Edi­to­rial

SUBE IM­PUL­SA­DA POR LA PA­SIÓN, SE MAN­TIE­NE EL TIEM­PO JUS­TO PA­RA SER sa­bo­rea­da a gol­pe de so­ni­dos ex­plí­ci­tos que se re­mi­ten a nues­tra esen­cia pri­ma­ria y tam­bién a pa­raí­sos de so­fis­ti­ca­do pla­cer. E irre­me­dia­ble­men­te ba­ja, se des­in­fla, de­ján­do­nos –si apli­ca­mo

Conde Nast Traveler (Spain) - - SUMARIO -

LLa gastronomía es una nue­va fuen­te de en­cuen­tros, reunio­nes, char­las y has­ta dis­cu­sio­nes con ten­den­cias in­te­lec­tua­les o culturales. Mu­chos han en­con­tra­do en el te­ma de co­mer y be­ber el ali­bi per­fec­to pa­ra sa­lir de ca­sa, ha­cer un via­je, de­vo­rar mi­llas, co­no­cer chefs y ha­cer pi­ni­tos de som­me­lier afi­cio­na­do. Y dis­fru­tar del mun­do a tra­vés de sus re­ce­tas. Na­da nue­vo sal­vo nue­vas for­mas que ha­cen de las tra­di­cio­nes una in­dus­tria pu­jan­te que de­fi­ne a los paí­ses, los potencia y les da va­lor aña­di­do. Los co­ci­ne­ros son los nue­vos gu­rús y si la te­le­vi­sión –o su abu­so– no ma­ta a la ga­lli­na de los hue­vos de oro con tan­to co­oks­how, van ca­mino de con­ver­tir­se en los hé­roes mo­der­nos del tu­ris­mo. Co­noz­co a mu­chos y os pue­do ase­gu­rar que tra­ba­jan de sol a sol en sus fo­go­nes, ob­se­si­vos, de­ter­mi­na­dos, ge­nia­les. Co­mo al­qui­mis­tas bus­can la fór­mu­la de la per­fec­ción. Co­mo pin­to­res des­plie­gan su ar­te en un plato ar­tís­ti­co. Co­mo es­tre­llas su­pe­di­tan las ne­ce­si­da­des del mun­do a las su­yas. Co­mo em­pre­sa­rios a me­nu­do les cues­ta ama­rrar­se a un pre­su­pues­to, por­que el ge­nio pue­de más que la ra­zón. Pe­ro son ca­pa­ces de ha­cer que una co­mi­da sea un mo­men­to de glo­ria. Que un plato en­tre en tu co­ra­zón con el de­seo in­me­dia­to que pro­vo­ca lo que pron­to no se­rá más que un sa­bro­so re­cuer­do. Sin ir­me muy le­jos, ha­ce po­cos días, en Ita­lia, pu­de sa­bo­rear un plato de car­cio­fi alla giu­dia tan in­creí­bles, que to­dos los que es­tá­ba­mos en la me­sa se­gui­mos co­men­tan­do y tui­tean­do, co­mo si fué­ra­mos afor­tu­na­dos tes­ti­gos de una re­ve­la­ción. Ha­ce unas se­ma­nas, en Lis­boa, una pa­re­ja de jó­ve­nes co­ci­ne­ros en su re­cién es­tre----

na­do restaurante me de­mos­tró la im­por­tan­cia de ali­near los in­gre­dien­tes en el or­den que or­ga­ni­za los sa­bo­res con la exac­ti­tud de­ci­si­va. Y la im­por­tan­cia de la pre­sen­ta­ción, en es­te ca­so tan ex­qui­si­ta co­mo ellos. En un re­cien­te via­je a Bar­ce­lo­na por fin com­pren­dí que las ta­pas de al­gu­nos au­to­res son ar­te efí­me­ro, pe­ro ¡qué ar­te! En Tai­lan­dia me enamo­ré de un plato de fru­tas tan bo­ni­to, tan sa­bro­so, tan sen­sual, que pro­vo­có mi­ra­das sor­pren­di­das de los de la me­sa de al la­do an­te mis ‘ayes’ y mis ‘ooohs’ de ren­di­do pla­cer. Y en Pa­rís, abu­san­do de las ono­ma­to­pe­yas, me ex­pla­yé en “oh là làs” an­te un ma­ra­vi­llo­so souf­flè al Grand Mar­nier que me ase­gu­ró mi do­sis de fe­li­ci­dad to­do el fin de se­ma­na. Por to­do es­to, vi­van los bue­nos co­ci­ne­ros, ade­lan­te con los via­jes don­de co­mer y be­ber es un buen mo­ti­vo y gra­cias a es­te uni­ver­so re­ple­to de co­sas tan ri­cas.

SAN­DRA DEL RÍO Di­rec­to­ra

¿Y SI LLUE­VE, QUÉ? El mar se pu­so bra­vo en Ita­lia. Ha­cía fres­qui­to en Pa­rís. Lis­boa me dio sol y llu­via. En­tre las ga­nas y la de­cep­ción sur­gió la son­ri­sa y una nue­va mi­ra­da: primavera con to­dos los cli­mas en el mis­mo día. In­tere­san­te.

“La co­ci­na es al­qui­mia de amor”. Guy de Mau­pas­sant.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.