Gua­da­la­ja­ra

A bor­do de un cros­so­ver FIAT 500X, lle­ga­mos has­ta el Re­lais Châ­teaux Mo­lino de Al­cu­ne­za.

Conde Nast Traveler (Spain) - - SUMARIO -

DIS­FRU­TO AL VO­LAN­TE, TEN­GO que re­co­no­cer­lo. Y una de las co­sas que más me fas­ci­nan es pro­bar co­ches nue­vos. Me in­clino más por aque­llos que des­ta­can por su as­pec­to es­té­ti­co, los que no pa­san des­aper­ci­bi­dos. Vehícu­los que ha­cen que la gen­te se gi­re al pa­sar. Al­go que se lo­gra a la per­fec­ción con es­te Fiat 500X. Con­ser­va to­da la per­so­na­li­dad del mí­ti­co 500 pe­ro adap­tán­do­se a los tiem­pos ac­tua­les y, so­bre to­do, a las ne­ce­si­da­des de un so­lo co­che pa­ra va­rios usos.

Un vehícu­lo bas­tan­te ágil –pa­ra ser un SUV– den­tro de la ciu­dad pe­ro que es­pe­ra aga­za­pa­do a que lo sa­ques el fin de se­ma­na a dis­fru­tar en ca­rre­te­ra, di­vir­tién­do­se por ca­mi­nos y pis­tas. No creo que se tra­te so­lo de un 500 con Via­gra. Tie­ne per­so­na­li­dad pro­pia, mu­cho ca­rác­ter, un am­plio ran­go de po­si­bles usos e, in­sis­to, es irre­sis­ti­ble a los ojos. La bi­go­te­ra, que así se lla­ma la ba­rra cro­ma­da que sus­ten­ta el lo­go de la mar­ca, pa­re­ce de­fi­nir el ca­rác­ter de quien lo con­du­ce: au­daz, es­pe­cial, sin mie­do y adap­ta­ble a cual­quier en­torno. Tec­no­ló­gi­ca­men­te es­tá a la van­guar­dia en sis­te­mas de se­gu­ri­dad co­mo el bra­ke con­trol (sis­te­ma de fre­na­da), que uti­li­za sen­so­res de ra­dar y ví­deo pa­ra de­tec­tar si el vehícu­lo se acer­ca de­ma­sia­do rá­pi­da­men­te a otro o a un obs­tácu­lo, y avi­sa o asis­te al con­duc­tor pa­ra evi­tar el im­pac­to o ate­nuar sus con­se­cuen­cias.

El nue­vo 500X tie­ne tres ti­pos de con­duc­ción, ‘Au­to, Sport y Trac­tion’. Me­dian­te el Mood Se­lec­tor, que ac­túa con­jun­ta­men­te en el mo­tor, los fre­nos, la di­rec­ción y el cam­bio, el co­che ana­li­za la si­tua­ción y tam­bién las con­di-

cio­nes del pa­vi­men­to –co­mo pue­den ser los ba­ches, el des­gas­te o la llu­via– pa­ra lo­grar que la con­duc­ción sea to­tal­men­te se­gu­ra in­clu­so en ma­nos del con­duc­tor me­nos ex­pe­ri­men­ta­do.

Pa­ra lle­gar has­ta nues­tro des­tino, el ho­tel Mo­lino de Al­cu­ne­za, en la pro­vin­cia de Gua­da­la­ja­ra, muy cer­ca de Si­güen­za, el ca­mino era sen­ci­llo: au­to­vía y una ca­rre­te­ra de cur­vas di­ver­ti­das con pa­vi­men­to en no muy bue­nas con­di­cio­nes. Pe­ro la me­ta me­re­cía la pe­na. Un ho­tel delicioso en el que el se­llo de Re­lais & Châ­teaux nos ha­cía pre­ver un lu­gar con en­can­to y bue­na gastronomía. Al­go que Blan­ca Mo­reno, la di­rec­to­ra y pro­pie­ta­ria se en­car­ga de lle­var has­ta lí­mi­tes muy al­tos. Ex­qui­si­ta de­co­ra­ción y am­bien­te más que aco­ge­dor en una pe­que­ña fin­ca que, allá por el si­glo XIV, fue un an­ti­guo mo­lino. La pie­dra pa­ra tri­tu­rar el ce­real to­da­vía es ca­paz de gi­rar gra­cias al em­pe­ño de Juan, el pa­dre de Blan­ca. Sa­muel, su her­mano, es el en­car­ga­do de la co­ci­na a la que so­lo lo re­cón­di­to del pa­ra­je li­bra de la es­tre­lla en su fir­ma­men­to.

RÍO DUL­CE A la iz­quier­da, el Pa­ra­dor de Si­güen­za; ala de­re­cha, el Par­que na­cio­nal del Río Dul­ce, des­de el mi­ra­dor de Fé­lix Ro­drí­guez de la Fuen­te, don­de lle­gas en co­che y lue­go pue­des ca­mi­nar por el ba­rran­co.

PU­RO HE­DO­NIS­MO Arri­ba, vis­ta de Si­güen­za; a los la­dos, de­ta­lles del jar­dín del ho­tel con su ria­chue­lo, dis­cre­to pro­ta­go­nis­ta de la de­co­ra­ción ex­qui­si­ta. Al fon­do, a la de­re­cha, el aco­ge­dor sa­lón. NU­BE DE LI­MÓN con he­la­do de cí­tri­cos y toffee sa­la­do. Sí, la nu­be es de al­go­dón de azú­car, obra de Sa­muel Mo­reno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.