ERES LO QUE CO­MES

Conde Nast Traveler (Spain) - - ESCAPADAS -

Te pre­sen­ta­mos la nue­va car­ta del SHA Well­ness Cli­nic. Ma­cro­bió­ti­ca, cu­ra­ti­va, equi­li­bra­da y muy su­cu­len­ta. Al­ca­cho­fas en tex­tu­ras con pi­ño­nes y es­pel­ta La al­ca­cho­fa tie­ne un al­to con­te­ni­do en fi­bra. Tam­bién se pue­de to­mar en cal­do, lo cual ayu­da a de­pu­rar el hí­ga­do y a re­ge­ne­rar las células he­pá­ti­cas, per­mi­tien­do combatir las sus­tan­cias tó­xi­cas. Es ideal en ca­sos de hí­ga­do gra­so, ya que tam­bién es ca­paz de re­du­cir el co­les­te­rol al­to. El pi­ñón es un ali­men­to de ori­gen ve­ge­tal que for­ma par­te de la die­ta me­di­te­rrá­nea. Su con­te­ni­do en áci­dos gra­sos ha­cen de él una ex­tra­or­di­na­ria fuen­te de ener­gía fa­ci­li­tan­do la ab­sor­ción de las vi­ta­mi­nas li­po­so­lu­bles, pro­te­gien­do ór­ga­nos co­mo el co­ra­zón, los ri­ño­nes y el hí­ga­do. La es­pel­ta es un ti­po de tri­go muy an­ti­guo que no ha su­fri­do nin­gu­na mo­di­fi­ca­ción ge­né­ti­ca. Ayu­da al co­rrec­to fun­cio­na­mien­to del

hí­ga­do y de la ve­sí­cu­la bi­liar. Res­pec­to al tri­go, la es­pel­ta tie­ne un ma­yor ni­vel de pro­teí­nas, mi­ne­ra­les, vi­ta­mi­nas y oli­go­ele­men­tos.

Crê­pe de tri­go sa­rra­ceno re­lleno de ver­du­ras dul­ces, pan de cen­teno y hu­mus de re­mo­la­cha El tri­go sa­rra­ceno es un ce­real ori­gi­na­rio de Ru­sia que tie­ne una al­ta ca­pa­ci­dad pa­ra pre­ve­nir pro­ble­mas he­pá­ti­cos y car­dio­vas­cu­la­res co­mo pue­den ser el co­les­te­rol al­to o la hi­per­ten­sión. Nu­tre, apor­ta ca­lor y fa­vo­re­ce la ener­gía de los ri­ño­nes. Es ideal pa­ra to­mar en in­vierno. Por su par­te, el pan de cen­teno es­tá acon­se­ja­do pa­ra per­so­nas con al­tos ni­ve­les de co­les­te­rol en san­gre, de­bi­do a que la fi­bra eli­mi­na por arras­tre, en la eva­cua­ción del in­tes­tino, par­te del co­les­te­rol, por lo que re­sul­ta muy útil en die­tas de con­trol de pe­so da­do su es­ca­so apor­te ca­ló­ri­co. Es­te pan es bas­tan­te nu­tri­ti­vo, po­see car­bohi­dra­tos de li­be­ra­ción len­ta, los cua­les pro­por­cio­nan ener­gía al or­ga­nis­mo pa­ra man­te­ner­se en for­ma du­ran­te to­do el día. Ade­más, es ri­co en vi­ta­mi­nas E,B y en mi­ne­ra­les co­mo el mag­ne­sio, fós­fo­ro y zinc. Re­sul­ta muy agra­da­ble al pa­la­dar un­ta­do con hu­mus de re­mo­la­cha, que es un ti­po de ver­du­ra de raíz. De la re­mo­la­cha po­de­mos apro­ve­char tan­to el bul­bo co­mo sus ho­jas ver­des, es ri­ca en fi­bra y hie­rro. Tie­ne pro­pie­da­des diu­ré­ti­cas y fa­vo­re­ce la eli­mi­na­ción de lí­qui­dos en el cuer­po. Po­see ade­más ele­va­das can­ti­da­des de hie­rro, de ma­ne­ra que apor­ta gran­des do­sis de ener­gía al or­ga­nis­mo, y es­tá in­di­ca­da pa­ra per­so­nas que su­fren de anemia y en­fer­me­da­des en la san­gre. Bul­gur con cre­ma de maíz, sei­tán a la plan­cha, es­pá­rra­gos y ai­re de man­za­na El bul­gur es un ce­real ela­bo­ra­do con tri­go o es­pel­ta, que apor­ta be­ne­fi­cios y pro­pie­da­des nu­tri­cio­na­les al ser es­pe­cial­men­te ri­co en hi­dra­tos de car­bono de ca­li­dad y ade­más es ba­jo en gra­sas. Es ex­ce­len­te pa­ra la di­ges­tión, re­co­men­da­do pa­ra per­so­nas con tras­tor­nos o pro­ble­mas es­to­ma­ca­les, gra­cias a su fá­cil di­ges­ti­bi­li­dad. Asi­mis­mo, gra­cias a su ba­jo con­te­ni­do en gra­sas, por lo tan­to en ca­lo­rías, re­sul­ta muy re­co­men­da­ble en die­tas de adel­ga­za­mien­to. El maíz es un ce­real sin glu­ten, ap­to pa­ra los in­to­le­ran­tes a es­ta

