El ras­tro de Scott

Conde Nast Traveler (Spain) - - SUMARIO -

Nos aden­tra­mos en los fér­ti­les ver­des de Escocia tras los pa­sos de su no­ve­lis­ta más in­ter­na­cio­nal: sir Wal­ter Scott. Des­de la re­gión de los Bor­ders, don­de vi­vió bue­na par­te de su vida, has­ta Loch Lo­mond & The Tros­sachs, la tie­rra al nor­te de Glas­gow mun­dial­men­te co­no­ci­da por sus obras maes­tras.

Hé­roes de le­yen­da como Rob Roy Ma­cG­re­gor, la­gos bru­mo­sos ja­lo­na­dos por cas­ti­llos, ESCOCIA mag­ní­fi­cas aba­días y mon­tes ma­jes­tuo­sos. Ha­cía si­glos que los te­so­ros de y su po­so mí­ti­co la ha­bían con­ver­ti­do en un lu­gar mag­né­ti­co. Pe­ro, en­ton­ces, apa­re­ció el ge­nio del es­cri­tor sir Wal­ter Scot� ( au­tor de Ivan­hoe) pa­ra, con su plu­ma, con­ver­tir­la en lo que es hoy: un des­tino con vo­ca­ción de en­so­ña­ción li­te­ra­ria que no de­ja de ins­pi­rar. Tex­to de David Re­ve­lles. Fo­to­gra­fías de Fé­lix Lorenzo.

N“NO, NO HAY AS­CEN­SOR”, res­pon­de el fun­cio­na­rio con una me­dia son­ri­sa bur­lo­na cuan­do le lan­zo una pre­gun­ta con vi­sos de ha­ber res­pon­di­do un mi­llón de ve­ces. “So­lo son 287 es­ca­lo­nes y, ade­más, su­bir al Scott Mo­nu­ment es bueno pa­ra el cuer­po y el al­ma: me­jo­ra la sa­lud car­dio­vas­cu­lar y per­mi­te co­no­cer nues­tra ciu­dad de for­ma sin­gu­lar”, ar­gu­men­ta des­de su mi­nús­cu­la garita ta­pi­za­da de pos­ta­les de Edim­bur­go y mi­nia­tu­ras del mo­nu­men­to con el que los es­co­ce­ses hon­ra­ron a su no­ve­lis­ta más uni­ver­sal: sir Wal­ter Scott (1771-1832). La pa­no­rá­mi­ca de 360º que brin­dan los 61 me­tros de al­tu­ra de la agu­ja gó­ti­ca es su­bli­me. Los tran­seún­tes de Prin­ces Street, ca­mino del tra­ba­jo o de la es­ta­ción de tren de Wa­ver­ley –tí­tu­lo de la pri­me­ra no­ve­la de Scott con la que inau­gu­ró el mo­vi­mien­to ro­mán­ti­co en es­te gé­ne­ro–, pa­re­cen hor­mi­gas hi­per­ac­ti­vas. Nin­gu­na ata­la­ya como es­ta pa­ra se­llar el ob­je­ti­vo de mi via­je: des­cu­brir la Escocia que ins­pi­ró a Scott y que, con sus poe­mas y no­ve­las, pro­yec­tó al mun­do con una es­tam­pa mag­né­ti­ca, fe­raz y no­ble. Y, sin em­bar­go, ese re­co­rri­do por el reino del ‘ge­nio del nor­te’ no ten­dría Edim­bur­go como prin­ci­pal es­ce­na­rio. Na­ci­do en la Old Town, sus hue­llas son cons­tan­tes en la ca­pi­tal, pe­ro es­te no fue el gran es­ce­na­rio de sus ar­qui­tec­tu­ras li­te­ra­rias. Ese lu­gar de ins­pi­ra­ción y crea­ti­vi­dad se ma­te­ria­li­za en otras dos re­gio­nes: los Bor­ders, don­de vi­vió gran par­te de su vida, y Loch Lo­mond & The Tros­sachs, la fran­ja de tie­rra al nor­te de Glas­gow que con­vir­tió en un pai­sa­je de le­yen­da con dos de sus obras maes­tras.

