Pe­re­gri­na­je ja­po­nés

Ku­mano Las sen­das de es­tán a ca­si 11.000 ki­ló­me­tros de San­tia­go de Com­pos­te­la pe­ro tam­bién son re­co­rri­das por pe­re­gri­nos. El pai­sa­je mon­ta­ño­so, con el ais­la­mien­to que con­lle­va, ha he­cho que es­ta re­gión va­ya va­rias ve­lo­ci­da­des por de­ba­jo del res­to del país

Conde Nast Traveler (Spain) - - SUMARIO - Tex­to: Ra­fa Pé­rez / Fo­to­gra­fías: Pat­xi uriz

Pe­se a su dis­tan­cia geo­grá­fi­ca, ca­si 11.000 ki­ló­me­tros, el ca­mino Ku­mano es el her­mano de nues­tro Ca­mino de San­tia­go. Una sen­da ex­tra­or­di­na­ria sal­pi­ca­da por aven­tu­re­ros pe­re­gri­nos que pre­fie­ren la otra ca­ra ja­po­ne­sa: re­po­sa­da, tra­di­cio­nal y des­ca­ra­da­men­te her­mo­sa.

EEL MÓ­VIL DE BAM­BÚ SE MO­VÍA li­ge­ra­men­te con el viento, y la puer­ta co­rre­de­ra se en­ca­lló un par de ve­ces an­tes de que pu­die­ra abrir­la del to­do. Tras ella me en­con­tré al se­ñor Ya­suo Shi­ba, el úl­ti­mo ar­te­sano de los som­bre­ros Mi­na­chi. Es­ta­ba sen­ta­do en el sue­lo y sus ma­nos te­jían con asom­bro­sa agi­li­dad. Sa­be per­fec­ta­men­te que tie­ne 95 años, pe­ro no re­cuer­da bien cuán­do em­pe­zó con el tra­ba­jo de tren­za­do del tra­di­cio­nal som­bre­ro de pe­re­grino. Era al­go na­tu­ral en­tre los ni­ños del pue­blo; em­pe­zar a ca­mi­nar y po­ner­se con la la­bor ar­te­sa­na era to­do uno, ya que ha­ce al­gu­nas dé­ca­das to­do el pue­blo de Mi­na­chi se de­di­ca­ba a la pro­duc­ción de som­bre­ros. Hoy so­lo que­da él. No hay aso­mo de tris­te­za en sus pa­la­bras, ni si­quie­ra de nos­tal­gia, más bien de­no­tan la tran­qui­li­dad de una vida ple­na ha­cien­do lo que le gus­ta. Uti­li­za fi­nas ti­ras de ma­de­ra de ci­prés, por su duc­ti­li­dad, pa­ra ela­bo­rar to­do el ar­ma­zón. En cam­bio, en la pun­ta po­ne unas ti­ras de ce­re­zo que por su du­re­za pro­te­gen me­jor de al­gún po­si­ble gol­pe. El bam­bú, a mo­do de adorno, re­ma­ta el som­bre­ro. Con una se­rie de ges­tos con­si­guió ha­cer­me en­ten­der que el ma­te­rial se ex­pan­de con la llu­via evi­tan­do que pe­ne­tre el agua y que se con­trae con el sol pa­ra fa­vo­re­cer la ven­ti­la­ción. Tie­ne una lis­ta de es­pe­ra de más de 70 clien­tes y, aun­que no lo di­ce, sa­be que no en­tre­ga­rá nun­ca los pe­di­dos por­que ya no tie­ne fuer­zas pa­ra su­bir a la mon­ta­ña a bus­car ma­de­ra. Le que­da al­go de ma­te­rial pa­ra te­ner en­tre­te­ni­da la men­te, di­ce, y sa­ciar el in­te­rés de al­gún pe­rio­dis­ta cu­rio­so como yo. Por eso tu­vo tan­to va­lor que me re­ga­la­ra uno de sus som­bre­ros. Mien­tras me lo po­nía, apro­ve­chó pa­ra desear­me buen Ku­mano Ko­do.

