los, es­pe­cial­men­te si se re­pi­ten com­pul­si­va­men­te.

Tres pre­gun­tas cla­ve

• ¿Qué quie­ren de­cir es­tos antojos?

• ¿Qué ca­ren­cia te­ne­mos a ni­vel bio­quí­mi­co o en nues­tra vi­da?.

• ¿Qué es­tá en des­equi­li­brio, la ali­men­ta­ción o nues­tra vi­da emo­cio­nal? De­trás de los antojos pue­de ha­ber una lar­ga e in­sa­na re­la­ción con la co­mi­da y jus­ta­men­te aten­der cons­cien­te­men­te a es­tos apa­ren­tes ca­pri­chos nos da la opor­tu­ni­dad lu­ci­da pa­ra re­con­ci­liar­nos con ella. Cuan­do ha­ce­mos el cam­bio ha­cia una ali­men­ta­ción na­tu­ral y en el pa­sa­do los há­bi­tos ali­men­ti­cios no só­lo eran caó­ti­cos, sino que, es­ta­ban vin­cu­la­dos con an­ti­guos es­ta­dos emo­cio­na­les, pa­tro­nes que es­tán es­ta­ble­ci­dos pro­fun­da­men­te en el in­cons­cien­te, es­tos antojos re­fle­jan cla­ves im­por­tan­tes. Por ejem­plo, si cuan­do de pe­que­ños se nos pre­mia­ba con dul­ces azu­ca­ra­dos, cre­ci­mos en­con­tran­do sa­tis­fac­ción in­me­dia­ta con bo­lle­ría, he­la­dos y cho­co­la­te azu­ca­ra­do. Si las fes­ti­vi­da­des se ce­le­bra­ban con can­ti­da­des de car­nes y lác­teos, he­mos so­bre­va­lo­ra­do las pro­teí­nas ani­ma­les, pen­san­do que en ellas en­con­tra­re­mos la fuer­za y las ha­ce­mos sa­gra­das. Así que no só­lo son antojos bio­ló­gi­cos, tam­bién son antojos aními­cos su­pers­ti­cio­sos.

Hay dos as­pec­tos fun­da­men­ta­les en los antojos, el pri­me­ro lo va­mos a lla­mar “ajus­tes de tran­si­ción” y el se­gun­do “antojos de­ri­va­dos de há­bi­tos caó­ti­cos”.

Antojos en el pe­rio­do de tran­si­ción:

Tran­si­ción no quiere de­cir 25 años, la tran­si­ción se pro­du­ce en los pri­me­ros años del cam­bio de ali­men­ta­ción, cuan­do las per­so­nas han de­ja­do de co­mer que­sos, lác­teos, yo­gu­res, azú­ca­res sim­ples, he­la­dos azu­ca­ra­dos, ali­men­tos re­fi­na­dos, bo­lle­ría, chocolates, fru­ta tro­pi­cal, em­bu­ti­dos, ja­món, car­nes, aves, hue­vos, y se em­pie­za a co­mer una die­ta equi­li­bra­da y na­tu­ral, es­tos ali­men­tos au­to­má­ti­ca­men­te sa­len a la su­per­fi­cie. Pa­ra po­der ser eli­mi­na­dos, el cuer­po uti­li­za di­fe­ren­tes for­mas, al­gu­nas ve­ces con erup­cio­nes cu­tá­neas, mal hu­mor cor­po­ral, en las mu­je­res flu­jo va­gi­nal, he­ces, al­gu­nas ve­ces con sue­ños, in­clu­so so­ña­mos con ali­men­tos del pa­sa­do. Ole­mos ali­men­tos del pa­sa­do y en es­tos mo­men­tos la in­te­li­gen­cia del cuer­po es­tá muy agra­de­ci­da de li­be­rar­se de es­tos tó­xi­cos que han es­ta­do ahí por años, pe­ro de­pen­dien­do de la na­tu­ra­le­za (con­sis­ten­cia yang o yin ) de lo que ha­ya­mos acu­mu­la­do en el cuer­po en el pa­sa­do, es­tos ali­men­tos los ire­mos des­car­gan­do du­ran­te más o me­nos tiem­po, es im­por­tan­te pa­ra ace­le­rar el pro­ce­so de des­car­ga in­cor­po­rar la ac­ti­vi­dad fí­si­ca.

