El ho­tel de De Rus­sie si­gue sien­do la di­rec­ción nú­me­ro uno de Roma. Su di­se­ño es fres­co y so­fis­ti­ca­do.

Conde Nast Traveler (Spain) - - FIN DE SEMANA -

ver­ti­do y la co­mi­da es sen­ci­lla pe­ro bue­na, con una op­ción de tres pla­tos en pri­me­ros y se­gun­dos. Abre pa­ra ce­nas so­la­men­te jue­ves y vier­nes. PA­RA­DA DE PIE­DRAS El Mu­seo Ca­no­va Ta­do­li­ni es­tá lleno de mol­des de es­ca­yo­la de es­cul­tu­ras de An­to­nio Ca­no­va y Ada­mo Ta­do­li­ni, lo que da una sen­sa­ción de es­tar en el es­tu­dio de un es­cul­tor, tal y como fue du­ran­te la épo­ca del Gran Tour. Las es­cul­tu­ras dis­gre­ga­das al­re­de­dor de la ca­fe­te­ría y del res­tau­ran­te le otor­gan al lu­gar un to­que cul­tu­ral jun­to a un shot de es­pres­so. TIEN­DAS MA­RA­VI­LLO­SAS Pa­dres e hi­jos dis­fru­ta­rán por igual en la tien­da de Fe­rra­ri en Via To­ma­ce­lli, don­de pue­den con­se­guir una fo­to de los co­ches de Fór­mu­la 1. A un pa­seo, exis­te la op­ción de LittleBi­gTown, la tien­da de ju­gue­tes más gran­de de Ita- o el di­mi­nu­to Pes­cio­lino Ros­so, pró­xi­mo a la es­ca­li­na­ta de la Piaz­za di Spag­na, que ven­de en­can­ta­do­ras fi­gu­ras de Pi­no­cho he­chas a mano. BUEN DES­CEN­SO Te se­rá útil sa­ber que el ho­tel Ro­me Ca­va­lie­ri, que ate­so­ra tres pis­ci­nas, per­mi­te es­ca­par de la ciu­dad abra­sa­do­ra a los no re­si­den­tes. Ven en cual­quier mo­men­to, o me­jor du­ran­te el brunch de fin de se­ma­na, cuan­do los chi­cos pue­den pin­tar­se la ca­ra, dis­fru­tar de cas­ti­llos hin­cha­bles, de una he­la­de­ría y apren­der a ha­cer piz­za. No es un plan ba­ra­to, da­do que sa­le a unos 38€ por ni­ño, pe­ro mam­ma mia, dis­po­nen de cui­da­do­ras pa­ra que los pa­dres tam­bién pue­dan des­can­sar. DÓN­DE DOR­MIR El ho­tel De Rus­sie (HD: des­de 505€) si­gue sien­do la di­rec­ción nú­me­ro uno de Roma. Su di­se­ño re­sul­ta fres­co y

so­fis­ti­ca­do, las lu­mi­no­sas sui­tes son gran­dio­sas y la ubi­ca­ción en Piaz­za del Po­po­lo es exac­ta­men­te don­de que­rrás es­tar. Lo me­jor de to­do son sus es­pec­ta­cu­la­res jar­di­nes, una es­ca­pa­da má­gi­ca pa­ra los ni­ños que ne­ce­si­ten desaho­go. Re­cien­te­men­te el ho­tel ha pre­sen­ta­do un pro­gra­ma di­ri­gi­do a ado­les­cen­tes ca­paz de mo­ti­var al más ta­ci­turno. Con­sis­te en des­cu­brir la ciu­dad a tra­vés del de­por­te, la mo­da y el ci­ne. Ayu­da mu­cho que los guías más atrac­ti­vos de la ciu­dad sean los en­car­ga­dos de su iti­ne­ra­rio. Ca­sa Ho­ward (HD: a par­tir de 69€) es uno de los se­cre­tos in­mo­bi­lia­rios de la ciu­dad, ubi­ca­da en una ca­lle pró­xi­ma a la es­ca­li­na­ta de Piaz­za di Spag­na. Son cin­co ha­bi­ta­cio­nes de es­ti­los com­ple­ta­men­te di­fe­ren­tes: la ha­bi­ta­ción china, por ejem­plo, es­tá ador­na­da con gla­mu­ro­sas se­das; mien­tras que la ha­bi­ta­ción blan­ca es al­go así como una fres­ca com­bi­na­ción de te­ji­dos toi­le de Jouy y de­li­ca­do mo­bi­lia­rio an­ti­guo. Lo re­co­no­ce­mos, ten­drás que re­co­rrer un pa­si­llo pa­ra lle­gar has­ta el ba­ño, pe­ro te fa­ci­li­ta­rán la ta­rea con ki­mo­nos y zapatillas. Si in­sis­tes en ve­nir en ju­lio o agos­to, Gran Me­liá Ro­me (HD: des­de 450€), con su am­plia pis­ci­na y sus mag­ní­fi­cos Jar­di­nes Or­ti Do­mi­zia­ni, es es­tu­pen­do. Se tra­ta de un re­sort ur­bano en el que des­co­nec­tar del aje­trea­do cen­tro ro­mano, pe­ro sin te­ner que sa­lir de él, ya que se en­cuen­tra a ori­llas del río Tí­ber, en la zo­na del Gianicolo, cer­ca del Tras­te­ve­re y a po­cos mi­nu­tos a pie del Va­ti­cano y de la Piaz­za Na­vo­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.