Geor­gia

Por­que sa­be­mos que es uno de los des­ti­nos del mo­men­to, re­des­cu­bri­mos un evo­ca­dor va­lle y al­gu­nos de los me­jo­res rin­co­nes de Tbi­li­si, su ca­pi­tal.

Conde Nast Traveler (Spain) - - SUMARIO -

JO­NAT­HAN BAS­TA­BLE RE­GRE­SA AL PAIS POR PRI­ME­RA VEZ DES­DE SU IN­DE­PEN­DEN­CIA Y LO EN­CUEN­TRA ENERGICO, CON UNA NUE­VA MI­RA­DA Y UN ES­TI­LO IN­TE­LI­GEN­TE. AUN­QUE SU ES­CA­PA­DA SE CEN­TRA EN UN EN­CAN­TA­DOR VA­LLE, A DOS HO­RAS EN CO­CHE DE LA CA­PI­TAL, TAM­BIEN TE DA­MOS LAS COOR­DE­NA­DAS DE TBI­LI­SI DE LA MANO DE UN EM­BA­JA­DOR ES­PE­CIAL, EL BO­DE­GUE­RO SAN­TIA­GO VI­VAN­CO, QUE ASE­SO­RA A GEOR­GIA EN EL DI­SENO DEL FU­TU­RO MU­SEO DEL VINO.

ENELVALLEDEL mon­te Kaz­bek las ma­ña­nas son el me­jor mo­men­to del día. El poe­ta ru­so Boris Pas­te­rE nak, quien amó co­mo na­die el CáuE ca­so, comparó es­ta zo­na es­car­pa­da con una gran ca­ma des­he­cha. Y no le fal­ta­ba ra­zón. Des­per­tar­se con el can­to del ga­llo y vis­lum­brar to­do el va­lle has­ta la so­li­ta­ria igle­sia de la Tri­ni­dad (tam­bién co­no­ci­da co­mo Ts­min­da Sa­me­ba), en lo al­to del pi­co más cer­cano, no es ba­la­dí. So­bre to­do si pue­des ha­cer­lo, co­mo es mi ca­so, des­de la co­mo­di­dad de tu ca­ma re­vuel­ta en un ho­tel de di­se­ño en­cla­va­do en Ste­pan­ts­min­da (en ho­nor a San Ste­fan). La ale­ja­da ca­pi­lla y el cam­pa­na­rio ad­ya­cen­te tie­nen co­mo dis­tin­ti­vo la tí­pi­ca agu­ja geor­gia­na, unos co­nos que jun­tos pa­re­cen co­mo un sa­le­ro y un pi­men­te­ro so­bre un de­li­ca­do man­tel ver­de.

Las tie­rras al­tas del Cáu­ca­so, fron­te­ra na­tu­ral del nor­te de Geor­gia con Ru­sia son su­per­abrup­tas, más em­pe- dra­das que los Al­pes o los Pi­ri­neos. Sus pi­cos y cres­tas son tan afi­la­dos y pe­li­gro­sos co­mo la ho­ja de un shash– ka –el lar­go cu­chi­llo es­gri­mi­do por los hom­bres de las tri­bus cir­ca­sia­nas que po­bla­ron es­te país–.

Las mon­ta­ñas es­tán tan cer­ca­nas en­tre sí que pa­re­cen com­pe­tir por el es­pa­cio. ¡Ah!, pe­ro cuan­do las nu­bes apa­re­cen en la ci­ma del mon­te Kaz­bek des­cu­bres por qué es­ta par­te del mun­do cau­ti­va a los vi­si­tan­tes y por qué los geor­gia­nos in­sis­ten en que su pa­tria es un rincón del pa­raí­so ofre­ci­do por Dios. Al ama­ne­cer, Kaz­bek es una ma­ra­vi­lla: lo so­bre­vue­la una cres­ta blan­ca de la que se di­ce que se ase­me­ja al som­bre­ro de un car­de­nal. Se­gún va sa­lien­do el sol, la luz se va re­fle­jan­do so­bre la nie­ve de su ca­ra es­te y se vuel­ve tan bri­llan­te que es im­po­si­ble mi­rar­lo di­rec­ta­men­te.

