La mez­co­lan­za que ofre­ce MON­TI es qui­zá la de ai­res más fres­cos de cuan­tos ba­rrios ‘mo­der­nos’ he ido vi­si­tan­do en mi iti­ne­ra­rio, sal­tan­do de un puen­te a otro

Conde Nast Traveler (Spain) - - SEPTIEMBRE -

al Va­ti­cano. En él fue de­ca­pi­ta­da la jo­ven Bea­tri­ce y cuen­ta la le­yen­da que to­dos los años en la vís­pe­ra de su muer­te, el es­pí­ri­tu de la be­lla no­ble re­co­rre el puen­te por­tan­do su ca­be­za. En esa mez­co­lan­za ro­ma­na, en esos es­tra­tos que tan­to me atraen, pien­so aho­ra que a ve­ces hay de­ma­sia­da san­gre.

Ha lle­ga­do el pun­to en que ne­ce­si­to unas do­sis de dol­ce vi­ta. Con el fin de ol­vi­dar­me de tan­ta his­to­ria san­grien­ta y de esos es­pec­tros fe­me­ni­nos que re­co­rren los puen­tes, doy un sal­to has­ta Mon­ti, ba­rrio de mo­da fre­cuen­ta­do por ro­ma­nos a la úl­ti­ma. La zo­na to­ma su nom­bre de una de las sie­te co­li­nas que ro­dean la ciu­dad. Hay mu­cha vi­da lo­cal y al­go me­nos de tu­ris­mo que en el Tras­te­ve­re. La pre­sen­cia cer­ca­na de va­rias fa­cul­ta­des uni­ver­si­ta­rias le dan esa vi­di­lla jo­ven. Veo al­gún que otro lo­cal gay y al­gún letrero que anun­cia que dis­po­nen de wi­fi gra­tis. Se di­ce que es ‘el ba­rrio de las tres T’ que de­ben re­unir esos en­cla­ves pun­te­ros en el si­glo XXI: ta­len­to, to­le­ran­cia y tec­no­lo­gía. Ro­ma, ciu­dad abier­ta. Lo in­tere­san­te es que esa aper­tu­ra a lo Si­li­con Va­lley no se ha­ce al Pa­cí­fi­co, co­mo en Ca­li­for­nia, sino al Co­li­seo. In­com­pa­ra­ble.

La mez­co­lan­za que ofre­ce Mon­ti es qui­zá la de ai­res más fres­cos de cuan­tos ba­rrios ‘mo­der­nos’ he vi­si­ta­do sal­tan­do de un puen­te a otro. Em­pren­de­do­res en pla­zo­le­tas em­pe­dra­das, co­mer­cios tra­di­cio­na­les en ca­lles sin ace­ras, tien­das vin­ta­ge en an­ti­guos al­ma­ce­nes. Stec­chiot­ti es la car­ni­ce­ría más cé­le­bre de la ca­pi­tal ita­lia­na y la Via de Bos­chet­to pa­sa por ser la ca­lle de Ro­ma con más res­tau­ran­tes. Ai Tre Sca­li­ni es uno de los más re­co­men­da­bles y con un am­bien­te más au­tén­ti­co, aun­que no es fá­cil en­con­trar un hue­co. La Car­bo­na­ra es una de sus más fa­mo­sas trat­to­rias. Cuan­do cae la no­che, el pun­to de en­cuen­tro es de nue­vo una pla­za, en es­te ca­so la Piaz­za de­lla Ma­don­na dei Mon­ti, epi­cen­tro noc­turno y ju­ve­nil. De nue­vo el ba­rrio es muy dis­tin­to se­gún la no­che o el día. Los do­min­gos por la ma­ña­na se ce­le­bra un mer­ca­di­llo sui ge­ne­ris que me­re­ce la pe­na vi­si­tar. El mercado de Mon­ti es la apo­teo­sis de la va­rie­dad: van­guar­dia y vin­ta­ge, lo que ha pa­sa­do de mo­da y lo que to­da­vía no lo es, ar­tícu­los he­chos a mano, ori­gi­na­les ga­fas de sol, pla­ye­ras pin­ta­das a mano y na­tu­ral­men­te esos ta­co­na­zos de quin­ce cen­tí­me­tros que se po­nen las ita­lia­nas, crea­cio­nes de ar­tis­tas y jó­ve­nes di­se­ña­do­res, al­gu­na que otra mo­rra­lla. Y ahí en­tre ca­chi­va­ches que ya no sé si son híps­ter, cool, swag, kitsch o sen­ci­lla­men­te hor­te­ras me pa­re­ce ver una fi­gu­ra que re­pro­du­ce una ma­na­da de si­re­nas con pe­que­ñas lla­ves en sus cue­llos. O tal vez so­lo lo he ima­gi­na­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.