FOR­MEN­TE­RA: SIN­GU­LAR Y NA­TU­RAL

Conde Nast Traveler (Spain) - - ESCAPADAS -

Des­em­bar­car en la is­la es si­nó­ni­mo de cal­ma. For­men­te­ra sig­ni­fi­ca cam­biar de prio­ri­da­des, de­jar atrás el aje­treo de las ciu­da­des, la ve­lo­ci­dad del día a día y acep­tar un rit­mo di­fe­ren­te. La más me­ri­dio­nal de las Ba­lea­res, con ma­yor su­per­fi­cie de cos­ta en pro­por­ción a su te­rri­to­rio, tie­ne unas

pla­yas que emo­cio­nan y de­li­cio­sos rin­co­nes. Ol­ví­da­te de to­do me­nos del mar, la luz y la sal. Es­ta sen­sa­ción pri­vi­le­gia­da de vi­vir sin pri­sas se mul­ti­pli­ca si la co­no­ces a pie o en bi­ci­cle­ta. Así po­drás ac­ce­der a lu­ga­res im­per­cep­ti­bles des­de la ca­rre­te­ra, apre­ciar la is­la des­de otro án­gu­lo y co­no­cer la For­men­te­ra más na­tu­ral y ge­nui­na de la ma­ne­ra más res­pe­tuo­sa.

RU­TAS VER­DES, UNA IS­LA QUE NO SE ACA­BA

Hay quien de­fi­ne For­men­te­ra co­mo una is­la pe­que­ña que se re­co­rre en co­che en una so­la ma­ña­na. Pe­ro si has pa­seaR do por sus sen­de­ros, te has 'de­ja­do per­der' por sus ca­mi­nos y has vis­to el pai­sa­je a rit­mo de pe­da­leo, sa­brás que en reali­dad es una is­la que nun­ca se aca­ba. Es­ta For­men­te­ra in­fi­ni­ta es­tá co­nec­ta­da a tra­vés de sus re­cién es­tre­na­das 32 ru­tas ver­des, ca­mi­nos en­tre­la­za­dos que su­man más de 100 km, la ma­yo­ría de ellos ac­ce­si­bles en bi­ci­cle­ta. Es­tos re­co­rri­dos te con­du­cen a las ex­cep­cio­na­les pla­yas de

la is­la co­mo Ille­tes o Ca­vall d'en Bo­rràs, sin­gu­la­res por sus aguas cris­ta­li­nas que pa­re­cen pis­ci­nas na­tu­ra­les. Re­co­rre el ca­mino de Es Brolls, que bor­dea la gran la­gu­na de agua sa­la­da co­no­ci­da co­mo Es­tany Pu­dent, un lu­gar úni­co, há­bi­tat de fla­men­cos, gar­zas reales y ána­des. Su­mér­ge­te en su pai­sa­je ru­ral: cam­pos de cul­ti­vo de se­cano, la ma­yo­ría des­ti­na­dos al au­to­con­su­mo de las fa­mi­lias lo­ca­les que los cul­ti­van; las hi­gue­ras apun­ta­la­das ca­rac­te­rís­ti­cas del pai­sa­je for­men­te­rés, cu­ya fun­ción es crear pe­que­ños es­pa­cios de som­bra pa­ra el ga­na­do; las tra­di­cio­na­les pa­re­des de pie­dra se­ca... Por mo­men­tos, en el al­ti­plano de La Mo­la o en Es

Cap de Bar­ba­ria ten­drás la sen­sa­ción de que el tiem­po se ha de­te­ni­do. Pe­ro For­men­te­ra tam­bién es pa­tri­mo­nio, to­rres de vi­gi­lan­cia, igle­sias y fa­ros. Pa­re­ce que la ima­gen de un pai­sa­je ca­si de­sér­ti­co, una ca­rre­te­ra va­cía y es­tre­cha, el fa­ro le­jano en el cen­tro y el azul del mar al fon­do for­man par­te del ima­gi­na­rio ci­ne­ma­to­grá­fi­co co­lec­ti­vo. El pro­ta­go­nis­ta de es­ta es­ce­na es el fa­ro de Es Cap de Bar­ba­ria, en el ex­tre­mo sud­oes­te de la is­la.