Des­de Edim­bur­go, la A7 sal­va en una ho­ra los 60 km que se­pa­ran la ca­pi­tal del co­ra­zón de los Bor­ders. Ese fue el ca­mino que du­ran­te años reali­zó Scott al ejer­cer de she­riff en el con­da­do de Sel­kirks­hi­re, car­go que os­ten­ta­ría has­ta sus úl­ti­mos años de vida. Lo leo en un vie­jo ejem­plar de la bio­gra­fía de Scott es­cri­ta en 1954 por Hes­keth Pear­son y que me acom­pa­ña­rá como una brú­ju­la du­ran­te el via­je. Tras de­jar atrás un car­tel des­pi­dien­do el con­ce­jo de Mid­lot­hian, otro da la bien­ve­ni­da a los Bor­ders. Jus­to en­ton­ces el sol des­apa­re­ció tras una es­pe­sa nie­bla. Es uno de esos sor­ti­le­gios que gasta la cli­ma­to­lo­gía escocesa. Pe­ro al­go más. De­trás de ese cor­ti­na­je se abría otra Escocia. “Los ha­bi­tan­tes de los Bor­ders no son ni in­gle­ses ni es­co­ce­ses, son bor­ders ”, me ha­bía ad­ver­ti­do Ian, el ta­xis­ta que me re­co­gió en el ae­ro­puer­to. No le fal­ta­ba ra­zón. Si­tua­das al su­r­es­te del país, las tie­rras de fron­te­ra en­tre Escocia e In­gla­te­rra fue­ron du­ran­te la Edad Me­dia y has­ta el si­glo XVIII el es­ce­na­rio de cruen­tas ba­ta­llas y sa­queos. El con­vul­so yun­que don­de se for­jó el reino de Escocia.

Ian no ne­ce­si­tó más que diez mi­nu­tos pa­ra ex­po­ner una cla­se ma­gis­tral de po­li­to­lo­gía scot­tish con los re­sul­ta­dos del his­tó­ri­co re­fe­rén­dum del 18 de sep­tiem­bre de 2014 aún la­ten­te. “¿Sa­bían que, de las 32 cir­cuns­crip­cio­nes del país, Scot­tish Bor­ders fue la se­gun­da con más vo­tos, un 66%, al no a la se­ce­sión?”. “¿Y qué ha­bría vo­ta­do Wal­ter Scott?”, pre­gun­to. Res­pon­de sin pes­ta­ñear: “El ba­ro­net –ex­pli­ca re­fi­rién­do­se al es­cri­tor con el tí­tu­lo no­bi­lia­rio que re­ci­bió del rey Jor­ge IV– se­gu­ro que ha­bría vo­ta­do no a la in­de­pen­den­cia. To­do lo con­tra­rio de Robert Burns. ¡Ese sí que era un poe­ta y un pa­trio­ta es­co­cés!”.

El pue­blo de Mel­ro­se apa­re­ce an­te mis ojos. La nie­bla se ha di­si­pa­do, por lo que me en­ca­mino ha­cia la mí­ti­ca Ab­bots­ford, la ca­sa de Scott y su fa­mi­lia des­de 1812. O “la Da­li­la de mi ima­gi­na­ción”, como la lla­ma­ba él. “Desea­ba ins­ta­lar­me don­de pu­die­se es­cu­pir den­tro del río Tweed, sin lo cual no creo que hu­bie­se po­di­do ser fe­liz en nin­gu­na par­te”, con­fe­só a un ami­go. Ab­bots­ford re­zu­ma el per­fu­me de la li­te­ra­tu­ra. Mien­tras deam­bu­lo por la bi­blio­te­ca me em­be­le­so con el ar­te­so­na­do de ma­de­ra de su te­cho, imi­ta­ción del es­ti­lo de la Rosslyn Cha­pel. En la sa­la con­ti­gua, pa­no­plias, tro­feos y re­li­quias crean

