Con la be­lle­za en los ta­lo­nes

Cuan­to ma­yo­res son las expectativas más di­fí­cil es que se cum­plan los sue­ños. Es­ta zo­na de gran­des es­cri­to­res que des­cu­brie­ron allí el ideal de be­lle­za en lo que a pla­yas se re­fie­re. No im­por­ta lo que ha­yas ima­gi­na­do. Ten­drás que pe­lliz­car­te pa­ra com­pro­ba

Conde Nast Traveler (Spain) - - SUMARIO -

A ve­ces nues­tras expectativas pue­den ju­gar con nues­tros de­seos. Creía­mos co­no­cer lo me­jor de Tai­lan­dia y de re­pen­te... lle­ga Kra­bi con su as­pec­to idí­li­co y esa cos­ta de en­sue­ño. En un lu­gar don­de los es­cri­to­res en­cuen­tran a sus mu­sas uno so­lo pue­de es­pe­rar pla­yas que no son de es­te mun­do. Sí, es­to es un sue­ño. Sim­ple­men­te ví­ve­lo.

CCOINCIDÍ EN EL VUE­LO de Bang­kok a Kra­bi con una jo­ven nor­te­ame­ri­ca­na que iba le­yen­do The Beach, la no­ve­la de Alex Gar­land que ins­pi­ró, en el año 2000, la pe­lí­cu­la de Danny Boy­le pro­ta­go­ni­za­da por Leonardo DiCa­prio. Es­ta­ba tan en­fras­ca­da en la lec­tu­ra que ape­nas le­van­tó la mi­ra­da del li­bro. So­lo cuan­do ate­rri­za­mos des­cu­brió que yo me sen­ta­ba a su la­do y me con­tó que vo­la­ba a Kra­bi con la in­ten­ción de na­ve­gar a las is­las Phi Phi, es­ce­na­rio de “la pla­ya per­fec­ta” de The Beach. Re­cor­dé la pe­lí­cu­la, con unos tra­fi­can­tes de dro­ga muy vio­len­tos, unos cuan­tos hip­pies (en­tre ellos un mo­chi­le­ro so­ña­dor, Leonardo DiCa­prio), un ma­pa secreto y una pla­ya que, se­gún se ru­mo­rea­ba, era la más be­lla del mun­do. La pe­lí­cu­la ya que­da le­jos, pe­ro en un via­je an­te­rior pu­de com­pro­bar que la pla­ya de Maya, en una de las is­las de Ko Phi Phi, si­gue sien­do un mi­to en­tre los via­je­ros, co­mo lo prue­ban las mu­chas em­bar­ca­cio­nes que allí lle­gan ca­da día, pro­ce­den­tes de Kra­bi o de la más lejana is­la de Phu­ket. –Es­pe­ro que no te de­cep­cio­ne– le avi­sé. –¿Por qué ha­bría de ha­cer­lo?– se sor­pren­dió. He vis­to fo­tos y me pa­re­ce que son ma­ra­vi­llo­sas.

Me li­mi­té a de­cir­le que cuan­to ma­yo­res son las expectativas, más di­fí­cil es que se cum­plan los sue­ños. Bus­can­do com­pli­ci­dad li­te­ra­ria, me per­mi­tí aña­dir una fra­se de Paul The­roux: “Bas­ta con que un lu­gar ad­quie­ra la repu­tación de pa­raí­so pa­ra que no tar­de en con­ver­tir­se en un in­fierno”. Su­pon­go que a la chi­ca no le gus­tó mi pa­pel de agua­fies­tas, hi­zo un ges­to de con­tra­rie­dad y no vol­vió a di­ri­gir­me la pa­la­bra. To­da­vía re­cuer­do có­mo se ale­ja­ba ca­mi­nan­do por el ae­ro­puer­to de Kra­bi, con un ves­ti­do de al­go­dón con flo­res es­tam­pa­das, san­da­lias hip­pies, mochila a la es­pal­da, el li­bro de The Beach en una mano y la ca­be­za lle­na de pa­raí­sos so­ña­dos.

