Lu­ga­res y pre­cios

Conde Nast Traveler (Spain) - - SUMARIO -

Vie­na

Ar­te Bus­ca los pe­que­ños es­pa­cios al­re­de­dor de Es­chen­bach­gas­se, en el dis­tri­to 1, y cer­ca de Schleif­mühl­gas­se, en el cuar­to, don­de la Georg Kargl Ga­llery fue pio­ne­ra. Echa un vis­ta­zo al Pa­la­cio de In­vierno y al 21er Haus (Mu­seum of Twen­tieth Cen­tury Art), un es­pec­ta­cu­lar pa­be­llón de los años 50 cer­ca de los jar­di­nes Belvedere. Ca­fe­te­rías al­ter­na­ti­vas Nuevos hí­bri­dos es­tán sur­gien­do en es­ta ciu­dad tan li­ga­da a la cul­tu­ra de los ca­fés. Ve al Phil, en Gum­pen­dor­fer, pa­ra li­bros y mú­si­ca; Das Mö­bel pa­ra en­con­trar di­se­ño de in­te­rio­res muy fres­co; Rad­la­ger pa­ra bi­ci­cle­tas de ca­rre­ra ita­lia­nas res­tau­ra­das y pa­ra to­mar un es­pres­so de ca­fe­te­ra Fae­ma de 1960. En el ve­rano pa­sa­do, tres ami­gos abrie­ron Sneak In pa­ra sa­tis­fac­ción de los adic­tos al run­ning y de los en­tre­na­do­res per­so­na­les. Ofre­ce una mez­cla di­fí­cil de en­con­trar, con di­se­ños de Y-3, Ran­som y Fi­lling Pie­ces, en un am­bien­te de ca­fe­te­ría de­sen­fa­da­da con DJ. Pa­ra to­mar al­go Em­pe­zar a fa­bri­car ese es­can­da­lo­so an­ti­con­ge­lan­te de la dé­ca­da de los 80 fue lo que me­jor le pu­do su­ce­der al vino aus­tria­co. Ya que aho­ra, con el tiem­po, el vino ha tor­na­do en ex­ce­len­te –no so­lo los blan­cos, sino que los tintos tie­nen ga­rra tam­bién–. Y es que Vie­na es una ciu­dad ro­dea­da de vi­ñe­dos. Georg Grohs, de la bodega Wie­nin­ger, me di­ce: “la tra­di­ción dic­ta que se de­be­rían be­ber jó­ve­nes, pe­ro aho­ra nues­tros vi­nos son me­jo­res, por lo que se les de­be per­mi­tir ma­du­rar”. Prué­ba­los en Un­ger und Klein, Julius Meinl y Zum Gs­chupftn Ferdl, o ve un día de vi­si­ta a la pro­pia bodega de la vi­ña Wei­nin­ger. Pa­ra dis­fru­tar de cóc­te­les, Ro­ber­to’s Ame­ri­can Bar prac­ti­ca los clá­si­cos; pa­ra los nuevos bre­ba­jes, prue­ba el bar clan­des­tino Puff, en un an­ti­guo bur­del; o lf Dogs Run Free pa­ra to­mar un Da­mas­co Sour (ron y car­da­mo­mo). Lo me­jor pa­ra te­ner unas in­creí­bles vis­tas: el bar Le Loft en el So­fi­tel y Bloom en el Ho­tel La­mée, fren­te a San Esteban. Y el bar del Me­liá, los 58 pi­sos de al­tu­ra con el Da­nu­bio de fon­do son per­fec­tos pa­ra fu­mar y be­ber, in­clu­so una cer­ve­za. Dón­de com­prar La ma­de­ja de ca­lle­jue­las de­trás del Ba­rrio de los Mu­seos, en el sex­to y sép­ti­mo dis­tri­to, pa­re­ce idea­da pa­ra ir con cal­ma. Sop­hie Po­llak abrió We Bandits en Theo­bald­gas­se en 2012, don­de al­ma­ce­na eti­que­tas es­can­di­na­vas, aus­tria­cas y de Co­rea del Sur, y alo­ja es­pa­cios pop-ups en una an­ti­gua sa­la de bai­le cer­ca­na. “Los di­se­ña­do­res co­rea­nos son muy di­ver­ti­dos y no tie­nen mie­do al co­lor”, di­ce Po­llak. Yo me enamo­ré de una ca­mi­sa con el di­se­ño de una es­tre­lla que, cuan­do te acer­ca­bas, se trans­for­ma­ba en un zo­rro fu­man­do una pi­pa. Al la­do es­tá Fein­koch, un nue­vo con­cep­to de­li don­de se com­pra una

tar­je­ta con una re­ce­ta y lue­go vas re­co­gien­do to­dos los in­gre­dien­tes ne­ce­sa­rios pa­ra ela­bo­rar­la. Otros pun­tos des­ta­ca­dos son Die Se­lle­rie, en Burg­gas­se, pa­ra com­prar pá­ja­ros de ma­de­ra, tar­je­tas de vi­si­ta y ador­nos de pa­pel, y la ga­le­ría Him­beer & So­da, pa­ra for­ni­tu­ra de di­se­ño.

