Ma­drid

En Ma­drid, jun­to a Re­co­le­tos, la nue­va mi­lla de oro de la ciu­dad se de­fi­ne por la mez­cla de gla­mour, ar­qui­tec­tu­ra de­ci­mo­nó­ni­ca, bou­ti­ques, res­tau­ran­tes y un ho­tel que ha­ce que el ba­rrio es­ca­pe de sus cli­chés.

Conde Nast Traveler (Spain) - - SUMARIO -

En­tre Chue­ca y Re­co­le­tos exis­te una pla­za que con­cen­tra la mo­der­ni­dad ab­so­lu­ta de la ca­pi­tal. Las Sa­le­sas son el epi­cen­tro co­ol o, lo que es lo mis­mo, el lu­gar de Ma­drid don­de ‘hay que ir’ o en el que ‘hay que es­tar’.

UN PO­CO DE HIS­TO­RIA

Ha­ce dé­ca­das los me­ló­ma­nos ve­nían aquí pa­ra com­prar los com­ple­men­tos de sus to­ca­dis­cos. Pe­ro des­de ha­ce tiem­po, a la an­ti­gua ca­lle del so­ni­do (Bar­qui­llo) de mu­si­cal le que­da po­co más que el so­bre­nom­bre. Au­ri­cu­la­res y al­ta­vo­ces si­guen pre­si­dien­do es­ca­pa­ra­tes (los me­nos), y son aho­ra res­tau­ran­tes, tien­das y ho­te­les de ai­re cos­mo­po­li­ta los que se han he­cho con los es­pa­cios. No es de ex­tra­ñar que to­dos quie­ran es­tar aquí, en un pun­to es­tra­té­gi­co: a una ca­lle de Chue­ca, a dos de Gran Vía y a tres de Co­lón; tres re­fe­ren­cias de la ciu­dad que, en reali­dad, son tres uni­ver­sos.

EL DES­PER­TAR

En el ho­tel Only You (Bar­qui­llo, 21) le ex­pli­can a un clien­te bri­tá­ni­co, uno de los mu­chos que lo han con­ver­ti­do en su ho­tel de ca­be­ce­ra, que des­de que se inau­gu­ró, ha­ce dos años, la zo­na no es la mis­ma, ha si­do el ca­ta­li­za­dor de­fi­ni­ti­vo de un cam­bio que ya se ve­nía di­bu­jan­do. Pe­ro no so­lo eso ya que, de al­gu­na ma­ne­ra, tam­bién se es­tá con­vir­tien­do en una es­pe­cie de sa­la de es­tar pa­ra los ve­ci­nos, a quie­nes ca­da vez les da me­nos mie­do to­mar una co­pa o desa­yu­nar en él.

LA GAS­TRO­NO­MÍA

Los ai­res tro­pi­ca­les lle­gan de la mano de La Can­de­li­ta (Bar­qui­llo, 30). En­tre ven­ti­la­do­res de te­cho y mue­bles co­lo­nia­les, lla­ma la aten­ción la im­pre­sio­nan­te lis­ta de ro­nes, traí­dos des­de Cu­ba o Bar­ba­dos. Ce­vi­che, chu­pe de ga­lli­na o ta­pio­ca con co­co son al­gu­nas su­ge­ren­cias, aun­que el me­nú del día (12,5€), es qui­zás la me­jor op­ción. Su­ce­de lo mis­mo en La Kit­chen (Prim, 5), don­de de­co­ra­ción y ofer­ta cu­li­na­ria es­tán en con­so­nan­cia. Aun­que re­cién aterrizado, Ca­sa Ca­ro­lo cuen­ta ya, pa­ra em­pe­zar, con un buen as en la man­ga: su pro­mo­tor, Ca­ro­lo, uno de esos per­so­na­jes fa­mo­sos en el ba­rrio que ha es­ta­do de­trás de otros ne­go­cios de éxi­to como el Pe­pi­ni­llo de Bar­qui­llo (Bar­qui­llo, 42) o El Bo­ga­van­te de Al­mi­ran­te (Al­mi­ran­te, 11 ). Se tra­ta de una ba­rra de pi­co­teo de ra­cio­nes (bra­vas, me­ji­llo­nes en es­ca­be­che con chips o que­so con uvas) y flau­ti­nes (en pan blan­co o ne­gro), y una sa­la pa­ra ve­la­das más for­ma­les. To­do, pre­si­di­do por un enor­me re­tra­to de Carlos III, “el me­jor al­cal­de de Ma­drid”, pa­ra re­cor­dar­nos dón­de es­ta­mos. Y es que en es­tas ca­lle­ci­tas han to­ma­do for­ma al­gu­nos de los pro­yec­tos gas­tro­nó­mi­cos más es­pe­ra­dos del año, como la aper­tu­ra de Dsta­ge (Re­gue­ros), de Die­go Gue­rre­ro. Apar­car es di­fí­cil y los pre­cios no son muy po­pu­la­res, pe­ro a quién le im­por­ta si es Gue­rre­ro el que es­tá de­trás de ca­da pla­to. Otro de los que arras­tra una bue­na lis­ta de in­con­di­cio­na­les es Mu­ñoz-Calero. Y tam­bién ha que­ri­do aquí abrir una de sus úl­ti­mas ocu­rren­cias: El huer­to de Lu­cas (San Lu­cas, 13), una es­pe­cie de ver­gel re­ple­to de ma­ce­tas en un pa­tio cu­bier­to con al­re­de­dor de me­dia do­ce­na de pues­tos, y con un de­no­mi­na­dor co­mún: que sean eco­ló­gi­cos. A desa­yu­nar, a co­mer, a to­mar un té…, aquí se vie­ne a cual­quier ho­ra. Pe­ro tam­bién a com­prar, a la pes­ca­de­ría ecológica (la pri­me­ra de Es­pa­ña) y a la fru­te­ría. En­tre tés de to­das las pro­ce­den­cias, que­sos pa­ra ve­ga­nos

