Etio­pía

Conde Nast Traveler (Spain) - - SUMARIO - Ama­zo­nas Images Por Sebastião Sal­ga­do

Sebastião Sal­ga­do re­co­rrió a pie una ex­tra­or­di­na­ria y re­mo­ta re­gión al nor­te de Etio­pía acom­pa­ña­do de su cá­ma­ra, 15 bu­rros, tres mu­las, un ri­fle y un AK-47. El re­sul­ta­do es un ex­tra­or­di­na­rio tra­ba­jo en blan­co y ne­gro.

Un via­je ini­ciá­ti­co al nor­te de Etio­pía, a tra­vés del Vie­jo Tes­ta­men­to, a las raí­ces re­mo­tas de las co­mu­ni­da­des cris­tia­nas más an­ti­guas del pla­ne­ta, cru­zan­do mon­ta­ñas ca­si inac­ce­si­bles de ex­tre­ma be­lle­za, lle­gan­do a pue­blos que man­tie­nen sus tra­di­cio­nes y que nun­ca han te­ni­do con­tac­to con Oc­ci­den­te. Un via­je que mues­tra –con la cá­ma­ra y las pa­la­bras de un hu­ma­nis­ta uni­ver­sal– pai­sa­jes de otra era, y de una di­men­sión des­co­no­ci­da.

EE­tio­pía es un te­rri­to­rio po­lí­ti­ca­men­te ines­ta­ble, en el que gue­rras y ham­bru­nas pro­vo­ca­das por las se­quías de­jan su tre­men­da hue­lla. Pe­ro tam­bién es el lu­gar que man­tie­ne una de las ci­vi­li­za­cio­nes más an­ti­guas del mun­do. Co­noz­co Etio­pía des­de ha­ce mu­chos años, en bue­nos y ma­los tiem­pos, y la con­si­de­ro una de las na­cio­nes afri­ca­nas más in­tere­san­tes y com­ple­jas. En 2007 tra­ba­jé en el va­lle de Omo, en el le­jano sur.

Mi úl­ti­mo via­je, muy re­cien­te, me lle­vó a tra­vés de una ex­tra­or­di­na­ria y re­mo­ta re­gión en el nor­te de Etio­pía, don­de real­men­te sien­tes que el tiem­po se ha de­te­ni­do. Es aquí don­de se ha­llan al­gu­nas de las co­mu­ni­da­des cris­tia­nas más an­ti­guas, que tra­ba­jan sus tie­rras de una ma­ne­ra que no ha cam­bia­do en si­glos. Aquí, en­tre mon­ta­ñas abrup­tas y ca­ño­nes ca­si im­po­si­bles, co­rren ríos cau­da­lo­sos que arras­tran se­di­men­tos de gran va­lor mi­ne­ral, los mis­mos que fer­ti­li­zan el le­jano va­lle del Ni­lo, mu­cho más al nor­te. Pa­ra te­ner una idea de la inac­ce­si­bi­li­dad de es­ta re­gión, di­ré que so­lo pue­de re­co­rrer­se a pie. Sin sor­pre­sas, la lo­gís­ti­ca in­clu­ye 55 días de ca­mi­na­tas a lo lar­go de más de 800 ki­ló­me­tros in­men­sa­men­te com­pli­ca­dos. Pa­ra lle­var to­do el ma­te­rial de tra­ba­jo ne­ce­si­ta­mos 15 bu­rros y tres mu­las, ca­da uno de ellos guia­do por su due­ño. En los tra­mos mon­ta­ño­sos más com­pli­ca­dos, los pro­pie­ta­rios de los ani­ma­les cui­da­ban más a sus bes­tias que a sí mis­mos, mos­tran­do de es­te mo­do cuál es su po­se­sión más va­lio­sa. A pe­sar de ello, cin­co bu­rros mu­rie­ron por ago­ta­mien­to y tu­vi­mos que com­pen­sar so­bra­da­men­te a sus due­ños por su pér­di­da. Tam­bién tu­vi­mos pro­tec­ción ofi­cial en la re­gión; dos guar­dias, uno de ellos ar­ma­do con un ri­fle an­te­di­lu­viano y el otro con un AK-47. Al fi­nal de la pri­me­ra se­ma­na, y an­te la cor­dial aco­gi­da de los lu­ga­re­ños, di­ji­mos a los guar­dias que su pre­sen­cia no era ne­ce­sa­ria y pu­die­ron vol­ver­se a sus ca­sas. Nues­tro via­je co­men­zó en La­li­be­la, una de las ciu­da­des más an­ti­guas de la cris­tian­dad, famosa por sus 11 igle­sias or­to­do­xas ca­va­das en la ro­ca vol­cá­ni­ca, que da­tan del si­glo XII. Des­de allí

LA VIDA DE CA­DA DÍA En el po­bla­do de Ha­mu­sit, una jo­ven cui­da su ga­na­do. Si­tua­da a 2.237 me­tros so­bre el ni­vel del mar, la zo­na tie­ne una luz muy es­pe­cial. Las raí­ces cris­tia­nas es­tán pre­sen­tes en sus ro­pas y en la cruz que lle­va al cue­llo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.