PIE­DRA

Conde Nast Traveler (Spain) - - FEBRERO -

ME­DIO PÚ­NI­CA, ME­DIO FE­NI­CIA, me­dio ro­ma­na, me­dio ára­be... La ciu­dad de Pa­ler­mo es una mez­cla in­ten­sa. Es­pec­ta­cu­lar en su en­cla­ve, en una bahía a los pies del mon­te Pe­lle­grino de Si­ci­lia, pa­re­ce ima­gi­na­da por un ni­ño poe­ta, como di­jo aquel ga­ri­bal­dino al acer­car­se a ella des­de el mar. Las hue­llas de la do­mi­na­ción ára­be se mez­clan con las de es­ti­lo nor­man­do y ba­rro­co de ma­ne­ra que un edi­fi­cio por de­lan­te no tie­ne na­da que ver con ese mis­mo edi­fi­cio vis­to por de­trás. Es­ta acep­ta­ción, es­ta in­cor­po­ra­ción prag­má­ti­ca de es­ti­los, siem­pre me ha pa­re­ci­do de­fi­ni­to­ria de su ca­rác­ter ama­ble. Be­lle­za, de­ca­den­cia y con­ser­va­ción. Pa­la­cios re­na­cen­tis­tas jun­to a ca­su­chas, 194 igle­sias de te­chos abo­ve­da­dos so­bre lo que una vez fue­ron mez­qui­tas... To­dos los edi­fi­cios fue­ron tes­ti­go de in­nu­me­ra­bles in­va­so­res. Su his­to­ria es un cons­tan­te caos. Con es­tas re­fle­xio­nes una tar­de to­ma­ba el sol so­bre una tum­bo­na al la­do de la pis­ci­na del Grand Ho­tel Vi­lla Igiea jun­to a la que se en­cuen­tran unas rui­nas sin te­cho de un tem­plo grie­go. Y mien­tras con­tem­pla­ba mi en­torno, como quien se sien­ta en una si­lla de plás­ti­co en una ace­ra a mi­rar, me di cuen­ta de que al­guien ha­bía he­cho agu­je­ros en sus an­ti­guas co­lum­nas pa­ra ins­ta­lar un en­chu­fe eléc­tri­co pa­ra el mi­ni­bar. Mo­men­tá­nea­men­te me sen­tí muy in­dig­na­da. ¡Es­to era el col­mo! Allí es­ta­ba yo, una in­gle­sa ca­brea­dí­si­ma con un pin en la cha­que­ta de la Na­tio­nal Trust (or­ga­ni­za­ción con­ser­va­cio­nis­ta bri­tá­ni­ca). Pe­ro es­tan­do allí me­dio tum­ba­da, una nu­be pa­só so­bre mí y el tiem­po se hi­zo más den­so, con esa adic­ti­va in­ten­si­dad si­ci­lia­na, tan con­tun­den­te como las pi­ras gi­gan­tes que se en­cien­den en los mon­tes de al­re­de­dor. Y así, de re­pen­te, per­dí to­do ras­tro de in­dig­na­ción.

Una vez vi a un hom­bre ex­haus­to por el in­ten­so ca­lor pa­sear a su ca­ba­llo sin ar­nés has­ta un os­cu­ro pa­tio mo­runo

En Pa­ler­mo las co­sas su­ce­den len­ta­men­te. So­lo una vez no­té un cam­bio abrup­to. Fue cuan­do de re­pen­te, ha­ce cua­tro años, to­do el mun­do em­pe­zó a fu­mar ci­ga­rri­llos de liar en lu­gar de los ci­ga­rri­llos sub­ven­cio­na­dos por el Es­ta­do, que de la no­che a la ma­ña­na pa­sa­ron a ser rui­no­sa­men­te más ca­ros. Pe­ro in­clu­so es­te cam­bio me pa­re­ció in­me­dia­ta­men­te eterno. De cual­quier for­ma, el ta­ba­co de liar en­ca­ja me­jor con Pa­ler­mo: el pro­ce­so de sa­car el ta­ba­co de su es­tu­che y el pa­pel del li­bri­llo hu­me­de­ci­do por el ca­lor de agos­to. En los me­ses de sol, los al­ti­ba­jos de la ciu­dad son más vi­si­bles. En las ca­lles y pla­zas del cen­tro his­tó­ri­co que si­guen afec­ta­das des­pués de los bom­bar­deos de 1943, al­gu­nos es­com­bros se ase­me­jan a al­moha­das cu­yas en­tra­ñas han si­do arro­ja­das de­jan­do pe­que­ños sen­de­ros. Es­ta im­pre­sión al­can­za in­clu­so el in­te­rior del fa­mo­so mer­ca­do de la Vuc­ci­ria, con sus pues­tos va­rio­pin­tos en los que ven­den des­de mue­lles mul­ti­co­lo­res has­ta ma­ni­tas de cer­do. En la to­tal­men­te co­lap­sa­da Piaz­za Ga­rraf­fe­llo en­con­tra­rás un gra­fi­ti gi­gan­te de un co­ra­zón la­ten­te pin­ta­do en la pa­red de lo que fue un ele­gan­te ban­co. Más allá, en la Via Roma, en un tra­mo de se­tos de mir­to ubi­ca­dos jus­to en la puer­ta del Con­ser­va­to­rio di Mu­si­ca Vin­cen­zo Be­lli­ni, los es­tu­dian­tes se sien­tan so­bre blo­ques de pie­dra del si­glo XVII, aga­rran­do los es­tu­ches de sus oboes, co­ti­llean­do unos a otros, cu­chi­chean­do al oí­do.

