Nue­va for­ma de ele­gan­cia

La fór­mu­la per­fec­ta: buen am­bien­te, mo­der­ni­dad, pri­va­ci­dad. Es el Me Ibi­za.

Conde Nast Traveler (Spain) - - MUNDOTRAVELER -

Si­len­cio, un mar tur­que­sa, una ca­la pre­cio­sa y, en el cen­tro, un ho­tel que en un año ha con­se­gui­do lo que otros sue­ñan una vi­da: ser re­fu­gio de ce­le­bri­da­des y tam­bién de hués­pe­des anó­ni­mos, to­dos uni­dos por el signo de less is mo­re y ele­gan­ce is a at­ti­tu­de. El Me Ibi­za es una de las jo­yas del Gru­po Me­liá, que ha pues­to mu­chí­si­mo in­te­rés en cui­dar los de­ta­lles de ca­da am­bien­te. La pis­ci­na, es­truc­tu­ra­da y ape­te­ci­ble, se ani­ma con mú­si­ca sua­ve. Las zo­nas co­mu­nes tie­nen ese to­que cos­mo­po­li­ta en de­co­ra­ción y ser­vi­cio. Las ha­bi­ta­cio­nes y sui­tes es­tán a la úl­ti­ma en tec­no­lo­gía sin per­der de vis­ta el mar, om­ni­pre­sen­te. El spa y la te­rra­za del úl­ti­mo pi­so se ani­man a la no­che con una bue­na car­ta de cóc­te­les y mú­si­ca de Dj´s co­no­ci­dos. Hay fies­tas, pe­ro sin fo­tos de pa­pa­raz­zis. Aquí la pri­va­ci­dad no es una idea, es una nor­ma. Y co­mo es bien sa­bi­do que la is­la abre los sen­ti­dos, a cien pa­sos (bas­tan­te exac­tos), es­tá el Nik­ki Beach y su ofer­ta pa­ra es­pí­ri­tus que ne­ce­si­tan mo­ver­se al rit­mo de nue­vas ex­pe­rien­cias sen­so­ria­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.