una suer­te de ho­rror va­cui. En la dra­wing room, un re­tra­to de Scott jun­to a uno de sus pe­rros, Camp, aca­pa­ra mi aten­ción. “Ese bull te­rrier le acom­pa­ñó du­ran­te años en sus ex­cur­sio­nes por los Bor­ders. Lo que­ría como a uno de sus hi­jos”, ex­pli­ca Pep­pa, mi guía en la ca­sa. Jun­to al es­cri­to­rio del ba­ro­net, unos ojos fe­ro­ces en­mar­ca­dos por una ca­be­lle­ra pe­li­rro­ja me ful­mi­nan des­de un re­tra­to col­ga­do en la pa­red. Es Rob Roy Ma­cG­re­gor (1671-1734), el ban­do­le­ro que Scott con­vir­tió en mi­to li­te­ra­rio con su no­ve­la ho­mó­ni­ma y cu­yas an­dan­zas en The Tros­sachs ins­pi­ra­ban par­te de mi via­je.

“Fue tal la pa­sión de Scott por Ab­bots­ford que, tras su des­ca­la­bro como edi­tor en 1826, es­cri­bió has­ta la ex­te­nua­ción pa­ra no des­pren­der­se de ella”, ex­pli­ca Pep­pa. El no­ve­lis­ta mu­rió el 21 de sep­tiem­bre de 1832. “An­tes de ex­pi­rar man­dó que lo lle­va­ran cer­ca del ven­ta­nal del co­me­dor pa­ra po­der es­cu­char su ama­do Tweed”, re­cuer­da.

Ya en Mel­ro­se, con­tem­plo las pie­dras ber­me­jas de la aba­día cis­ter­cien­se que Scott hi­zo cé­le­bre con los ver­sos de Can­to del úl­ti­mo tro­va­dor (1805). Y lo ha­go con el que­ji­do de las gai­tas que con­vo­can a los al­go más de 2.000 ha­bi­tan­tes de la vi­lla. “Ce­le­bra­mos el Re­mem­bran­ce Day, en re­cuer­do por la muer­te de nues­tros sol­da­dos en la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial”, me ex­pli­ca Gerry Graham, el lí­der de la ban­da de gai­te­ros con su ma­zo de pla­ta apo­ya­do en el hom­bro. Esa ma­ni­fes­ta­ción po­pu­lar es un re­ga­lo del azar pa­ra pul­sar los có­di­gos an­ces­tra­les de los Bor­ders. Por­que en Mar­ket Squa­re, to­das las fuer­zas vi­vas del pue­blo se dan ci­tan pa­ra in­ser­tar­se en una si­len­cio­sa hi­le­ra. Pa­re­ce una pe­lí­cu­la scot­tish de Ber­lan­ga: el cu­ra, el al­cal­de, los pro­fe­so­res de la es­cue­la, los ve­te­ra­nos de gue­rra… has­ta los boy scouts crean una je­rár­qui­ca co­mi­ti­va que en­fi­la en si­len­cio el ca­mino ha­cia la igle­sia al compás de Scotland the Bra­ve . Me­tá­fo­ra mo­der­na del sta­tus quo de un clan es­co­cés.

Esa ima­gen me acom­pa­ña has­ta las rui­nas de Dry­burgh Ab­bey. Fun­da­da en 1150 a ori­llas del Tweed, en­tre sus mu­ros raí­dos por el tiem­po se en­cuen­tra la tum­ba de sir Wal­ter Scott. No muy le­jos, una ca­rre­te­ri­ta em­pi­na­da me lle­va has­ta Scott’s View, la vis­ta fa­vo­ri­ta del no­ve­lis­ta. Una emo­ti­va pa­no­rá­mi­ca so­bre los mean­dros del Tweed y don­de las co­li­nas de Eil­don se ex­tien­den a nues­tros pies. Cuen­tan las cró­ni­cas que, jun­to al mirador que in­vi­ta a con­tem­plar có­mo mu­ta el pai­sa­je de los Bor­ders, se pa­ra­ron los caballos que ti­ra­ban del co­che fú­ne­bre con su fé­re­tro. Ha­bían he­cho de­ce­nas de ve­ces jun­to a su amo el tra­yec­to des­de Ab­bots­ford has­ta Dry­burgh, así que na­die tu­vo que or­de­nár­se­lo. Ese fue su pos­tre­ro tri­bu­to.

