Vida analó­gi­ca, cró­ni­ca di­gi­tal

El gran Bur­deos del Mé­doc po­dría en­ca­be­zar nu­me­ro­sas lis­tas de úl­ti­mas ten­den­cias vi­ní­co­las, pe­ro la re­gión en sí mis­ma (la pe­nín­su­la del Atlán­ti­co don­de las vi­des su­pe­ran al nú­me­ro de vi­si­tan­tes) ha si­do un lu­gar ca­si des­co­no­ci­do pa­ra los via­je­ros. Un fe

Conde Nast Traveler (Spain) - - SUMARIO - Fo­to­gra­fías: Od­dur Tho­ris­son

Mun­dial­men­te co­no­ci­da por sus vi­nos de Bur­deos, es­ta re­gión no­roc­ci­den­tal de Fran­cia vi­ve su par­ti­cu­lar au­ge. Mi­mi Tho­ris­son se tras­la­dó jun­to con su in­men­sa fa­mi­lia a es­te re­mo­to pa­ra­je, de­jan­do atrás su ex­qui­si­ta vida pa­ri­si­na. Hoy da cuen­ta a sus hor­das de fans de las bon­da­des del Mé­doc en su blog gas­tro­nó­mi­co: Man­ger.

DDU­RAN­TE AÑOS, MI­MI Y OD­DUR Tho­ris­son, una pa­re­ja que en­ton­ces an­da­ba en la trein­te­na y re­si­día en París con sus tres hi­jos y cua­tro te­rriers, fan­ta­sea­ron con la idea de de­jar atrás la vida ur­ba­na de apar­ta­men­tos es­tre­chos y ca­lles con­ges­tio­na­das. “Nos en­can­ta­ban nues­tras va­ca­cio­nes en una bo­ni­ta ca­sa de pie­dra en mi­tad del cam­po de la Tos­ca­na e ir al mer­ca­do a dia­rio, y en­ton­ces nos pre­gun­ta­mos: ¿Por qué no vi­vir así ca­da día, y no so­la­men­te du­ran­te las va­ca­cio­nes?”, me re­la­ta Od­dur, un fo­tó­gra­fo, y an­tes di­rec­tor crea­ti­vo, is­lan­dés. Es­te ti­po de re­torno al cam­po re­pre­sen­ta un sue­ño aban­do­na­do que al­ber­gan mu­chos jó­ve­nes ur­ba­ni­tas, y mu­chos ya es­tán sa­can­do pro­ve­cho de ello. Pa­ra los Tho­ris­son fue­ron los te­rriers los que for­za­ron su de­ci­sión. “Ne­ce­si­tá­ba­mos más es­pa­cio pa­ra los pe­rros, así que me pu­se a bus­car pro­pie­da­des en in­ter­net”, apos­ti­lla Od­dur. A Mi­mi, en­ton­ces eje­cu­ti­va de te­le­vi­sión, le en­tu­sias­mó la idea de Nor­man­día, por­que no que­da le­jos de París. Pe­ro no pu­die­ron en­con­trar una ca­sa que se ajus­ta­ra al pre­su­pues­to. “Al am­pliar la bús­que­da, di con una an­ti­gua gran­ja de pie­dra en el Mé­doc”, apun­ta la au­to­ra del blog Man­ger.

