Edi­to­rial

AMA­RRA­DA A UNA MAN­TA ELÉC­TRI­CA, RO­DEA­DA DE ME­DI­CI­NAS, CON UN hu­mor de pe­rros y la sen­sa­ción de que nun­ca vol­ve­ré a re­co­brar el sen­ti­do del gus­to. Con es­te pa­no­ra­ma, lo úni­co que me de­vuel­ve la son­ri­sa es pen­sar en pró­xi­mos via­jes. De­jo vo­lar la men­te pa­ra

Conde Nast Traveler (Spain) - - SUMARIO - SAN­DRA DEL RÍO Di­rec­to­ra

AA­ca­bo de vol­ver del ca­mino de Ku­mano, la ru­ta pe­re­gri­na de Ja­pón, la úni­ca, con el ca­mino de San­tia­go, de­cla­ra­da Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad. He es­ta­do en bos­ques má­gi­cos y pe­que­ños tem­plos, he cru­za­do arro­yos y ríos, me he ba­ña­do en pis­ci­nas de pie­dra en me­dio de es­ta na­tu­ra­le­za enig­má­ti­ca en la que te en­cuen­tras con gen­te que, como yo, cree en el po­der de las emo­cio­nes y de la ora­ción. Pa­ra sor­tear la ho­ra fe­bril que se fil­tra en­tre el día y la no­che me he re­ser­va­do un via­je al Mé­doc, el chic he­cho bo­de­gas. Pa­sean­do en­tre vi­ñas ilu­mi­na­das por el sol soy ca­paz de en­ten­der por qué al­gu­nos vi­sio­na­rios con es­ti­lo de­jan sus ciu­da­des y se mon­tan una vida de en­vi­dia tra­ban­do la­zos de amor y tra­ba­jo con la tie­rra. La ele­gan­cia de es­tos pai­sa­jes me per­mi­te pa­sar de los pa­ñi­tos fríos que, ha­ce dos días, eran par­te del tra­ta­mien­to. Los tu­bi­tos de la me­si­lla me ob­ser­van como pe­que­ños tó­tems de­di­ca­dos a apla­car la ira de la epi­de­mia, pe­ro mi vo­lun­tad va di­rec­ta al re­por­ta­je de­di­ca­do a sir Wal­ter Scott y su Escocia mí­ti­ca, per­so­na­jes, como Rob Roy, que de­fen­dió sus do­mi­nios con la de­ter­mi­na­ción de los hé­roes. Soy ca­paz de sen­tir el ai­re de los va­lles y, más allá, ver los cas­ti­llos, los ríos y el mar le­jano y bra­vo, in­fi­ni­ta es­te­la pla­tea­da. La fuer­za de Escocia me ani­ma mu­cho, no­to las de­fen­sas abrién­do­se pa­so en­tre tos y es­tor­nu­dos. Me re­ser­vo Fi­li­pi­nas pa­ra es­ta no­che, cuan­do to­dos duer­men me­nos yo. Sus is­las, pa­raí­sos le­ja­nos, es­pe­ran­do nues­tra vi­si­ta. Sus spas, lu­jo e in­dul­gen­cia. Se­gu­ro que con es­te via­je so­ña­ré como un be­bé, acu­na­da por la bri­sa de pal­me­ras y el ca­rác­ter ama­ble y aco­ge­dor de los fi­li­pi­nos. De­jo pa­ra ma­ña­na Vie­na y su nue­va ener­gía crea­ti­va, y el ‘Es­pe­cial Cru­ce­ros’, con las no­ve­da­des de esos bar­cos pre­pa­ra­dos pa­ra ir por ma­res y ríos con una bue­na do­sis de fe­li­ci­dad y di­ver­sión a bor­do. He de­ci­di­do su­bir las per­sia­nas y ver qué tal pin­ta la tar­de. He abier­to mi iPad pa­ra es­tu­diar los pro­nós­ti­cos del tiem­po en va­rios pun­tos del glo­bo. De aquí a le­van­tar el te­lé­fono y ce­rrar un via­je, dos es­tor­nu­dos. Es­pe­ro que los úl­ti­mos del in­vierno, por­que si no es­toy en mo­vi­mien­to, ya lo veis, soy po­qui­ta co­sa. El mun­do es mi ali­men­to y mi me­di­ci­na. Bueno, y vis­to lo vis­to, aña­di­ré al equi­pa­je –so­lo por las du­das– una ca­ja de vi­ta­mi­na C.

SO­MOS DE RÉ­CORD Es­pa­ña ce­rró el 2014 con 65 mi­llo­nes de tu­ris­tas in­ter­na­cio­na­les. Eso su­po­ne 4,3 mi­llo­nes más que el año an­te­rior. Lo me­jor es que las pre­vi­sio­nes pa­ra 2015 son su­pe­rio­res y, por fin, cre­ce­rá el tu­ris­mo na­cio­nal.

“El que lee mu­cho y an­da mu­cho, ve mu­cho y sa­be mu­cho”.

Mi­guel de Cer­van­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.