Tras ha­cer no­che en el ex­cep­cio­nal The Rox­burg­he Ho­tel, el desa­yuno a ba­se de hue­vos be­ne­dic­ti­nos y hag­gis, el cé­le­bre em­bu­ti­do es­co­cés, au­gu­ra­ba un buen día. En la me­sa con­ti­gua, Ben, un ca­za­dor que ha­ce aco­pio de ener­gías jun­to a su cua­dri­lla an­tes de sa­lir al mon­te, me in­ci­ta con dos pro­pues­tas: “Si si­gues las hue­llas de Scott de­bes ir a la to­rre de Smailholm, pe­ro an­tes ¡haz una pa­ra­da en las ca­rre­ras de caballos de Kel­so!”. En los Bor­ders hay po­cos ri­tua­les más sa­cro­san­tos y que per­mi­tan co­no­cer el ta­lan­te de sus ha­bi­tan­tes que una ma­ña­na en uno de sus hi­pó­dro­mos, don­de cons­ta­tar su apa­sio­na­da re­la­ción con los caballos. “No es ex­tra­ño. Aquí, des­de el si­glo XIII es­tu­vi­mos so­me­ti­dos a sa­queos e in­cur­sio­nes pro­ce­den­tes del nor­te de In­gla­te­rra, por lo que la gen­te tu­vo que acos­tum­brar­se a de­fen­der sus po­se­sio­nes y vi­das con mar­chas a ca­ba­llo”, ex­pli­ca Trish Spours, ge­ren­te del hi­pó­dro­mo. Eso jus­ti­fi­ca­ría el por­qué de los Com­mon Ri­dings, re­co­rri­dos a ca­ba­llo que los pue­blos de la re­gión ha­cen ca­da ve­rano. Bu­ceo en la geo­gra­fía hu­ma­na que pue­bla la ex­pla­na­da tru­fa­da de ten­de­re­tes de ca­sas de apues­tas. Ahí se da ci­ta un to­rren­te abi­ga­rra­do de apos­tan­tes, cu­rio­sos, pro­pie­ta­rios de caballos y ti­pos di­fí­ci­les de ca­te­go­ri­zar. Scott ha­bría alum­bra­do con esos mim­bres una bue­na his­to­ria. Ade­más, es­to no es As­cot y, por tan­to, pa­me­las y to­ca­dos pa­ra to­mar el cóc­tel o el champagne no mar­can la eti­que­ta; aquí el rey es el tweed, el te­ji­do de lana ás­pe­ra y re­sis­ten­te na­ci­do jun­to al río Tweed, tan cau­da­lo­so como los hec­to­li­tros de cer­ve­za que hi­dra­tan el vo­ce­río en el dia­lec­to de los Bor­der.

Tras un fru­gal lunch en el Te­rra­ce Ca­fé de Floor Castle re­leo la bio­gra­fía de Pear­son. Po­cas ve­ces una en­fer­me­dad, en es­te ca­so la po­lio, fue tan de­ci­si­va en un des­per­tar li­te­ra­rio. En 1773, tras afec­tar a su pier­na de­re­cha y de­jar­lo co­jo de por vida, Scott fue en­via­do a la gran­ja de su abue­lo, a Sandyk­no­we, jun­to a la to­rre me­die­val de Smailholm. “Allí, ca­da mon­ta­ña te­nía su fá­bu­la, ca­da va­lle su le­yen­da, ca­da río su can­ción –re­cuer­da Pear­son– y, en los años ve­ni­de­ros, el ni­ño co­jo que mi­ra­ba ex­ta­sia­do

