El Atlas

Si has es­ta­do en los pubs de mo­da de Fez, si Ma­rra­kech te ha se­du­ci­do con su pla­za Ja­maa el Fna, si has pa­sea­do por los afran­ce­sa­dos bu­le­va­res de Ca­sa­blan­ca, si ya es­tás enamo­ra­do irre­me­dia­ble­men­te de Ma­rrue­cos pe­ro si­gues pi­dién­do­le al­go más al país o, s

Conde Nast Traveler (Spain) - - SUMARIO - Tex­to y fo­tos: Ser­gio Martínez.

Un Ma­rrue­cos di­fe­ren­te, al vo­lan­te de un to­do­te­rreno y por pis­tas de tie­rra ro­dea­das de des­fi­la­de­ros.

EL MA­RRUE­COS MÁS CO­NO­CI­DO, EL MÁS tu­rís­ti­co, tie­ne po­co o na­da que ver con nues­tra ru­ta: un re­co­rri­do de una se­ma­na en el que atra­ve­sa­re­mos va­lles dig­nos de los mis­mí­si­mos Pi­ri­neos y des­cu­bri­re­mos mon­ta­ñas ro­jas que per­te­ne­cen a la cor­di­lle­ra del fa­moE so Atlas. Con­du­ci­re­mos al­gu­nas pis­tas de­li­mi­ta­das por des­fi­la­de­ros que cor­tan la res­pi­ra­ción e in­ven­ta­re­mos nues­tro pro­pio ca­mino en lla­nu­ras tan ex­ten­sas que dan un nue­vo sen­ti­do a la pa­la­bra ho­ri­zon­te o li­ber­tad. Sin ol­vi­dar los oa­sis, pin­ta­dos en me­dio de la tie­rra más ári­da, desafian­do unas con­di­cio­nes hos­ti­les don­de la vida nos sor­pren­de abrién­do­se pa­so. Tra­yec­tos que com­par­ten el an­ti­guo tra­za­do del Rally París–Da­kar.

HAS­TA BOUL­MA­NE DA­DES. La aven­tu­ra em­pie­za en Ma­rra­kesh, ciu­dad que se­rá pun­to de par­ti­da y me­ta de nues­tra ru­ta. Es­ta es, qui­zás, la eta­pa me­nos sor­pren­den­te por­que gran par­te de ella dis­cu­rre por ca­rre­te­ra. Pe­ro si te­ne­mos un po­co de pa­cien­cia, en­se­gui­da po­dre­mos aban­do­nar el pa­vi­men­to y em­pe­zar a com­pro­bar la ca­pa­ci­dad del Toua­reg 4.2 v8 tdi 4mo­tion en esas pis­tas de tie­rra que nos irán guian­do –no sin al­gún que otro so­bre­sal­to– a tra­vés del Atlas has­ta Bou­malne Da­des, an­ti­guo em­pla­za­mien­to tras­hu­man­te que hoy es una pe­que­ña lo­ca­li­dad si­tua­da en me­dio del de­sier­to. Ade­más, nues­tro guía nos sor­pren­dió con la di­fi­cul­tad aña­di­da de con­du­cir cam­po a tra­vés pa­ra pro­bar de lo que eran ca­pa­ces nues­tros co­ches en unas subidas y ba­ja­das im­po­si­bles pa­ra cual­quier otro ti­po de vehícu­lo.

LAS GAR­GAN­TAS DEL DA­DES Y DEL TODRA. Aquí es don­de em­pe­za­re­mos real­men­te a dar­nos cuen­ta de por qué va­le la pe­na es­te via­je. Es en es­te tra­mo don­de Ma­rrue­cos nos va mos­tran­do tí­mi­da­men­te, al prin­ci­pio, y a gran­des bo­ca­na­das, des­pués, sus in­creí­bles te­so­ros na­tu­ra­les. Aban­do­na­re­mos po­co a po­co el as­fal­to pa­ra aden­trar­nos en ca­ño­nes di­bu­ja­dos a pla­cer por los ríos y ador­na­dos por una abun­dan­te ve­ge­ta­ción ca­si tro­pi­cal has­ta lle­gar a la gar­gan­ta del Da­des. Un ca­ñón de una pro­fun­di­dad in­creí­ble que nos abra­za pa­ra guiar­nos, ser­pen­tean­do, has­ta su pun­to más al­to y así po­der pre­su­mir de su ma­jes­tuo­si­dad con una de esas vis­tas que qui­tan el hi­po. El pai­sa­je que nos re­ga­lan las pu­pi­las tie­ne una luz y un co­lor