o enor­mes rue­das de pa­nes hay es­pa­cio, in­clu­so, pa­ra las ham­bur­gue­sas. Con se­llo ‘eco’ y la po­si­bi­li­dad de co­mer­la en la can­ti­na, jun­to con cre­mas, en­sa­la­das y pas­tas. Otros que han da­do en el cla­vo han si­do los pro­mo­to­res de Bo­ca­di­llo de Ja­món y Cham­pán (Fer­nan­do VI, 21): bo­ca­di­llos y ra­cio­nes de ja­món de va­rias D. O. que se acom­pa­ñan con buen pan y se co­men en ba­rra o me­sas al­tas. Eso sí, con mu­cho gla­mour. Lo del cham­pán le da la no­ta de co­lor, pe­ro la ma­yo­ría si­gue ti­ran­do de vi­nos pa­ra ma­ri­dar el ibé­ri­co. Si nos acom­pa­ña un ami­go ve­ge­ta­riano, siem­pre que­da la ta­bla de que­sos. En San Wich (Hor­ta­le­za, 78) ofre­cen sánd­wi­ches en su ver­sión más chi­le­na, pe­rri­tos, em­pa­na­das, ham­bur­gue­sas (nues­tra pre­fe­ri­da es “a lo po­bre”) y su apre­cia­dí­si­mo pis­co sour. Sus tar­ta­le­tas, ma­ca­rons y crois­sants han en­cum­bra­do a la pas­te­le­ría fran­ce­sa

Ma­má Fram­boi­se (Fer­nan­do VI, 23), y eso que tie­ne en­fren­te a La Du­que­si­ta (Fer­nan­do VI, 2), la pas­te­le­ría ma­dri­le­ña que ha­ce, po­si­ble­men­te, las me­jo­res torrijas de Ma­drid.

DE SHOP­PING

No se pro­di­gan las su­cur­sa­les de mar­cas in­ter­na­cio­na­les, sino más bien los lo­ca­les pe­que­ños e in­de­pen­dien­tes don­de uno tie­ne la sen­sa­ción de que se lle­va una pie­za (ca­si) úni­ca, y con la mez­cla per­fec­ta en­tre so­fis­ti­ca­ción y van­guar­dia. Di­vi­sa (Ar­gen­so­la, 2), Ta­yue­la (Ar­gen­so­la, 4), Ai­lan­to (Ore­lla­na, 14) o NAC (Gé­no­va, 18) son al­gu­nas de las direcciones que nun­ca fal­tan en la agen­da de cual­quier shop­per adic­to. Da igual que sean flo­res, como en Mar­ga­ri­ta se lla­ma mi amor (Fer­nan­do VI, 9), bi­ci­cle­tas, como en Slow­room (Pla­za de Las Sa­le­sas, 2), de­co­ra­ción pa­ra fies­tas, como en Pip­pa´s (Pla­za de Las Sa­le­sas, 8), o un buen cor­te de pe­lo, como en la pe­lu­que­ría de Ma­nu Mo­reno Ma­ke up & Hair (Be­lén, 18)… Aquí to­do se mi­ma.

MÁS QUE CO­PAS

Las Sa­le­sas no echa el cie­rre en ho­ra­rio co­mer­cial. Tam­bién tie­ne no­che: va­rio­pin­ta y ecléc­ti­ca. La ru­ta pue­de em­pe­zar con un cóc­tel en el bar del ho­tel Only You o una co­pa en los chés­ter del Vál­ga­me Dios (Au­gus­to Fi­gue­roa, 43) y con­ti­nuar con bue­na mú­si­ca en Ma­cu­la­to Club (Ar­gen­so­la, 14) o en el Bo­gui (Bar­qui­llo, 29) a rit­mo de jazz y soul. Lo que ca­si nun­ca va­ría es don­de aca­ba: al­re­de­dor del piano del To­ni2 (Al­mi­ran­te, 9), ca­paz de her­ma­nar a los per­so­na­jes más in­sos­pe­cha­dos y que de­fi­ne la per­so­na­li­dad de es­te ba­rrio bur­gués al que le gus­ta ha­cer al­gu­na que otra tra­ve­su­ra.

Arri­ba, de­co­ra­ción pa­ra fies­tas en Pip­pa’s y (abajo) NAC, tien­da mul­ti­ta­rea con una bue­na se­lec­ción de ro­pa y com­ple­men­tos. De­re­cha, lobby del ho­tel Only You, con in­terio­ris­mo de Lá­za­ro Rosa-Vio­lán.

Iz­quier­da, com­ple­ja ela­bo­ra­ción de un cóc­tel en Le Ca­bre­ra (Bár­ba­ra de Bra­gan­za, 2) y, arri­ba , un he­la­do en La Bo­na­ta (pla­za de Chue­ca, 8).

En el sen­ti­do de las agu­jas del re­loj, des­de arri­ba, la co­mer­cial ca­lle Fuen­ca­rral; ar­tís­ti­ca fa­cha­da en la con­fluen­cia de las ca­lles Cam­poa­mor y Ore­lla­na; pla­to en La Kit­chen y bi­ci­cle­ta en Slow­room.

Arri­ba, ape­te­ci­bles tar­tas en Ma­má Fram­boi­se y Ma­nu Mo­reno Ma­ke up & Hair. Izq., El huer­to de Lu­cas. Abajo, mul­ti­es­pa­cio So­nám­bu­la (Bar­qui­llo, 26).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.