SUBE A BOR­DO EN BAR­CE­LO­NA

Conde Nast Traveler (Spain) - - INFORME CRUCEROS -

El Quan­tum of the Seas rea­li­za­rá un via­je épi­co de ca­si dos me­ses: el Quan­tum Glo­bal Odys­sey, que cru­za­rá el Atlán­ti­co, el Me­di­te­rrá­neo, el Gol­fo Pér­si­co y el Ín­di­co. Se po­drá rea­li­zar en­te­ro o cual­quie­ra de sus seis tra­ve­sías (de 3 a 16 no­ches). La se­gun­da tra­ve­sía par­ti­rá des­de el puer­to de Bar­ce­lo­na el 13 de ma­yo.

el mo­ni­tor den­tro del si­mu­la­dor Ri­pCord by iFly, no hay pro­ble­ma: pa­ra te­ner unas vis­tas tam­bién es­pec­ta­cu­la­res y de 360º siem­pre po­drás su­bir­te al North Star, una grúa en for­ma de cáp­su­la que as­cien­de len­ta­men­te ca­si 100 me­tros so­bre el ni­vel del mar. El res­to de no­ve­da­des del Quan­tum of the Sea me con­du­ce inevi­ta­ble­men­te a la si­guien­te re­gla [ Re­gla nº 4 ], la de com­por­tar­se de la for­ma más pue­ril po­si­ble. Lo que pa­sa en un cru­ce­ro se que­da en un cru­ce­ro, así que no te aver­güen­ces de mon­tar con tu pa­re­ja en los di­ver­ti­dos co­ches de cho­que o de to­mar­te un pe­rri­to ca­lien­tee­nSeaP­le­xDo­gHou­seou­naham­bur

con pa­ta­tas fri­tas o aros de ce­bo­lla al más pu­ro es­ti­lo yan­kee en Johnny Roc­kets.

Cuan­do lle­ga la no­che, lle­ga la ho­ra de vol­ver a com­por­tar­se como un adul­to, pe­ro como un adul­to del si­glo XXI, lo que quie­re de­cir: siem­pre ro­dea­do de tec­no­lo­gía pun­ta [ Re­gla­nº5 ].Y no es­ta­mos ha­blan­do de wi­fi de al­ta ve­lo­ci­dad a bor­do, ni de lle­var una pul­se­ra con la que ac­ce­der a la ha­bi­ta­ción y ha­cer los car­gos a la tar­je­ta, ni si­quie­ra de ha­cer un pre- chec­king on­li­ne que fa­ci­li­ta un em­bar­que ex­prés en diez mi­nu­tos sin te­ner que su­frir la te­mi­da fac­tu­ra­ción, que tam­bién, sino de ro­bots que pre­pa­ran cóc­te­les y del sis­te­ma Vis­ta­ra­ma, ins­ta­la­do en el Two70º, que trans­for­ma los enor­mes ven­ta­na­les pro­yec­tan­do so­bre ellos cual­quier es­ce­na real o ima­gi­na­ria, de mo­do que se crea una su­per­fi­cie de 30 me­tros de an­cho en el que las pro­duc­cio­nes y es­pec­tácu­los ad­quie­ren otra di­men­sión. Los cru­ce­ris­tas más clá­si­cos no de­ben preo­cu­par­se, siem­pre po­drán acu­dir al Ro­yal Thea­ter a dis­fru­tar del mu­si­cal de Broad­way tan­tas ve­ces pre­mia­do Mam­ma Mia! — Mar­ta Sahe­li­ces

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.