Pe­ro mien­tras es­ta­mos eli­mi­nan­do es­tos ali­men­tos que sa­len a la su­per­fi­cie, es­tán muy pre­sen­tes y una par­te de nues­tro cuer­po tie­ne un fuer­te de­seo por con­su­mir­los de nue­vo, ”sín­dro­me de abs­ti­nen­cia” o lo que co­lo­quial­men­te se lla­ma “mono”. To­do ali­men­to que crea adic­ción y se acu­mu­la des­or­de­na­da­men­te en el cuer­po, ge­ne­ra mono.

Pa­ra eli­mi­nar in­te­li­gen­te­men­te es­tas sus­tan­cias des­equi­li­bra­do­ras, ade­más de la ac­ti­vi­dad fí­si­ca, es cru­cial en­ten­der lo que sig­ni­fi­ca ca­da una, pa­ra dar un sus­ti­tu­to que gra­ti­fi­que y no per­ju­di­que o no per­pe­túe la dis­fun­ción.

De ma­ne­ra que, si una per­so­na en el es­ta­do de tran­si­ción desea co­mer car­ne o ali­men­tos cár­ni­cos, le va­mos a su­ge­rir que co­ma pro­teí­na ve­ge­tal con­sis­ten­te, co­mo tem­peh es­to­fa­do, sei­tan fri­to a la plan­cha u horneado, to­fu fri­to, le­gum­bres co­mo ju­días pin­tas, azu­kis, so­ja ne­gra (la so­ja ne­gra, tie­nen me­nos gra­sas que el res­to de le­gum­bres, y si el an­to­jo por car­ne es muy fuer­te, ele­gir otra le­gum­bre con más gra­sa).

Si la tran­si­ción se ha­ce di­rec­ta­men­te de una ali­men­ta­ción cár­ni­ca a una ve­ga­na he­mos de in­cre­men­tar el tem­peh, to­fu y sei­tan co­ci­na­dos con acei­te.

Si el an­to­jo sur­ge por lác­teos, que es el más tí­pi­co, por­que los lác­teos son los ali­men­tos que crean más adic­ción y cues­ta mu­cho erra­di­car­los de la die­ta. Pe­ro es muy im­por­tan­te de­jar­los por el gra­ve y a ve­ces irre­ver­si­ble per­jui­cio pa­ra la sa­lud, pues, atas­can el sis­te­ma lin­fá­ti­co, de­bi­li­tan los in­tes­ti­nos, ob­tu­ran las vías res­pi­ra­to­rias, obs­tru­yen los se­nos pa­ra­na­sa­les ge­ne­ran­do aler­gias, si­nu­si­tis, con­tri­bu­yen a la for­ma­ción de mu­chos cán­ce­res es­pe­cial­men­te al cán­cer de pe­cho. Es uno de los fac­to­res sub­ya­cen­tes jun­to con la gra­sa ani­mal de la ce­lia­quía. El cuer­po los des­car­ga en for­ma de mu­co­si­dad. Pa­ra sa­tis­fa­cer el an­to­jo por lác­teos , nos va­mos a cen­trar de nue­vo en pro­teí­nas co­mo el tem­peh y es­pe­cial­men­te en fru­tos se­cos y se­mi­llas, pu­rés de fru­tos se­cos co­mo tahi­ne (pu­ré de sé­sa­mo), pu­ré de al­men­dras , pu­ré de ca­cahue­tes, es­tos de­ben co­ci­nar­se por que así se di­gie­ren mu­cho me­jor. En reali­dad los pu­rés de se­mi­llas y fru­tos se­cos tie­nen la cua­li­dad de que­sos ve­ge­ta­les y, aun­que no son el cen­tro de una die­ta equi­li­bra­da, si son sus­tan­cias tran­si­to­rias que con­tri­bu­yen a un equi­li­brio fu­tu­ro y de al­gu­na ma­ne­ra son un pa­so ade­lan­te con res­pec­to a los lác­teos.

