UN LU­GAR DE ITA­LIA QUE QUI­ZÁS NO CO­NO­CES

Conde Nast Traveler (Spain) - - FIN DE SEMANA -

JLa ciu­dad a la que le en­tró el gu­sa­ni­llo de los ras­ca­cie­los en la Edad Me­dia y prác­ti­ca­men­te in­ven­tó la anato­mía mo­der­na, si­gue ju­gan­do con ven­ta­ja. Por Jo­nat­han Bas­ta­ble. Fo­to­gra­fías de John Cu­llen. Jus­to en el co­ra­zón de Bo­lo­nia, en una enor­me pla­za abier­ta de­lan­te de la igle­sia de San Pe­tro­nio, se en­cuen­tra una de las pie­zas ba­rro­cas más lo­cas que ha­yas vis­to ja­más. Es una es­ta­tua de Nep­tuno en for­ma pi­ra­midal. En la par­te su­pe­rior se en­cuen­tra el an­ti­guo dios del mar, des­nu­do, con una vo­lu­mi­no­sa bar­ba mar­xis­ta. Tie­ne una mano ex­ten­di­da, co­mo si es­tu­vie­se aca­ri­cian­do la ca­be­za de un pe­rro in­vi­si­ble, y a sus pies se aga­chan cua­tro re­chon­chos que­ru­bi­nes, ca­da uno aga­rran­do un pez co­mo si de una gui­ta­rra se tra­ta­se. De­ba­jo re­po­san cua­tro si­re­nas po­co atrac­ti­vas, tan en­cor­va­das que sus bar­bi­llas des­can­san en sus cla­ví­cu­las. Cho­rros de agua pul­ve­ri­za­da sa­len de sus pe­chos for­man­do un ar­co im­pre­de­ci­ble. Co­mo ar­te es tan ma­lo que es bueno, y tan­to más ex­tra­ña por ser el sím­bo­lo de un lu­gar que es­tá lo más le­jos del mar, tie­rra aden­tro, que una ciu­dad ita­lia­na pue­de es­tar. Pe­ro la gen­te de Bo­lo­nia ado­ra es­ta es­ta­tua: se tra­ta de un lu­gar de ci­ta pa­ra los aman­tes, y es don­de los fe­li­ces es­tu­dian­tes de la an­ti­gua uni­ver­si­dad vie­nen a es­ta­llar la bo­te­lla de pro­sec­co, el ca­va ita­liano, el día de su gra­dua­ción. A mí tam­bién me en­can­ta: Nep­tuno es so­lo una de las mu­chas co­sas ale­gres y me­mo­ra­bles que tie­ne es­ta ciu­dad tan po­co ex­plo­ra­da.

Bo­lo­nia es co­no­ci­da en Ita­lia co­mo ‘La Ros­sa’ por su po­lí­ti­ca de iz­quier­da, sus te­ja­dos de te­rra­co­ta y sus per­sia­nas pin­ta­das de es­car­la­ta. Es­ta co­lo­ra­ción ro­ja de la ciu­dad se ve me­jor des­de la cum­bre de una de las to­rres del si­glo XII que sal­pi­can el ho­ri­zon­te co­mo chi­me­neas in­dus­tria­les. Ha­ce nue­ve si­glos ha­bía más de un cen­te­nar e hi­cie­ron de Bo­lo­nia una ciu­dad pio­ne­ra en ras­ca­cie­los de la épo­ca, un ‘Man­hat­tan me­die­val’, en pa­la­bras de un his­to­ria­dor. Aho­ra, so­lo per­ma­ne­cen en pie al­re­de­dor de 20 de es­tos gi­gan­tes, y so­lo un par de ellos pue­den ser vi­si­ta­dos. Una es la to­rre Asi­ne­lli, que se en­cuen­tra jun­to a su her­ma­na me­nor, la to­rre Ga­ri­sen­da. Jun­tas son otro sím­bo­lo de la ciu­dad. Una ter­ce­ra to­rre ac­ce­si­ble es la Pren­di­par­te, de 13 pi­sos, con­ver­ti­da en un bed & break­fast de un úni­co dor­mi­to­rio. Es uno de los lu­ga­res más au­tén­ti­cos y ro­mán­ti­cos pa­ra alo­jar­se en Ita­lia.

Los es­pa­cios en los que vi­ve la gen­te en la Pren­di­par­te se api­lan unos en­ci­ma de otros. Unas es­ca­le­ras con­du­cen des­de el hall de en­tra­da a la sa­la de es­tar, a la ha­bi­ta­ción, lue­go a la co­ci­na y des­pués al co­me­dor. So­bre el aco­ge­dor alo­ja­mien­to, con sus apa­ra­do­res y me­sas de prin­ci­pio de si­glo XX, vie­nen nue­ve plan­tas más, to­das ellas va­cías en las que se en­cuen­tra una po­co fac­ti­ble y muy em­pi­na­da es­ca­le­ra de ma­de­ra des­ven­ci­ja­da. Así que la vis­ta des­de la te­rra­za se ga­na a ba­se de su­dor pa­ra su­bir y vér­ti­go pa­ra ba­jar. rías,una con­se­cuen­cia de la pla­ni­fi­ca­ción ur­ba­nís­ti­ca me­die­val de un tro­zo de la ciu­dad por la que los edi­fi­cios se ex­ten­die­ron des­de el pri­mer pi­so y el sa­lien­te se apo­yó so­bre co­lum­nas. To­do es­to ha­ce que la ciu­dad luz­ca se­ño­rial y pro­te­gi­da. Y que al sen­tar­se en la te­rra­za de un ca­fé o de un bar, uno siem­pre se las pue­da in­ge­niar pa­ra pro­te­ger­se del in­cle­men­te sol es­ti­val o de al­gu­na du­cha oto­ñal re­pen­ti­na.

Pe­ro tie­nes que aden­trar­te has­ta los in­te­rio­res pa­ra apre­ciar lo me­jor de la ciu­dad. Una de las ra­zo­nes por las que Bo­lo­nia no re­ci­be más vi­si­tan­tes es por­que es de­ma­sia­do mo­des­ta res­pec­to a los lu­ga­res in­creí­bles que se es­con­den tras sus her­mo­sas fa­cha­das. Un buen ejem­plo es la sa­la del tea­tro anató­mi­co del Ar­chi­gin­na­sio, la an­ti­gua se­de de la uni­ver­si­dad. Es­ta be­lla sa­la de 500 años, cu­bier­ta por pa­ne­les de ma­de­ra, es un

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.