Me dis­po­nía a re­co­rrer la ru­ta Im­pe­rial o Na­kahe­chi, la mis­ma por la que ha­bían tran­si­ta­do los em­pe­ra­do­res. Los ja­po­ne­ses creen que los dio­ses ha­bi­tan en las mon­ta­ñas y que en las de Ku­mano, ade­más, vi­ven los es­pí­ri­tus de los muer­tos. En la úl­ti­ma eta­pa del pe­rio­do Heian se cre­yó que el fin del mun­do es­ta­ba a la vuel­ta de la es­qui­na y los em­pe­ra­do­res em­pe­za­ron a pe­re­gri­nar a Ku­mano bus­can­do la sal­va­ción, con la in­ten­ción de ex­piar pe­ca­dos del pa­sa­do y re­na­cer al fi­nal del ca­mino. Ha­cían el via­je des­de Kio­to o Na­ra, an­ti­guas ca­pi­ta­les, ba­jan­do por el río Yo­do has­ta Osa­ka y bor­dean­do lue­go la cos­ta has­ta la ciu­dad de Ta­na­be pa­ra en­trar en las mon­ta­ñas. El pri­me­ro fue el em­pe­ra­dor Uda, en el si­glo IX. El más in­sis­ten­te, con más de 30 via­jes, Go-Shi­ra­ka­wa en el si­glo XII. En aque­lla épo­ca, pre­pa­rar un via­je de­vo­cio­nal su­po­nía mu­cho más que echar­se la mo­chi­la al hom­bro: eran los as­tró­lo­gos los que de­ter­mi­na­ban cuán­do de­bían em­pe­zar a ca­mi­nar y du­ran­te cuán­tos días, se exi­gía una pu­ri­fi­ca­ción me­dian­te el ba­ño por la ma­ña­na y por la no­che, abs­ti­nen­cia de co­mer de­ter­mi­na­dos ali­men­tos ta­bú, aus­te­ri­dad en el ca­mino y ba­ños con agua del río o de un po­zo, in­de­pen­dien­te­men­te de la es­ta­ción del año en la que via­ja­ran. Da­do lo nu­me­ro­so del sé­qui­to –has­ta 800 per­so­nas acom­pa­ña­ban al em­pe­ra­dor– se lle­gó a em­plear la ex­pre­sión “ari no Ku­mano mo­de ”, tra­du­ci­do como ‘la pe­re­gri­na­ción de las hor­mi­gas a Ku­mano’.

No voy a de­cir que pre­pa­ra­ra el ca­mino como un em­pe­ra­dor pe­ro allí es­ta­ba, an­te un sen­ci­llo to­rii de pie­dra en Ta­ki­ji­ri-oji que mar­ca­ba el pun­to de en­tra­da a las mon­ta­ñas de Ku­mano, un ar­co o puer­ta que se­pa­ra­ba lo profano de lo sa­gra­do. Re­cor­dé la re­ve­ren­cia que me hi­zo el se­ñor Shi­ba al po­ner­me el som­bre­ro, que aho­ra lle­va­ba ca­la­do, y no se me ocu­rrió me­jor ma­ne­ra de mos­trar mi res­pe­to al lu­gar por don­de iba a ca­mi­nar du­ran­te los pró­xi­mos días que con otra sen­ci­lla re­ve­ren­cia.

ATAR­DE­CER Y PLE­GA­RIAS Pe­re­gri­na ata­via­da con el tra­je de la épo­ca Heian ha­ce una ple­ga­ria al bu­da de Hyak­ken-gu­ra, en Hon­gu, Wa­ka­ya­ma.

SO­BRE HIS­TO­RIAS Y RE­CUER­DOS De iz­quier­da a de­re­cha, to­rii, puer­ta de en­tra­da que da ini­cio a la ru­ta Na­kahe­chi del Ku­mano Ko­do; y hor­na­ci­na pa­ra po­ner el se­llo co­rres­pon­dien­te al tra­mo de ca­mino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.