Es tí­pi­co al co­mien­zo del cam­bio de ali­men­ta­ción, que las per­so­nas co­man pu­ré de ca­cahue­tes, o tahi­ne o pu­ré de al­men­dras di­rec­ta­men­te del bo­te, el cuer­po se es­tá acos­tum­bran­do a vi­vir sin la ca­seí­na (pro­teí­na pe­ga­jo­sa y pe­sa­da de los lác­teos) sus­ti­tu­yén­do­la pro­vi­sio­nal­men­te por es­tas nue­vas gra­sas.

Una for­ma ar­mo­nio­sa de com­pen­sar es­ta nue­va ten­den­cia del cuer­po es uti­li­zar acei­te en la co­ci­na, por­que el abu­so de es­tos pu­rés de fru­tos se­cos pue­de lle­var­nos a una dis­fun­ción en las vías he­pá­ti­cas.

El uso de acei­te mo­de­ra­do a la ho­ra de co­ci­nar pro­du­ce sa­cie­dad y sa­tis­fac­ción or­gá­ni­ca.

Cuan­do las per­so­nas de­jan de co­mer acei­te por un tiem­po pro­lon­ga­do co­rren el ries­go de co­mer de­ma­sia­do por­que ins­tin­ti­va­men­te el cuer­po es­ta bus­can­do gra­sa. “En­con­trar el pun­to ade­cua­do de acei­te pa­ra co­ci­nar ge­ne­ra gran sa­tis­fac­ción”. Por su­pues­to que cuan­do una per­so­na es­tá sa­nán­do­se de una dis­fun­ción im­por­tan­te a tra­vés de una die­ta te­ra­péu­ti­ca, es de­ter­mi­nan­te se­guir la ins­truc­ción de un con­sul­tor en nu­tri­ción y mu­chas ve­ces se su­pri­me el acei­te por un pe­rio­do cor­to de tiem­po. Las be­bi­das ve­ge­ta­les, que lla­ma­das “le­ches” ayu­dan a la des­ha­bi­tua­ción emo­cio­nal de los lác­teos (pe­ro he­mos de dar­les el lu­gar que les co­rres­pon­de), son lí­qui­dos blan­cos, que pue­den dar ri­que­za a la ho­ra de co­ci­nar pa­ra con­fec­cio­nar pos­tres o sal­sas, pe­ro no son le­che!!

Si los antojos vis­ce­ra­les son por ali­men­tos azu­ca­ra­dos, en­ton­ces nos va­mos a cen­trar en ali­men­tos con un sa­bor don­de se in­ten­si­fi­que el dul­ce. Los edul­co­ran­tes siem­pre son re­duc­cio­nes de otros ali­men­tos. Aquí de­be­ría­mos ele­gir los que de­ven­gan de ce­rea­les in­te­gra­les, co­mo me­la­zas de ce­rea­les que en su pro­ce­so de re­duc­ción no han per­di­do las vi­ta­mi­nas y con­ser­van en­ci­mas y par­te de los nu­trien­tes ori­gi­na­les. Co­mo por ejem­plo me­la­zas de arroz, ce­ba­da, qui­noa, maíz (con es­te úl­ti­mo es im­por­tan­te ha­cer una di­fe­ren­cia con el ja­ra­be de maíz que vie­ne ca­mu­fla­do en mu­cha de la bo­lle­ría “na­tu­ral” y es un edul­co­ran­te de­vas­ta­dor mu­cho mas pro­ce­sa­do que el azú­car co­mún). Son úti­les igual­men­te en la tran­si­ción, ali­men­tos cre­mo­sos dul­ces, co­mo fla­nes y na­ti­llas rea­li­za­dos con be­bi­das de ce­rea­les o li­cua­dos de fru­tas y ver­du­ras, con ku­zu o agar-agar.

