La ex­pan­sión de la mo­der­ni­dad

Conde Nast Traveler (Spain) - - SUMARIO -

In­te­lec­tual y no­ble, la an­ti­gua ca­pi­tal del Im­pe­rio Aus­trohún­ga­ro am­plía sus mi­ras van­guar­dis­tas con ar­qui­tec­tos irre­ve­ren­tes, mo­der­nas me­sas ur­ba­nas y gra­fi­te­ros ele­va­dos al Olim­po de los ar­tis­tas con­tem­po­rá­neos. En pleno au­ge de la gen­tri­fi­ca­ción pla­ne­ta­ria, su cen­tro his­tó­ri­co ex­pan­de sus fron­te­ras a zo­nas más pe­ri­fé­ri­cas.

TI­MI­DA Y RETRAIDA, VIE­NA DE­JA ATRAS ESA AC­TI­TUD TRAS­NO­CHA­DA Y SE MUE­VE A UN RIT­MO NUE­VO, CON AR­QUI­TEC­TOS IN­CON­FOR­MIS­TAS, ‘FOO­DIES’ BOHE­MIOS Y GRA­FI­TE­ROS RA­DI­CA­LES QUE TO­MAN LAS CA­LLES. POR RICK JOR­DAN. FO­TO­GRA­FIAS DE OI­VIND/ HAUG.

ME PER­SI­GUE UN HOM­BRE con pe­lu­ca em­pol­va­da y una le­vi­ta sa­ti­na­da que des­lum­bra cual pi­ru­le­ta ro­ja. Tam­bién lle­va pan­ta­lo­nes e, in­con­gruen­te­men­te, un par de de­por­ti­vas ne­gras. Por el ra­bi­llo del ojo veo có­mo se me acer­ca otra pe­lu­ca igual, así que ace­le­ro el pa­so. Es como una es­ce­na de La na­ran­ja me­cá­ni­ca, pe­ro sin que ha­ya na­da si­nies­tro en ello; en el fon­do so­lo es­toy tra­tan­do de ga­nar­le la par­ti­da al pa­sa­do his­tó­ri­co de Vie­na y, en par­ti­cu­lar, a es­tos dos in­sis­ten­tes re­ven­tas de la ópe­ra.

Mien­tras que la ciu­dad de ha­ce un si­glo cre­pi­ta­ba con sue­ños y vi­sio­nes –pro­vo­ca­dos por Schie­le y Schön­berg, Trotsky y Freud–, en las dé­ca­das pos­te­rio­res dor­mi­tó con sa­tis­fac­ción. Pa­ra com­pro­bar­lo so­lo has de pa­sear por su per­fec­ta­men­te con­ser­va­do dis­tri­to 1, don­de pa­la­cios neo­clá­si­cos se ali­nean en los bu­le­va­res como ice­bergs cal­ci­fi­ca­dos, y don­de es fá­cil ima­gi­nar­se a uno mis­mo to­man­do el sol en el oca­so del Im­pe­rio Aus­trohún­ga­ro. En la ope­re­ta de Mit­te­le­uro­pa, don­de Berlín se pre­sen­ta como el li­ber­tino juer­guis­ta y Pra­ga como el ni­gro­man­te dia­bó­li­co, Vie­na nor­mal­men­te se en­ca­si­lla en el pa­pel de una sol­te­ro­na mo­ji­ga­ta preo­cu­pa­da por los co­ti­lleos.

Pe­ro la ciu­dad se es­tá vol­vien­do úl­ti­ma­men­te más to­le­ran­te, re­ve­lan­do una fa­ce­ta bien di­fe­ren­te de su ca­rác­ter: se­gu­ra de sí mis­ma, in­clu­so ju­gue­to­na. Vi­vien­ne West­wood fir­ma el ves­tua­rio del Ba­llet de Vie­na en tar­tán y te­la escocesa; un aus­tria­co bar­bu­do ves­ti­do de mu­jer lla­ma­do Con­chi­ta ha ga­na­do Eu­ro­vi­sión y to­do el mun­do pa­re­ce te­ner al­gún ami­go mú­si­co o ar­tis­ta que se aca­ba de mu­dar aquí des­de Berlín. De he­cho, los jó­ve­nes crea­ti­vos ya no sien­ten la ne­ce­si­dad de te­ner que ir­se. Como uno de ellos me di­jo: “Es­ta­mos en la edad, en­tre los 25 y los 35, en la que sen­ti­mos que em­pe­za­mos a to­mar el con­trol de nues­tra pro­pia ciu­dad”.