“SI SI­GUES LAS HUE­LLAS DE SCOTT DE­BES IR A LA TO­RRE ME­DIE­VAL DE SMAILHOLM, PE­RO AN­TES ¡HAZ UNA PA­RA­DA EN LAS CA­RRE­RAS DE CABALLOS DE KEL­SO!”

des­de los pe­ñas­cos pa­ga­ría su deu­da con Sandyk­no­we ha­cien­do de Escocia un país no­ve­les­co”. Y allí es­ta­ba yo, pi­san­do el ki­ló­me­tro 0 de un ge­nio con un brio­so sol cen­te­llean­do en las ro­cas moho­sas de Smailholm. No me re­sis­to a co­no­cer al ac­tual pro­pie­ta­rio de la gran­ja. “No, mi fa­mi­lia no tie­ne nin­gún pa­ren­tes­co con él”, res­pon­de Mi­chel. Le pre­gun­to so­bre el tra­ba­jo en una gran­ja tan es­pe­cial, tes­ti­go de ra­zias im­pla­ca­bles. “Hoy ya no lle­gan cua­dri­llas de ra­te­ros, pe­ro los pre­cios por los sue­los de la le­che y la fal­ta de ayu­das de la UE con­ti­núan con la tra­di­ción de es­ta tie­rra”, es­cu­pe con fle­ma ma­de in Bor­ders.

Des­de Kel­so la ca­rre­te­ra A23 dis­cu­rre en­tre co­li­nas mo­tea­das de ove­jas Bor­der Che­viot y bos­ques. Es la fron­te­ra de la fron­te­ra. Aquí aún la­te con fuer­za la his­to­ria de los Bor­ders. De re­cor­dar­lo se en­car­ga Tra­quair Hou­se, an­ti­guo pa­be­llón real de ca­za y bas­tión ca­tó­li­co du­ran­te 500 años. “La his­to­ria de Escocia y de los Bor­ders es­tá es­cri­ta en es­tas re­li­quias, en los mu­ros de es­ta ca­sa”, afir­ma una voz tem­pla­da de mu­jer a mis es­pal­das. Es me­nu­da, ru­bia y con unos lu­mi­no­sos ojos azu­les. “Bue­nos días, soy Cat­he­ri­ne Maxwell Stuart”, se pre­sen­ta. No es una guía cual­quie­ra: es la XXI Lady de Tra­quair, aris­tó­cra­ta que al vi­vir con su fa­mi­lia aquí la per­pe­túa como la ca­sa se­ño­rial ha­bi­ta­da más an­ti­gua de Escocia.

Ca­mi­nar por sus es­tan­cias es como pi­sar una lec­ción de his­to­ria. Cuan­do no una re­tahí­la de sor­pre­sas. Ahí es­tán sus puer­tas y pa­sa­di­zos se­cre­tos pa­ra de­mos­trar­lo, esos que Scott, ami­go ín­ti­mo de su pro­pie­ta­ria en el si­glo XIX, lady Loui­sa Stuart, co­no­cía a la per­fec­ción. “La ca­sa es el mo­de­lo de la man­sión Tull­yVeo­lan en la no­ve­la Wa­ver­ley y del cas­ti­llo de los Shaw en Las aguas de San Ro­nan ”, con­fir­ma la aris­tó­cra­ta mien­tras nos lle­va has­ta otro cuar­to. “Sir­vió de ca­pi­lla se­cre­ta des­de fi­na­les del XVII y de vi­vien­da pa­ra el cu­ra que los Stuart de Tra­quair, de for­ma clan­des­ti­na, te­nían alo­ja­do pa­ra que aten­die­ra a la co­mu­ni­dad

EL LOCH LUBNAIG, EL PRIMER ES­LA­BÓN DE LA SCOT­TISH SCE­NIC ROU­TES, ME RE­CI­BE EN TO­DO SU ES­PLEN­DOR. LA CI­MA DEL BEN LE­DI SE RE­COR­TA EN EL CIE­LO.