pro­teí­na ex­clu­si­va de la ha­ri­na de los ce­rea­les de se­cano. Por otro la­do, el maíz po­see más con­te­ni­do gra­so que otros ce­rea­les, y re­sul­ta li­ge­ra­men­te la­xan­te. Fa­vo­re­ce las fun­cio­nes del co­ra­zón y del in­tes­tino del­ga­do. Por úl­ti­mo, el es­pá­rra­go es uno de los ali­men­tos que pue­de con­si­de­rar­se al­ta­men­te diu­ré­ti­co, por lo cual nos ayu­da a per­der el ex­ce­so de lí­qui­dos. El be­ta­ca­ro­teno y la vi­ta­mi­na C que con­tie­nen los es­pá­rra­gos son nu­trien­tes an­ti­oxi­dan­tes, res­pon­sa­bles de combatir el cán­cer, las car­dio­pa­tías y los tras­tor­nos ocu­la­res. Sal­món ma­ri­na­do con enel­do, cru­jien­te de es­pel­ta, es­pu­ma de wa­sa­bi y ce­bo­lla ca­ra­me­li­za­da Del sal­món ob­te­ne­mos gra­sa sa­lu­da­ble co­mo el ome­ga 3, que nos ayu­da a man­te­ner los ni­ve­les de co­les­te­rol es­ta­bles. El enel­do, apar­te de ser­vir co­mo per­fec­to aro­ma­ti­zan­te pa­ra el pes­ca­do, tie­ne la pro­pie­dad de fa­ci­li­tar la di­ges­tión, es­ti­mu­lar al hí­ga­do y ate­nuar es­pas­mos ute­ri­nos y cólicos. Des­de un pun­to de vis­ta nu­tri­cio­nal, la es­pel­ta es un ce­real su­ma­men­te ri­co en pro­teí­nas (con­tie­ne ocho ami­noá­ci­dos

esen­cia­les), mi­ne­ra­les (co­mo el fós­fo­ro, hie­rro y mag­ne­sio) y vi­ta­mi­nas (es­pe­cial­men­te vi­ta­mi­nas del gru­po B, vi­ta­mi­na E y be­ta­ca­ro­te­nos). Por su par­te, el wa­sa­bi es muy co­no­ci­do por sus pro­pie­da­des an­ti­in­fla­ma­to­rias en los se­nos na­sa­les, y es su­ma­men­te útil pa­ra ayu­dar a eli­mi­nar in­fla­ma­cio­nes en otras par­tes del cuer­po. Uno de los ma­yo­res be­ne­fi­cios de la pas­ta de rá­bano wa­sa­bi es que le brin­da un al­to con­te­ni­do de vi­ta­mi­na C, que ayu­da a ele­var las de­fen­sas na­tu­ra­les del or­ga­nis­mo y, de es­ta ma­ne­ra, evi­tar los res­fria­dos y otro ti­po de en­fer­me­da­des pro­du­ci­das por las ba­jas tem­pe­ra­tu­ras. Ade­más, pro­por­cio­na un efec­to an­ti­oxi­dan­te que ayu­da a pro­te­ger las células de los ra­di­ca­les li­bres cau­san­tes de di­fe­ren­tes ti­pos de cán­cer y del en­ve­je­ci­mien­to. Por úl­ti­mo, un ele­men­to im­por­tan­te en es­te plato es la ce­bo­lla ca­ra­me­li­za­da. La ce­bo­lla, en­tre sus pro­pie­da­des y be­ne­fi­cios, ayu­da a re­con­for­tar el cuer­po, y ade­más pre­pa­ra el sis­te­ma di­ges­ti­vo pa­ra una apro­pia­da ab­sor­ción de los nu­trien­tes. Al­bón­di­gas de sei­tán so­bre sal­sa de re­mo­la­cha y es­pu­ma de gui­san­tes El sei­tán es una pro­teí­na ve­ge­tal he­cha a par­tir del glu­ten de tri­go, ideal pa­ra per­so­nas que dejan de co­mer car­ne, pues no con­tie­ne gra­sas, a di­fe­ren­cia de la car­ne, y por lo tan­to evi­ta que suban los ni­ve­les de co­les­te­rol. Es por tan­to una fuen­te úni­ca de pro­teí­na ve­ge­tal. Los gui­san­tes con­tie­nen to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra ser un ali­men­to car­dio­sa­lu­da­ble, ya que prác­ti­ca­men­te ca­re­cen de gra­sa y de so­dio, dos sus­tan­cias que en ex­ce­so son con­tra­in­di­ca­das en ca­sos de pa­to­lo­gía car­día­ca. Es re­co­men­da­ble aña­dir gui­san­tes en la die­ta de aque­llas per­so­nas que es­tán en ries­go de su­frir en­fer­me­da­des car­día­cas.