Pa­ra ex­plo­rar es­te re­sur­gir de Vie­na me voy a que­dar jus­to al sur del cen­tro, en Wie­den (en el dis­tri­to 4). Soy hués­ped de los Ur­ba­nauts, un gru­po de tres jó­ve­nes ar­qui­tec­tos muy sim­pá­ti­cos que se de­di­can a con­ver­tir ba­jos de tien­das va­cías en lofts. En es­ta ciu­dad de es­pías, es como alo­jar­se en un pi­so fran­co en el que pue­do ir y ve­nir pa­san­do des­aper­ci­bi­do. Mi ca­ma des­can­sa so­bre un pu­li­do sue­lo de ce­men­to jun­to a una lám­pa­ra de Tommaso Ci­mi­ni y ten­go un mu­lli­do asien­to en la ventana (per­fec­to pa­ra es­piar la ciu­dad sin que se den cuen­ta); un es­cri­to­rio que se ex­pan­de por la pa­red de la­dri­llo con un Mac re­ple­to de con­se­jos lo­ca­les; un her­vi­dor de agua y una má­qui­na de es­cri­bir vin­ta­ge. Al la­do, en lu­gar de otra ha­bi­ta­ción de ho­tel, hay una tien­da que ven­de ta­pa­cu­bos.

La idea es su­mer­gir a los hués­pe­des en un ba­rrio cén­tri­co, ale­ja­do de la ar­te­ria prin­ci­pal, pe­ro con mu­cho que des­cu­brir. En lu­gar del tí­pi­co di­rec­to­rio de ha­bi­ta­ción me han de­ja­do un ma­pa –de un pa­pel lo su­fi­cien­te­men­te fino como pa­ra po­der masticarlo y tra­gár­me­lo en ca­so de ser atra­pa­do e in­te­rro­ga­do– que in­di­ca lu­ga­res pa­ra co­mer, be­ber y com­prar. Por ejem­plo, los ban­cos ver­des del Ca­fé Gol­degg pa­ra el desa­yuno, don­de una ca­ma­re­ra con pa­ja­ri­ta y cor­te de pe­lo es­ti­lo ca­ba­ret me tra­jo ca­fé

y hue­vos. O Aro­mat pa­ra la ce­na, don­de mis crê­pes es­ta­ban de­li­cio­sa­men­te re­lle­nas con sa­la­mi de la mar­ca Olli. En la en­tra­da de mi ha­bi­ta­ción hay una mo­to, con la que me de­di­co a co­no­cer la zo­na tor­pe­men­te.

Su­bien­do mi ca­lle, la ciu­dad pa­re­ce ir más des­pa­cio, como si se to­ma­se una pau­sa pa­ra res­pi­rar, aun­que real­men­te es aquí don­de se es­tá ma­te­ria­li­zan­do el fu­tu­ro de Vie­na con la nue­va es­ta­ción cen­tral, que abri­rá en 2016 el trá­fi­co a pa­sa­je­ros de Budapest, Pra­ga y Ve­ne­cia. Pa­ra ver su pro­gre­so sube los 40 me­tros de al­tu­ra de la to­rre de ob­ser­va­ción Bah­no­ra­ma y po­drás mi­rar ha­cia atrás en el tiem­po si ha­ces lo pro­pio con los te­ja­dos vie­ne­ses.