que so­lo se en­cuen­tran en Áfri­ca y que des­cu­brie­ron una pa­le­ta nue­va al mis­mí­si­mo Mo­net. Los ro­jos y na­ran­jas de su are­na y sus ro­cas per­fi­lan el ho­ri­zon­te y re­cor­tan el cie­lo. Y te de­jan con la sen­sa­ción de que­rer más, de aban­do­nar­te a los ca­pri­chos del ca­mino y de­jar­te lle­var. Sim­ple­men­te quie­res con­du­cir tu Toua­reg 4.2 v8 tdi 4mo­tion en ca­da una de las su­per­fi­cies que el te­rreno te ofre­ce. Por­que a es­tas al­tu­ras sa­bes que no hay lí­mi­tes y que el es­ce­na­rio te atra­pa y tú tan so­lo tie­nes que dis­fru­tar­lo. An­tes de fi­na­li­zar es­ta eta­pa del re­co­rri­do, otra gar­gan­ta, la del Todra, nos aco­ge e im­pre­sio­na con su pro­fun­di­dad to­tal­men­te ver­ti­cal y con un mi­cro­cli­ma fres­co y hú­me­do de­bi­do al cau­dal del agua de su río. La úni­ca pe­ga es que es el si­tio en don­de más tu­ris­tas con­ver­gen de to­da nues­tra ru­ta. Pe­ro es un pre­cio muy pe­que­ño a pa­gar por el pri­vi­le­gio de con­tem­plar un lu­gar tan im­pac­tan­te y es­pec­ta­cu­lar. DE BOUL­MA­NE DA­DES A OUAR­ZA­ZA­TE. Con el can­san­cio acu­mu­la­do del ter­cer día –agra­va­do por el ma­dru­gón–, pe­ro con la sa­tis­fac­ción de es­tar ha­cien­do al­go in­creí­ble, nos dis­po­ne­mos a pro­se­guir la mar­cha. Ma­rrue­cos no es­tá dis­pues­to a dar­nos una tre­gua y nos es­pe­ra un día du­ro de via­je don­de la ca­rre­te­ra ape­nas se to­ca tan­gen­cial­men­te. Pa­ra lle­gar a Ne­kob de­be­mos pa­sar por un ti­po de pai­sa­je con el que no nos ha­bía­mos tro­pe­za­do has­ta el mo­men­to: he­mos de atra­ve­sar las mon­ta­ñas ro­co­sas de Je­bel Sar­ho, que for­man un es­ce­na­rio vol­cá­ni­co pro­pio de las Ca­na­rias. Un pai­sa­je abrup­to de ro­cas afi­la­das que es­con­de o mues­tra a vo­lun­tad las pis­tas por don­de de­be­mos con­du­cir, ha­cién­do­nos bai­lar con nues­tros vehícu­los con la pre­sen­cia con­ti­nua a nues­tro la­do de des­fi­la­de­ros que cor­tan la res­pi­ra­ción. Des­pués de una li­ge­ra pa­ra­da en Ne­kob, nos di­ri­gi­mos ha­cia la ci­ne­ma­to­grá­fi­ca ciu­dad de Ouar­za­za­te a tra­vés del va­lle del Draa: una tie­rra ári­da, yer­ma, don­de los pue­blos que se dis­po­nen a ca­da uno de los la­dos se le­van­tan mi­mé­ti­cos, cons­trui­dos con la mis­ma are­na ar­ci­llo­sa que les nie­ga el ali­men­to. Pa­ra la gen­te que vi­ve aquí, el río y la ve­ge­ta­ción de sus ori­llas es esen­cial pa­ra so­bre­vi­vir. En me­dio de un pa­ra­je tan de­sola­dor, las pal­me­ras que acom­pa­ñan al río en su ca­mino se dis­po­nen como un oa­sis de cien­tos de ki­ló­me­tros que ire­mos bor­dean­do o atra­ve­san­do se­gún mar­que la ho­ja de ru­ta.

UN FI­NAL DE PE­LÍ­CU­LA. Nues­tra aven­tu­ra se aca­ba pe­ro, des­pués de tan­ta di­ver­si­dad pai­sa­jís­ti­ca, Ma­rrue­cos se guar­da to­da­vía un as en la man­ga. Aban­do­na­mos la ciu­dad de Ouar­za­za­te, de­jan­do a nues­tro pa­so los es­tu­dios de ci­ne más im­por­tan­tes de Ma­rrue­cos. Es en es­ta ciu­dad don­de se ro­da­ron tí­tu­los como Star Wars, Law­ren­ce de Ara­bia o Gladiator. Así que, con es­te gla­mour que so­lo po­seen las di­vas del ci­ne, vol­ve­mos a aban­do­nar el acon­se­ja­ble as­fal­to pa­ra bus­car adre­na­li­na en el cau­ce se­co de un río que nos lle­va­rá na­da me­nos que has­ta Ait Ben Ha­du, una ciu­dad for­ti­fi­ca­da o ksar que se en­cuen­tra en un es­ta­do ex­ce­len­te y que fue de­cla­ra­da Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por la Unes­co. Ca­mi­nar en­tre sus an­gos­tas ca­lles o, in­clu­so, aden­trar­se en sus an­ti­guas vi­vien­das equi­pa­das con uten­si­lios que usa­ban sus mo­ra­do­res pri­mi­ge­nios es una de esas ex­cur­sio­nes que te tras­la­dan a otro tiem­po y que, sin du­da, te en­ri­que­cen. Con una sa­tis­fac­ción ple­na por to­do lo ex­pe­ri­men­ta­do y con las ha­bi­li­da­des de con­duc­ción más desa­rro­lla­das gra­cias al Toua­reg 4.2 v8 tdi 4mo­tion, te­ne­mos que ha­cer fren­te a la inevi­ta­ble reali­dad de que es­ta aven­tu­ra se aca­ba. Dis­fru­ta­mos de los úl­ti­mos ki­ló­me­tros que nos lle­va­rán a Ma­rra­kesh y nos des­pe­di­mos de un país, de un pai­sa­je y de un co­che que nos han de­ja­do con ga­nas de más. Con ga­nas de re­pe­tir. Con ga­nas de con­du­cir.

MIL CO­LO­RES Des­de arri­ba, en el sen­ti­do de las agu­jas del re­loj, Ma­rra­kesh; gar­gan­ta del Todra; ho­tel La Ma­mou­nia y ce­re­mo­nia del té.

EL CA­MINO A LA BE­LLE­ZA

De­re­cha, ciu­dad for­ti­fi­ca­da de Ait Ben Ha­du, Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por la Unes­co. Abajo, con­duc­ción en las gar­gan­tas del Da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.