Apos­tar por el fu­tu­ro

MSC Cru­ce­ros tra­ba­ja en dos nuevos pro­to­ti­pos de bar­co, pe­ro tam­bién se es­tá en­car­gan­do de re­no­var sus na­ves clá­si­cas.

Conde Nast Traveler (Spain) - - INFORME CRUCEROS -

“En­tra­mos en una nue­va fa­se, yo di­ría que en una fa­se adul­ta”, así re­su­me Gian­ni Ono­ra­to, con­se­je­ro de­le­ga­do de MSC, los pro­yec­tos de fu­tu­ro en los que es­tá em­bar­ca­da la com­pa­ñía de cru­ce­ros. Por­que, se­gún cuen­ta, fue­ron pio­ne­ros en cons­truir el con­cep­to de las cua­tro ex­pe­rien­cias: “El Yacht­Club, di­ri­gi­do a un ti­po de clien­te ex­clu­si­vo; jus­to un ni­vel por de­ba­jo es­ta­ría la ex­pe­rien­cia Au­rea, que in­clu­ye alo­ja­mien­to pre­mium y tra­ta­mien­tos de bie­nes­tar; des­pués­laex­pe­rien­cia­fan­tás­ti­ca,pa­ra­un­clien

ex­per­to que quie­re es­co­ger su pro­pio ca­ma­ro­te en un lu­gar es­pe­cí­fi­co de la na­ve o ele­gir una me­sa con­cre­ta en el res­tau­ran­te, y la ex­pe­rien­cia bá­si­ca, pa­ra nuevos cru­ce­ris- tas y a un pre­cio ac­ce­si­ble”. Pe­ro aho­ra MSC Cru­ce­ros ha que­ri­do ir un pa­so más allá, por lo que ha pues­to en mar­cha el pro­gra­ma Re­na­ci­mien­to (con el que re­con­ver­ti­rán­las­na­ves­tra­di­cio­na

de su cla­se Li­ri­ca). Ya, a fi­na­les del año pa­sa­do, pre­sen­ta­ron un ‘nue­vo’ y am­plia­do MSCAr­mo­nia, un bar­co don­de, en pa­la­bras de Gian­ni Ono­ra­to, “pue­des co­mer tran­qui­lo y ser ser­vi­do, en el que el Au­ra Spa se ha equi­pa­do con es­pa­cios ex­clu­si­vos y don­de los ni­ños cuen­tan con zo­nas seg­men­ta­das por eda­des y pa­ra las que se ha pe­di­do el ase­so­ra­mien­to de pe­da­go­gos, in­clui­da una sa­la de jue­gos LE­GO ”. El con­se­je­ro de­le­ga­do tam­bién ha­bla de có­mo han apos­ta­do por las is­las Ca­na­rias y Ma­rrue­cos en el iti­ne­ra­rio de es­ta na­ve. Las otras dos ini­cia­ti­vas de MSC con­sis­ten en la cons­truc­ción de dos pro­to­ti­pos de bar­co. Tal y como ex­pli­ca Ono­ra­to: “Uno des­ti­na­do al uso du­ran­te to­do el año, con pis­ci­na cu­bier­ta y con mu­chas no- ve­da­des que ire­mos des­cu­brien­do es­te año, y otro al que lla­ma­mos ‘la na­ve bal­nea­rio’, con más tum­bo­nas pa­ra to­mar el sol, con una gran ave­ni­da que ro­dea to­da la na­ve de ca­si 650 me­tros pla­ga­da de lo­ca­les y de res­tau­ran­tes, con par­te in­ter­na y ex­ter­na, y con el atrac­ti­vo de es­tar muy cer­ca del mar, con lo que se tie­ne la im­pre­sión de es­tar ca­si den­tro del agua. En de­fi­ni­ti­va, dos na­ves di­fe­ren­tes; una mul­ti­usos, pa­ra to­das las es­ta­cio­nes y otra que via­ja­rá en bus­ca del sol: en ve­rano en el Me­di­te­rrá­neo y en in­vierno en Su­da­mé­ri­ca y el Ca­ri­be”.

Una no­ve­dad es que el Yacht Club es­ta­rá en to­das las na­ves. “Con me­jo­ras, ob­via­men­te –pun­tua­li­za el con­se­je­ro de­le­ga­do–, por­que cuan­do ha­ces al­go por se­gun­da vez lo ha­ces me­jor: las ca­bi­nas se­rán más gran­des y he­mos con­ser­va­do el mis­mo nú­me­ro de ca­ma­ro­tes pa­ra man­te­ner la ex­clu­si­vi­dad, ha­brá cier­tos res­tau­ran­tes en la zo­na, ha­brá una pis­ci­na pro­pia y un gran tea­tro pa­ra dis­fru­tar de los es­pec­tácu­los”.

Iz­quier­da., MSC Yacht Club. Arri­ba, Gian­ni Ono­ra­to, con­se­je­ro de­le­ga­do de MSC. Abajo, MSC Splen­di­da y vida a bor­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.