Los ex­pe­ri­men­tos mo­der­nos pro­yec­tan som­bras alar­ga­das en Vie­na: des­de 1964, la de la to­rre Do­nau­turm, cuan­do sus res­tau­ran­tes gi­ra­to­rios fue­ron el ac­ce­so­rio im­pres­cin­di­ble de la era es­pa­cial; y des­de 1990 la del au­daz Haas Haus, cu­yos cris­ta­les cur­vi­lí­neos dis­tor­sio­nan el re­fle­jo de los pi­nácu­los de la to­rre de San Esteban. En­tre las re­cién lle­ga­das se en­cuen­tran la To­rre DC, que on­du­la os­cu­ra en el ho­ri­zon­te un po­co so­la (su ge­me­la aún no ha em­pe­za­do a cons­truir­se); y la de la re­cién ate­rri­za­da bi­blio­te­ca uni­ver­si­ta­ria, obra de Zaha Ha­did, cu­yo in­te­rior es tan ex­tre­ma­da­men­te blan­co que qui­zás sea de­ma­sia­do fu­tu­ris­ta pa­ra con­te­ner al­go tan ar­cai­co como la pa­la­bra im­pre­sa. Di­vier­te pen­sar que to­das es­tas es­truc­tu­ras le de­ben al­go al ar­qui­tec­to aus­tria­co Adolf Loos, que ca­si pro­vo­có un mo­tín cuan­do apli­có la ‘cu­chi­lla’ a la or­na­men­ta­ción. Te­nía gran afi­ción por la sas­tre­ría in­gle­sa y au­tén­ti­co des­pre­cio por la pre­ten­sión. Con­si­de­ra­ba (en 1908) que “cual­quier per­so­na que uti­li­ce hoy un abri­go de ter­cio­pe­lo no es un ar­tis­ta, sino un bu­fón o un pin­tor de bro­cha gor­da”.

Ha­ce un si­glo, los ar­tis­tas pu­lían si­llas y em­pa­pa­ban sus afi­la­dos bi­go­tes en el ho­tel Grand y el Ca­fé Landt­mann. En la ac­tua­li­dad, se reúnen pa­ra un brunch o pa­ra es­cu­char re­tro-jazz noc­turno en la azo­tea del bar Dach­bo­den y en el ho­tel 25hours, y de pa­so, echan un vis­ta­zo a las es­ta­tuas neo­clá­si­cas del edi­fi­cio de en­fren­te; o en el ho­tel Daniel, en un ex­tre­mo de los jar­di­nes Belvedere.

Com­pa­ra­dos con al­gu­nos ho­te­les de la vie­ja guar­dia de la ciu­dad, es­tos dos pa­re­cen des­preo­cu­pa­dos ado­les­cen­tes co­mien­do chi­cle en la úl­ti­ma fi­la de cla­se como si sus di­se­ña­do­res hu­bie­sen ido al fes­ti­val de Glas­ton­bury por pri­me­ra vez y no hu­bie­sen vuel­to a ser los mis­mos des­de en­ton­ces: Daniel con col­me­nas en la azo­tea y una ca­ra­va­na en la par­te tra­se­ra, ade­más de su pa­na­de­ría pro­pia; 25hours con su es­ti­lo cir­cen­se y su food truck de ham­bur­gue­sas gourmet. The Gest­hou­se es­tá más cre-

LOS AR­TIS­TAS CA­LLE­JE­ROS HAN TO­MA­DO LA CIU­DAD CON SUS MU­RA­LES. ILUS­TRA­CIO­NES DE RA­TAS PA­RE­CEN EMER­GER DE LAS AL­CAN­TA­RI­LLAS; MI­NO­TAU­ROS EN­FREN­TA­DOS Y UN ZO­RRO DE OJOS OS­CU­ROS QUE SAL­TA SO­BRE SU PRE­SA PA­RE­CEN CON­GE­LA­DOS EN UN INS­TAN­TE

Lci­di­to, a po­ca dis­tan­cia del ho­tel Sa­cher, so­lo que es­te sin por­te­ro uni­for­ma­do. Pue­de que te en­cuen­tres con un gru­po de hips­ters que vuel­ven de fies­ta en el as­cen­sor, in­clu­so los ve­rás por las pa­re­des –cor­te­sía del fo­tó­gra­fo Wolf­gang Zac–, pe­ro aun así, se tra­ta de un ho­tel emi­nen­te­men­te tran­qui­lo, con una bras­se­rie que pre­su­me de horno de le­ña y con aco­ge­do­res rin­co­nes de lec­tu­ra jun­to a las ven­ta­nas de los dor­mi­to­rios.

