F de fe­li­ci­dad

Las vi­ta­mi­nas del sol, la tran­qui­li­dad de la are­na, la adre­na­li­na del mar y el mag­ne­tis­mo de los vol­ca­nes son ra­zo­nes su­fi­cien­tes pa­ra con­ver­tir una es­ca­pa­da a des­tiem­po en un re­cons­ti­tu­yen­te ba­ño de sa­lud. Ge­ma Mon­roy des­cu­bre Fuer­te­ven­tu­ra por qué se es

Conde Nast Traveler (Spain) - - SUMARIO - Fo­tos: Alex del Río

Nues­tra in­cur­sión en la se­gun­da is­la más gran­de de Ca­na­rias es má­gi­ca. Des­de un ex­clu­si­vo re­fu­gio, el mag­ne­tis­mo y la sin­gu­lar at­mós­fe­ra que nos pro­cu­ra Fuer­te­ven­tu­ra se apro­xi­ma a lo que en­ten­de­mos por fe­li­ci­dad. Co­mo par­te del Sáha­ra, la ca­li­ma, pro­vo­ca­da por el si­ro­co, au­men­ta el li­ris­mo.

LL­le­vo cin­co días des­per­tán­do­me con el ba­tir de las olas y el trino de los pá­ja­ros. Los su­fi­cien­tes co­mo pa­ra dar­me cuen­ta de que es­ta im­pro­vi­sa­da te­ra­pia de so­ni­do es­tá sien­do más efec­ti­va que cual­quier sé­rum de be­lle­za. No es­toy ha­blan­do de la nue­va alar­ma in­te­li­gen­te de mi mó­vil, sino de la reali­dad so­no­ra de mi ha­bi­ta­ción. El so­ni­do del mar en­tra por la te­rra­za; el de los pá­ja­ros pro­vie­nen de las pal­me­ras que som­brean las pis­ci­nas. Es­toy en la ha­bi­ta­ción 338 del Gran Ho­tel Atlan­tis Bahía Real, en el no­res­te de Fuer­te­ven­tu­ra, a po­cos cien­tos de me­tros de las fa­mo­sas du­nas de Co­rra­le­jo. Des­de la ca­ma veo los pri­me­ros ra­yos del sol aso­mar­se de­trás del is­lo­te de Lo­bos. En bre­ves ins­tan­tes en­tra­rán en es­ce­na las ca­ma­re­ras, afa­nán­do­se inú­til­men­te por con­tro­lar las cor­ti­nas a mer­ced del vien­to en los dos pan­ta­la­nes que el ho­tel cons­tru­yó ha­ce unos me­ses des­de la pla­ya, tam­bién am­plia­da, pa­ra per­mi­tir­nos el re­go­ci­jo de to­mar al­go so­bre el mar. Cuan­do las olas se po­nen im­per­ti­nen­tes pue­den lle­gar a co­lar­se den­tro de las co­pas, pe­ro qué me­jor que aña­dir­le una piz­ca de sal a la vi­da. Lle­vo cin­co días dán­do­le vuel­tas a la ca­be­za a lo que me ad­vir­tió mi guía, Ri­car­do, na­da más lle­gar: “Mi pa­dre siem­pre nos ha di­cho que en Fuer­te­ven­tu­ra uno en­cuen­tra lo que trae con­si­go”. El pa­dre de Ri­car­do es uno de los nu­me­ro­sos es­can­di­na­vos que, de pa­so por la is­la, co­mo tan­tos otros, de­ci­dió que­dar­se. ¿Qué es lo que en­con­tra­ría el pa­dre de Ri­car­do que le de­jó atra­pa­do? ¿Qué trai­go yo con­mi­go? ¿Qué es lo que es­toy bus­can­do?