Mi pun­to de re­fe­ren­cia pa­ra ob­ser­var es­tas mon­ta­ñas es el idí­li­co ho­tel Rooms, un si­tio nue­vo pa­ra alo­jar­se en Ste­pan­ts­min­da, la ca­pi­tal de la geor­gia­na re­gión de Kaz­be­gi. Lla­mar­la ca­pi­tal qui­zás re­sul­ta un po­co exa­ge­ra­do, ya que Ste­pan­ts­min­da es po­co más gran­de que un tran­qui­lo pue­blo: las va­cas pa­sean por sus ca­lles y los ca­ba­llos pas­tan li­bres en los es­ca­sos ar­ce­nes ver­des. El nom­bre ‘Rooms’, por el con­tra­rio, se que­da cor­to pa­ra el ho­tel, ya que es un es­ta­ble­ci­mien­to de­ma­sia­do chic pa­ra es­tar en es­te lu­gar tan inabarcable e inac­ce­si­ble. En la épo­ca so­vié­ti­ca, fue un lu­gar de re­ti­ro pa­ra los tra­ba­ja­do­res más me­ri­to­rios del Es­ta­do so­cia­lis­ta. Pue­de que en­ton­ces no fue­ra muy atrac­ti­vo, con for­ma de rec­tán­gu­lo alar­ga­do. Pe­ro, aho­ra, to­do el ex­te­rior ha si­do re­cu­bier­to de ma­de­ra si­guien­do la tó­ni­ca de su in­terio­ris­mo (tam­bién de ma­de­ra), lo que le da un as­pec­to al­pino o nór­di­co, aun­que has­ta el úl­ti­mo ta­blón sea geor­giano: to­dos han si­do re­cu­pe­ra­dos de edi­fi­cios aban­do­na­dos en el

oes­te del país –de ahí los mu­chos en­sam­bla­jes y tro­ci­tos por las pa­re­des y sue­los–. La có­mo­da sa­la de es­tar tie­ne la lon­gi­tud de una pis­ci­na olím­pi­ca. El es­pa­cio es­tá lleno de si­llo­nes y so­fás y sus mu­chas es­tan­te­rías es­tán re­ple­tas de no­ve­las li­ge­ras en ru­so, geor­giano e in­glés; de enor­mes to­mos de ar­te y vino (Geor­gia lle­va a ga­la ser la cu­na del vino y su cul­tu­ra); de jue­gos de me­sa y de re­vis­tas de mo­da. Hay al­go es­pe­cial en es­te es­pa­cio co­mu­nal gi­gan­te. Fa­ci­li­ta ese ras­go tan geor­giano: el amor por la hos­pi­ta­li­dad y el com­pa­ñe­ris­mo. Lo mis­mo ocu­rre en la sa­la de desa­yu­nos, don­de to­das las me­sas son pa­ra do­ce co­men­sa­les, lo que in­vi­ta a char­lar y con­fra­ter­ni­zar. Ca­da día se co­no­cen nue­vos hués­pe­des.