LUE­GO ES­TÁ EL RO­BER­TO’S Ame­ri­can Bar. Ya ha­bía oí­do ha­blar del bar­man Ro­ber­to Pa­vlo­vic mu­cho an­tes de co­no­cer­le. Es­cu­ché tan­tas ve­ces men­cio­nar su nom­bre de bo­ca de la mi­tad de los ca­ma­re­ros jó­ve­nes de es­ta ciu­dad que de­ci­dí apo­de­rar­me del úni­co ta­bu­re­te que que­da­ba li­bre en el bar pa­ra to­mar­me un chu­pi­to de Fer­net Bran­ca y en­jua­gar así mi pa­la­dar. Ro­ber­to, con ga­fas de pas­ta grue­sa y una es­pe­cie de tu­pé al­to, lle­va­ba en­ci­ma ya tres Old-fas­hio­ned y char­la­ba con­mi­go como si hu­bié­ra­mos co­men­za­do es­ta con­ver­sa­ción ha­ce días. “Aca­bo de es­tar en Lon­dres –me di­ce–, me en­con­tré con gen­te muy bo­rra­cha. Pe­ro muy ele­gan­te”. Des­pués de un abra­zo de oso, re­gre­só a des­can­sar con champagne a un rincón de la ba­rra. Allí ha­bía un gru­po de pro­mo­to­res de la no­che ce­le­bran­do un cum­plea­ños, to­dos con ca­mi­se­ta y bam­bas (¿con qué sus­tan­ti­vo po­dría­mos de­fi­nir de for­ma ge­né­ri­ca a los pro­mo­to­res?, ¿eu­fo­ria?, ¿ba­jo­na­zo?). A me­dia­dos de los 90, la mi­tad de mis ami­gos y yo es­cu­chá­ba­mos a Kru­der & Dorf­meis­ter, un par de DJs y pro­duc­to­res co­no­ci­dos por sus flows hip­nó­ti­cos y ado­ra­dos re­mi­xes, y me pre­gun­té has­ta qué pun­to ha­bían si­do in­flu­yen­tes en la ciu­dad. “Fue­ron pio­ne­ros”, me acla­ran. “Nos hi­cie­ron sen­tir que se po­día te­ner éxi­to, in­clu­so sien­do de Vie­na. Aquí siem­pre ha ha­bi­do ópe­ra y una fuer­te cul­tu­ra clá­si­ca, pe­ro po­cos es­pa­cios don­de la gen­te jo­ven y crea­ti­va pu­die­ra desa­rro­llar­se. Los chi­cos que es­ta­ban tras Wurs­tsa­lon cam­bia­ron las re­glas del jue­go a prin­ci­pios del año 2000, con sus fies­tas se­cre­tas en par­ques, al­ma­ce­nes, in­clu­so en an­ti­guas dis­co­te­cas tur­cas, y lue­go fun­da­ron el club Pra­ter­sau­na. El equi­po de Tur­bo si­guió sus pa­sos abrien­do Gre­lle Fo­re­lle. Tal vez nues­tra pro­xi­mi­dad con la ciu­dad de Berlín nos obli­ga a per­ma­ne­cer jun­tos y per­se­guir los mis­mos in­tere­ses. Yo no co­noz­co otra ciu­dad en la que el mains­tream y el un­der­ground co­la­bo­ren tan­to”.