No pue­do evi­tar sen­tir­me co­mo ese es­cri­tor ale­mán que lle­va vi­nien­do diez años ca­si se­gui­dos a re­dac­tar sus exi­to­sos li­bros de au­to­ayu­da. No hay du­da de que ha sa­bi­do ele­gir el lu­gar. Por­que, al mar­gen de las co­mo­di­da­des pro­pias de un gran ho­tel de lu­jo, el Bahía Real cuen­ta con un per­so­nal fiel a su uni­for­me de ma­jo­re­ro. Y eso se no­ta. Pue­de que ha­ya alo­ja­mien­tos más co­que­tos, más bou­ti­que, pe­ro es­te es, sin du­da, el ho­tel de ma­yor ca­te­go­ría de la is­la. Y más aho­ra que se pue­de sa­lir a la pla­ya des­de el co­me­dor del desa­yuno y que se ha ori­gi­na­do una ex­tra­or­di­na­ria zo­na pa­ra ha­cer es­nór­quel al fi­nal de la es­truc­tu­ra de los pan­ta­la­nes. Si es­to no fue­ra su­fi­cien­te, en el spa tra­ba­ja Ri­ta, la te­ra­peu­ta más in­tui­ti­va de to­da la is­la.

En los orí­ge­nes de su ca­rre­ra tu­rís­ti­ca, Fuer­te­ven­tu­ra ya fue un des­tino de bal­nea­rio. Los pri­me­ros vi­si­tan­tes que llegaron del nor­te de Eu­ro­pa pa­ra re­la­jar­se y pi­llar al­go de sol y sus vi­ta­mi­nas, allá por los años 50, vie­ron en la sin­ce­ra na­tu­ra­le­za de la is­la y en sus in­con­ta­mi­na­dos ho­ri­zon­tes una ga­ran­tía de vi­da me­jor. So­bre to­do si uno es­ta­ba de va­ca­cio­nes. En aque­lla épo­ca en Ca­na­rias se pa­sa­ba ham­bre, y es­té rincón del ar­chi­pié­la­go era el más pau­pé­rri­mo

y de­so­la­do. Las pri­me­ras ca­sas tu­rís­ti­cas se cons­tru­ye­ron en los años 60 y los gran­des ho­te­les, en los 70. Al­gu­nos de los edi­fi­cios que hoy nos pa­re­cen aten­ta­dos ur­ba­nís­ti­cos re­ci­bie­ron pre­mios en su día y fue­ron imi­ta­dos en otras la­ti­tu­des.

En la ac­tua­li­dad, Fuer­te­ven­tu­ra tie­ne dos fo­cos tu­rís­ti­cos: Co­rra­le­jo en el nor­te y Cos­ta Cal­ma y Mo­rro Ja­ble en las gran­des pla­yas del sur, en la pe­nín­su­la de Jan­día. El año pa­sa­do al­can­za­ron una ci­fra ré­cord: 2.400.000 de los 13 mi­llo­nes que vi­si­ta­ron el ar­chi­pié­la­go. Tres cuar­tas par­tes de ellos llegaron des­de fue­ra de nues­tras fron­te­ras. Ale­ma­nes, in­gle­ses, fran­ce­ses, ita­lia­nos, po­la­cos, sui­zos... Es­pa­ña aún no se ha en­te­ra­do bien de que exis­te Fuer­te­ven­tu­ra. Los nue­vos vi­si­tan­tes es­tán in­tere­sa­dos en apren­der a ha­cer surf, aun­que ya no es­tén en la edad, y les gus­ta ca­mi­nar por lu­ga­res don­de no hay apa­ren­te­men­te na­da y me­ter­se en el mar cuan­do na­die más lo ha­ce. Son los que apre­cian (y pa­gan) que el que­so sea eco­ló­gi­co y ar­te­sa­nal, sin con­ser­van­tes ni in­ter­me­dia­rios.

