Có­mo in­ter­fie­re eL Big Da­ta en tu viDa

Computer Hoy - - SABER MÁS -

es­ta­mos ro­dea­dos de co­mu­ni­ca­cio­nes, da­tos y de sis­te­mas que ana­li­zan esos da­tos, nor­mal­men­te con fi­nes co­mer­cia­les. Aquí tie­nes dos ca­sos reales so­bre có­mo el Big da­ta afec­ta a la vida de las per­so­nas.

Un hom­bre en­fa­da­do en­tró en una su­cur­sal de tar­get en min­nea­po­lis (la se­gun­da ca­de­na de tien­das más im­por­tan­te de los ee.UU., de­trás de Wal-mart) y le gri­tó al res­pon­sa­ble: “¡mi hi­ja, que es­tá en el ins­ti­tu­to, ha re­ci­bi­do es­tos co­rreos elec­tró­ni­cos con cu­po­nes de des­cuen­to pa­ra co­mi­da y ro­pa de be­bé! ¿es- tán us­te­des in­cen­ti­van­do a los jó­ve­nes a que se que­den em­ba­ra­za­dos? ¡Por dios!”. el res­pon­sa­ble no te­nía ni idea de qué es­ta­ba ha­blan­do ese hom­bre, pe­ro tras una in­ves­ti­ga­ción se des­cu­brió que la cen­tral de mar­ke­ting de tar­get le ha­bía en­via­do a su hi­ja de 17 años ofer­tas pa­ra ar­tícu­los de be­bé. La co­sa se que­dó en que se­gu­ra­men­te el de­par­ta­men­to de mar­ke­ting se ha­bía con­fun­di­do de di­rec­ción email y el res­pon­sa­ble de la su­cur­sal de tar­get le pi­dió dis­cul­pas al se­ñor. Has­ta que su hi­ja con­fe­só que es­ta­ba em­ba­ra­za­da. tar­get ha­bía des­cu­bier­to, en su com­por­ta­mien­to de na­ve­ga­ción en el mó­vil, que se ajus­ta­ba al per­fil de las em­ba­ra­za­das y le ha­bía en­via­do los cu­po­nes. me­nu­do no­ti­ción pa­ra los pa­dres, anun­cia­do di­rec­ta­men­te des­de su Big da­ta más cer­cano.

es­te es un caso per­so­nal. Ha­ce al­gu­nos me­ses ha­blé con mi cu­ña­do por What­sapp Voz. no me gus­ta usar la voz de What­sapp por­que a ve­ces sue­na a la­ta y pre­fie­ro el te­lé­fono con­ven­cio­nal, pe­ro ese día me dio igual. La cues­tión es que me co­men­tó que se le ha­bía ro­to la ca­fe­te­ra y que ha­bía com­pra­do otra y yo le di­je que es­ta­ba pen­san­do en de­jar de usar la ca­fe­te­ra ita­lia­na y com­prar una de cáp­su­las, por­que son más có­mo­das. ter­mi­na­mos de ha­blar y, a los 20 mi­nu­tos, me lle­gó un email de ama­zon ofre­cién­do­me una ca­fe­te­ra de cáp­su­las de una co­no­ci­da mar­ca, a un pre­cio es­pe­cial. ¿ca­sua­li­dad? sí, cla­ro. ¿o re­co­no­ci­mien­to de voz, bús­que­da de mi per­fil de ama­zon, aná­li­sis de mis gus­tos y si­tua­ción eco­nó­mi­ca, his­to­rial de com­pras y la sub­si­guien­te ofer­ta? nooo. Qué ton­te­ría… eso no se­ría posible, por aho­ra. ¿o sí?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.