La pe­que­ña ciu­dad de Kra­bi, con sus tuk-tuks, sus mu­chos ba­res y res­tau­ran­tes y su ani­ma­do mer­ca­do nocturno no es­ta­ba mal, pe­ro yo no ha­bía ido a Kra­bi pa­ra de­jar­me ten­tar por la vi­da ur­ba­na, sino pa­ra fun­dir­me con el pai­sa­je de sus al­re­de­do­res: ma­jes­tuo­sos pi­la­res de ca­li­za, lar­gas pla­yas de are­na, pal­me­ra­les, man­gla­res la­be­rín­ti­cos e is­las de en­sue­ño que se di­rían sur­gi­das de un mun­do oní­ri­co.

El ho­tel don­de me ins­ta­lé, el Tub­kaak, a unos po­cos ki­ló­me­tros de la ciu­dad, te­nía el su­fi­cien­te en­can­to pa­ra no te­ner ga­nas de ir más allá. Lu­jo asiá­ti­co, bun­ga­lows es­con­di­dos en­tre la ve­ge­ta­ción, va­rias pis­ci­nas, un ser­vi­cio de son­ri­sa per­ma­nen­te, un restaurante jun­to al mar, ma­sa­jes ca­pa­ces de trans­por­tar­te a las mil y una no­ches y una pre­cio­sa pla­ya de are­na.

Se es­ta­ba bien hol­ga­za­nean­do en el Tub­kaak, pe­ro era cons­cien­te de que uno no via­ja a Tai­lan­dia pa­ra en­ce­rrar­se en el ho­tel. Em­pe­cé ha­cien­do ka­yak por Ao Tha­la­ne y la is­la de Koh Hong, una pe­que­ña ma­ra­vi­lla, pa­ra des­pla­zar­me des­pués al tem­plo de la cueva del ti­gre, Tham Sua Wat, a ocho ki­ló­me­tros de la ciu­dad.

Cuen­tan en Kra­bi que en la cueva del tem­plo, si­tua­da en la ba­se de un al­to pi­lar de ca­li­za,

vi­vía un ti­gre que les te­nía ate­rro­ri­za­dos. Hoy, por suer­te, so­lo que­da una es­cul­tu­ra del ti­gre an­te la que fo­to­gra­fiar­se. El te­rror, sin em­bar­go, per­ma­ne­ce en for­ma de 1.237 es­ca­lo­nes que suben has­ta lo más al­to. A pe­sar de to­do, son mu­chos los vi­si­tan­tes que desafían el es­fuer­zo, y el in­cor­dio per­se­ve­ran­te de los mo­nos, pa­ra lle­gar a la ci­ma y con­tem­plar, ade­más del gran Bu­da sen­ta­do ro­dea­do de an­te­nas, las vis­tas es­pec­ta­cu­la­res que con­fir­man que la pro­vin­cia de Kra­bi, abier­ta al mar, es un lu­gar pri­vi­le­gia­do.

No muy le­jos, la pla­ya de Ao Nang, po­bla­da de ur­ba­ni­za­cio­nes y de pen­sio­nes, es un buen ape­ri­ti­vo pa­ra aden­trar­se en los en­can­tos ma­ri­ne­ros de Kra­bi. La pla­ya es de fi­na are­na, pe­ro me­re­ce la pe­na al­qui­lar una lan­cha de po­pa lar­ga, un long tail boat, pa­ra vi­si­tar al­gu­nas de las is­las de la bahía.