Más tar­de co­gí un ta­xi ha­cia Pra­ter­sau­na (el con­duc­tor lle­va­ba pues­ta una can­ción de Abba, por lo que creo que no co­no­cía la po­lí­ti­ca de la ciu­dad en lo que a mú­si­ca elec­tró­ni­ca se re­fie­re). El club ocu­pa un vie­jo spa de los años 60 cer­ca de la no­ria gi­gan­te. En el in­te­rior, la mul­ti­tud era al­go re­mil­ga­da, como a la ita­lia­na; un trío de si­lue­tas de DJs en­via­ba frac­ta­les de so­ni­do per­fec­tos pa­ra el spinning. En el ex­te­rior, tra­tan­do de no caer­me a la pis­ci­na, con­se­guí ha­blar con An­dreas, un di­se­ña­dor grá­fi­co con ca­mi­sa a cua­dros, ti­ran­tes y una bar­ba que pa­sa­ría el exa­men en un tri­bu­nal de Francisco Jo­sé I de Aus­tria. “Vie­na so­lía ser su­per­abu­rri­da, pe­ro en po­cos años han sur­gi­do mo­der­nas ca­fe­te­rías y ba­res; ahí es­tá el Fesch’Markt, en la fá­bri­ca de cer­ve­zas Ot­ta­krin­ger, con pues­tos de ven­ta de to­do ti­po; el Fes­ti­val Pop en Karls­platz, e in­clu­so even­tos de ca­ma­re­ros ro­bo­ti­za­dos. Ten­go la sen­sa­ción de que hay más co­sas que ha­cer aho­ra que ten­go tiem­po, o di­ne­ro”. Me in­vi­ta a la fies­ta de la tar­de del día si­guien­te, pe­ro me ad­vier­te de “que se­rá prin­ci­pal­men­te tecno-girly ”. “¿ Girly ?”, pre­gun­to. “Ya sa­bes, te­ma­zos con vo­ces fe­me­ni­nas”.

Si quie­res des­cu­brir lo que es una lí­ri­ca bien for­ja­da, fí­ja­te en los tí­tu­los folk y de ca­ba­ret de la má­qui­na de dis­cos de la ta­ber­na Zum Gs­chupftn Ferdl. Das Pin-Up Girl de Cissy Kra­mer. O Bun­des­bahn blues de Hel­mut Qual­tin­ger. Si te­ne­mos en cuen­ta su as­pec­to, Hel­mut era cla­ra­men­te un hom­bre que dis­fru­ta­ba de la co­mi­da y del buen vino, y al que le hu­bie­se gus­ta­do es­tar aquí. El Ferdl es un heu­ri­ger (un ti­po de ta­ber­na tra­di­cio­nal) rein­ven­ta­do, cu­yo co­pro­pie­ta­rio Ni­cho­las Pos­chl me cuen­ta có­mo el lu­gar ha­bía per­di­do su es­pí­ri­tu, ro­zan­do in­clu­so el ‘hor­te­ris­mo’ con ho­jas de parra de plás­ti­co y ba­rri­les por do­quier. “Que­ría­mos re­ge­ne­rar­lo ba­sán­do­nos en la se­rie Doc­tor Who ”, di­ce. Des­de el neón pi­xe­la­do en co­lor li­ma del ex­te­rior (como si Pac­Man hu­bie­se echa­do una mano en el di­se­ño) has­ta el ar­te en car­tón blan­co so­bre pa­re­des blan­cas en su in­te­rior. Un ca­ma­re­ro con un pei­na­do sal­va­je­men­te des­pei­na­do me trae una co­pa de vino eco­ló­gi­co Uhu­du –un ro­sa­do afru­ta­do con un to­que a go­mi­no­la– y un pla­to de sal­chi­chas acom­pa­ña­das de una mon­ta­ña de que­so y de una cu­cha­ra­da de cre­ma di lar­do.

Es­te es un país don­de pue­des ser abru­ma­do por dum­plings y ati­bo­rra­do de car­ne co­ci­da. Sin em­bar­go, uno de los si­tios más po­pu­la­res es un pe­que­ño res­tau­ran­te ja­po­nés lla­ma­do Mo­chi. Al­gu­nos chefs es­tán lle­van­do las re­ce­tas tra­di­cio­nes ha­cia lo ve­ge­ta­riano: en el res­tau­ran­te 57 del ho­tel Me­liá, Sieg­fried Kröpfl prac­ti­ca pla­tos ve­ga­nos de al­to ni­vel; y Ste­fan Resch re­fres­ca las re­ce­tas de lu­cio­per­ca y pa­le­ti­lla de cor­de­ro en el res­tau­ran­te Bank del Park Hyatt, es­pol­vo­rean­do po­len de hi­no­jo y le­che de heno so­bre las so­pas y el pu­din. En un lu­gar sin pre­ten­sio­nes cer­ca del ca­nal, se en­cuen­tra el nue­vo res­tau­ran­te de Kons­tan­tin Fi­lip­pou, don­de el ge­nial chef crea obras pic­tó­ri­cas en las que las hor­ta­li­zas a me­nu­do son las pro­ta­go­nis­tas, dis­pues­tas con pre­ci­sión zen en el pla­to: como una es­pe­cie de ra­yo di­bu­ja­do con to­ma­tes de los que a su vez bro­tan di­fe­ren­tes hier­bas en for­ma de bu­cle y un ra­gú de es­pu­ma de guisantes y men­ta em­ba­dur­na­do con croû­tons de cho­ri­zo.

