Sau­da­de y mo­der­ni­dad

El de­seo y las no­ti­cias de mis ami­gos lis­boe­tas me traen aquí una y otra vez. Siem­pre me di­go: ¨No en­con­tra­ré na­da nue­vo, re­pe­ti­ré mis pa­sos, ter­mi­na­ré abu­rrién­do­me¨. Pe­ro en ca­da via­je me sor­pren­de, vuel­ve a enamo­rar­me y me de­mues­tra que es la ciu­dad per

Conde Nast Traveler (Spain) - - SUMARIO - Tex­to: San­dra del Río / Fo­tos: Alex del Río / Estilismo: An­drés Acos­ta

Ha­blar de Lis­boa sin men­cio­nar la me­lan­co­lía es co­mo ob­viar los ras­ca­cie­los de Nue­va York. Co­mo la ener­gía, la

sau­da­de lis­boe­ta no se crea ni des­tru­ye, se trans­for­ma. En su ca­so, se ha so­fis­ti­ca­do gra­cias a la ini­cia­ti­va, ale­gría y crea­ti­vi­dad de los ar­tí­fi­ces de la van­guar­dia.

EEs di­fí­cil ha­blar de un lu­gar que co­no­ces tan bien. Tie­nes ten­den­cia a ex­pla­yar­te en las no­ve­da­des o a re­pe­tir lo que ya te sa­bes de me­mo­ria. En el ca­so de Lis­boa, ade­más, la elo­cuen­cia y la crea­ti­vi­dad de jó­ve­nes em­pre­sa­rios la han con­ver­ti­do en icono in­ter­na­cio­nal de la bue­na vi­da, y es­to da mu­cho que ha­blar. Nue­vos ho­te­les, ba­rrios trendy con tien­das de di­se­ño, ba­res de co­pas con te­rra­zas so­bre el Tejo, es­ca­pa­das gas­tro­nó­mi­cas de al­to vol­ta­je, catas de ex­ce­len­tes vi­nos de la tie­rra lis­boe­ta, mer­ca­dos eco­ló­gi­cos, pa­la­cios re­con­ver­ti­dos en tien­das alternativas. En fin, ha­bía que ve­nir, me di­je, co­mo si ha­cer­lo me cos­ta­ra el me­nor es­fuer­zo. Acom­pa­ña­da por un equi­po de fans (de la ciu­dad, no míos) y de la guapa y ele­gan­te Ve­ró­ni­ca Blu­me, de­ci­di­mos apos­tar por la pa­sión me­lan­có­li­ca de la ciu­dad blan­ca, que se vuel­ve muy mar­cho­sa y cam­bia de co­lo­res con fa­ci­li­dad. Lis­boa pue­de pa­re­cer una da­ma atra­pa­da en su sue­ño ro­mán­ti­co, pe­ro os ase­gu­ro que cuan­do se qui­ta las per­las y se cal­za unos jeans y bo­tas de vér­ti­go sue­le co­mer­se li­te­ral­men­te el mun­do.

Pa­ra evi­tar mis en­so­ña­cio­nes y pa­rra­fa­das de via­je­ra enamo­ra­da, pre­fie­ro ser con­cre­ta. Po­ca lí­ri­ca y mu­chos con­se­jos pa­ra dis­fru­tar de lo nue­vo, de lo vie­jo, de lo me­jor, de lo más sua­ve, de lo más atre­vi­do, de to­do y de to­dos los que ha­cen de Lis­boa uno de los des­ti­nos más atrac­ti­vos del mun­do.

UN RESTAURANTE DI­FE­REN­TE En la rua São Cris­tó­vão, ilu­mi­na­da sa­bia­men­te pa­ra in­vi­tar­te a en­trar, se le­van­ta con fuer­za y de­ci­sión Leo­pold, un pe­que­ño restaurante que gra­cias al bo­ca a bo­ca se es­tá con­vir­tien­do en lu­gar de re­fe­ren­cia. Su pro­pie­ta­rio y chef, Tiago Feio, apues­ta por la ca­li­dad de la ma­te­ria pri­ma y la pre­sen­ta­ción de­li­ca­da y se­re­na de ca­da plato, he­cho y pues­to en la me­sa con ele­gan­cia. Ana Ca­chaço y él for­man un equi­po y una pa­re­ja que te en­can­di­la y te per­mi­te lle­var­te, al sa­lir del lo­cal, una sen­sa­ción de ale­gría y bie­nes­tar. Si si­guen así, lle­ga­rán le­jos. Y de ver­dad se lo me­re­cen.

