UN NUE­VO OR­DEN

Conde Nast Traveler (Spain) - - JULIO-AGOSTO -

Uno de los es­tra­tos más fas­ci­nan­tes de la cul­tu­ra con­tem­po­rá­nea de To­kio son las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes. Los jó­ve­nes de hoy son de es­pí­ri­tu li­bre y men­te abier­ta y cues­tio­nan las for­mas es­ta­ble­ci­das. Es­tá cla­ro que son per­so­nas con ta­len­to, de eso no hay du­da; tam­bién son el re­fle­jo cuán­to ha cam­bia­do la so­cie­dad ja­po­ne­sa.

A los 20 años de es­tan­ca­mien­to eco­nó­mi­co –que co­men­za­ron a prin­ci­pios de los 90 y que Ja­pón se es­for­zó tan­to en su­pe­rar– se les lla­ma co­mún­men­te las ‘dé­ca­das per­di­das’. Des­de una pers­pec­ti­va cul­tu­ral, fue mu­cho más que eso. Quie­nes veían nor­mal el yu­go de la ser­vi­dum­bre cor­po­ra­ti­va se vie­ron obli­ga­dos a pen­sar en lo que real­men­te que­rían ha­cer con sus vi­das. Pa­ra mu­chos, la res­pues­ta fue va­ler­se por sí mis­mos.

Zai­yu Ha­se­ga­wa es la ca­ra más fres­ca de una ge­ne­ra­ción de jó­ve­nes y emo­cio­nan­tes chefs que es­tán trans­for­man­do el pa­no­ra­ma gas­tro­nó­mi­co de To­kio. Su res­tau­ran­te, Jim­bo­cho Den, es ex­tra­or­di­na­rio. Su ma­dre era una geis­ha, y él lle­va la hos­pi­ta­li­dad en la san­gre. A pe­sar de que cre­ció ro­dea­do por la tra­di­ción, la co­mi­da ex­pre­sa su ca­rác­ter irre­ve­ren­te: sir­ve un pos­tre po­co or­to­do­xo en una pa­la de jar­dín. Bro­mas apar­te, Ha­se­ga­wa se to­ma en se­rio la co­mi­da. Sus me­nús in­clu­yen los me­jo­res in­gre­dien­tes de tem­po­ra­da de Ja­pón: cor­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.