ca­tó­li­ca”, re­cuer­da. “¿Y si al­guien le de­la­ta­ba?”, pre­gun­to. “En los Bor­ders siem­pre ha­bía que te­ner un plan B”, res­pon­de mien­tras em­pu­ja la es­tan­te­ría lle­na de li­bros. Una es­ca­le­ra se­cre­ta se abre an­te nues­tros ojos. “Si lle­ga­ban an­ti­ca­tó­li­cos, te­nía tiem­po pa­ra es­ca­par”, afir­ma con una son­ri­sa. Esa tar­de, mien­tras ca­mino por el jar­dín ja­po­nés jun­to al Sto­bo Ho­tel, un frío gé­li­do lle­ga jun­to a unas ne­gruz­cas nu­bes. De­ci­do zam­bu­llir­me en la ca­li­dez de su bal­nea­rio, don­de re­cuer­do la lec­ción de lady Loui­sa: en los Bor­ders siem­pre hay que te­ner un plan al­ter­na­ti­vo.

Con una re­co­pi­la­ción de Alasdair Fra­ser, el Mo­zart del vio­lín tra­di­cio­nal es­co­cés, re­pi­tién­do­se en el co­che como un man­tra, The Tros­sachs –la re­gión cu­ya be­lle­za poé­ti­ca ins­pi­ró a Scott como po­cas y que es­te con­vir­tió en el primer gran des­tino li­te­ra­rio y tu­rís­ti­co de Eu­ro­pa– apa­re­ce sin más. Tros­sachs sig­ni­fi­ca ‘país tos­co’ en gaé­li­co, lo que de­mues­tra su esen­cia y jus­ti­fi­ca que, des­de 2002, gran par­te de la zo­na fue­ra de­sig­na­da como el Loch Lo­mond and The Tros­sachs Na­tio­nal Park, el primer par­que na­cio­nal del país.

Igual que hi­cie­ra Scott cuan­do sus obli­ga­cio­nes de le­gu­le­yo lo tra­je­ron va­rios ve­ra­nos has­ta es­ta par­te de la “Ca­le­do­nia du­ra y sal­va­je” –como la de­fi­nió–, des­cu­bro su be­lle­za sin am­ba­ges. Si­guien­do la ca­rre­te­ra A84, el Loch Lubnaig, el primer es­la­bón de la Scot­tish Sce­nic Rou­tes, me re­ci­be en to­do su es­plen­dor. La ci­ma del Ben Le­di (879 me­tros), par­da como el lo­mo de un bi­son­te, se re­cor­ta en el cie­lo. Ha­cien­do ca­mino ha­cia el sur, me aden­tro en los do­mi­nios del Ca­me­ron Hou­se, sin du­da, el me­jor alo­ja­mien­to po­si­ble gra­cias a su res­tau­ran­te y a su cam­po de golf. Aun­que des­de el ven­ta­nal de mi ha­bi­ta­ción des­cu­bro su ver­da­de­ro lu­jo: el Loch Lo­mond, el ma­yor la­go de agua dul­ce de Gran Bre­ta­ña, des­pa­rra­mán­do­se en­tre mon­ta­ñas ma­jes­tuo­sas.