Los dos pi­la­res me­lli­zos de ca­si 100 me­tros que ejer­cen de símbolo de Kra­bi, Khao Kha­nap Nam, apa­re­cie­ron tras re­mon­tar el río Kra­bi y de­jar atrás los man­gla­res. Se en­cuen­tran a 15 mi­nu­tos del mue­lle de Chao Fa, allí hay una cueva en la que, se­gún di­cen, se en­con­tra­ron ca­dá­ve­res de pes­ca­do­res que, al pa­re­cer, fe­ne­cie­ron por una inun­da­ción. Un pa­seo por la cer­ca­na is­la de Koh Klang, la más pró­xi­ma a la ciu­dad, me per­mi­tió dis­fru­tar del en­can­to lo­cal, na­ve­gar en­tre man­gla­res, ad­mi­rar las ca­sas so­bre pi­la­res, pa­sear en­tre cam­pos de arroz y sa­bo­rear un pes­ca­do con un sa­bor inequí­vo­ca­men­te thai: es­pe­cias y le­che de co­co.

A par­tir de aquí el via­je pa­re­ció en­trar en otra di­men­sión, en es­pe­cial cuan­do el long tail boat me lle­vó has­ta una de las pla­yas de Rai Leh, o de Rai­lay, que de las dos ma­ne­ras he vis­to es­cri­to el nom­bre de es­ta pe­nín­su­la con vo­ca­ción de is­la a la que so­lo pue­de lle­gar­se por mar.

Des­em­bar­car en la pla­ya de Ph­ra Nang, en la pe­nín­su­la de Rai Leh, in­vi­ta a re­te­ner la res­pi­ra­ción y a pe­lliz­car­se unas cuan­tas ve­ces pa­ra con­ven­cer­se de que lo que es­tás vien­do es real. No en vano es­ta­mos en una de las pla­yas más be­llas del mun­do. En ella to­do pa­re­ce es­tar en su si­tio: el am­plio are­nal, las pal­me­ras que le cu­bren las es­pal­das, los acan­ti­la­dos de ca­li­za ru­go­sa, la is­la ver­ti­cal que hay jus­to en me­dio, el agua cla­ra y la cueva de la prin­ce­sa, que se abre en un ex­tre­mo de la pla­ya.

Tham Ph­ra Nang, o la cueva de la prin­ce­sa, es un pe­que­ño san­tua­rio si­tua­do al pie de un acan­ti­la­do que pa­re­ce des­ga­rrar­se en la ba­se pa­ra aco­ger­lo en su seno. En el in­te­rior hay, ade­más de flo­res, ve­las y ba­rri­tas de sán­da­lo, mu­chos fa­los de ma­de­ra. Cuen­ta la le­yen­da que allí vi­vió la mu­jer de un pes­ca­dor fa­lle­ci­do en al­ta mar. Otra ver­sión más ima­gi­na­ti­va, sin em­bar­go, apun­ta que en la cueva vi­vía el fan­tas­ma de una mu­jer in­dia que pe­re­ció en un nau­fra­gio. En cual­quier ca­so, los lin­gams, o fa­los, aso­cia­dos a la fer­ti­li­dad, sue­len ser una ofren­da a la dio­sa Shi­va. Sea cuál sea la ver­dad, la cueva si­gue allí, jun­to a la pla­ya, co­mo un san­tua­rio pa­ra lo­ca­les y una atrac­ción pa­ra tu­ris­tas, que sue­len ha­cer­se di­ver­ti­das fo­tos po­san­do jun­to a los enor­mes lin­gams.

A un pa­so de la pla­ya se en­cuen­tra uno de esos ho­te­les maravillosos que sue­len dar­se en Tai­lan­dia, el Ra­ya­va­dee, con am­plios bun­ga­lows ca­mu­fla­dos en el pal­me­ral, una gran pis­ci­na y un restaurante con en­can­to si­tua­do en una cueva (es­ta sin lin­gams y sin fan­tas­mas). Más allá de la pla­ya de Ph­ra Nang se en­cuen­tra otra, la de Rai Leh West, con más are­na y más ho­te­les. Al otro la­do del ist­mo que ocu­pa el Ra­ya­va­dee se en­cuen­tra Rai Leh East, la pla­ya más fa­mo­sa en­tre los mo­chi­le­ros.