Ca­bras, du­nas, pla­yas, vien­to, bu­rros. En com­pa­ra­ción con el res­to del ar­chi­pié­la­go, Fuer­te­ven­tu­ra, la se­gun­da is­la más gran­de, es tam­bién la más de­sér­ti­ca, la más lejana, la más ex­tre­ma, la más de­por­tis­ta, la más sal­va­je. Ca­re­ce de la fron­do­si­dad tro­pi­cal y la gran va­rie­dad de pai­sa­jes de las is­las oc­ci­den­ta­les, y le ha fal­ta­do un Cé­sar Man­ri­que que la pro­te­gie­ra de la ava­ri­cia del ce­men­to, pe­ro lo com­pen­sa con una fuer­za es­pe­cial, con ese al­go más que al­gu­nos de­fi­nen co­mo ener­gía y que pue­de que se lo dé la edad (tam­bién es la más an­ti­gua). Pe­ro, so­bre to­do, com­pen­sa su ari­dez con un mar que co­lec­cio­na to­dos los azu­les del Ca­ri­be. Un mar pri­vi­le­gia­do que más que con­tem­plar­lo, exi­ge vi­vir­lo. Olas, vien­to, co­me­tas, pal­me­ras, vol­ca­nes, es­pa­cio. En Fuer­te­ven­tu­ra uno se sien­te en­tre el de­sier­to y el pa­raí­so.

Aun­que los vol­ca­nes de Fuer­te­ven­tu­ra lle­van en si­len­cio du­ran­te de­ma­sia­do tiem­po, el pai­sa­je se ha con­ver­ti­do en una radiografía don­de leer la his­to­ria es­cri­ta pa­cien­te­men­te por el fue­go, el agua, el vien­to y el tiem­po. Des­de lue­go, la be­lle­za des­nu­da de Fuer­te­ven­tu­ra no es pa­ra to­do el mun­do. Su mag­ne­tis­mo es­tá en las tex­tu­ras de la tie­rra, en los ca­pri­chos de la luz y en la arro­gan­cia del vien­to, al­go que so­lo es­tá vi­si­ble pa­ra el que en­cuen­tra abun­dan­cia en el va­cío o, en pa­la­bras de Una­muno, “pa­ra el que sa­be des­cu­brir en una ca­la­ve­ra una her­mo­sa ca­be­za”.

Mi­guel de Una­muno era el rec­tor de la Uni­ver­si­dad de Sa­la­man­ca cuan­do, en 1924, Pri­mo de Ri­ve­ra le des­te­rró al úl­ti­mo con­fín del país pa­ra aca­llar sus in­có­mo­das ideas. Pe­ro Fuer­te­ven­tu­ra le abra­zó co­mo abra­za a los poe­tas y la is­la-pri­sión se trans­for­mó en su li­be­ra­ción. Ape­nas fue­ron cua­tro me­ses pe­ro la in­ten­si­dad con la que los vi­vió y la hue­lla que de­ja­ron en su pen­sa­mien­to se no­ta aún en la emo­ción con la que se le re­cuer­da. A don Mi­guel le gus­ta­ba to­mar el sol des­nu­do y char­lar con la gen­te. Co­mo te­nía prohi­bi­do or­ga­ni­zar ter­tu­lias, iba por las ca­lles de Puer­to Ca­bras, hoy Puer­to del Ro­sa­rio, de ca­sa en ca­sa y de puer­ta en

OLAS, VIEN­TO, CO­ME­TAS, PAL­ME­RAS, VOL­CA­NES, ES­PA­CIO. AQUÍ UNO SE SIEN­TE EN­TRE EL DE­SIER­TO Y EL PA­RAÍ­SO

puer­ta, sembrando sus in­te­rro­gan­tes fi­lo­só­fi­cos. Su vis­ta fa­vo­ri­ta era des­de la mon­ta­ña Que­ma­da (en es­te vol­cán de in­ten­so tono ro­ji­zo se al­za hoy su mo­nu­men­to ho­me­na­je) y su plan per­fec­to era ir al pue­blo del Co­ti­llo, a co­mer per­ce­bes y a pa­sear por las la­gu­ni­tas de la pla­ya de la Con­cha. No era ton­to don Mi­guel, no.