¿Dón­de es­toy aho­ra? Es­toy per­di­da. Co­jo el ma­pa. Hay una en­can­ta­do­ra sim­pli­ci­dad en có­mo se dis­pu­so la ciu­dad des­de la An­ti­güe­dad: dos ave­ni­das per­pen­di­cu­la­res lo di­vi­den to­do en cua­tro par­tes. Pe­ro ca­da uno de mis tres ma­pas di­cen al­go di­fe­ren­te, es­pe­cial­men­te cuan­do las ca­lles se con­den­san en el su­r­es­te, ha­cia el du­ro y an­ti­guo ba­rrio Al­berg­he­ria, en los ca­lle­jo­nes don­de los mu­cha­chos, ca­si to­dos ado­les­cen­tes, pa­sean a sus pe­rros de ra­za bó­xer y chu­lean con sus scoo­ters. Aquí una vez vi a un hom­bre, ex­haus­to por el in­ten­so ca­lor (apa­ci­gua­do ape­nas por la glo­ria de la som­bra de una aca­cia), pa­sear a su ca­ba­llo sin ar­nés has­ta un os­cu­ro pa­tio mo­runo en­vuel­to en som­bras.

En Pa­ler­mo los caballos es­tán en to­das par­tes. Du­ran­te las pri­me­ras ho­ras de la ma­ña­na ha­cen com­pe­ti­cio­nes ile­ga­les en ca­rre­te­ras per­di­das y los que so­bre­vi­ven con­du­cen sua­ve­men­te a los tu­ris­tas en có­mo­dos via­jes tram­pa ha­cia y des­de las ca­ta­cum­bas de los Ca­pu­chi­nos, don­de los ca­dá­ve­res em­bal­sa­ma­dos de mon­jes y pre­la­dos de la ciu­dad cuel­gan de gan­chos como tí­te­res des­tro­za­dos. Uno de esos via­jes que de­be­ría ha­ber du­ra­do 30 mi­nu­tos, a tra­vés de la gran­de­za des­gas­ta­da de las ca­lles que sa­len de Quat­tro Can­ti –una gran pla­za si­tua­da en el cru­ce de las dos ave­ni­das prin­ci­pa­les lle­na de ela­bo­ra­dos bal­co­nes y cor­ni­sas–, se con­vier­te en un pa­seo de una ho­ra de­bi­do a las ca­lles en obras y al pa­so len­to de los pea­to­nes. Du­ran­te nues­tro re­co­rri­do pre­sen­cia­mos una fuer­te dis­cu­sión en­tre nues­tro con­duc­tor y unos tu­ris­tas, con un ni­vel de agre­si­vi­dad ele­va­do que ter­mi­nó in­vo­lu­cran­do a la po­li­cía; los agen­tes ba­ja­ron de sus mo­tos e hi­cie­ron ges­tos exa­ge­ra­dos en to­das las direcciones. Pen­sa­mos por un mo­men­to que lle­ga­rían a las ma­nos pe­ro, como de cos­tum­bre aquí, la pe­lea se di­si­pó has­ta que­dar en na­da. Se pa­só por al­to, como ocu­rre en es­ta ciu­dad, siem­pre ba­jo la aten­ta mi­ra­da de los santos de pie­dra y los al­ta­res a la Vir­gen que se en­cuen­tran has­ta en la tien­da de cu­chi­llos de la Piaz­za Ca­rac­cio­lo, don­de la Vir­gen mi­ra ha­cia arri­ba ex­ta­sia­da, ro­dea­da por un ha­lo de ve­las y cu­chi­llos de to­do ti­po. Aun así, da­rá res­pues­ta a nues­tras sú­pli­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.