EL NUE­VO TRENDY Al Mem­mo Al­fa­ma se lle­ga ca­mi­nan­do por las em­pi­na­das ca­lle­jue­las del ba­rrio de Al­fa­ma o con un ta­xis­ta lis­boe­ta, ma­la­ba­ris­tas to­dos ellos de los pa­sa­di­zos em­pe­dra­dos, las cues­tas im­po­si­bles y

las ca­lles cor­ta­das. Los pro­pie­ta­rios de Mem­mo, Ro­dri­go Ma­chaz y Joao Co­rrea Nu­nes, se de­ja­ron lle­var por la ins­pi­ra­ción del ar­qui­tec­to Sa­muel To­rres de Car­val­ho pa­ra crear un es­pa­cio mo­derno que res­pe­ta la fi­so­no­mía de Al­fa­ma, su mu­ra­lla ára­be que cir­cun­da la te­rra­za del ho­tel y las vis­tas, ma­ra­vi­llo­sas, de la ciu­dad an­ti­gua. Cua­ren­ta y dos ha­bi­ta­cio­nes y una te­rra­za acris­ta­la­da don­de to­mar una co­pa es un au­tén­ti­co lu­jo pa­ra los sen­ti­dos. Una pis­ci­na ro­ja, ga­vio­tas atre­vi­das que se po­san a tu la­do, una car­ta cor­ta de ta­pas al ai­re li­bre y un ho­ri­zon­te al­ta­men­te evo­ca­dor. Mem­mo es un De­sign Ho­tel.

CA­FE­TE­RÍAS PA­RA EX­QUI­SI­TOS • Ca­fé Ta­ti. Uno de los me­jo­res brunchs de to­da Lis­boa en un es­pa­cio delicioso que in­vi­ta a que­dar­se ho­ras dis­fru­tan­do en bue­na com­pa­ñía. • Con­fei­ta­ria Na­cio­nal. En la Praça da Fi­guei­ra, en la Bai­xa, des­de 1829, fun­da­da por Bal­ta­zar Roiz Cas­tan­hei­ro, lle­va fun­cio­nan­do cin­co ge­ne­ra­cio­nes con la mis­ma fa­mi­lia. Los pas­téis de na­ta a tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te co­mi­dos en el mos­tra­dor Be­lle Épo­que las delicias sa­la­das en el pri­mer pi­so del lo­cal y el Bo­lo Rei (una pas­ta de as­cen­den­cia fran­ce­sa), con su co­ro­na de pi­ño­nes y fru­tas es­car­cha­das, son el quin­to cie­lo de los go­lo­sos in­ter­na­cio­na­les. • An­ti­ga Con­fei­ta­ria de Be­lém. Jun­to al mo­nas­te­rio de los Je­ró­ni­mos se al­za es­te tem­plo a los pas­te­les de Be­lém, que aquí se co­men ti­bios, des­ha­cién­do­se en bo­ca y de­jan­do ojos so­ña­do­res y son­ri­sas sua­ves a to­do el que los prue­ba. Se pue­den lle­var a ca­sa, siem­pre que el via­je no su­pere las 14 ho­ras. AR­TE Y MÁS AR­TE • La Fun­da­ción Gul­ben­kian, pa­ra to­dos. Su ecléc­ti­ca co­lec­ción de ar­te y sus jar­di­nes dan pa­ra unas ho­ri­tas de con­tem­pla­ción y apren­di­za­je. El edi­fi­cio es una jo­ya arquitectónica. • Mu­seo Na­cio­nal Do Azu­le­jo, en el an­ti­guo con­ven­to da Ma­dre de Deus, fun­da­do en 1509 por la rei­na do­ña Leo­nor, man­tie­ne la ex­po­si­ción per­ma­nen­te más im­por­tan­te del mun­do so­bre la his­to­ria de los azu­le­jos des­de la se­gun­da mi­tad del si­glo XV has­ta la ac­tua­li­dad. • Mu­de. Mu­seo del di­se­ño y la mo­da de Lis­boa, a un pa­so de la em­ble­má­ti­ca Praça do Co­mer­cio, con su co­lec­ción per­ma­nen­te de mo­da y de­co­ra­ción. Pie­zas úni­cas de gran­des di­se­ña­do­res y ar­qui­tec­tos in­ter­na­cio­na­les des­de los años 40 del pa­sa­do si­glo.