Mi­ti­fi­ca­do co­mo en una es­pe­cie de pa­trón lai­co de la is­la, ca­da vez son más los via­je­ros que lle­gan has­ta Be­tan­cu­ria, la an­ti­gua ca­pi­tal, y has­ta el Co­ti­llo bus­can­do el “es­que­le­to de la is­la” de la que ha­bla­ba en De Fuer­te­ven­tu­ra a Pa­rís. Ha­ce unos me­ses, en es­tos pa­ra­jes por los que Una­muno pes­ca­ba me­tá­fo­ras, el di­rec­tor Ma­nuel Men­chón es­tu­vo ro­dan­do una pe­lí­cu­la so­bre la re­la­ción de amor en­tre el pen­sa­dor vas­co y la is­la. El ro­da­je fue real­men­te emo­cio­nan­te, aun­que pa­só mu­cho más des­aper­ci­bi­do que el de Exo­dus: dio­ses y re­yes, la úl­ti­ma pe­lí­cu­la de Rid­ley Scott, en la que con­vir­tió Fuer­te­ven­tu­ra en la pe­nín­su­la de Si­naí en la que trans­cu­rre la epo­pe­ya de Moisés, in­ter­pre­ta­do por Chris­tian Ba­le. La mi­tad de la is­la par­ti­ci­pó co­mo ex­tras. Fuer­te­ven­tu­ra es bue­na ac­triz. Lo mis­mo ha­ce de pla­ya ca­ri­be­ña pa­ra fo­lle­tos y pro­duc­cio­nes de mo­da que de de­sier­to de los Re­yes Ma­gos pa­ra los anun­cios na­vi­de­ños de El Cor­te In­glés.

A Una­muno le en­tris­te­ce­ría ver có­mo las ur­ba­ni­za­cio­nes han cre­ci­do a las afue­ras del Co­ti­llo, pe­ro creo que le agra­da­ría el am­bien­te que si­gue ha­bien­do en el pue­blo; y es­toy se­gu­ra de que que­rría ve­nir a dia­rio a la Va­ca Azul a co­mer la so­pa de ma­ris­co. El Co­ti­llo tie­ne la mez­cla exac­ta de vie­jos pes­ca­do­res, jó­ve­nes ar­tis­tas y via­je­ros in­de­pen­dien­tes. La pro­por­ción per­fec­ta de ca­sas des­con­cha­das por el sa­li­tre y de pe­que­ñas tien­das y res­tau­ran­tes mo­nos que de­no­tan el gus­to sen­si­ble y el ca­ri­ño in­ver­ti­do por sus due­ños. En un rincón del puer­ti­to, Mer­che, una jo­vial ga­lle­ga de ojos ge­ne­ro­sos co­mo el océano, uti­li­za tuer­cas y tu­be­rías pa­ra ha­cer au­tén­ti­cas jo­yas. Com­par­te el so­lea­do ta­ller con su ga­to, su pe­rra y su so­cia, Eva, quien tra­ba­ja en pla­ta las emo­cio­nes que le pro­du­ce la is­la. “En Fuer­te­ven­tu­ra es fá­cil de­te­ner­se y de­jar­se fluir –me ase­gu­ra Mer­che–. Aquí es fá­cil ser crea­ti­vo”. Dos ca­lles más arri­ba, su her­mano Die­go aca­ba de abrir una tien­da de mue­bles que él mis­mo fa­bri­ca con pa­lés. Tam­bién ven­de cua­dros he­chos con restos de re­des, per­fu­mes y ja­bo­nes que re­co­gen el aro­ma de la is­la, aloes or­gá­ni­cos... y una se­lec­ción de vi­nos y de­li­ca­tes­sen lo­ca­les. Al atar­de­cer, la azo­tea de la tien­da se trans­for­ma en un chill out, a ve­ces con mú­si­ca en di­rec­to.

EL CO­TI­LLO TIE­NE LA MEZ­CLA EXAC­TA DE VIE­JOS PES­CA­DO­RES, JÓ­VE­NES AR­TIS­TAS Y VIA­JE­ROS IN­DE­PEN­DIEN­TES.