Ca­mino Ku­mano

Al día si­guien­te tu­ve la suer­te de que me acom­pa­ña­ra otro ya­ma­bus­hi, Sei­ro Iku­ma, en la eta­pa rei­na: un as­cen­so has­ta los 840 me­tros pa­ra aca­bar ca­si al ni­vel del mar en Ko­gu­chi. Sei­ro se pre­sen­tó muy tem­prano, dis­pues­to a con­tar­me le­yen­das y anéc­do­tas de Ku­mano. Iba pro­vis­to del ho­ra­gai, una ca­ra­co­la ma­ri­na que uti­li­zan en la mon­ta­ña a mo­do de ins­tru­men­to de viento pa­ra dar avi­so de la ubi­ca­ción. Es­tá­ba­mos ca­mi­nan­do jun­to al cur­so de un río, don­de pie­dras y to­co­nes apa­re­cían cu­bier­tos de mus­go. Era una par­te del ca­mino con ten­den­cia a la hi­pér­bo­le, a la pro­sa fa­ci­lo­na. Más aún cuan­do Sei­ro co­men­zó a en­to­nar un Ka­ke­nem­but­su –un ti­po de ora­ción can­ta­da– con la es­pe­ran­za de que le acom­pa­ña­ra. Can­tá­ba­mos en las subidas pa­ra dar­nos áni­mos, a vi­va voz: “San­ge san­ge / rok­kon sho­jo ”. Cua­tro es­ca­lo­nes o cua­tro pa­sos por ca­da ver­so, uno lan­za­ba el pri­me­ro y el otro re­pli­ca­ba con el se­gun­do. En el primer ver­so re­cuer­das a tu fa­mi­lia y an­ces­tros, en una suer­te de con­fe­sión per­so­nal. En el se­gun­do, bus­cas la pu­ri­fi­ca­ción de las seis par­tes en las que di­vi­den el cuer­po: vis­ta, ol­fa­to, oí­do, tac­to, gus­to y la con­cien­cia o el co­ra­zón. Pa­sa­mos jun­to a las rui­nas de an­ti­guas ha­ta­go –po­sa­das o ca­sas de té– y en ca­da una de ellas Sei­ro me ex­pli­ca­ba una his­to­ria. Las po­sa­das uti­li­za­ban di­ver­sos tru­cos pa­ra atraer a los via­je­ros: cuan­do veían en la le­ja­nía a los pe­re­gri­nos em­pe­za­ban a co­ci­nar mo­chis –pas­te­les de arroz– y po­nían agua a her­vir pa­ra te­ner el té lis­to a su pa­so. Una de las fra­ses re­cu­rren­tes era: “Te­ne­mos to­fu, el ba­ño es­tá lis­to”, o ase­gu­ra­ban que el su­yo era el úl­ti­mo es­ta­ble­ci­mien­to de la ru­ta. En esa eta­pa lle­gó a ha­ber has­ta diez ha­ta­go en ape­nas un par de ki­ló­me­tros. La com­pe­ten­cia era fe­roz. Los dia­rios de los via­je­ros de­cían que eran lu­ga­res muy hos­pi­ta­la­rios pe­ro que, en oca­sio­nes, de­bi­do a que los mo­nos y los cier­vos ha­bían in­va­di­do el huer­to, so­lo po­dían ofre­cer he­le­chos se­cos pa­ra co­mer. El día aca­bó con el me­re­ci­do pre­mio que la du­re­za de la eta­pa re­cla­ma­ba, el alo­ja­mien­to en una de las lo­ca­li­da­des de ape­lli­do On­sen. La de más re­cien­te crea­ción, con ape­nas me­dio si­glo, es Wa­ta­ze On­sen con su fa­mo­so ro­ten­bu­ro – on­sen al ai­re li­bre–. Los ba­ños en pe­que­ñas pis­ci­nas en el in­te­rior del río dan fa­ma a Ka­wa­yu On­sen, pe­ro yo me que­dé con los 1.800 años de his­to­ria de la pe­que­ña lo­ca- li­dad de Yu­no­mi­ne On­sen y su ba­ño Tsu­bo­yu, que por ser tes­ti­go del pa­so de los pe­re­gri­nos des­de ha­ce un mi­le­nio es­tá re­co­no­ci­do como Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad. En el ryo­kan Ya­ma­ne, Osa­mu y Mi­ya­ko me pre­pa­ra­ron una ce­na a ba­se de arroz y ver­du­ras co­ci­na­das con agua del on­sen : “En Tsu­bo­yu te has pu­ri­fi­ca­do por fue­ra y con es­tos ali­men­tos lo ha­rás por den­tro”, me di­je­ron. Pa­ra el úl­ti­mo día en ru­ta ha­bía re­suel­to su­bir al Hyak­ken-gu­ra, el lu­gar que mi­ra ha­cia las 3.600 mon­ta­ñas. No son tan­tas en reali­dad, pe­ro en­fren­te de mí se abría la mis­ma vis­ta que tie­nen los pe­re­gri­nos de Ku­mano des­de ha­ce más de mil años.

In­for­ma­ción so­bre los es­ta­ble­ci­mien­tos. El pre­cio de los res­tau­ran­tes es orien­ta­ti­vo y no in­clu­ye la be­bi­da. En los ho­te­les, el pre­cio co­rres­pon­de al de una ha­bi­ta­ción do­ble en tem­po­ra­da baja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.