El cru­ce­ro ‘gas­tro-tecno’

Ro­yal Ca­rib­bean cam­bia las re­glas en al­ta mar con el Quan­tum of the Seas.

Conde Nast Traveler (Spain) - - INFORME CRUCEROS -

HA­CE AL­GU­NOS AÑOS TU­VE LA opor­tu­ni­dad de asis­tir a la inau­gu­ra­ción del bar­co de cru­ce­ros más gran­de del mun­do jun­to a Ro­yal Ca­rib­bean. Un fes­ti­val de co­mi­da, be­bi­da y di­ver­sión por el Ca­ri­be del que no re­cuer­do muy bien el re­co­rri­do, pe­ro del que no he po­di­do ol­vi­dar la ca­li­dad de los es­pec­tácu­los, los bai­les has­ta ho­ras in­tem­pes­ti­vas en sus ba­res y dis­co­te­cas y esa fa­ci­li­dad pa­ra te­ner siem­pre co­mi­da a mi al­can­ce en un bar­co en el que se alo­jan más de 6.000 per­so­nas. Cua­tro años más tar­de, vol­ví a ser ten­ta­da con la opor­tu­ni­dad de des­cu­brir, po­cos días des­pués de su bo­ta­du­ra, un nue­vo bar­co de la com­pa­ñía: par­ti­ría de Sout­ham­pton (Gran Bre­ta­ña) ha­cia nin­gu­na par­te, y me pro­me­tían una ex­pe­rien­cia igual de in­ten­sa y pe­cu­liar. ¿Pe­ro que po­dría su­pe­rar al bar­co más gran­de? ¿Qué po­dría ha­ber pa­sa­do en es­te tiem­po que cam­bia­se las re­glas del jue­go de los cru­ce­ros? Las res­pues­tas las des­cu­brí a bor­do del Quan­tum of the Seas, un bar­co ul­tra­tec­no­ló­gi­co en el que la gas­tro­no­mía es­tá a la al­tu­ra del fer­vor foo­die exi­gi­ble hoy en día en el mun­do del via­je. Pa­ra apro­ve­char al má­xi­mo las 48 ho­ras a bor­do de es­te nue­vo bar­co, que ya en 2015 rea­li­za de for­ma ha­bi­tual el re­co­rri­do Nue­va York-Baha­mas o Ca­ri­be, so­lo de­bía se­guir una se­rie de sencillas re­glas.

Mi primer ob­je­ti­vo a bor­do del Quan­tum of the Seas no iba a ser ati­bo­rrar­me en su buf­fet li­bre [ Re­gla nº 1 ] –ya que el bar­co aban­do­na esa idea tra­di­cio­nal de me­sa asig­na­da en un gran co­me­dor co­mún y pre­sen­ta el pro­gra­ma Dy­na­mic Di­ning: cin­co res­tau­ran­tes (sin re­car­go) de co­ci­na di­fe­ren­te pa­ra va­riar ca­da­no­che­deam­bien­tey­de­sa­bo­res­si­se­de­sea–,si­no­que­de­bía en­car­gar­me de ir a la ca­za del chef[ Re­gla­nº 2 ], te­nía que in­ten­tar pro­bar los otros sie­te res­tau­ran­tes de es­pe­cia­li­dad cu­ya gas­tro­no­mía lle­va la fir­ma de va­rios re­co­no­ci­dos co­ci­ne­ros a ni­vel mun­dial, como el te­le­vi­si­vo Ja­mie Oli­ver, Mi­chael Sch­wartz o Devin Ale­xan­der.

Era opor­tuno con­tra­rres­tar mi ape­ti­to cre­cien­te con ac­ti­vi­da­des fí­si­cas [ Re­gla nº 3 ], y de­jar a un la­do el Sout­hern Com­fort & co­la pa­ra ex­pe­ri­men­tar la des­car­ga de adre­na­li­na que pro­vo­ca prac­ti­car pa­ra­cai­dis­mo con el mar Cél­ti­co ba­jo mis pies, ¿o ten­dría que de­cir ba­jo mi cuer­po “cur­va­do pe­ro re­la­ja­do”? Sin du­da no hay na­da com­pa­ra­ble a es­ta ac­ti­vi­dad en al­ta mar. Si no eres tan atre­vi­do como pa­ra de­jar­te ‘flo­tar’ por

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.