Al prin­ci­pio, Mi­mi re­cha­zó la idea de tras­la­dar­se a un lu­gar re­mo­to (el Mé­doc, al nor­te de Bur­deos, es­tá a seis ho­ras de París). Ni ella ni tam­po­co Od­dur ha­bían es­ta­do pre­via­men­te en la re­gión, una am­plia pe­nín­su­la agrí­co­la de 80 ki­ló­me­tros que li­mi­ta al oes­te con el es­tua­rio de la Gi­ron­de y al es­te con un co­lo­sal bos­que de pi­nos y el Atlán­ti­co. El Mé­doc ate­so­ra al­gu­nos de los más pres­ti­gio­sos mu­ni­ci­pios del vino (Paui­llac, Mar­gaux, Saint-Ju­lien y Saint Es­tèp­he), en cu­yos châ­teaux (en­tre ellos Mar­gaux, Mou­ton La­fi­te y La­tour) se ela­bo­ran mu­chos de los vi­nos más ca­ros del pla­ne­ta. “Al prin­ci­pio me afe­rra­ba a mis raí­ces”, co­men­ta Mi­mi, que ha vi­vi­do en Hong Kong y Lon­dres an­tes de ha­cer­lo en París, “pe­ro lue­go me di­je: ‘¿Aca­so no es es­te tu sue­ño? ¿edu­car a tus hi­jos en ple­na na­tu­ra­le­za con más es­pa­cio y li­ber­tad?’. El de­seo es­tu­vo ahí siem­pre, pe­ro ne­ce­si­ta­ba un em­pu­jón”. Al ca­bo de una se­ma­na, se des­per­tó una ma­ña­na, se gi­ró a Od­dur, y di­jo: “Ha­gá­mos­lo”.

En el ve­rano de 2010, aban­do­na­ron París con sus pe­rros, ni­ños y per­te­nen­cias y lle­ga­ron seis ho­ras des­pués a su gran­ja de al­qui­ler por una ca­rre­te­ra de un so­lo ca­rril en mi­tad del bos­que. El pue­blo más

cer­cano, Ven­days-Mon­ta­li­vet, es­tá a sie­te mi­nu­tos en co­che. No co­no­cían a na­die. “Nues­tra pri­me­ra no­che to­ma­mos cos­ti­llas de cer­do y una bo­te­lla de vino lo­cal”, re­cuer­da Mi­mi. “Mi­ré la fa­cha­da y vi los ar­bus­tos de ro­me­ro. Co­gí un ra­mi­to y lo aña­dí a la co­mi­da, era una can­ti­dad pe­que­ña pe­ro ese ges­to mar­có el ca­rác­ter de nues­tra vida aquí”. Esa se­ma­na se desa­rro­lló con cier­ta di­fi­cul­tad. Od­dur di­ce: “No vi­mos ni 50 ve­na­dos, ni zo­rros, tam­po­co un des­fi­le de ja­ba­líes. Es­ta es una de las úl­ti­mas re­gio­nes sal­va­jes de Fran­cia, y aún si­gue sien­do re­la­ti­va­men­te des­co­no­ci­da”. Dos años des­pués es­te la­do sal­va­je se con­vir­tió en el aci­ca­te que im­pul­só a Mi­mi a es­cri­bir acer­ca de su vida aquí.

De he­cho vi­ne has­ta aquí pa­ra ver por mí mis­ma el ti­po de vida que Mi­mi re­tra­ta en Man­ger, un ma­ra­vi­llo­so blog que ilus­tra la vida de su fa­mi­lia a tra­vés de la co­ci­na de tem­po­ra­da, pro­ce­den­te de gran­jas, bos­ques y de las aguas que ro­dean su ho­gar. Y, por la in­sis­ten­cia de Mi­mi y Od­dur, me alo­jé con ellos y con el res­to de su fa­mi­lia, que hoy su­man sie­te ni­ños y 15 pe­rros.

An­tes de lle­gar, pen­sé que Man­ger po­dría no ser real. Los posts del blog de Mi­mi se leen como si te es­tu­vie­ran con­tan­do una fá­bu­la, uno ver­sa so­bre jor­na­das en cam­pos de gi­ra­so­les abier­tos, co­mi­das fa­mi­lia­res a ba­se de foie e hi­gos, de cas­sou­let y crê­pes, y to­do acom­pa­ña­do de las fo­tos co­lo­ri­das y poé­ti­cas de Od­dur. Cru­cé la puer­ta de su gran­ja de pie­dra y en­tré en la co­ci­na, con su ele­gan­te mo­bi­lia­rio, es­tan­te­rías con pro­duc­to a la vis­ta y una enor­me me­sa de ma­de­ra, y como una na­tu­ra­le­za muer­ta de Rem­brandt, con fru­ta, ve­las y ce­rá­mi­ca china me re­cuer­da que es­ta ‘fan­ta­sía’ es real.