La trans­for­ma­ción es­ta­ble y du­ra­de­ra pa­ra des­en­gan­char­nos de los azú­ca­res sim­ples se con­si­gue po­nien­do más én­fa­sis en ver­du­ras dul­ces (ca­la­ba­za, repollo, za­naho­ria, ce­bo­llas, to­do ti­po de co­les, re­mo­la­chas, etc.). Sé que cuan­do he­mos es­ta­do muy adic­tos al azú­car en el pa­sa­do, los ve­ge­ta­les dul­ces los en­con­tra­mos in­sí­pi­dos, pe­ro cuan­do nues­tras pa­pi­las gus­ta­ti­vas se lim­pian de es­tas sus­tan­cias adic­ti­vas, “nos com­pla­ce­mos y ce­le­bra­mos con el dul­ce na­tu­ral”.

im­por­tan­te en­ten­der que mu­chas ve­ces es­tos antojos por dul­ce o cho­co­la­te tam­bién son el re­fle­jo de una vi­da con fal­ta de dul­zu­ra y sua­vi­dad. He­mos ol­vi­da­do “la ca­ri­cia, el be­so, el abra­zo”.

El otro as­pec­to fun­da­men­tal de los antojos tie­ne que ver con nues­tros há­bi­tos de ali­men­ta­ción y es­ti­lo de vi­da. “Antojos de­ri­va­dos de há­bi­tos caó­ti­cos”. “Nues­tros há­bi­tos crean nues­tro ape­ti­to.”

Es im­por­tan­te que pro­gra­me­mos con an­te­la­ción lo que va­mos a co­mer, y có­mo lo va­mos a co­mer y a qué ho­ra lo va­mos a co­mer.

Nues­tro sis­te­ma di­ges­ti­vo fue di­se­ña­do pa­ra que co­ma­mos sen­ta­dos, la ho­ra de co­mer es sa­gra­da, co­mer cons­cien­te­men­te tie­ne que ver con co­mer, mas­ti­car y sen­tir lo que co­me­mos, las mo­der­nas co­mi­das de ne­go­cios son en reali­dad una for­ma de des­truir nues­tro sis­te­ma ner­vio­so y el sis­te­ma di­ges­ti­vo. Nun­ca sa­be­mos real­men­te cual es nues­tro ape­ti­to si ha­ce­mos al­go mien­tras co­me­mos, co­mo leer, ver la te­le, es­tar fren­te al or­de­na­dor o cual­quier otro dis­po­si­ti­vo elec­tró­ni­co. Co­mer de for­ma re­gu­lar, to­dos los días a la mis­ma ho­ra crea sa­lud y sa­tis­fac­ción or­gá­ni­ca. Co­mo nues­tra vi­da mo­der­na es muy ac­ti­va, la pro­gra­ma­ción tan­to en la com­pra co­mo en la co­ci­na es in­dis­pen­sa­ble. Si no nos pro­gra­ma­mos es po­si­ble que pa­se­mos mu­chas ho­ras en el tra­ba­jo, y cuan­do sin­ta­mos ham­bre cai­ga­mos en co­mer lo pri­me­ro que en­con­tre­mos. Ello nos lle­va­rá di­rec­ta­men­te a la hi­po­glu­ce­mia y al día si­guien­te em­pe­za­re­mos a te­ner antojos de lo que co­mi­mos el otro día, se ba­ja el azú­car y ter­mi­na­mos ce­dien­do al an­to­jo y es­te se con­vier­te en el prin­ci­pio del des­equi­li­brio que tie­ne un fi­nal amar­go y só­lo en­cuen­tra sa­tis­fac­ción con azú­ca­res sim­ples .