Mien­tras tan­to, en el dis­tri­to 9, en una mag­ní­fi­ca man­sión con tan so­lo una pla­ca iden­ti­fi­ca­ti­va de bron­ce, el re­na­cer de los pla­tos de la vie­ja es­cue­la es­tá de ca­mino. La puer­ta de Mez­za­nin 7 se abre y una nu­be de ma­ri­po­sas de pa­pel re­vo­lo­tea so­bre mi ca­be­za. “He­mos es­ta­do re­cor­tán­do­las du­ran­te días”, me di­ce Mar­tin Radl, uno

LOS NUEVOS HO­TE­LES PA­RE­CEN ADO­LES­CEN­TES CO­MIEN­DO CHI­CLE EN LA UL­TI­MA FI­LA DE CLA­SE, COMO SI

SUS DISENADORES HU­BIE­SEN IDO A GLAS­TON­BURY

Y NO HU­BIE­SEN VUEL­TO A SER LOS MIS­MOS

de los chef en­car­ga­dos del lu­gar, jun­to a Wolf­gang Haf­ner-Scheuer. El lu­gar pa­re­ce idea­do por el ar­tis­ta Jeff Koons, pin­ta­do como en re­ga­liz de co­lo­res y con por­ce­la­na kitsch, plu­mas, fo­to­gra­fías se­pia y lám­pa­ras de ara­ña. El equi­po pa­só me­ses re­co­rrien­do mer­ca­dos de pul­gas y li­bros de re­ce­tas de fa­mi­lia­res y aho­ra con­ser­va el sa­bor de Im­pe­rio Aus­tria­co en su club pri­va­do –un nue­vo fe­nó­meno en la ciu­dad– con ac­tua­cio­nes sor­pre­sa de can­tan­tes y mú­si­cos, y pe­que­ños gui­ños a los re­cuer­dos de la in­fan­cia con ado­bos agri­dul­ces, hier­bas sil­ves­tres, so­pas ser­vi­das en so­pe­ras an­ti­guas y ter­ne­ra asa­da len­ta­men­te du­ran­te ho­ras, per­fu­ma­da con apio, co­mino y pi­men­tón.

Una es­pe­cie de em­bar­ca­cio­nes in­fan­ti­les he­chas con ca­jas de em­ba­la­je ha­cen las ve­ces de asien­tos en el pa­tio del Ba­rrio de los Mu­seos. Es­te am­plio com­ple­jo abrió sus puer­tas en los es­ta­blos im­pe­ria­les en el año 2001 y mar­có un an­tes y un des­pués en la ac­ti­tud de la ciu­dad ha­cia el ar­te con­tem­po­rá­neo, que aho­ra lo sien­te par­te de ella, al es­ti­lo del Pom­pi­dou o de la Ta­te Mo­dern, con ca­fés, tien­das de re­ga­los y enor­mes po­lí­go­nos de fi­bra de vi­drio que sir­ven pa­ra tum­bar­se. Ar­tis­tas aus­tria­cos como Klimt y Schie­le son ar­chi­co­no­ci­dos, por su­pues­to, pe­ro en el Mu­seo de Ar­te Mo­derno (Mu­mok) pue­des lo­ca­li­zar obras del Ac­cio­nis­mo Vie­nés –los chi­cos ma­los de la es­ce­na se­sen­te­ra– que uti­li­za­ban el cuer­po hu­mano como lien­zo, bur­lán­do­se de la con­for­mi­dad, em­ba­dur­nán­do­lo to­do con co­mi­da o, mu­cho peor, con par­tes de ani­ma­les. Se sen­tían pre­sos vi­sual­men­te, pe­ro en oca­sio­nes tam­bién lo fue­ron fí­si­ca­men­te.

