Viet­nam

Conde Nast Traveler (Spain) - - DESCUBRIMOS -

Par­ti­mos ha­cia Viet­nam, y te­ne­mos por de­lan­te dos días de na­ve­ga­ción. Lo me­jor es em­pe­zar por el Ex­plo­rer‘s Loun­ge, pa­ra pro­bar el Sip & Sa­vor (una co­pa de vino y ape­ri­ti­vo, que va­ría a dia­rio) a las 17.00 h, con mú­si­ca sua­ve y am­bien­te tran­qui­lo con am­plios ven­ta­na­les al mar pa­ra leer y re­la­jar­se. A par­tir de las 18.30 déjate caer por el Crow’s Nest en la cu­bier­ta 9. Es una apues­ta se­gu­ra: ho­ra fe­liz, mú­si­ca en directo y ac­ti­vi­da­des ame­nas. Ca­da no­che en­con­tra­re­mos en nues­tro ca­ma­ro­te una pe­que­ña gaceta con las ac­ti­vi­da­des del día si­guien­te, de mo­do que es me­jor lle­var­la siem­pre en­ci­ma pa­ra sa­ber qué po­si­bi­li­da­des te­ne­mos a bor­do del cru­ce­ro. Uno de los pi­la­res de es­te ti­po de cru­ce­ros es la gas­tro­no­mía. En el Vo­len­dam las op­cio­nes que en­con­tra­mos son lo su­fi­cien­te­men­te atrac­ti­vas co­mo pa­ra cum­plir las ex­pec­ta­ti­vas de los pa­la­da­res más exi­gen­tes. Apar­te de los res­tau­ran­tes nor­ma­les, Li­do y Ta­ma­rind, te­ne­mos Ca­na­let­to, de co­mi­da ita­lia­na, y Pin­na­cle Grill, de ma­ris­cos y car­ne. Una de las no­ches, el Pin­na­cle cam­bia su car­ta y su de­co­ra­ción

El equi­po de co­ci­na del bar­co tie­ne pres­ti­gio in­ter­na­cio­nal.

pa­ra con­ver­tir­se en el mí­ti­co res­tau­ran­te Le Cir­que de New York. El es­pí­ri­tu de Si­rio Mac­cio­ni emer­ge en una no­che má­gi­ca, cuan­do pro­ba­mos mu­chas de sus re­ce­tas estrella. La en­sa­la­da de lan­gos­ta y la crè­me brû­lée son ex­qui­si­tas. Eso sí, es im­pres­cin­di­ble re­ser­var con an­te­la­ción pa­ra es­ta ve­la­da tan es­pe­cial. Ya en tie­rra, cin­co ho­ras en Ho Chi Minh (la an­ti­gua Sai­gón) pa­re­cen po­cas, pe­ro con una bue­na pla­ni­fi­ca­ción es su­fi­cien­te pa­ra una pri­me­ra to­ma de con­tac­to. Es la ciu­dad más gran­de de Viet­nam, pe­ro mu­chos de los lu­ga­res de in­te­rés se en­cuen­tran re­la­ti­va­men­te cer­ca los unos de los otros. El pa­la­cio de Reuni­fi­ca­ción, la ca­te­dral de No­tre Da­me, la ofi­ci­na de co­rreos y el Mu­seo de la Gue­rra se pue­den vi­si­tar en unas tres ho­ras. El pa­seo es agra­da­ble y per­fec­to pa­ra dis­fru­tar de la ar­qui­tec­tu­ra, las pla­zas y la exu­be­ran­te ve­ge­ta­ción de los par­ques. Tras la

ES­PI­RI­TUA­LI­DAD

tuk tuk

CON ACEN­TO FRAN­CÉS

A LOS FO­GO­NES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.