GEOR­GIA DE LA MANO DEL BO­DE­GUE­RO SAN­TIA­GO VI­VAN­CO

Conde Nast Traveler (Spain) - - DESCUBRIMOS -

San­tia­go Vi­van­co, di­rec­tor del Mu­seo de la Cul­tu­ra del Vino y de la Fun­da­ción Di­nas­tía Vi­van­co –fa­mi­lia bo­de­gue­ra de Brio­nes, La Rio­ja–, re­ci­bió el en­car­go por par­te del Go­bierno de Geor­gia de ase­so­rar­les en la ubi­ca­ción y el desa­rro­llo del fu­tu­ro Mu­seo del Vino de Geor­gia. De es­te país, cu­na del vino ha­ce 8.000 años, le sor­pren­die­ron sus bo­de­gas, sus pai­sa­jes mon­ta­ño­sos y la ca­pi­tal. ”¿Sa­bías que a Geor­gia tam­bién la lla­ma­ron Ibe­ria los grie­gos?, ¿que de­no­mi­nan al vino, gvino, y se pronuncia igual que en es­pa­ñol? o ¿que exis­ten pa­la­bras idén­ti­cas al eus­ke­ra, con­fir­man­do el ori­gen cau­cá­si­co de am­bas len­guas?”, nos co­men­ta­ba el bo­de­gue­ro con quien ha­bla­mos pa­ra co­no­cer su re­cien­te ex­pe­rien­cia en es­te país. Es­tas son sus re­co­men­da­cio­nes pa­ra co­no­cer­lo me­jor:

“Geor­gia me re­sul­tó un via­je a la his­to­ria”, nos co­men­ta­ba el di­rec­tor de las Bo­de­gas Di­nas­tía Vi­van­co. “Un au­tén­ti­co dis­fru­te pa­ra los sen­ti­dos y los pa­la­da­res más exi­gen­tes. Es to­da una ex­pe­rien­cia sen­tar­se an­te una me­sa tí­pi­ca de co­mi­da geor­gia­na. Me sor­pren­dió el ho­rror va­cui a la ho­ra de mon­tar las me­sas. No dejan ni un hueco sin una fuen­te, plato o pla­ti­llo. Nun­ca fal­tan sus pa­nes ama­sa­dos con que­so, las ver­du­ras (es ri­ca en huer­ta; des­ta­ca­ría el to­ma­te), que­sos de di­fe­ren­tes va­rie­da­des, le­che, miel pu­ra, fru­tas (la gra­na­da es una de sus fa­vo­ri­tas y ela­bo­ran con ella sal­sas que acom­pa­ñan a la car­ne), pes­ca­dos de río y de mar (po­seen cos­ta en el Mar Ne­gro). Tam­po­co fal­ta el cor­de­ro, el po­llo y el co­chi­ni­llo (son los úni­cos en Eu­ro­pa que co­men, co­mo no­so­tros, co­chi­ni­llo asa­do). No hay pri­me­ros ni se­gun­dos pla­tos. To­dos a la vez. Y el vino. El pro­duc­to más que­ri­do de es­te país. Se sien­ten or­gu­llo­sos de ser el lu­gar don­de es­ta be­bi­da uni­ver­sal co­men­zó en pleno Neo­lí­ti­co. Y lo sa­ben be­ber. Tam­bién les apa­sio­na el can­to. Ra­ra es la co­mi­da o la ce­na en la que no en­to­nan vie­jas can­cio­nes que ha­blan del pa­sa­do, del amor o del tra­ba­jo dia­rio. Yo me sen­tía es­tar en mi tie­rra y en­tre ami­gos a más de 5.000 km de dis­tan­cia. La re­gión que recomiendo vi­si­tar pa­ra co­no­cer sus vi­nos es Ka­je­tia, en el no­res­te del país, a dos ho­ras en co­che de Tbi­li­si, y en las es­tri­ba­cio­nes de esa mu­ra­lla per­fec­ta y pre­cio­sa que con­for­ma la cor­di­lle­ra del Cáu­ca­so. Mon­ta­ñas que lle­gan a los 5.000 m. La pro­xi­mi­dad de la cor­di­lle­ra ha­ce que la tie­rra sea muy fér­til y abun­den los ríos y po­zos del des­hie­lo. Pe­ro a la vez, es una zo­na ári­da y con es­ca­sas llu­vias, lo que fa­vo­re­ce el cul­ti­vo de vi­des de ca li­dad, tan­to tin­tas co­mo blan­cas. En es­ta re­gión se es­tán me­jo­ran­do las bo­de­gas, se han crea­do ho­te­les con en­can­to y res­tau­ran­tes. (Bid Travel; bid­tra­vel.es or­ga­ni­za un tour de cin­co días: Tbi­li­si, Mts­je­ta, Kaz­be­gi, y re­gión de Ka­je­ti des­de 995€/pers. con alo­ja­mien­tos, desa­yuno, trans­por­te, en­tra­das a mu­seos y guía en es­pa­ñol).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.