A la ma­ña­na si­guien­te, un ines­pe­ra­do cie­lo des­po­ja­do de nu­bes con­vier­te las aguas del la­go en la me­jor pis­ta de des­pe­gue de Escocia. “Des­cu­brir es­ta par­te del país a vue­lo de pá­ja­ro en un día como es­te es una ex­pe­rien­cia que no se ol­vi­da en la vida”, afir­ma ro­tun­do Eric Ma­lan, de Loch Lo­mond Sea­pla­nes, jun­to a su ae­ro­plano ama­ri­llo. A ras de tie­rra tam­po­co fal­tan al­ter­na­ti­vas: el Lo­mond es un pa­raí­so tan­to pa­ra los sen­de­ris­tas que si­guen la West High­land Way como pa­ra los apa­sio­na­dos de los pe­da­les que re­co­rren la Na­tio­nal Cy­cle Net­work Rou­te 7. De­ci­do aden­trar­me por ca­rre­te­ra has­ta la ciu­dad de Ca­llan­der, a ori­llas del río Teith. To­do aquí re­cuer­da a una de las cria­tu­ras li­te­ra­rias más fa­mo­sas de Scott: Rob Roy Ma­cG­re­gor , el Ro­bin Hood es­co­cés. Des­de Ca­llan­der, la A81ser­pen­tea y des­ve­la el Loch Ve­na­char en el ho­ri­zon­te. Al fon­do del va­lle, des­de Aber­foy­le y tras atra­ve­sar el Pa­so del Duque, lle­go al Loch Ka­tri­ne. Po­cos la­gos en Escocia son tan fa­mo­sos: aquí na­ció y em­pe­zó sus co­rre­rías Rob Roy y fue don­de Scott en­mar­có un poe­ma, La da­ma del la­go, cu­ya pu­bli­ca­ción en 1810 ba­tió to­dos los ré­cords de ven­ta en poe­sía in­gle­sa. Con es­tas obras Scott en­tro­ni­zó Escocia en la me­ca del tu­ris­mo du­ran­te el si­glo XIX. Has­ta hoy. En el em­bar­ca­de­ro, el bar­co Sir Wal­ter Scott ca­lien­ta mo­to­res mien­tras una nu­tri­da co­la de pa­sa­je­ros es­pe­ra pa­ra sur­car las aguas.

Tras co­no­cer dón­de se for­jó el mi­to de Rai­beart Ruadh –su nom­bre en gaé­li­co–, se ha­cía inevi­ta­ble, como tam­bién hi­cie­ra Scott, acu­dir a su úl­ti­ma mo­ra­da pa­ra mos­trar mis res­pe­tos. Su tum­ba es­tá en Balquhidder, a ori­llas del Loch Voil. Cuan­do lle­go, la luz del me­dio­día ha­ce re­lu­cir

una rosa blan­ca re­cién cor­ta­da. Dor­mi­ta so­bre la lo­sa jun­to a unas mo­ne­das. El pe­li­rro­jo high­lan­der se ha­bría echa­do unas ri­sas si le hu­bie­ran ase­gu­ra­do que, tras su muer­te, los via­je­ros de­ja­rían unas mo­ne­das al pa­sar por su tum­ba. Yo, por si las mos­cas, de­jo unas li­bras como ofren­da. Si­guien­do la ri­be­ra del Loch Doi­ne, la ca­rre­te­ri­ta mue­re a las puer­tas de una de las coor­de­na­das gas­tro­nó­mi­cas de la zo­na: el res­tau­ran­te Mo­nachy­le Mhor. Un de­li­cio­so bro­che por las tie­rras de Scott y Rob Roy, esas que aún me brin­da­rían un úl­ti­mo re­ga­lo: la ci­ma del Beinn an t-Sid­hean co­ro­na­da por la nie­bla, el bos­que ves­ti­do de do­ra­dos, ver­des y ro­jos… ¿Un tri­bu­to por las li­bras, Rob? Re­cuer­do en­ton­ces una ci­ta del li­bro Écos­se: Pie­rre, vent et lu­miè­re, de Nicolas Bou­vier: “Me ha­bían di­cho y re­di­cho que los pai­sa­jes de Escocia se en­con­tra­ban en­tre los más be­llos del mun­do, pe­ro no me ha­bían di­cho que era la luz, y no la geo­lo­gía, la que ha­cía to­do el tra­ba­jo, ilu­mi­na­ción cam­bian­te inima­gi­na­ble que en un día crea más imá­ge­nes má­gi­cas de las que el ojo pue­da ab­sor­ber”. Ya fue­ra una suer­te de su­ges­tión o uno de esos es­pe­jis­mos es­co­ce­ses, du­ran­te un ins­tan­te me pa­re­ció iden­ti­fi­car en la la­de­ra dos fi­gu­ras fa­mi­lia­res: la pri­me­ra, con el kilt de los mon­ta­ra­ces y un bo­ne­te azul do­man­do una ca­be­lle­ra ber­me­ja, as­cen­día como un ga­mo la pen­dien­te; la otra, co­ji­tran­ca pe­ro con pa­so fir­me, le se­guía jun­to a un bull te­rrier. Un se­gun­do, un gui­ño lu­mi­no­so, y las dos fi­gu­ras fue­ron en­gu­lli­das por un su­da­rio de nie­bla. Así es Escocia, rea­lis­mo má­gi­co, una de­li­cio­sa en­so­ña­ción no­ve­les­ca.