Aun­que la pla­ya West es me­jor pa­ra na­dar, los afi­cio­na­dos al ries­go se in­cli­nan por la pla­ya East, que cuen­ta con unos acan­ti­la­dos que atraen a es­ca­la­do­res de to­do el mun­do. Los pri­me­ros en lle­gar, en los años ochen­ta, fue­ron los mo­chi­le­ros fran­ce­ses, y des­de en­ton­ces se han abier­to más de 100 vías de es­ca­la­da en la pa­red ver­ti­cal. La pla­ya, sin em­bar­go, des­apa­re­ce en cuan­to ba­ja la ma­rea y se con­vier­te en un ba­rri­zal.

A es­ta zo­na de Tai­lan­dia uno va pa­ra fun­dir­se con el pai­sa­je de sus al­re­de­do­res: ma­jes­tuo­sos pi­la­res de ca­li­za, lar­gas pla­yas de are­na, pal­me­ra­les, man­gla­res la­be­rín­ti­cos

e is­las de en­sue­ño.

Allí se en­cuen­tra la bahía de Maya, “la pla­ya per­fec­ta”, la que sir­vió de ins­pi­ra­ción y lu­gar de ro­da­je pa­ra la pe­lí­cu­la que pro­ta­go­ni­zó el ac­tor Leonardo DiCa­prio.

The Beach con­vir­tió la zo­na en un lu­gar de pe­re­gri­na­ción.

Otro pun­to a fa­vor de Rai Leh East son los nu­me­ro­sos ba­res, res­tau­ran­tes y pen­sio­nes de am­bien­te al­ter­na­ti­vo. Al­gu­nos de los ba­res es­tán sus­pen­di­dos so­bre el agua, con pla­ta­for­mas de ma­de­ra fo­rra­das de col­cho­ne­tas y co­ji­nes don­de se pue­de con­tem­plar la lu­na en po­si­ción ho­ri­zon­tal. El úl­ti­mo de los ba­res, que ostenta el nom­bre re­dun­dan­te de The Last Bar, es un buen lu­gar pa­ra ten­der­se al atar­de­cer mien­tras se sa­bo­rea una be­bi­da re­fres­can­te.

Co­mo no soy muy da­do a la es­ca­la­da, op­té por su­bir por el ca­mino en cues­ta de uno de los pi­la­res que dominan la pla­ya has­ta un mi­ra­dor si­tua­do a unos 160 me­tros de al­tu­ra. La vis­ta des­de allí, con el ist­mo do­mi­na­do por el pal­me­ral del Ra­ya­va­dee y los ar­cos de are­na de las pla­yas, es de en­sue­ño.

En el sen­de­ro que lle­va al mi­ra­dor un in­di­ca­dor apun­ta al ca­mino a una la­gu­na se­cre­ta, si­tua­da en lo más hon­do del co­ra­zón del pi­lar, que re­ci­be el nom­bre de la­gu­na de la Prin­ce­sa. Me­re­ce la pe­na des­viar­se, de­sa­fian­do el ba­rro y la ver­ti­ca­li­dad, por un ca­mino so­lo ap­to pa­ra in­tré­pi­dos que cuen­ta en al­gu­nos tra­mos con cuer­das fi­jas y es­ca­lo­nes. El pre­mio pa­ra los osa­dos con­sis­te en lle­gar a una im­pre­sio­nan­te la­gu­na azu­la­da, ro­dea­da de al­tos acan­ti­la­dos y flan­quea­da por cuevas. Aquí vuel­ve a apa­re­cer la le­yen­da de la prin­ce­sa, en un am­bien­te que re­cuer­da a los es­ce­na­rios de la pe­lí­cu­la Ava­tar. Los mo­chi­le­ros que se atre­ven a pa­sar la no­che en las mis­te­rio­sas cuevas, es­pe­cial­men­te cuan­do hay lu­na lle­na, ase­gu­ran ha­ber vis­to su fan­tas­ma, lo que no sor­pren­de en un am­bien­te irreal co­mo es­te.