Si no te­ne­mos el azú­car es­ta­ble nues­tro ce­re­bro no fun­cio­na bien, per­de­mos el cen­tro, es­ta­mos irri­ta­bles, con las ma­nos y pies fríos y el pán­creas que es muy yang (pe­que­ño, com­pac­to) ¡su­fre!.

El ce­re­bro me­dio y el pán­creas son las par­tes más com­pac­tas y yang del cuer­po, tra­ba­jan en con­jun­to, de ma­ne­ra que los ali­men­tos más yang afec­tan es­tos ór­ga­nos por­que ge­ne­ran pre­sión, así to­dos los aliEs men­tos se­cos, sa­la­dos, y com­pac­tos co­mo hue­vos, po­llo, pa­vo, aves­truz ,car­nes, atún, hor­nea­dos, cru­jien­tes, cra­quers, tor­tas de arroz, ge­ne­ran pre­sión y des­equi­li­bran el pán­creas, lle­ván­do­nos a co­mer ali­men­tos que re­la­jen co­mo he­la­dos o pro­duc­tos azu­ca­ra­dos, crean­do por tan­to antojos de “cre­mo­si­dad azu­ca­ra­da”.

Es ne­ce­sa­rio en­ten­der el me­ca­nis­mo de con­trac­ción-ex­pan­sión (yin-yang), pa­ra com­pren­der por qué el de­seo vis­ce­ral por es­tos ali­men­tos y pa­ra pa­liar­los, de­be­ría­mos pri­me­ro, su­pri­mir la in­ges­ta de los ali­men­tos ex­tre­ma­da­men­te se­cos y com­pac­tos y tran­si­to­ria­men­te to­mar ali­men­tos cre­mo­sos na­tu­ra­les, cre­mas de ver­du­ras y pos­tres na­tu­ra­les cre­mo­sos.

El de­seo por ali­men­tos du­ros y cru­jien­tes, por ver­du­ras al den­te, con­di­men­ta­das con sal­sas a ba­se de se­mi­llas tos­ta­das. El cru­jien­te na­tu­ral es una tex­tu­ra que es­ti­mu­la el ce­re­bro.

En el diag­nós­ti­co orien­tal opri­mi­mos el cen­tro de la mano (de­be­ría es­tar fle­xi­ble y tó­ni­ca), y si es­tá du­ra quiere de­cir que la ener­gía no flu­ye en el cuer­po, que es­tán

los ór­ga­nos cen­tra­les muy ten­sos (pán­creas ten­so, hí­ga­do co­lap­sa­do, ri­ño­nes es­tan­ca­dos) y co­mo la ener­gía no flu­ye los pies y las ma­nos es­tán fríos .

Es im­por­tan­te no sal­tar­se las co­mi­das pa­ra man­te­ner el azú­car es­ta­ble, de otra for­ma va­mos a sen­tir antojos de azú­car sim­ple. Por­que to­do lo que ten­sa o pre­sio­na el pán­creas, ge­ne­ra adic­ción en si mis­mo y adic­ción por azú­ca­res sim­ples. El pán­creas se ten­sa ne­ga­ti­va­men­te con los ali­men­tos enu­me­ra­dos arri­ba y por un es­ti­lo de vi­da fre­né­ti­co, con­du­cir rá­pi­do, lle­var­lo to­do al lí­mi­te, ha­cer mu­chas co­sas a la vez, lle­gar a las ci­tas apu­ran­do has­ta el úl­ti­mo mo­men­to. Es­tas ac­ti­tu­des crean hi­po­glu­ce­mia, irri­ta­bi­li­dad y a su vez crean adic­ción, adic­ción quiere de­cir “aho­ra”.

Pa­ra sa­lir de es­tas adic­cio­nes da­ñi­nas se re­co­mien­da:

• Ca­mi­nar to­dos los días en la na­tu­ra­le­za, par­ques, mon­ta­ña o pla­ya 20 mi­nu­tos. 20 es un nú­me­ro cla­ve, re­pre­sen­ta el ci­clo KI, una ho­ra tie­ne tres ci­clos KI.