A la sa­li­da del Co­ti­llo ha­cia el sur, más allá de la for­ta­le­za del Tos­tón, pro­yec­ta­da a prin­ci­pios del si­glo XVIII co­mo de­fen­sa con­tra los pi­ra­tas, la cos­ta se ex­tien­de en una su­ce­sión de acan­ti­la­dos re­ma­ta­dos por pla­yas so­li­ta­rias don­de prac­ti­can los sur­fis­tas. La pla­ya más fa­mo­sa del Co­ti­llo, la de la Con­cha, se en­cuen­tra en la otra di­rec­ción, ha­cia el nor­te. En ella el mar ha crea­do unos es­tan­ques cris­ta­li­nos en las que los ni­ños cha­po­tean sin pe­li­gro.

Y es que Fuer­te­ven­tu­ra es to­da una pla­ya. En reali­dad son mu­chas pla­yas. Las hay de to­das las cla­ses: lar­gas, an­chas, pe­que­ñas, ki­lo­mé­tri­cas, efí­me­ras, de are­na blan­ca, o ne­gra, o co­lor go­fio, pla­yas pa­ra fa­mi­lias, pa­ra ir so­lo, pa­ra des­nu­dar­se, pa­ra ha­cer surf, pa­ra bu­cear, pa­ra pes­car... Pe­ro cuan­do el vien­to ha­ce que sea im­po­si­ble leer en ella y el mar no es­tá de hu­mor, en­ton­ces es cuan­do co­mien­za la ver­da­de­ra di­ver­sión en Fuer­te­ven­tu­ra. Cuan­do hay bue­nas olas, La­ja­res pa­re­ce un pue­blo fan­tas­ma más que la ca­pi­tal ofi­cial del surf de la is­la más sur­fe­ra de Eu­ro­pa. Por­que si la pla­ya de So­ta­ven­to, al sur, en Jan­día, es la se­de del cam­peo­na­to mun­dial de Wind­sur­fing & Ki­te­boar­ding, es­te pue­ble­ci­to es­tra­té­gi­co al nor­te de la is­la es el in­dis­cu­ti­ble cen­tro de la co­no­ci­da co­mo North Sho­re (com­pa­rán­do­la con la mí­ti­ca cos­ta nor­te de Kauai). La me­jor ma­ne­ra, ca­si la úni­ca, de pi­llar­le el pulso al pue­blo es sen­tar­se en la puer­ta del bar Ca­ne­la a ver la vi­da pa­sar. De día o de no­che, es­te es el cen­tro de la ac­ción. Otra bue­na op­ción es pa­sar­se por el mer­ca­di­llo de los sá­ba­dos por la ma­ña­na. Con ape­nas una veintena de pues­tos, es el acon­te­ci­mien­to so­cial de la se­ma­na.

“En­tre La­ja­res y Va­lle­brón, vi­ven los úl­ti­mos hip­pies de Eu­ro­pa”, me han ase­gu­ra­do. Tam­bién fa­mo­sos del pa­sa­do que no quie­ren ser re­co­no­ci­dos. Pe­ro la ma­yo­ría son sur­fis­tas, ar­tis­tas y ar­te­sa­nos. A me­nu­do to­do a la vez. Per­so­nas que vi­ven pen­dien­tes de las olas y de los ca­pri­chos del mar. Nó­ma­das que ya pa­sa­ron por Bali, la Po­li­ne­sia, Bra­sil, Mé­xi­co, y que han en­con­tra­do su lu­gar, o al me­nos tem­po­ral­men­te, y un mo­do de vi­da acor­de con sus prin­ci­pios. Ese es el ca­so de los chi­cos de Stitch Craft, una mar­ca de bol­sos fa­bri­ca­dos con restos de ve­las de wind­surf. “Hay tan­to so­bran­te que se ti­ra, tan­to de te­la co­mo de hi­los, que de­ci­di­mos apro­ve­char­lo”, me ex­pli­ca Thijs Van­cay­see­le, uno de los so­cios.