La per­fec­ción inaca­ba­da y la at­mós­fe­ra chic de una gran­ja lle­na de ni­ños, pe­rros y con una co­ci­na in­creí­ble es lo que man­tie­ne co­nec­ta­dos a sus se­gui­do­res. Mi­mi acha­ca el éxi­to de su blog, así como el de su pro­gra­ma de te­le­vi­sión fran­cés La table de Mi­mi, y el in­mi­nen­te lan­za­mien­to de su li­bro de co­ci­na, A kit­chen in Fran­ce. A year of coo­king in my farm­hou­se , a la apa­rien­cia nos­tál­gi­ca del Mé­doc. “El pai­sa­je aquí es prís­tino. Mi­llas de pla­ya ba­rri­das por el viento, bos­ques sal­va­jes, pue­blos de­rrui­dos, hec­tá­reas de vi­ñe­dos y or­quí­deas, y cam­pos de flo­res sil­ves­tres. Es como un de­co­ra­do tea­tral”.

Ex­plo­rar la to­da­vía re­mo­ta re­gión no so­lo ali­men­ta su blog y pro­gra­ma, tam­bién en­ri­que­ce la ca­li­dad de vida aquí. Así que mi se­gun­da ma­ña­na aquí, Mi­mi co­gió en bra­zos a su hi­ja, Au­drey May, la mon­tó en su por­ta­be­bés, co­gió una ces­ta y nos di­ri­gi­mos, jun­to a Od­dur, al no­roes­te de la pe­nín­su­la de Mé­doc pa­ra ver a su pa­na­de­ro fa­vo­ri­to, en el pue­blo cos­te­ro de Sou­lac-sur-Mer. Las ca­lles es­tre­chas del mu­ni­ci­pio es­tán cus­to­dia­das por ‘ca­sas de pan de jen­gi­bre’ del si­glo XIX, la enor­me pla­ya de­sier­ta con car­pas an­ti­guas de ra­yas blan­cas y azu­les. Cuan­do lle­ga­mos a la bou­lan­ge­rie, Le Four­nil de J&J, ya ha­bía co­la. Los crois­sants, aún ca­lien­tes del horno, me­re­cie­ron la es­pe­ra de 15 mi­nu­tos. Cuan­do Mi­mi mor­dió el su­yo, al­gu­nas mi­gas ca­ye­ron so­bre la ca­be­za de Au­drey, que dor­mía en el por­ta­be­bés. “Pue­des sa­ber lo que como por las mi­gas so­bre la ca­be­za de mi be­bé”, bro­mea­ba mien­tras se las sa­cu­día a su hi­ja. Si­guien­te pa­ra­da: el cer­cano mer­ca­do mu­ni­ci­pal, don­de la pa­re­ja sa­lu­da a los ven­de­do­res por su nom­bre y com­pran me­ji­llo­nes fres­cos, foie y flo­res.

“Al prin­ci­pio me afe­rra­ba a mis raí­ces pe­ro lue­go me di­je: ‘¿Aca­so no

ha si­do es­te siem­pre tu sue­ño?”, apun­ta la au­to­ra del blog

De vuel­ta al co­che, re­co­rre­mos la pro­fun­di­dad de la re­gión del vino del Haut-Mé­doc y una pe­que­ña al­dea lla­ma­da Ba­ges, en las afue­ras del pue­blo de Paui­llac. Bue­na par­te del re­co­rri­do fue por bos­ques sal­va­jes sal­pi­ca­dos por unas po­cas villas ru­ra­les, y de pron­to el pai­sa­je se abre en los vi­ñe­dos ver­des que se ex­tien­den has­ta don­de lle­ga la vis­ta.