Tras ex­ta­siar­me an­te la be­lle­za enig­má­ti­ca de la la­gu­na de la Prin­ce­sa, era mo­men­to de re­gre­sar al mun­do ex­te­rior y em­bar­car­me de nue­vo pa­ra ex­plo­rar las mu­chas is­las que hay cer­ca de Kra­bi. Las Phi Phi son las más fa­mo­sas del en­torno, si­tua­das a un par de ho­ras. “¿Quién sa­be?”, pen­sé, “¿qui­zás allí vol­ve­ría a ver a la jo­ven del avión?”

La pri­me­ra es­ca­la fue en la is­la Bam­bú, una de las seis que for­man el ar­chi­pié­la­go de las Phi Phi, un es­ce­na­rio per­fec­to pa­ra la na­ta­ción, el sub­ma­ri­nis­mo y las fo­tos de pa­raí­sos ho­mo­lo­ga­dos. Allí em­pe­cé a in­tuir có­mo son los au­tén­ti­cos lu­ga­res idí­li­cos de es­ta par­te de Tai­lan­dia. La is­la es pe­que­ña, pe­ro con una pla­ya de are­na blan­quí­si­ma que se funde con el azul tur­que­sa del mar.

Las dos is­las más fa­mo­sas de las Phi Phi son Phi Phi Don, la ma­yor, y Phi Phi Leh, don­de se en­cuen­tra Maya Beach, “la pla­ya per­fec­ta” que bus­ca­ban Leonardo DiCa­prio en la pe­lí­cu­la The Beach, y la jo­ven del avión. La em­bar­ca­ción se di­ri­gió pri­me­ro a la más pe­que­ña, con un al­to an­te una cueva en la que hay un bar­co vi­kin­go di­bu­ja­do en la ro­ca. ¿Llegaron has­ta aquí los vi­kin­gos? Otro enigma pa­ra es­tas is­las.

No muy le­jos de la cueva se en­cuen­tra la es­tre­cha en­tra­da de la bahía de Maya que, en­tre acan­ti­la­dos, pre­dis­po­ne a un es­ce­na­rio de en­sue­ño que se con­fir­ma an­te la vi­sión del agua cla­ra, los pe­ces de co­lo­res y la pla­ya de are­na con un te­lón de co­co­te­ros al fon­do.

“Cuan­do fil­ma­ron The Beach, en 1998, los pro­duc­to­res cam­bia­ron la apa­rien­cia de la pla­ya, plan­tan­do pal­me­ras y mo­vien­do la are­na con bull­do­zers pa­ra dar­le un ai­re más pe­li­cu­le­ro” –me con­tó Pra­vat, un guía thai–. Hu­bo pro­tes­tas de los eco­lo­gis­tas y al fi­nal lo de­ja­ron to­do co­mo an­tes. “Pe­ro con más tu­ris­tas”, pre­ci­so. “Bueno, sí, aho­ra hay mu­chos más tu­ris­tas”, son­ríe. Las de­ce­nas de em­bar­ca­cio­nes y los cien­tos de tu­ris­tas que ha­bía en la

bahía sub­ra­ya­ban el éxi­to de la gran cam­pa­ña de pro­mo­ción que su­pu­so la pe­lí­cu­la. En­tre no­viem­bre y abril, cuan­do las olas no com­pli­can el ac­ce­so a la pla­ya, es el me­jor mo­men­to pa­ra vi­si­tar­la, pe­ro hay vi­si­tan­tes to­do el año.

Mien­tras pa­sea­ba por la pla­ya in­ten­té en­con­trar, en­tre la mul­ti­tud, a la jo­ven del avión. ¿Ha­bría lle­ga­do has­ta la pla­ya de sus sue­ños? No la vi, pe­ro no des­car­té que es­tu­vie­ra. En cual­quier ca­so, ba­ñar­se en las prís­ti­nas aguas de Maya Beach, ro­dea­do de pe­ces de co­lo­res, fue una ex­pe­rien­cia pa­ra re­cor­dar.