A la en­tra­da del pue­blo, la se­de de Clean Ocean Pro­ject (el Pro­yec­to Océano Lim­pio) es un buen es­tan­dar­te de la fi­lo­so­fía de La­ja­res. El bel­ga Wim Geir­naert tam­bién lle­gó per­si­guien­do olas y su amor por el mar le lle­vó, ha­ce 15 años, a fun­dar es­ta or­ga­ni­za­ción con la que tra­ba­ja por con­cien­ciar so­bre la ne­ce­si­dad de cuidar nues­tros océa­nos. En los úl­ti­mos me­ses ha es­ta­do muy ocu­pa­do de­nun­cian­do los pe­li­gros de las po­lé­mi­cas pros­pec­cio­nes pe­tro­lí­fe­ras que se han lle­va­do a ca­bo a es­ca­sos 60 ki­ló­me­tros de la cos­ta de Fuer­te­ven­tu­ra y Lan­za­ro­te, pe­ro aho­ra que la ame­na­za pa­re­ce ha­ber des­apa­re­ci­do, Wim ha en­fo­ca­do su lu­cha en ha­cer cam­pa­ñas con­tra el plás­ti­co y las con­ta­mi­nan­tes cáp­su­las de ca­fé sin las que, de re­pen­te,

EN LA PLA­YA SE HAN CREA­DO UNOS ES­TAN­QUES CRIS­TA­LI­NOS DON­DE LOS NI­ÑOS CHA­PO­TEAN SIN PE­LI­GRO

cos­ta de Fuer­te­ven­tu­ra y Lan­za­ro­te, pe­ro aho­ra que la ame­na­za pa­re­ce ha­ber des­apa­re­ci­do, Wim ha en­fo­ca­do su lu­cha en ha­cer cam­pa­ñas con­tra el plás­ti­co y las con­ta­mi­nan­tes cáp­su­las de ca­fé sin las que, de re­pen­te, pa­re­ce­mos no po­der vi­vir. “Es­toy con­ven­ci­do de que va­mos por buen ca­mino”, me ase­gu­ra op­ti­mis­ta.

Co­mo bue­na is­la, Fuer­te­ven­tu­ra tie­ne vi­da pro­pia y un ca­rác­ter que va mol­dean­do el de sus ha­bi­tan­tes. Tam­bién el de mu­chos de sus vi­si­tan­tes. Pue­de que sea, co­mo de­cía En­ri­que Na­cher en su Cer­co de are­na, “por los gra­nos de are­na que tra­gan a dia­rio”.

Lle­vo cin­co días desa­yu­nan­do zu­mos de fru­tas ex­pri­mi­das al mo­men­to. Me re­con­for­ta que a Frau Ne­lli y a mí nos gus­te sen­tar­nos en el mis­mo rincón del co­me­dor acris­ta­la­do. Frau Ne­lli, que pa­re­ce una de Las Chi­cas de oro, pa­saal­me­nos­cien­días­de­lin­vier­noe­ne­lBahíaReal. Me pre­gun­to si Rid­ley Scott, que tam­bién se alojó aquí, ba­ja­ríaa­de­sa­yu­nar­co­moun­hués­ped­más.Ch­ris­tia­nBa­le se­gu­ro que pe­día el desa­yuno en su ha­bi­ta­ción.