En la his­to­ria del cul­ti­vo de la uva eu­ro­pea y de la pro­duc­ción de vino, el Mé­doc es ca­si un re­cién lle­ga­do. El área era una ma­ris­ma has­ta el si­glo XVII, cuan­do los co­mer­cian­tes ho­lan­de­ses, en bus­ca de al­ter­na­ti­vas ase­qui­bles pa­ra el mer­ca­do bri­tá­ni­co del vino, lle­va­ron a ca­bo un am­bi­cio­so pro­yec­to de dre­na­je pa­ra con­ver­tir­la en vi­ñe­dos, y lo mis­mo hi­cie­ron con los cas­ti­llos me­die­va­les y pue­blos, nu­me­ro­sos en zo­nas vi­ní­co­las como Bor­go­ña o el Rin. Y al­gu­nos de los enó­fi­los más con­sa­gra­dos lle­van años vi­nien­do al Mé­doc (el nú­me­ro de vin­ta­ges re­fi­na­dos por hec­tá­rea en el Haut-Mé­doc su­pera con mu­cho a otras re­gio­nes del pla­ne­ta). Lo que re­sul­ta re­la­ti­va­men­te re­cien­te es que es­ta zo­na atrai­ga hoy en día a una ma­yor va­rie­dad de tu­ris­tas, mu­chos de ellos eu­ro­peos que leen el blog de Mi­mi o si­guen su pro­gra­ma de te­le­vi­sión.

“Es bas­tan­te inusual”, me con­fie­sa Od­dur. “La gen­te sa­be de vi­nos, al­gu­nos de los más fa­mo­sos del pla­ne­ta, pe­ro no co­no­cen la tie­rra”. Aca­ba­mos de apar­car en Ba­ges, una ele­gan­te pla­za de edi­fi­cios de

una so­la al­tu­ra que con­vi­ven con una pa­na­de­ría, una tien­da cu­yo car­ni­ce­ro fue ga­lar­do­na­do, una bou­ti­que vi­ní­co­la y cu­li­na­ria y el bis­tró de re­fe­ren­cia de Mi­mi y Od­dur: Ca­fé La­vi­nal. Ha­ce una dé­ca­da, es­te mis­mo pue­blo es­tu­vo en bue­na par­te aban­do­na­do. A fi­na­les de los 2000, es­te mis­mo pue­blo re­su­ci­tó gra­cias al pio­ne­ro de Mé­doc, Jean-Mi­chel Ca­zes, due­ño del cer­cano Châ­teau Or­mes de Pez y del Châ­teau Cor­dei­llan-Ba­ges, un alo­ja­mien­to con ga­ran­tía Re­lais & Châ­teaux que os­ten­ta dos es­tre­llas Mi­che­lin.

Mon­sieur Ca­zes, un ele­gan­te y ama­ble hom­bre de unos 70, es­ta­ba es­pe­rán­do­nos en una me­sa en la te­rra­za del ca­fé. Aun­que ce­dió la ges­tión de las fin­cas a su hi­jo ha­ce ya al­gu­nos años, él si­gue sien­do el je­fe ideo­ló­gi­co de la co­mar­ca. “Mi pa­dre y yo nos sen­ta­mos aquí to­do el día, da­mos las gra­cias a la gen­te y con­tem­pla­mos el desa­rro­llo de los acon­te­ci­mien­tos”, bro­mea Ki­nou, su hi­ja, que re­gen­ta la bou­ti­que. Ella mis­ma le otor­gó una bue­na repu­tación al blog de Mi­mi por el he­cho de atraer a una nue­va ge­ne­ra­ción de via­je­ros. “Du­ran­te años la re­gión es­ta­ba en de­cli­ve, pe­ro una vez que ella ate­rri­zó aquí y dio a co­no­cer su blog, el in­te­rés au­men­tó de mo­do con­si­de­ra­ble”.