Ani­ma­da con pro­yec­tos sen­ci­llos y fi­nan­cia­dos con la ge­ne­ro­si­dad del pú­bli­co, la to­po­gra­fía crea­ti­va de la ciu­dad no ha de­ja­do de cam­biar, y las nue­vas ga­le­rías y art­works apa­re­cen en lu­ga­res in­sos­pe­cha­dos. Al caer la tar­de, en una es­qui­na de Am Hof, la pla­za más an­ti­gua de la ciu­dad, un hu­mo mar­ciano co­mien­za a bro­tar de unas re­ji­llas: la obra Ye­llow Fog, de la ar­tis­ta is­lan­de­sa Ola­fur Elias­son, for­ma par­te per­ma­nen­te­men­te de la cli­ma­to­lo­gía lo­cal. El ba­rro­co Pa­la­cio de In­vierno –una de las ca­sas del prín­ci­pe Eu­ge­nio de Sa­bo­ya– se aca­ba de unir a la cau­sa con­tem­po­rá­nea. Mien­tras ca­mino so­bre in­fi­ni­tas al­fom­bras ro­jas, al­gu­nas her­cú­leas fi­gu­ras de már­mol me mi­ran como di­cien­do: “Nun­ca adi­vi­na­rías quié­nes han es­ta­do y lo que han he­cho ahí arri­ba”. En con­tra­po­si­ción al pan de oro y al par­qué, en­cuen­tro lien­zos de Sean Scully y Ger­hard Rich­ter, y una puer­ta de re­si­na de Ra­chel Whi­te­read. Es fá­cil dis­traer­se con los gran­des mu­ra­les que de­ta­llan las vic­to­rias de Eu­ge­nio, que si un dis­pa­ro de mos­que­te por aquí, que si una car­ga de ca­ba­lle­ría por allá.

EN EL CA­NAL, NO ES QUE VIE­NA SE HA­YA SOL­TA­DO LA ME­LE­NA, PE­RO POR LO ME­NOS SE HA EN­CO­GI­DO DE HOM­BROS. EN TEL AVIV BEACH BAR, CA­MA­RE­RAS EN ‘MI­NIS­HORTS’ CRU­ZAN A ZAN­CA­DAS LA ARE­NA, RE­PAR­TIEN­DO BE­BI­DAS EN­TRE LOS MOS­CAR­DO­NES DE LA ELEC­TRO­NI­CA