Desa­yuno

Po­rrid­ge de arroz con le­che de arroz, gra­no­la de ave­na con fru­tos se­cos y muf­fin de al­men­dras. El arroz tie­ne pro­pie­da­des di­ges­ti­vas; el in­te­gral su­mi­nis­tra glu­co­sa a la san­gre de una ma­ne­ra con­tro­la­da, lo cual man­tie­ne cons­tan­tes los ni­ve­les de azú­car.

Una de las prin­ci­pa­les ven­ta­jas de la le­che de arroz es que cons­ti­tu­ye un ali­men­to com­ple­ta­men­te di­ge­ri­ble, y re­sul­ta per­fec­ta pa­ra ad­mi­nis­trar en ca­sos de inape­ten­cia o de­bi­li­dad. Los de­por­tis­tas, ve­ge­ta­ria­nos y per­so­nas que bus­can ba­jar de pe­so en­cuen­tran en la le­che de arroz una op­ción muy ape­te­ci­ble, ya que pre­sen­ta muy ba­jos ni­ve­les de gra­sas y, en cam­bio, al­tas con­cen­tra­cio­nes de nu­trien­tes. Por su par­te, la al­men­dra es un fru­to se­co ri­co en pro­teí­nas y ade­más es una de las prin­ci­pa­les fuen­tes de cal­cio que po­de­mos en­con­trar en el reino ve­ge­tal. To­ni­fi­ca y lu­bri­ca los pul­mo­nes. Re­co­men­da­ble pa­ra per­so­nas que por su ocu­pa­ción ten­gan que ha­blar mu­cho.

Mous­se de cho­co­la­te con he­la­do de re­ga­liz, es­pu­ma y tie­rra de ca­fé con sal­si­fís de re­ga­liz. El cho­co­la­te en­ca­be­za la lis­ta de ali­men­tos con pro­pie­da­des an­ti­oxi­dan­tes, tie­ne un al­to con­te­ni­do de vi­ta­mi­na C, y es una in­creí­ble fuen­te de fi­bras e in­clu­so de se­ro­to­ni­na. Los cho­co­la­tes en SHA no lle­van lác­teos, es­tán he­chos con ca­cao na­tu­ral y en­dul­zan­tes na­tu­ra­les co­mo la me­la­za de arroz. Por su par­te, el re­ga­liz tie­ne pro­pie­da­des an­ti­bac­te­ria­nas y an­ti­in­fla­ma­to­rias. Es re­co­men­da­ble en ca­sos de tos, do­lor de gar­gan­ta o res­fria­dos. Tam­bién ayu­da en di­ges­tio­nes pe­sa­das y a evi­tar el es­tre­ñi­mien­to, da­do que es­ti­mu­la la fun­ción re­nal, re­gu­la el sis­te­ma di­ges­ti­vo y ge­ne­ra una ac­ción pro­tec­to­ra del hí­ga­do.

Pos­tre

CRÊ­PE DE VER­DU­RAS, PAN DE CEN­TENO Y HU­MUS DE RE­MO­LA­CHA.

PLATO DE BUL­GUR

DEL CHEF JUAN BLAS­CO.

SAL­MÓN MA­RI­NA­DO

DEL NUE­VO ME­NÚ DEL SHA.

AL­BÓN­DI­GAS DE SEI­TÁN

SO­BRE SAL­SA DE RE­MO­LA­CHA Y ES­PU­MA

DE GUI­SAN­TES.

EL CHEF DE

SHA­MA­DI JUAN BLAS­CO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.