Ca­zes pi­de una bo­te­lla de cham­pán pa­ra ce­le­brar que la ca­sa de pie­dra de la que se enamo­ra­ron es fi­nal­men­te pro­pie­dad de Mi­mi y Od­dur. La ca­so­na de dos pi­sos con for­ma de L, en el tran­qui­lo pue­blo de St-Yzans, a unos 15 mi­nu­tos en co­che de Ba­ges, fue una vez par­te de un gran châ­teaux. A Od­dur le con­ven­cie­ron de in­me­dia­to el nú­me­ro de ha­bi­ta­cio­nes, el es­tam­pa­do del pa­pel de la pa­red, la sin­gu­lar for­ma he­xa­go­nal de los ar­ma­rios de la co­ci­na y la bo­ni­ta pá­ti­na de las bal­do­sas del sue­lo. “Sen­tí que era nues­tra en cuan­to cru­cé la puer­ta”, aña­de Mi­mi. En una suer­te de fe­liz coin­ci­den­cia; más tar­de su­po que la ca­sa per­te­ne­ció a una se­ño­ra lla­ma­da Plan­tia, famosa en la re­gión por sus atuen­dos, su afi­ción a los ves­ti­dos ne­gros y su co­ci­na. “La ca­sa me re­cuer­da un po­co a las no­ve­las de Isabel Allen­de”, con­clu­ye.

Los pró­xi­mos me­ses re­for­ma­rán los in­te­rio­res. En ve­rano es­pe­ran abrir un res­tau­ran­te pop-up en la plan­ta baja, don­de Mi­mi co­ci­na­rá pa­ra sus hués­pe­des. Ade­más im­par­ti­rá ta­lle­res de co­ci­na pa­ra gru­pos re­du­ci­dos. La idea es ha­cer la com­pra to­dos jun­tos en el mer­ca­do, co­ci­nar más tar­de con ellos y re­co­men­dar­les ru­tas en bi­ci­cle­ta y ex­pe­rien­cias vi­ní­co­las. “Nues­tro ob­je­ti­vo es co­la­bo­rar con otros ve­ci­nos pa­ra de­vol­ver la vida a los pue­blos del Mé­doc”, di­ce Mi­mi.

En ca­so de ex­tra­ñar su vida pa­ri­si­na, tie­nen la op­ción de ir a res­tau­ran­tes como Chez L’ami Jean y L’Ar­pè­ge. Sin em­bar­go no exis­te na­da com­pa­ra­do con la vida ru­ral. “Mu­dar­nos aquí me ha da­do cier­ta sen­sa­ción de eman­ci­pa­ción”, afir­ma Od­dur. “So­lía dar­le más im­por­tan­cia a las co­sas ma­te­ria­les. Aho­ra mis lu­jos pro­ce­den del mer­ca­do o de una gran­ja. Pien­so mu­cho en la gen­te que pier­de de vis­ta sus sue­ños. Mi­mi y yo com­par­ti­mos la mis­ma me­ta: ha­cer­nos ma­yo­res jun­tos y te­ner a to­da la gen­te que ado­ra­mos sen­ta­da en nues­tra me­sa”.

Ca­zes pi­de una bo­te­lla de cham­pán pa­ra ce­le­brar que la ca­sa de pie­dra de la que se enamo­ra­ron Mi­mi y Od­dur es fi­nal­men­te su­ya

RI­QUE­ZA ATLÁN­TI­CA Una pla­ya de­sier­ta al nor­te de Le Pin Sec. A la iz­quier­da, me­sa en el Ca­fé La­vi­nal, en Paui­llac, lle­na de vi­nos del Châ­teau Lynch-Ba­ges.

ES­TI­LO VIN­TA­GE A la iz­quier­da, bo­las de pe­tan­ca en Châ­teau Tour Haut Caus­san; y la hi­ja de Mi­mi y Od­dur, Loui­se, co­mien­do al­go­dón de azú­car en la pla­ya de Sou­lac-sur-Mer. A la de­re­cha, un co­che vin­ta­ge pró­xi­mo al li­to­ral de Paui­llac.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.