El cen­tro ar­tís­ti­co más re­cien­te en lle­gar es un enor­me edi­fi­cio tan ma­rrón como una ho­ga­za de cen­teno, el An­ker­brot­fa­brik, una an­ti­gua fá­bri­ca de pan en el obre­ro dis­tri­to l0 (to­do aquí es­tá de­li­mi­ta­do: en el sex­to y en el sép­ti­mo es­tán las tien­das más co­ol, pe­ro el au­men­to de los pre­cios es­tá ha­cien­do que al­qui­lar en ellos sea ca­si im­po­si­ble; me han di­cho que los jó­ve­nes se di­ri­gen aho­ra al 16). Una mues­tra de ar­te ur­bano lla­ma­da Cash, Cans & Candy arra­sa con su tra­ba­jo pa­ra­noi­co y vis­ce­ral y con grá­fi­cos de es­ti­lo có­mic; ade­más sus la­tas de es­pray han to­ma­do las pa­re­des de la ciu­dad. Ilus­tra­cio­nes de ra­tas pa­re­cen emer­ger de al­can­ta­ri­llas como las de El ter­cer hom­bre ; hay mi­no­tau­ros en­fren­ta­dos; y un zo­rro de ojos os­cu­ros sal­ta so­bre su pre­sa des­pre­ve­ni­da, con­ge­la­do en ese pre­ci­so ins­tan­te. “Exis­te al­go lla­ma­do ‘la ca­li­dez vie­ne­sa’, el no que­rer ser mo­les­ta­do por co­lo­ri­dos y pro­vo­ca­ti­vos men­sa­jes”, me cuen­ta Va­si­le­na Gan­kovs­ka, una ar­tis­ta de ori­gen búl­ga­ro. “El desafío es­tá en con­se­guir que la gen­te acep­te que la ciu­dad no es so­lo la pul­cra e im­pe­rial, sino un lu­gar que es­tá cre­cien­do en la pe­ri­fe­ria”. BA­JAN­DO POR EL CA­NAL, las pin­tu­ras han flo­re­ci­do como es­po­ras y los gra­fi­tis se ex­tien­den como el li­quen por las pa­re­des de la­dri­llo. Tre­nes in­vi­si­bles re­sue­nan por de­trás de las re­jas de me­tal. Es Got­ham so­bre el Da­nu­bio. En los úl­ti­mos diez años, el ca­nal del Da­nu­bio ha si­do res­ca­ta­do de su des­agra­da­ble pa­sa­do po­sin­dus­trial y en ve­rano las dos ori­llas es­tán lle­nas de ex­cur­sio­nis­tas y pa­re­jas ba­lan­cean­do las pier­nas so­bre el agua –un agua con on­das de co­lo­res gra­cias a los re­fle­jos de las lu­ces LED de los edi­fi­cios cer­ca­nos–. No es que Vie­na se ha­ya sol­ta­do la me­le­na aquí, pe­ro por lo me­nos se ha en­co­gi­do de hom­bros. En Tel Aviv Beach Bar, ca­ma­re­ras en mi­nis­horts va­que­ros y ca­mi­se­ta cru­zan a zan­ca­das la are­na, re­par­tien­do be­bi­das en­tre los mos­car­do­nes de la elec­tró­ni­ca. El olor a pi­ri-pi­ri y pes­ca­do de río de las pa­rri­llas de los pues­tos-con­te­ne­do­res des­pier­ta mi ape­ti­to. Des­de Mot­to am Fluss, un bar con for­ma de su­per­ya­te, se pue­de ver el flu­jo de la Twin City Li­ner, que lle­ga des­de Bra­tis­la­va y atraca jus­to al la­do. Si vas con una co­pa de más po­drías aca­bar en Es­lo­va­quia, a tan so­lo una ho­ra de dis­tan­cia.

Una pie­za de ar­te ur­bano sa­ti­ri­za con un au­to­rre­tra­to ca­ri­ca­tu­res­co que di­ce: “¡Al la­do de es­te gra­fi­ti va­mos a crear un nue­vo loun­ge hips­ter !”. Como res­pues­ta al ca­pi­ta­lis­mo, un gru­po de jar­di­ne­ros ur­ba­nos ha co­lo­ni­za­do el es­pa­cio que hay en­tre dos de es­tos ba­res, lle­nán­do­lo de enor­mes jar­di­ne­ras de ma­de­ra como las que hay en las par­ce­las co­mu­ni­ta­rias de Nue­va York. Un car­tel al la­do de unas pom­po­sas ca­lén­du­las na­ran­jas re­za: “Por fa­vor, no co­ger, son sa­gra­das”.

Es­te año ha­brá re­vue­lo con los 150 años de La Rings­tras­se, el bou­le­vard que es pie­za cen­tral de la ciu­dad de­ci­mo­nó­ni­ca; pe­ro es­toy se­gu­ro de que ha­brá otro ti­po de ce­le­bra­cio­nes –nue­vas ideas y pro­yec­tos me­nos for­ma­les sur­gi­rán de en­tre las grie­tas, ocu­pan­do los es­pa­cios in­ter­me­dios–. Hay un vie­jo di­cho so­bre es­ta ciu­dad: “Si el mun­do es­tá a pun­to de aca­bar­se, tras­lá­da­te a Vie­na, por­que aquí to­do su­ce­de cin­co años más tar­de”. Aun­que creo que es­to no vol­ve­rá a ser cier­to nun­ca más.

MO­DER­NA Y LLE­NA DE CO­LOR El re­cién inau­gu­ra­do Sneak-in: mi­tad tien­da, mi­tad bar-ca­fe­te­ría. En la otra pá­gi­na, en el sen­ti­do de las agu­jas del re­loj des­de arri­ba, obra de Carl An­dre y otros ar­tis­tas en 21er Haus; bi­blio­te­ca uni­ver­si­ta­ria de Zaha Ha­did; sus­hi con tem­pu­ra de sal­món y agua­ca­te en Mo­chi; y pa­san­do el ra­to en el ca­nal del Da­nu­bio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.