EL PA­LA­CIO ENCANTADO Quin­ce mi­nu­tos en ta­xi, al­re­de­dor de nue­ve eu­ros des­de cual­quier pun­to del cen­tro de la ca­pi­tal, pa­ra lle­gar al Pa­la­cio Fron­tei­ra, uno de los se­cre­tos me­jor guar­da­dos de Eu­ro­pa. Ma­ra­vi­lla del si­glo XVII, re­for­ma­do en los si­glos XVIII y XIX, con ha­bi­ta­cio­nes don­de

los azu­le­jos son ar­te y par­te, jar­di­nes ba­rro­cos don­de re­sul­ta ten­ta­dor perderse, y un la­go en el que dos cis­nes ne­gros y uno blan­co nos re­cuer­dan que la ma­gia exis­te. La bi­blio­te­ca, la sa­la de las ba­ta­llas (to­das las pa­re­des evo­can en sus azu­le­jos ba­ta­llas ga­na­das por Por­tu­gal en di­fe­ren­tes si­glos), la sa­la de los Pa­ne­les, la te­rra­za de la Ca­pi­lla –mi fa­vo­ri­ta– y el jar­dín de Ve­nus ha­cen de la vi­si­ta uno de los mo­men­tos inol­vi­da­bles del via­je. Si hay tiem­po, va­le la pe­na pa­sar­se por la li­bre­ría. Es pe­que­ña, pe­ro tie­ne a la ven­ta al­gu­nos li­bros y azu­le­jos in­tere­san­tes.

EL HO­TEL ICÓ­NI­CO El Ritz Four Sea­sons si­gue sien­do la jo­ya de la co­ro­na lis­boe­ta. Gran­de, be­llí­si­mo, con ob­je­tos ar­tís­ti­cos de gran va­lor en sus in­men­sos sa­lo­nes y la his­to­ria re­cien­te de Por­tu­gal en sus al­fom­bras y ta­pi­ces. Mis rin­co­nes fa­vo­ri­tos, el bar de co­pas con so­fás dé­co y cua­dros de pan­te­ras que me lle­van a 1920 (y sus co­rres­pon­dien­tes cóc­te­les) y el spa con pis­ci­na in­te­rior y se­gu­ra­men­te con los me­jo­res te­ra­pis­tas de Lis­boa.

VI­DA DE TA­BER­NA Muy cer­qui­ta de la Praça de Ca­mões se man­tie­ne es­te secreto tan que­ri­do de los lis­boe­tas más en­ro­lla­dos, la ta­ber­na da Rua das Flo­res. Allí, el chef An­dré Ma­gal­hães po­ne ca­be­za y ta­len­to a una car­ta don­de se co­me bien, se co­me mu­cho y se pa­ga lo jus­to. ¿El pre­mio? Bue­ní­si­mos pes­ca­dos re­cién traí­dos de las lon­jas cer­ca­nas.

UNA Y OTRA VEZ, CHA­PI­TO Restaurante, al­ber­gue emo­cio­nal y real de jó­ve­nes ar­tis­tas de cir­co, te­rra­za con vis­tas, lu­gar de con­cier­tos al­ter­na­ti­vos de mú­si­ca po­pu­lar y has­ta de fa­do. Hay que ir a Cha­pi­to, hay que vol­ver. Es un must de Lis­boa y –créan­me– siem­pre lo se­rá. Ade­más, se co­me a pre­cios muy ra­zo­na­bles y los ca­ma­re­ros /ar­tis­tas son in­creí­ble­men­te aten­tos.

TRES NUE­VAS ROOF­TOPS • Park. Si­tua­da en el Chia­do, se ve to­da Lis­boa, in­clui­das las igle­sias más bo­ni­tas de la ca­pi­tal, que son mu­chas y muy blan­cas. Los fi­nes de se­ma­na hay se­sio­nes de mú­si­ca en vi­vo pa­ra dis­fru­tar de las pues­tas de sol. • Zam­be­ze. Restaurante, bar y ex­pla­na­da que se abre jun­to a uno de los ele­va­do­res que unen la zo­na al­ta de Al­fa­ma (jun­to a la igle­sia de San­to An­to­nio y la catedral) con la Bai­xa. El restaurante, gran­de y tí­pi­co, de­ja pro­ta­go­nis­mo a una te­rra­za don­de to­mar­se una co­pa. Es­pe­cial­men­te re­co­men­da­da a la ho­ra del ape­ri­ti­vo cuan­do hay sol, que en Lis­boa es la nor­ma. • In­só­li­to. Restaurante y te­rra­za, se ha con­ver­ti­do en uno de los si­tios pre­fe-

ri­dos de los lis­boe­tas. Las vis­tas son es­pec­ta­cu­la­res, la aten­ción, di­ver­ti­da y na­da pro­to­co­la­ria.

