Ali­can­te

La co­ci­na ma­cro­bió­ti­ca ya no es una ra­re­za en Es­pa­ña. El SHA Well­ness Cli­nic es hoy un re­fe­ren­te mun­dial.

Conde Nast Traveler (Spain) - - SUMARIO - Tex­to: Da­nie­la Gi­rod. Fo­tos: Mar­ce­la Ca­bal.

OOP­CIO­NES CO­MO LA MA­CRO­BIÓ­TI­CA, el ve­ga­nis­mo o el raw (ali­men­to cru­do) que en ciu­da­des co­mo Nue­va York, Pa­rís, Ber­lín o Lon­dres es­tán a la or­den del día, son aún mi­no­ri­ta­rias en Es­pa­ña. Es ver­dad que en los úl­ti­mos años ya no es tan di­fí­cil en­con­trar pro­duc­tos or­gá­ni­cos, pe­ro aún que­da mu­cho. A la com­ple­ji­dad de en­con­trar pro­duc­tos eco y de ki­ló­me­tro ce­ro, se aña­de el pre­jui­cio de mu­chos es­pa­ño­les de que es­te ti­po de co­ci­na es in­sul­sa, abu­rri­da y light. Que so­mos lo que co­me­mos y que lo que co­me­mos nos sa­na o nos en­fer­ma es un he­cho. La OMS ase­gu­ra que se­guir una die­ta ade­cua­da y cier­ta ac­ti­vi­dad fí­si­ca re­du­ci­ría un ter­cio los ca­sos de cán­cer y dis­mi­nui­ría drás­ti­ca­men­te la ma­yor par­te de las en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res, ade­más de otras cró­ni­cas co­mo la dia­be­tes y la obe­si­dad. El re­to es­tá ser­vi­do y los me­jo­res chefs del mun­do ya apues­tan por es­ta ten­den­cia gas­tro­nó­mi­ca, con alternativas sa­lu­da­bles y eco-friendly ins­pi­ra­das en la ma­cro­bió­ti­ca, la ho­lís­ti­ca y el ve­ga­nis­mo.

Cuan­do el pa­sa­do mes de di­ciem­bre me en­te­ré de la muer­te de Mi­chio Kus­hi, re­cor­dé que, ha­ce años, una ami­ga me re­ga­ló su li­bro so­bre ma­cro­bió­ti­ca, tras un par de se­ma­nas en SHA Well­ness Cli­nic. En ese mo­men­to de mi vi­da no me in­tere­sa­ba mu­cho la co­mi­da sa­lu­da­ble y la ma­cro­bió­ti­ca me so­na­ba a co­sas de otra ga­la­xia. Lo abrí, por pri­me­ra vez, ha­ce unos me­ses. Hoy la gastronomía se ha con­ver­ti­do en una de mis pa­sio­nes y to­do el tiem­po li­bre que me dejan mis pro­duc­cio­nes y mis via­jes lo pa­so in­ves­ti­gan­do nue­vas op­cio­nes cu­li­na­rias sa­lu­da­bles y so­ñan­do que, al­gún día, es­to sea al­go más que un hobby.

Ha­ce unas se­ma­nas, me in­vi­ta­ron al SHA pa­ra co­no­cer, de pri­me­ra mano, el le­ga­do de Mi­chio Kus­hi y des­cu­brir las nue­vas pro­pues­tas gas­tro­nó­mi­cas de su restaurante Sha­ma­di. Lo re­ci­bí co­mo un re­ga­lo más que un tra­ba­jo.

Ten­go la sen­sa­ción de que el tiem­po pa­sa de otra for­ma en el SHA. A las 6:30 de la ma­ña­na me des­pier­to sin alar­mas –al­go in­via­ble en Ma­drid, don­de ne­ce­si­to una ho­ra pa­ra le­van­tar­me de la ca­ma– y a las nue­ve ya he he­cho mi ru­ti­na de gim­na­sio y pi­la­tes, he desa­yu­na­do, he man­da­do va­rios emails y es­toy re­ple­ta de ener­gía.

