BE­LLE­ZA IN­TE­RIOR

CA­TA­LU­ÑA AL NA­TU­RAL

Conde Nast Traveler (Spain) - - MUNDO TRAVELER -

Tie­rra de al­tas mon­ta­ñas, de un pa­tri­mo­nio cul­tu­ral úni­co y de una gastronomía ex­cep­cio­nal, los Pi­ri­neos de Ca­ta­lu­ña son la op­ción per­fec­ta pa­ra dis­fru­tar de la na­tu­ra­le­za en es­ta­do pu­ro, así co­mo de ac­ti­vi­da­des al ai­re li­bre y de alo­ja­mien­tos rurales con mu­cho en­can­to y per­so­na­li­dad. Di­cen de ellos que son la co­lum­na ver­te­bral a par­tir de la cual cre­ció Ca­ta­lu­ña, y eso se no­ta en el ex­ten­so pa­tri­mo­nio ar­qui­tec­tó­ni­co – for­ma­do por igle­sias ro­má­ni­cas, monasterios, castillos y pue­blos me­die­va­les– que guar­da la me­mo­ria co­lec­ti­va de los Pi­ri­neos de Ca­ta­lu­ña. Ac­ti­vi­da­des culturales (co­mo el con­jun­to de la Vall de Boí, el Tea­tro-Mu­seo Da­lí de Fi­gue­res o el mo­nas­te­rio be­ne­dic­tino de Sant Pe­re de Ro­des) pa­ra na­da re­ñi­das con otros

en­tre­te­ni­mien­tos mu­cho más ac­ti­vos: 12 ki­ló­me­tros de ci­clo­tu­ris­mo por la lla­ma­da ru­ta del hie­rro y del car­bón des­de Ri­poll a Ogas­sa, raf­ting en el río No­gue­ra Pa­lla­re­sa, so­bre­vo­lar en glo­bo el pai­sa­je vol­cá­ni­co de La Ga­rrot­xa, etc. Más tra­di­cio­na­les son los de­por­tes de

nie­ve (los Pi­ri­neos de Ca­ta­lu­ña cuen­tan con más de 600 ki­ló­me­tros es­quia­bles en un to­tal de diez es­ta­cio­nes de es­quí al­pi­nas y seis de es­quí nór­di­co) que com­par­ten las ba­jas tem­pe­ra­tu­ras con ex­cur­sio­nes so­bre ra­que­tas o con­duc­ción so­bre el hie­lo en 4x4. Si por el con­tra­rio eres de los que per­si­guen

acer­car­te a los es­pa­cios na­tu­ra­les de for­ma más re­la­ja­da, la ofer­ta si­gue sien­do igual de in­tere­san­te y variada, con lagos, bos­ques, pra­dos y ru­tas y sen­de­ros por los que 'perderse' y des­co­nec­tar de la vi­da ur­ba­na. El ma­yor ex­po­nen­te al res­pec­to qui­zás sea el Par­que Na­cio­nal de Ai­gües­tor­tes i Es­tany

de Saint Mau­ri­ci, con un in­ten­so pro­gra­ma de ac­ti­vi­da­des pa­ra to­das las eda­des. Y pa­ra ter­mi­nar una jor­na­da in­ten­sa, qué me­jor que un alo­ja­mien­to ru­ral (con una cla­si­fi­cad­ción en es­pi­gas si­mi­lar a las es­tre­llas de los ho­te­les) en el que ade­más de vi­vir al ai­re li­bre pue­das, en­tre otras co­sas, ha­cer ja­bón o ela­bo­rar mer­me­la­da. Si de gastronomía ha­bla­mos, ca­be des­ta­car que la zo­na pre­su­me de co­ci­na tra­di­cio­nal y de pro­pues­tas eno­tu­rís­ti­ca, pe­ro tam­bién de in­no­va­do­res res­tau­ran­tes don­de la crea­ti­vi­dad se trans­for­ma en es­tre­llas Mi­che­lin, co­mo en Ca l'En­ric (Vall de Bian­ya)

Arri­ba, ca­sa ru­ral Mas Gar­gan­ta y pai­sa­je vol­cá­ni­co de La Ga­rrot­xa. Dcha., igle­sia ro­má­ni­ca de Sant An­dreu, en Salardú.

Arri­ba, spa en el ho­tel Banys de Sant Vi­ce­nç e igle­sia de Sant Cli­ment de Taüll, en Vall de Boí. Iz­quier­da, ru­ta jun­to a Sant Pe­re de Ro­des. Aba­jo de izq. a dcha., Par­que Na­cio­nal de Ai­gües­tor­tes i Es­tany de Sant Mau­ri­ci y sen­de­ris­mo en Cap Nor­feu, Ro­ses. Las es­ta­cio­nes de es­quí de los Pi­ri­neos ca­ta­la­nes cuen­tan con más de 600 ki­ló­me­tros de pis­tas, ade­más de con­di­cio­nes fa­vo­ra­bles pa­ra prac­ti­car otro ti­po de ac­ti­vi­da­des al ai­re li­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.