En Phi Phi Don, la ma­yor is­la, el pa­no­ra­ma cam­bió. Des­de el mi­ra­dor que hay en lo al­to de una de las co­li­nas pu­de con­tem­plar el ist­mo que di­bu­ja la is­la, con pla­yas a am­bos la­dos y mu­chos ba­res, tien­das y ho­te­les en me­dio. “Aquí mu­rie­ron más de mil per­so­nas por cul­pa del tsu­na­mi de 2004” –me con­tó Pra­vat–. Las olas ba­rrie­ron el ist­mo com­ple­to y arra­sa­ron con to­do. Fue te­rri­ble. Aho­ra na­die lo di­ría. Vol­vie­ron a cons­truir­lo to­do en­se­gui­da. El tsu­na­mi es una pe­sa­di­lla del pa­sa­do.El es­ce­na­rio era tan ma­ra­vi­llo­so que pa­re­cía men­ti­ra que lle­ga­ra a arra­sar aque­lla her­mo­sa is­la, pe­ro las he­me­ro­te­cas lo con­fir­man.

Tras pa­sar unos días en Phi Phi Don, me su­bí a una bar­ca rá­pi­da que en me­nos de una ho­ra me lle­vó a otra is­la fa­mo­sa pe­ga­da a la cos­ta de Tai­lan­dia y abier­ta al mar de An­da­mán, Phu­ket. Allí hay mu­chos más ho­te­les, mu­chas más tien­das y, cla­ro es­tá, mu­chos más tu­ris­tas.

De en­tre to­dos los ho­te­les de la is­la de Phu­ket, el Point Ya­mu, del Gru­po Co­mo, me­re­ce pun­to y apar­te. Es­tá si­tua­do en un lu­gar úni­co, el ca­bo Ya­mu, y cuen­ta con vis­tas de has­ta 360 gra­dos, con

pro­ta­go­nis­mo pa­ra el mar de An­da­mán y la bahía de Phang Nga, con unas es­pec­ta­cu­la­res is­las de ca­li­za don­de años atrás Ja­mes Bond, en­car­na­do en­ton­ces por el ac­tor Ro­ger Moo­re, fil­mó una de sus fa­mo­sas aven­tu­ras: El hom­bre de la pis­to­la de oro.

Des­ta­can en es­te re­sort de gran lu­jo asiá­ti­co la cui­da­da de­co­ra­ción (fir­ma­da por Pao­la Na­vo­ne, con pre­do­mi­nio de los to­nos azul y tur­que­sa), las ha­bi­ta­cio­nes de gran­des ven­ta­na­les y las sui­tes y vi­llas con pis­ci­na pri­va­da, ade­más de los ex­ce­len­tes res­tau­ran­tes (el Nahm­yaa, asiá­ti­co, y La Si­re­na, ita­liano), la exu­be­ran­te ve­ge­ta­ción, los es­plén­di­dos ma­sa­jes y una pla­ya pa­ra­di­sía­ca en la que ha­bía una ha­ma­ca muy bien si­tua­da a la que me cos­tó re­nun­ciar cuan­do aca­bó mi es­tan­cia.

Más allá de los ex­ce­sos de Pa­tong Beach, don­de se con­cen­tra el tu­ris­mo de ma­sas y la lo­cu­ra con­su­mis­ta de Phu­ket, me que­da­ba el de­seo de co­no­cer otras is­las, lo que es ca­si un vi­cio en Tai­lan­dia. Así, pues, me em­bar­qué ha­cia la pe­que­ña Rang Yai, a unos 15 mi­nu­tos de Phu­ket.