MÁS QUE UN HO­GAR Has­ta la mí­ti­ca Ab­bots­ford lle­gan mi­les de via­je­ros con el ob­je­ti­vo de pa­sar un ra­to en las es­tan­cias don­de Scott per­ge­ñó al­gu­nas de sus obras.

PUEN­TE A OTRA ÉPO­CA La es­pec­ta­cu­lar na­tu­ra­le­za, los puen­tes an­ti­guos y los edi­fi­cios his­tó­ri­cos han con­ver­ti­do a la ciu­dad de Peebles, en Scot­tish Bor­ders, en una de las po­bla­cio­nes del sur de Escocia más vi­si­ta­das de­bi­do a su cer­ca­nía con la fron­te­ra in­gle­sa.

IVAN­HOE, LA NO­VE­LA QUE ENAMO­RÓ A HOLLY­WOOD Co­rría el ve­rano de 1819 cuan­do, del es­cri­to­rio de Scott en Ab­bots­ford, sa­lía un ma­nus­cri­to ca­mino de la im­pren­ta. Él no lo sa­bía aún, pe­ro esa no­ve­la lo en­tro­ni­za­ría en la his­to­ria de la li­te­ra­tu­ra. ¿El tí­tu­lo? Ivan­hoe. Una In­gla­te­rra con­vul­sa y apa­sio­nan­te sir­ve de es­ce­na­rio pa­ra las cui­tas de ca­ba­lle­ros cru­za­dos, be­llas da­mas como Rebeca, com­plots y tor­neos… to­do es­tá en es­ta jo­ya de la li­te­ra­tu­ra que el ci­ne adap­ta­ría con éxi­to en 1952 ba­jo la di­rec­ción de Ri­chard Thor­pe y con Eli­sa­beth Tay­lor y Joan Fon­tai­ne como pro­ta­go­nis­tas.

Is­la de Mull

Oban C a n al de l No

rte

Is­la de Arran Loch Ka­tri­na

Loch Lo­mond & Tros­sachs Na­tio­nal Park

Gree­nock e d l y C d e i o u ar E s t

Stran­raer

Tum­ba de Rob Roy

Ca­llan­der

Pais­ley

Kil­mar­nock Par­que Fo­res­tal Ga­llo­way

Crieff

Stir­ling

Fal­kirk

Perth

Edim­bur­go

Li­vings­ton

Dum­fries

Dun­dee

Cu­par

Kirk­caldy

Peebles

Ha­wick

Car­lis­le

Ar­broath

St. An­drews Es­tua­rio del Forth Par­que Fo­res­tal Kiel­der

Ha­wick Par­que Fo­res­tal Nor­hum­ber­land

Hex­ham

Aln­wick

Escocia

Cas­ca­das de Do­chart Mar del Nor­te To­rre Smailholm

Glas­gow R í o C y d

e

l

Ab­bots­ford R ío T w

e d Mar de las Hé­bri­das

ers ord B Los Tra­quair Hou­se Aba­día de Mel­rou­se OCÉANO ATLÁN­TI­CO

Ir­lan­da

In­gla­te­rra

New­castleSun­der­land

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.