EL HO­TEL ELE­GAN­TE En el que ade­más me alo­jé y de­fi­ni­ti­va­men­te acer­té de pleno. El Ho­tel Val­ver­de, un cin­co es­tre­llas en la Ave­ni­da da Li­ber­da­de. Por fue­ra cues­ta en­ten­der que es un ho­tel, más pa­re­ce una ca­sa señorial o un pa­la­ce­te. Den­tro, lu­jo dis­cre­to, ele­gan­cia y ob­je­tos de ar­te. Su pro­pie­ta­rio, Pe­dro Men­des Leal, es un em­pre­sa­rio con­so­li­da­do en otros sec­to­res, pe­ro que ha pues­to en Val­ver­de pa­sión y buen gus­to. Es­te ho­tel es una apues­ta cla­ra por el ‘me­nos es más’, de có­mo sa­lir­se del es­que­ma de gran ho­tel y si­tuar la ofer­ta en una per­so­na­li­za­ción de los de­ta­lles. La má­na­ger, Ade­lia Car­val­ho, que lle­vó a buen puer­to el éxi­to del ho­tel Bai­rro Al­to, de­fi­ne es­te nue­vo re­to co­mo: “Val­ver­de es un ho­tel ne­ce­sa­rio en una ciu­dad co­mo Lis­boa, es­tá si­tua­do en la mi­lla de oro lis­boe­ta, jun­to a las tien­das in­ter­na­cio­na­les de mo­da. Ofre­ce otra for­ma, me­nos evi­den­te pe­ro más só­li­da, de con­fort, con las má­xi­mas pres­ta­cio­nes y el lu­jo de un ser­vi­cio ex­ce­len­te a los hués­pe­des que lle­gan a Lis­boa des­de to­do el mun­do”.

VA­MOS AL TEA­TRO El Ca­fé Lis­boa es otra idea crea­ti­va y re­sul­to­na del chef Jo­sé (Ze) Avi­llez. Es­tá den­tro del Tea­tro Na­cio­nal San Car­los, un edi­fi­cio be­llí­si­mo jun­to a la Praça de Ca­mões, y uno de los cen­tros

neu­rál­gi­cos de la vi­da lis­boe­ta. En el Ca­fé Lis­boa, ade­más, se co­me bien, y la de­co­ra­ción es ex­qui­si­ta. Pro­bar el tra­di­cio­nal pas­tel de na­ta es una ten­ta­ción im­po­si­ble de re­sis­tir.

MER­CA­DO CON ES­TI­LO En­fren­te de la es­ta­ción Cais do So­dré (de don­de sa­len los tre­nes pa­ra Cas­cais) hay un edi­fi­cio sin­gu­lar, uno de los pri­me­ros en cam­biar la fi­so­no­mía arquitectónica y aními­ca de Lis­boa. Es el Mer­ca­do da Ri­bei­ra. Allí hay pues­tos de to­do ti­po, des­de los tra­di­cio­na­les de fru­tas, ver­du­ras y flo­res, has­ta mag­de EL CHEF RE­NA­CEN­TIS­TA Jo­sé Avi­llez es el má­xi­mo re­fe­ren­te de la nue­va co­ci­na por­tu­gue­sa. Des­de su restaurante Bel­can­to, pa­san­do por el Can­tin­ho do Avi­llez, el Ca­fé Lis­boa o la Piz­za­ria Lis­boa.

ní­fi­cos rin­co­nes don­de la ar­te­sa­nía por­tu­gue­sa bri­lla en ma­nos de ar­tis­tas con mu­cho mé­ri­to. Va­le la pe­na dar­se una vuel­ta y des­pués, por qué no, acer­car­se al cer­cano Mu­seo de Ar­te Orien­tal (pa­seo de quin­ce mi­nu­tos) y ad­mi­rar una de las co­lec­cio­nes de ar­te chino más in­tere­san­tes del mun­do, fru­to de la lar­ga do­mi­na­ción por­tu­gue­sa en Chi­na.

CON MU­CHA ES­TRE­LLA Dos pa­ra ser exac­tos. En 2014, el jo­ven chef Jo­sé Avi­llez ga­nó su se­gun­da es­tre­lla Mi­che­lin en su mag­ní­fi­co restaurante Bel­can­to (Lar­go de San Car­los, 10). Jo­sé, for­ma­do en El Bu­lli y en la co­ci­na del Ta­va­res, ha cam­bia­do la fi­so­no­mía la co­ci­na por­tu­gue­sa, que aho­ra es­tá de mo­da en to­do el mun­do. Su car­ta, ba­sa­da en los pro­duc­tos del mar y la tie­rra, es to­da una ex­pe­rien­cia sen­so­rial.