Las mon­ta­ñas son el atrac­ti­vo del lu­gar y el mo­ti­vo por el que el ho­tel fue cons­trui­do aquí en la épo­ca so­vié­ti­ca, pe­ro exis­te una nue­va ra­zón pa­ra su re­en­car­na­ción. “Es­ta­mos

en una po­si­ción es­tra­té­gi­ca”, di­ce An­drey Vla­sov, el ge­ren­te. “El pro­pie­ta­rio del ho­tel es Ti­mur Ugu­la­va, que ha he­cho su for­tu­na con ca­si­nos, tra­ga­pe­rras y si­tios de jue­go on­li­ne. En la ma­yor par­te de Ru­sia se prohi­bió el jue­go en el año 2009, pe­ro no­so­tros es­ta­mos si­tua­dos jus­to al otro la­do de la fron­te­ra de la re­gión ru­sa de Ose­tia del Nor­te, don­de hay al­gu­nos ju­ga­do­res pro­fe­sio­na­les. Mu­chos de ellos vie­nen una vez por se­ma­na, ha­cen mu­cho di­ne­ro en la ru­le­ta y, a con­ti­nua­ción, vuel­ven a ca­sa sin pa­sar por el restaurante o el bar”. La ma­yo­ría de los hués­pe­des del Rooms ha­cen au­tén­ti­cas re­ser­vas. Es de­cir, vie­nen, pa­san mu­cho ra­to en la sa­la de es­tar y no po­nen un pie en el pe­tel. que­ño ca­sino del ho­tel. Aun­que creo que por lo me­nos de­be­rían aso­mar la ca­be­za por allí, por­que más que un ca­sino pa­re­ce un ele­gan­te y es­ti­lo­so club que re­bo­sa li­bros en sus es­tan­te­rías. Aquí, por al­gu­na ra­zón, la lec­tu­ra es una ma­te­ria mu­cho más apre­cia­da que en otras par­tes del ho-

LLA­MAR CA­PI­TAL A STE­PAN­TS­MIN­DA ES EXA­GE­RA­DO. LA CIU­DAD ES PO­CO MAS GRAN­DE QUE UN TRAN­QUI­LO PUE­BLO. LOS CA­BA­LLOS PAS­TAN EN LOS PO­COS AR­CE­NES VER­DES.

En­tre ron­da y ron­da de black­jack o en­tre gi­ros de ru­le­ta, los ju­ga­do­res pue­den exa­mi­nar edi­cio­nes ru­sas y geor­gia­nas de Zo­la, Gals­worthy, Hei­ne, Stend­hal... “Es­te es pro­ba­ble­men­te el ca­sino más cul­to del mun­do”, di­ce son­rien­do Na­da Kan­che­li, la es­po­sa del pro­pie­ta­rio.

Se­ría fá­cil pa­sar­se el día entero sen­ta­do ba­jo la gran cu­bier­ta que re­co­rre el ho­tel a lo lar­go. De he-

cho, son mu­chas las per­so­nas que lo ha­cen, vien­do la es­fe­ra so­lar en el cie­lo y el siem­pre cam­bian­te jue­go de lu­ces so­bre las mon­ta­ñas, mien­tras las aves re­vo­lo­tean: co­li­rro­jos y go­rrio­nes chi­llo­nes y una es­pe­cie de pin­zo­nes de las tie­rras al­tas.

“Hay al­go en el ai­re de Kaz­be­gi”, me con­fe­só un geor­giano. “Te ha­ce que quie­ras co­mer y be­ber o sim­ple­men­te dor­mir”. Es cier­to que la bri­sa cá­li­da se sien­te dul­ce en el pa­la­dar, sin em­bar­go, no me des­per­tó de nin­gún mo­do el ape­ti­to. Más bien lo su­pri­mió y sa­ció mi sed. Era co­mo res­pi­rar un sor­be­te ato­mi­za­do. Por las no­ches, la gen­te se en­vuel­ve en una man­ta y dis­fru­ta de una co­pa de vino mien­tras el cie­lo se vuel­ve rosa. Al­gu­nos días, las nu­bes des­cien­den y pa­san por el va­lle al ni­vel de los ojos, co­mo si fue­ra el fan­tas­ma de una pe­lí­cu­la a cá­ma­ra len­ta. El cre­púscu­lo con­vier­te el ai­re en una es­pe­cie de