Di­cen que an­tes, en Fuer­te­ven­tu­ra, ha­bía dos dis­trac­cio­nes: mi­rar có­mo des­fi­la­ban las ca­bras y mi­rar có­mo ca­mi­na­ban las du­nas. En la ca­rre­te­ra que atra­vie­sa las du­nas de Co­rra­le­jo, la are­na for­ma un ve­lo on­du­lan­te so­bre el as­fal­to. Con­tem­plar có­mo es­ta vue­la con el so­plo del­vien­to­oel­pa­so­de­los­co­ches­creaa­dic­ción.Igual­que mi­rar las co­me­tas que jue­gan en el cie­lo. Hay pla­nes de au­men­tar­la­pro­tec­ción­de­las­du­nasy­de­des­viar­la­ca­rre­te­ra­po­ro­tro­ca­mi­no­me­nos­sen­si­ble,pe­ro­na­dieha­bla­de fe­chas.Si­mi­roha­ciae­lin­te­rior,es­te­pai­sa­je­de­du­nas­me ha­ce sen­tir co­mo Law­ren­ce de Ara­bia en el de­sier­to de Wa­di Rum. Si mi­ro ha­cia el mar, sin em­bar­go, me tras­la­do de in­me­dia­to a las pla­yas aus­tra­lia­nas de By­ron Bay.

Cuan­do do­ña Ele­na lle­gó a Co­rra­le­jo tan so­lo eran una­do­ce­na­de­ca­sas.Noha­bíae­lec­tri­ci­dady­las­ne­ve­ras fun­cio­na­ban con gas. En la is­la 6.000 per­so­nas vi­vían de in­ter­cam­biar las pa­pas por pes­ca­do. Fue la pri­me­ra mu­jer en con­du­cir un co­che. Tam­bién la pri­me­ra en ba­ñar­se en bi­qui­ni. Mu­chos se acuer­dan aún de aquel día. “In­clu­soel­po­bre­se­ño­rAl­fre­do,que­tie­nealz­hei­mer,me lo re­cuer­da”, me co­men­ta nos­tál­gi­ca­men­te. Do­ña Ele­na, mi­tad fran­ce­sa, mi­tad ar­gen­ti­na, nun­ca se mar­chó de la is­la por­que “aquí ha­go lo que me da la ga­na, vis­to co­mo quie­roy­de­sa­yu­no­fren­teal­mar”.Ca­da­día,la­des­pier­tan los sur­fis­tas que se apues­tan en la puer­ta de su ca­sa pa­ra estudiar la me­jor ma­ne­ra de en­trar al mar. Do­ña Ele­na vi­ve en Punta Ele­na.

CUAN­DO SO­PLA EL SI­RO­CO PRO­VO­CA CA­LI­MA. FUER­TE­VEN­TU­RA ES UN TRO­ZO DEL SAHA­RA ATRA­PA­DO EN EL MAR.

TAN CER­CA DEL CIE­LO A la izq., la is­la de Lo­bos vis­ta des­de la pla­ya de Las Agu­jas, don­de se en­cuen­tra el Gran Ho­tel Atlan­tis Bahía Real. Arri­ba, detalle del fres­co de la cú­pu­la del ho­tel, de in­fluen­cias neo­mu­dé­ja­res.

BEN­DI­TO VIEN­TO Arri­ba, el puer­to de Co­rra­le­jo; y los mo­li­nos, tan ca­rac­te­rís­ti­cos del pai­sa­je de la is­la. A la izq., un bu­rro fren­te al Cal­de­rón Hon­do, en La­ja­res.

DE DIO­SES Y

RE­YES Arri­ba, en es­te oa­sis, en el ba­rran­co de Ve­ga de Río Pal­mas,

Rid­ley Scott re­creó la ca­sa de Moisés pa­ra su úl­ti­ma pe­lí­cu­la.

A la dcha., un cac­tus y el mu­ral del restaurante

La Va­ca Azul.

DE­SIER­TO Y PA­RA­ISO Arri­ba, ca­mi­na­do por la is­la de Lo­bos; ca­fé con panorámica en el mi­ra­dor Mo­rro Ve­lo­sa; col­gan­tes del Ta­ller del Puer­ti­to, en el Co­ti­llo.

LA MÍ­TI­CA NORTH SHO­RE Arri­ba, ca­ra­va­na de sur­fe­ros en la lla­ma­da North Sho­re, la sal­va­je cos­ta nor­te de Fuer­te­ven­tu­ra. Aba­jo, mu­seo de la que­se­ría de la gran­ja La Aca­ra­va­ne­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.