Pa­ra los que no quie­ran o no pue­dan per­mi­tir­se un Bel­can­to, muy cer­qui­ta abre sus puer­tas su otro restaurante, el Can­tin­ho do Avi­llez, mis­mo chef pe­ro otros pre­cios. Tam­bién muy in­tere­san­te.

Y pa­ra los aman­tes de co­mer rá­pi­do, en la Rua de los Du­ques de Bra­ga­nça, la Piz­za­ria Lis­boa, tam­bién de Jo­sé Avi­llez, con 25 va­rie­da­des de piz­za, co­mo la mo­le­cu­lar o la gas­tro­nó­mi­ca, mis fa­vo­ri­tas.

EL JAR­DÍN SECRETO Al Jar­dim do To­rel se lle­ga en tran­vía des­de una ca­lle­ci­ta que cor­ta la Ave­ni­da da Li­ber­da­de. Tie­ne vis­tas in­creí­bles, una paz y un no sé qué en­vol­ven­te. Qui­zás sea su es­tan­que de pie­dra con es­ta­tuas, su si­len­cio, su be­lle­za quie­ta. Me gus­tó sen­tar­me en su bar abier­to so­lo en primavera y ve­rano y leer el muy lis­boe­ta Dia­rio de No­ti­cias.

DE­CA­DEN­TE E IN­DE­PEN­DIEN­TE Un acier­to, un exi­ta­zo. En la Rua san Pe­dro de Al­cán­ta­ra, 81 hay un hos­tel con mu­chí­si­mo en­can­to, The In­de­pen­den­te, pro­yec­to de 2011 de cua­tro her­ma­nos, los mag­ní­fi­cos y vi­sio­na­rios D’Eça Leal, aho­ra con­ver­ti­dos en los em­pre­sa­rios em­ble­má­ti­cos de la ca­pi­tal tras la re­cien­te aper­tu­ra del The In­de­pen­den­te Sui­tes and Te­rra­ce, el edi­fi­cio con­ti­guo al hos­tel. Y la co­sa no ter­mi­na aquí, por­que a su la­do abre sus puer­tas (y ma­ra­vi­llo­sa es­ca­le­ra) el restaurante De­ca­den­te. To­do el con­jun­to res­pi­ra una Lis­boa sin ata­du­ras, que se nu­tre de su pa­sa­do pa­ra lle­gar a una ofer­ta com­ple­tí­si­ma. Mue­bles se­ten­te­ros, bue­na mú­si­ca, una aten­ción jo­ven y pre­cios más que ra­zo­na­bles pa­ra es­te nue­vo y ex­ce­len­te mo­do de en­ten­der el con­cep­to de re­ci­bir al via­je­ro.

DE DÓN­DE ERA SAN­TO AN­TO­NIO Si le pre­gun­tas a un ita­liano, di­rá que de Padua. Si le pre­gun­tas a un lis­boe­ta, di­rá que de Lis­boa. Am­bos tie­nen ra­zón. San An­to­nio na­ció en el ba­rrio de Al­fa­ma el 15 de agos­to de 1195. Su vo­ca­ción tem­pra­na le lle­vó por el mun­do y una tor­men­ta le de­jó en Ita­lia, don­de con­ti­nuó con su apos­to­la­do. Mu­rió en Ar­ce­lla, cer­ca de Padua, a los 35 años.

CO­CI­NA BIEN AVE­NI­DA Tiago Feio y su pa­re­ja, Ana Ca­chaço, han da­do for­ma a una re­ce­ta ga­na­do­ra: el restaurante Leo­pold, pe­que­ño gran secreto de la ciu­dad. Aba­jo, uno de los pla­tos, muy crea­ti­vos, de la car­ta idea­da por Tiago.

LAS VIS­TAS DE EN­SUE­ÑO Te­rra­za del ho­tel Mem­mo Al­fa­ma, don­de to­mar un cóc­tel es pu­ro pla­cer. Aba­jo, me­sa en la An­ti­ga Con­fei­ta­ria de Be­lém, don­de los pas­te­les son el as­tro rey.

UN SECRETO Y UNA TE­RRA­ZA Jar­di­nes y lagos en el Pa­la­cio de Fron­tei­ra. Aba­jo, pre­pa­ran­do un cóc­tel en el restaurante In­só­li­to, en pleno Bai­rro Al­to.

Foto:Mi­gue­lGue­de­sRa­mos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.