re­fres­can­te es­pu­ma de mar, so­lo que sin el sa­bor sa­la­do. Por muy ten­ta­dor que sea per­ma­ne­cer ins­ta­la­do en la te­rra­za, se­ría una pe­na no sa­lir a co­no­cer el res­to del va­lle. Pa­ra co­no­cer­lo a fon­do se pue­de ir a ca­ba­llo, en quad o en bi­ci­cle­ta de mon­ta­ña y, los adic­tos a la adre­na­li­na, po­drán prac­ti­car al­pi­nis­mo y pa­ra­pen­te. En in­vierno, el ho­tel ofre­ce he­lies­quí. O sim­ple­men­te pue­des dar un pa­seo por la ciu­dad. Hay un mu­seo de­di­ca­do a Ale­xan­der Kaz­be­gi, un es­cri­tor de­ci­mo­nó­ni­co na­ci­do en es­te lu­gar y cu­ya te­má­ti­ca se cen­tra­ba en la vi­da de los ha­bi­tan­tes de las mon­ta­ñas. El mu­seo fue al­gu­na vez su ca­sa. Al la­do es­tá la ca­pi­lla de la fa­mi­lia, de­co­ra­da con es­cul­tu­ras de leo­nes en­ca­de­na­dos. Es un buen ejem­plo de la ti­po­lo­gía de mu­seo ‘ca­sa de es­cri­tor’ que flo­re­ció en la épo­ca so­vié­ti­ca. Va­le la pe­na echar­le un vis­ta­zo, aun­que so­lo sea por ha­cer­se una idea del ‘buen­ha­cer’ de al­guien que vi­vió en es­te lu­gar re­mo­to. Mu­cho más lar­ga se­rá la ex­cur­sión pa­ra co­no­cer a un hé­roe geor­giano más con­tem­po­rá­neo: de­be­rás ir a Sno, un pe­que­ño pue­blo cer­cano y lu­gar de na­ci­mien­to de Ilia II, el ve­ne­ra­do pa­triar­ca geor­giano de la Igle­sia or­to­do­xa. La ca­sa en la que se crio es­tá ador­na­da con san­tos de pie­dra, en su ma­yo­ría es­cul­pi­dos con el mis­mo es­ti­lo que los leo­nes de Ale­xan­der Kaz­be­gi. Se en­cuen­tra a la som­bra de una an­ti­gua to­rre de vi­gi­lan­cia co­mo las que se es­ti­lan en la Tos­ca­na. Sin em­bar­go, lo que ha­ce que la ex­cur­sión val­ga real­men­te la pe­na se en­cuen­tra en el pro­pio via­je: las nu­bes aca­ri­cian­do una cres­ta bos­co­sa que es la vi­va ima­gen del cue­llo de un ca­ba­llo con su crin in­clui­da y cam­pos pun­tea­dos con el co­lor púr­pu­ra del bre­zo y el blan­co de los tré­bo­les, y con ama­po­las sal­va­jes de co­lor me­lo­co­tón.

Mu­cho más am­bi­cio­sa es la subida en pe­re­gri­na­ción a la igle­sia. Des­de que la avis­tas por pri­me­ra vez des­de la te­rra­za del ho­tel ya co­mien­za la atrac­ción. Las tres ho­ras de ru­ta me­jo­ra­rán tu es­pí­ri­tu y tu cuer­po. Yo tu­ve la suer­te de lle­gar has­ta ella un día fes­ti­vo de la Igle­sia or­to­do­xa y la ce­le­bra­ción de la li­tur­gia me pa­re­ció un es­pec­tácu­lo so­bre­co­ge­dor en la os­cu­ri­dad de aque­lla er­mi­ta, con el so­ni­do de fon­do de las ar­mo­nías pre­ci­pi­ta­das que no son más que la ex­pre­sión so­no­ra del al­ma geor­gia­na. La con­gre­ga­ción es­ta­ba ac­ti­va, con­ver­san­do y en cons­tan­te mo­vi­mien­to, co­lo­can­do ve­las en ca­da ima­gen y es­pe­ran­do que ben­di­je­ran unas li­to­gra­fías com­pra­das en el ex­te­rior.