Mi pri­me­ra reunión es con Te­re­sa Mi­zón, con­sul­to­ra en nu­tri­ción y es­ti­lo de vi­da sa­lu­da­ble. Tras su pa­so por la te­le­vi­sión y la ra­dio por­tu­gue­sas de­ci­dió, ha­ce unos años, de­jar­lo to­do pa­ra de­di­car­se, a tiem­po com­ple­to,

a la ma­cro­bió­ti­ca. Des­de en­ton­ces tra­ba­ja en el SHA con per­so­nas y ce­le­bri­ties de to­do el mun­do ase­so­rán­do­las en sus die­tas y en los cam­bios ha­cia há­bi­tos más sa­lu­da­bles.

Pa­ra Te­re­sa, “lo úni­co cons­tan­te en nues­tras vi­das es el cam­bio, y la ali­men­ta­ción nos ayu­da a en­fren­tar el cam­bio”. La die­ta ma­cro­bió­ti­ca po­ne en prác­ti­ca prin­ci­pios bá­si­cos an­ces­tra­les y le­yes na­tu­ra­les que nos ayu­dan a man­te­ner nues­tro cuer­po en equi­li­brio, con­fi­rién­do­nos la es­ta­bi­li­dad emo­cio­nal y men­tal ne­ce­sa­ria pa­ra po­der li­diar con el cam­bio con­ti­nuo de la vi­da; vi­vien­do en ar­mo­nía y agru­pan­do los an­ta­go­nis­mos del uni­ver­so en un to­do co­mún ga­na­mos en sa­lud y bie­nes­tar.

En una die­ta ma­cro­bió­ti­ca los ali­men­tos son equi­li­bra­dos y es­to se tra­du­ce en una se­rie de be­ne­fi­cios di­rec­tos pa­ra nues­tra sa­lud, for­ta­le­cien­do nues­tro sis­te­ma in­mu­ne, nues­tra vi­ta­li­dad, ener­gía, y ayu­dán­do­nos a pre­ve­nir en­fer­me­da­des co­mo la dia­be­tes, la obe­si­dad y al­gu­nos ti­pos de cán­cer.

En reali­dad, en ma­cro­bió­ti­ca na­da es­tá prohi­bi­do. Lo im­por­tan­te es co­no­cer nues­tro cuer­po y en­ten­der que hay cier­tos ali­men­tos que nos ha­cen bien y otros que no. Es­to no sig­ni­fi­ca de­jar de co­mer­los, pe­ro sí to­mar con­cien­cia del efec­to que pro­du­ci­rán en nues­tro or­ga­nis­mo. Te­re­sa com­pa­ra la ma­cro­bió­ti­ca con una ca­sa de la que se pue­de sa­lir y via­jar. En es­te via­je po­dre­mos ‘vi­si­tar’ ali­men­tos co­mo el al­cohol, azú­ca­res o car­nes ro­jas, te­nien­do en cuen­ta la reac­ción que pro­du­ci­rán. Lue­go vol­ve­re­mos a nues­tra ‘ca­sa’ ma­cro­bió­ti­ca.

To­mo un té con Ale­jan­dro Ba­ta­ller, vi­ce­pre­si­den­te de SHA Well­ness Cli­nic, y ha­bla­mos so­bre sus nue­vos pro­yec­tos. Uno de ellos, Esen­za by SHA, lan­za­da en mar­zo, es una ma­ne­ra de acer­car su mé­to­do al gran pú­bli­co. Dos es­pa­cios sa­lu­da­bles en la T4 de Ma­drid Ba­ra­jas pa­ra me­jo­rar la ex­pe­rien­cia gas­tro­nó­mi­ca y sen­so­rial de los pa­sa­je­ros. “Que­re­mos crear una re­vo­lu­ción, un cam­bio, pro­por­cio­nar sa­lud y bie­nes­tar a la ho­ra de via­jar”. En Esen­za by SHA ofre­cen tra­ta­mien­tos te­ra­péu­ti­cos, de be­lle­za, estilismo y ali­men­ta­ción or­gá­ni­ca ba­sa­da en los prin­ci­pios nu­tri­cio­na­les de su equi­po mé­di­co.