Rang Yai es una is­la pri­va­da, cu­bier­ta de co­co­te­ros, con un mar azul tur­que­sa y una are­na blan­ca que ostenta la calificación de ‘eco­tu­rís­ti­ca’. To­do lo que hay, apar­te de al­gu­nos pes­ca­do­res y cul­ti­vos de per­las, es un bar, un restaurante y unos cuan­tos bun­ga­lows de bam­bú. Fue en la puer­ta de uno de ellos don­de vol­ví a en­con­trar­me con la chi­ca del avión. –Ho­la, ¿me re­cuer­das? –la abor­dé–. Es­ta­ba sen­ta­da fren­te al bun­ga­low en ac­ti­tud in­do­len­te, tum­ba­da en una ha­ma­ca, muy bron­cea­da y con un li­bro en la mano cu­yo tí­tu­lo no al­can­cé a ver.

–Ah, sí, nos co­no­ci­mos en el avión – di­jo tras for­zar la me­mo­ria–. –¿Ya fuis­te a las is­las de Phi Phi? –Sí –di­jo sin en­tu­sias­mo–. –¿Y qué, te gus­tó “la pla­ya per­fec­ta”? Me mi­ró co­mo si es­tu­vie­ra ha­cien­do una pre­gun­ta inade­cua­da.

–Es­ta­ba de­ma­sia­do lle­na –hi­zo un mohín de fas­ti­dio–. Yo me la ima­gi­na­ba va­cía, ma­ra­vi­llo­sa, so­lo pa­ra mí.

–Ya –me reí–. El pro­ble­ma es que mu­cha gen­te tie­ne el mis­mo sue­ño al mis­mo tiem­po.

–Aho­ra es­toy bien aquí –son­rió–. Pien­so que­dar­me unos días en Rang Yai. Lo bueno de Tai­lan­dia es que siem­pre hay al­gu­na is­la ma­ra­vi­llo­sa cer­ca.

Me des­pe­dí de ella y, cuan­do ya me iba, pu­de ver que el li­bro que es­ta­ba le­yen­do te­nía una foto de Ko Tao en la por­ta­da. Co­no­cía aque­lla is­la, otra ma­ra­vi­lla tai­lan­de­sa si­tua­da más al nor­te, pe­ro me te­mía que a la chi­ca le cos­ta­ría que se la re­ser­va­ran so­lo pa­ra ella. En cual­quier ca­so, qui­zás aquel se­ría su si­guien­te des­tino, siem­pre en bus­ca de la pla­ya per­fec­ta, del lu­gar per­fec­to, del via­je per­fec­to.

TEX­TO: XA­VIER MO­RET. FO­TOS: FÉ­LIX LO­REN­ZO.

BAHÍAS DE CUEN­TO La is­la de Koh Hong, con su pla­ya de are­na, su agua trans­pa­ren­te y sus acan­ti­la­dos es­car­pa­dos, es una de las más be­llas de la re­gión de Kra­bi, en Tai­lan­dia.

LIS­TOS PA­RA FON­DEAR Is­las de en­sue­ño en la bahía de Phang Nga, en Kra­bi, el lu­gar per­fec­to pa­ra echar el an­cla.

PLA­YAS PA­RA EN­CON­TRAR­SE Un rincón del ho­tel Tub­kaak, en Kra­bi. Ca­mi­nan­do por la pla­ya de la is­la de Koh Hong con lo más ade­cua­do pa­ra es­ta zo­na, ro­pa có­mo­da, no se ne­ce­si­ta na­da más.

IS­LA ECO TU­RÍS­TI­CA Is­la de Rang Yai, cer­ca de Phu­ket, a unos 15 mi­nu­tos en bar­ca. Es una is­la pri­va­da en la que se res­pe­ta el me­dioam­bien­te.

LU­JO ASIÁ­TI­CO Una de la ca­ba­ñas con pis­ci­na de pe­lí­cu­la del Ho­tel Tub­kaak, en Kra­bi. Aba­jo, ima­gen de la pis­ci­na y par­te del equi­po del ho­tel Point Ya­mu By Co­mo, en Phu­ket.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.