En el mis­mo mo­men­to en el que lle­gues a la ciu­dad te en­tra­rá el ham­bre. Apar­te del ho­tel (don­de la co­ci­na es fabulosa y au­tén­ti­ca), hay po­cos

lu­ga­res pa­ra co­mer en Ste­pan­ts­min­da. Pe­ro pa­ra dis­fru­tar de la ex­pe­rien­cia de la de­li­cio­sa gastronomía geor­gia­na (en la que el vino ocu­pa un lu­gar prin­ci­pal) el restaurante Sho­re­na’s, en la pla­za prin­ci­pal es per­fec­to. La co­mi­da es rús­ti­ca, bá­si­ca y muy bue­na. Los ke­babs de cor­de­ro vie­nen con una sal­sa muy agria lla­ma­da tke­ma­li que se ha­ce con ci­rue­las y es del co­lor de las al­gas her­vi­das. El kha­cha­pu­ri, ser­vi­do ca­lien­te se­gún sa­le del horno, es ex­ce­len­te. Se tra­ta de un pas­tel cru­jien­te en for­ma de círcu­lo, re­lleno de que­so blan­co sa­la­do y cor­ta­do en grue­sas re­ba­na­das trian­gu­la­res. En el me­nú tam­bién hay khin­ka­li, los dum­plings geor­gia­nos que se ase­me­jan a pe­que­ñas bol­si­tas de di­ne­ro me­die­va­les o ca­be­zas de ajo he­chas en por­ce­la­na. Los has de co­ger por el ex­tre­mo de arri­ba y mor­der el res­to pa­ra de­jar li­be­rar los ju­gos de la car­ne ca­lien­te. Des­pués has de de­jar ‘el ta­llo’ en el bor­de del plato. To­da la co­mi­da es a mo­do de en­tran­tes, que van muy bien con una en­sa­la­da tos­ca y una cer­ve­za fría Mon­te Kaz­bek. De re­pen­te, me en­con­tré mi­ran­do la ima­gen de la mon­ta­ña en la bo­te­lla de la cer­ve­za y, a la vez, la pro­pia mon­ta­ña, y no te pue­do de­cir con cuál de las dos imá­ge­nes es­ta­ba dis­fru­tan­do más.

ECLÉC­TI­CA­MEN­TE BE­LLA Y ATRAC­TI­VA Arri­ba, de iz­quier­da a de­re­cha, una ven­ta­na de una tien­da en el pue­blo de Sno y ex­cur­sión a ca­ba­llo al mon­te Kaz­bek. En la otra pá­gi­na, una ha­bi­ta­ción en el Rooms Ho­tel Kaz­be­gi y su bar, di­se­ña­do co­mo to­do el ho­tel en ma­de­ra geor­gia­na que fue re­cu­pe­ra­da de edi­fi­cios aban­do­na­dos.

MIS­TI­CIS­MO EN LAS MON­TA­ÑAS Arri­ba, el mo­nas­te­rio de los ar­cán­ge­les San Mi­guel y San Ga­briel, en el des­fi­la­de­ro de Da­rial, cer­ca de la fron­te­ra

con Ru­sia en el nor­te de Ste­pan­ts­min­da y la vis­ta de la mon­ta­ña des­de la te­rra­za del Rooms Ho­tel Kaz­be­gi. En la

otra pá­gi­na, gastronomía geor­gia­na en el ho­tel.

BRI­SA FRES­CA DE MON­TA­ÑA Arri­ba, vis­ta del va­lle de Kaz­be­gi con el Mon­te Kaz­beg pre­si­dien­do al fon­do. Aba­jo, te­rra­zas en Tbi­li­si.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.