• De­di­car 20 mi­nu­tos a ca­da co­mi­da bien mas­ti­ca­da.

• Co­mer en equi­li­brio. Equi­li­brio en la ma­cro­bió­ti­ca no sig­ni­fi­ca 50-50, sig­ni­fi­ca 1/7, 1 par­te yang x 7 par­tes yin.

El cuer­po ne­ce­si­ta pa­ra su fun­cio­na­mien­to, mi­ne­ra­les, pro­teí­nas, car­bohi­dra­tos, agua y oxí­geno.

Por una par­te de mi­ne­ra­les ne­ce­si­ta­mos 7 par­tes de pro­teí­na, por una par­te de pro­teí­nas ne­ce­si­ta­mos 7 par­tes de car­bohi­dra­tos, por una par­te de car­bohi­dra­tos 7 par­tes de agua, por una par­te de agua 7 par­tes de oxí­geno, yang es mi­ne­ral, yin es oxi­geno. Los mi­ne­ra­les com­ple­tos vie­nen de la sal ma­ri­na or­gá­ni­ca no re­fi­na­da, del mi­so, las al­gas ma­ri­nas, el ta­ma­ri, las ci­rue­las ume­bos­hi, los en­cur­ti­dos he­chos con sal ma­ri­na no re­fi­na­da, de ma­ne­ra que a la ho­ra de con­fec­cio­nar una co­mi­da lo más im­por­tan­te es sa­ber co­mo usa­mos los mi­ne­ra­les, por­que el des­co­no­ci­mien­to de es­te prin­ci­pio es lo que más des­tru­ye la sa­lud. He­mos de usarlos con mo­de­ra­ción y siem­pre co­ci­na­dos. Si no sa­be­mos co­mo usarlos des­trui­mos el equi­li­brio, ten­sa­mos los ór­ga­nos y te­ne­mos de­seos por azú­car o de­ri­va­dos.

En la die­ta mo­der­na se usan mi­ne­ra­les sim­ples, co­mo la sal co­mer­cial, que es más du­ra y no tie­ne mi­ne­ra­les. Cuan­do co­me­mos sal re­fi­na­da, sim­ple, es­ta nos lle­va a desear pro­teí­na com­ple­ta (car­nes). Cuan­do co­me­mos pro­teí­na com­ple­ta nos sen­ti­mos atraí­dos por car­bohi­dra­tos sim­ples, azú­car, arroz re­fi­na­do, pa­ta­tas. Cuan­do co­me­mos azú­car sim­ple nos sen­ti­mos más atraí­dos por lí­qui­dos, agua y al­cohol. Cuan­do be­be­mos más, res­pi­ra­mos más rá­pi­do, su­per­fi­cial­men­te y es­to acor­ta la vi­da.

La sal

Cuan­do co­me­mos sal or­gá­ni­ca nos sen­ti­mos atraí­dos por pro­teí­na sim­ple, le­gum­bres y de­ri­va­dos, cuan­do co­me­mos pro­teí­na sim­ple nos sen­ti­mos más atraí­dos por car­bohi­dra­tos com­ple­tos, ce­rea­les in­te­gra­les en grano.

Po­dría­mos con­cluir que de­trás de mu­chos antojos se en­cuen­tra la ca­li­dad y la can­ti­dad de la sal. To­mar co­mi­da sa­la­da te lle­va a desear más acei­te y más azú­car, y crea adic­cio­nes, in­clu­so las adic­cio­nes a las dro­gas y el al­cohol de­vie­nen de pre­sión in­ter­na o ali­men­tos sa­la­dos, cár­ni­cos, se­cos muy yang. La sal es in­dis­pen­sa­ble en nues­tra die­ta, pe­ro de­be­ría ser or­gá­ni­ca com­ple­ta, y siem­pre co­ci­na­da pa­ra real­zar el sa­bor na­tu­ral de la co­mi­da.

Bro­che­tas de sei­tán

Com­po­ta de ca­la­ba­za e hi­gos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.