PA­RA DIS­FRU­TAR EN FA­MI­LIA

Re­co­no­ci­da por Uni­cef co­mo Ciu­dad Ami­ga de la In­fan­cia, es el des­tino de unas inol­vi­da­bles va­ca­cio­nes con ni­ños. Una tí­pi­ca cons­truc­ción is­le­ña en­cla­va­da en la Re­ser­va Na­tu­ral de Las Sa­li­nas, una ca­si­ta ru­ral en el cam­po o un alo­ja­mien­to en uno de los di­fe­ren­tes nú­cleos ur­ba­nos, a no más de 20 mi­nu­tos en co­che del pun­to más ale­ja­do de la is­la, te da­rán la ven­ta­ja de prac­ti­car to­do ti­po de ac­ti­vi­da­des. Des­de tran­qui­los pa­seos en bi­ci­cle­ta por las dis­tin­tas ru­tas ci­clo­tu­rís­ti­cas has­ta ex­cur­sio­nes por los in­nu­me­ra­bles ca­mi­nos rurales, pa­san­do por vi­si­tas al am­plio pa­tri­mo­nio cul­tu­ral re­par­ti­do por to­da la is­la. O si lo pre­fie­res, de­dí­ca­te a prac­ti­car ac­ti­vi­da­des acuá­ti­cas co­mo wind­surf, padd­le­surf, ka­ya­co sub­ma­ri­nis­mo. Sin ol­vi­dar que tam­bién pue­des re­la­jar­te en las idí­li­cas pla­yas de are­na blan­ca y ca­li­tas con aguas trans­pa­ren­tes. En primavera la is­la ofre­ce su me­jor as­pec­to pa­ra dis­fru­tar de su mag­ní­fi­ca luz e in­creí­ble co­lor. Le­jos de la ma­si­fi­ca­ción de tem­po­ra­da, una pues­ta de sol o una mi­ra­da al cie­lo y al mar se con­vier­ten en un es­pec­tácu­lo úni­co que jus­ti­fi­ca una vi­si­ta a la is­la. Ade­más, la ofer­ta de tu­ris­mo activo la con­vier­te en el lu­gar per­fec­to pa­ra com­bi­nar de­por­te y ac­ti­vi­da­des te­rres­tres con otras en las que el pro­ta­go­nis­ta es el mar.

NO TE LO PIER­DAS

Es­te año, el fir­ma­men­to gas­tro­nó­mi­co de Ba­lea­res tie­ne una nue­va es­tre­lla Mi­che­lin, la pri­me­ra pa­ra la res­tau­ra­ción pi­tiu­sa. El restaurante Can Da­ni (ca­rre­te­ra de la Mo­la, 8,5 km), ob­tu­vo es­te re­co­no­ci­mien­to a su co­ci­na de raíz que mi­ma el pro­duc­to lo­cal y de ca­li­dad. No te va­yas sin pro­bar la tra­di­cio­nal y re­fres­can­te en­sa­la­da pa­ye­sa de peix sec. Es­te pes­ca­do se se­ca al sol pa­ra con­ser­var­lo con una téc­ni­ca tra­di­cio­nal que usa­ban an­ta­ño los pes­ca­do­res. Pa­ra co­no­cer es­te pro­ce­so un lu­gar es­pe­cial es To­rrent de S'Al­ga. En sus va­ra­de­ros los pes­ca­do­res res­guar­dan sus pe­que­ñas em­bar­ca­cio­nes del mar y la llu­via. Tam­po­co te ol­vi­des de se­llar tu pa­sa­por­te vir­tual mien­tras re­co­rres la is­la en For­men­te­ra Pass­port, una apli­ca­ción pa­ra smartp­ho­nes. En www.for­men­te­ra.es te po­drás des­car­gar las au­dio­guías (en 7 idio­mas) y co­no­cer el pa­tri­mo­nio cul­tu­ral y las 150 op­cio­nes de alo­ja­mien­to (ho­te­les, hos­ta­les, vi­vien­das tu­rís­ti­cas y apar­ta­men­tos) de la is­la.

Arri­ba, las pla­yas de Ille­tes, per­fec­tas pa­ra ir con ni­ños.

A la de­re­cha, una de las más de 150 op­cio­nes de alo­ja­mien­to.

Aba­jo, el restaurante Can Da­ni.

Ade­más, del 8 al 10 de ma­yo tie­ne lu­gar For­men­te­ra Film (for­me­te­ra­film.com) un fes­ti­val in­ter­na­cio­nal de cor­to­me­tra­jes, do­cu­men­ta­les y ví­deoar­te; y los dos pri­me­ros fi­nes de se­ma­na, los me­jo­res

de los Fi­nes de Se­ma­na Gas­tro­nó­mi­cos.

Arri­ba, las tí­pi­cas hi­gue­ras

apun­ta­la­das del pai­sa­je rús­ti­co de la is­la. A la iz­quier­da, ka­yak en­tre­las ex­tra­ñas­for­mas­ro­co­sas de la idí­li­ca Punta Pe­dre­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.