Es­ta bús­que­da por lle­var la ma­cro­bió­ti­ca y el mé­to­do SHA fue­ra de las puer­tas de su lu­jo­sa clí­ni­ca de Ali­can­te plan­tea un re­to y una re­vi­sión de los con­cep­tos cu­li­na­rios en los que han tra­ba­ja­do has­ta aho­ra. La idea es, sin per­der la lí­nea mar-

ca­da por Mi­chio Kus­hi, con­ver­tir la co­ci­na te­ra­péu­ti­ca en al­ta co­ci­na, y au­nar­la con ex­pe­rien­cia gas­tro­nó­mi­ca lú­di­ca. Juan Blas­co, chef de Sha­ma­di, es el en­car­ga­do de ha­cer reali­dad el cam­bio en el restaurante del SHA Well­ness Cli­nic, sin per­der las di­rec­tri­ces de Mi­chio.

Des­de el pri­mer día en Sha­ma­di, el apren­di­za­je de Juan ha si­do cons­tan­te gra­cias a ex­per­tos en nu­tri­ción que le han mos­tra­do la fi­lo­so­fía y los se­cre­tos de la ma­cro­bió­ti­ca. Eso, mu­cha lec­tu­ra y pa­sión, ha­cen que Blas­co es­gri­ma su pro­pia per­so­na­li­dad fren­te a la ma­cro­bió­ti­ca. “Uno de­be es­cu­char su cuer­po y vi­vir la ma­cro­bió­ti­ca a su ma­ne­ra, bus­car lo que le be­ne­fi­cia y así ob­te­ner el pre­mio de una vi­da más es­ta­ble y fe­liz. Más allá de la fi­lo­so­fía, mi co­ci­na es sa­lu­da­ble”.

Las tres die­tas: Kus­hi, Bio­light y Sha se adap­tan a las es­ta­cio­nes. Los ce­rea­les, le­gum­bres, ver­du­ras, pes­ca­dos y mé­to­dos cu­li­na­rios co­rres­pon­den a la es­ta­ción y tem­po­ra­da.

“Los me­nús, di­se­ña­dos por ex­per­tos, cam­bian a dia­rio, y se per­so­na­li­zan se­gún las ne­ce­si­da­des par­ti­cu­la­res de ca­da uno de nues­tros hués­pe­des” ( ver ‘Eres lo que co­mes’ ).

Pue­do de­cir que la co­mi­da de Juan es ex­qui­si­ta. La po­si­bi­li­dad de ele­gir uno o va­rios me­nús, per­fec­ta. Por po­ner un pe­ro: aña­di­ría al­gu­na op­ción más pa­ra ce­lia­cos. De vuel­ta a mi ru­ti­na, re­no­va­da, lle­na de ener­gía y co­no­ce­do­ra de la gastronomía ma­cro­bió­ti­ca y sus tra­ta­mien­tos, con­si­de­ro que to­dos de­be­ría­mos in­te­grar­la, de al­gu­na ma­ne­ra, a nues­tra die­ta. Es bue­na, es ri­ca, es el fu­tu­ro.

AL­CA­CHO­FAS EN TEX­TU­RAS CON PI­ÑO­NES Y ES­PEL­TA.

UNO DE LOS DESA­YU­NOS EN EL RESTAURANTE SHA­MA­DI.

MOUS­SE DE CHO­CO­LA­TE CON HE­LA­DO DE RE­GA­LIZ Y TIE­RRA DE CA­FÉ.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.