Ci­bou­let­te

Re­fi­na­do, de ges­to ele­gan­te y ac­ti­tud re­po­sa­da, Er­nes­to Váz­quez nos con­fía los se­cre­tos de Ci­bou­let­te, su em­pre­sa de ca­te­ri­ng de lu­jo. En su fá­bri­ca de sue­ños, ha­ce de la ilu­sión una de­cla­ra­ción de amor al buen gus­to.

Conde Nast Traveler (Spain) - - SUMARIO -

Una em­pre­sa de ca­te­ri­ng que más que pla­tos cons­tru­ye sue­ños.

A las puer­tas de su res­tau­ran­te Light Hou­se, en los al­re­de­do­res de Ma­drid, nos re­ci­be Er­nes­to Váz­quez, al­ma de Ci­bou­let­te. Con una cla­se que es­tá en pe­li­gro de ex­tin­ción apun­ta: “Ro­cío fue una mu­jer ma­ra­vi­llo­sa. Me vol­ve­ría a ca­sar con ella una y otra vez”. Jun­to con su es­po­sa, y so­cia fun­da­do­ra, dis­fru­ta­ba de tem­po­ra­das en Lon­dres, don­de so­lían ade­re­zar sus co­mi­das con ci­bou­let­te (ce­bo­llino). En 1997, Ro­cío Nar­váez, Íñi­go Ra­mí­rez y él fun­dan la em­pre­sa de ca­te­ri­ng que hoy es re­fe­ren­cia del sec­tor. Váz­quez sin­te­ti­za: “Fue un trío per­fec­to con una di­vi­sión sen­ci­lla. Ni si­quie­ra du­ran­te la en­fer­me­dad de Ro­cío con­si­de­ra­mos la op­ción de de­jar­lo. Es­te es su le­ga­do. Ci­bou­let­te es

una fi­lo­so­fía que se iden­ti­fi­ca con sus clien­tes. Nues­tra me­jor pu­bli­ci­dad es ha­cer bien el tra­ba­jo”. Pa­ra él, que pro­ce­día del mun­do fi­nan­cie­ro, su­pu­so un cam­bio ra­di­cal. “De la ban­ca al ban­que­te”, son­ríe. ¿Quién apues­ta por Ci­bou­let­te? “Nues­tros clien­tes tie­nen un al­to po­der ad­qui­si­ti­vo y se mue­ven ya en la dé­ca­da de los cin­cuen­ta. Cer­ca de un 50% vi­ve fue­ra de Es­pa­ña. Ce­le­bran bau­ti­zos, pe­di­das de mano y has­ta di­vor­cios. Los que se ca­san en se­gun­das nup­cias pa­re­cen más re­la­ja­dos. Tra­ta­mos de res­pe­tar sus ideas, da­do que lo que es­tá en jue­go es su ilu­sión. La hon­ra­dez es nues­tra fi­lo­so­fía. Siem­pre les de­ci­mos que la me­jor épo­ca pa­ra ca­sar­se es, sin du­da, en tem­po­ra­da baja”. ¿Lo más ex­tra­va­gan­te? “Ocu­rrió en el ho­tel Vi­lla Pa­dier­na: un cóc­tel nup­cial pa­ra 1.500 per­so­nas de un fa­mi­liar del rey de Ara­bia Sau­dí. Los ru­sos tam­bién sue­len pre­fe­rir un gran des­plie­gue de me­dios, como las ca­ce­rías. En el otro ex­tre­mo, lo más aus­te­ro sue­len ser even­tos pa­ra ONG y fun­da­cio­nes que ha­ce­mos sin fi­nes lu­cra­ti­vos, y de un mo­do com­ple­ta­men­te anó­ni­mo”. Mien­tras pa­sea­mos por uno de los sa­lo­nes del es­pa­cio Light Hou­se, que fir­ma el Gru­po Tra­ga­luz, ase­gu­ra ser un gran via­je­ro: “Sue­lo fi­jar­me en el ser­vi­cio, la pre­sen­ta­ción y ca­li­dad de la co­ci­na. Me gus­ta la ho­nes­ti­dad, na­da de más­ca­ras. Ado­ro la ca­de­na de ho­te­les Aman y Small Lu­xury Hotels of the World. Es­tán re­ple­tos de de­ta­lles que en­tran por la vis­ta, por el ol­fa­to y el tac­to”. Er­nes­to es un fé­rreo de­fen­sor de la mar­ca Es­pa­ña: “Nues­tro país es lí­der en la ex­por­ta­ción de fut­bo­lis­tas y co­ci­ne­ros. Te­ne­mos que po­ner en va­lor nues­tra cul­tu­ra. Por ejem­plo, aquí una co­pa tie­ne un va­lor aña­di­do úni­co: los hie­los, la for­ma del va­so, la pre­sen­ta­ción..., en otros paí­ses de Eu­ro­pa se pa­ga a un al­to pre­cio la ca­li­dad mí­ni­ma de nues­tras barras. Nos en­can­ta fes­te­jar­lo to­do, y eso va en nues­tros ge­nes”.

Arri­ba, Er­nes­to Váz­quez en Light Hou­se. A la de­re­cha , tar­tar de fru­ta con li­ma y hier­ba­bue­na. Abajo, de­ta­lles del sa­lón de Light Hou­se, a las afue­ras de Ma­drid.

A la iz­quier­da, me­sas pre­pa­ra­das pa­ra uno de los ban­que­tes de Ci­bou­let­te. Abajo, de­ta­lles de la de­co­ra­ción de Light Hou­se, un es­pa­cio que fir­ma el Gru­po Tra­ga­luz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.