Cam­bo­ya

Conde Nast Traveler (Spain) - - DESCUBRIMOS -

Uno de los cien­tos de mon­jes que se pa­sean por Siha­nouk­vi­lle, el puer­to que nos da la bien­ve­ni­da a Cam­bo­ya: un país que hoy res­pe­tan y ve­ne­ran tro­ta­mun­dos de to­do el pla­ne­ta. El

es el me­jor me­dio pa­ra mo­ver­te en­tre sus ca­lles. En Siha­nouk­vi­lle, en Cam­bo­ya, só­lo dis­po­ne­mos de ocho ho­ras pa­ra dis­fru­tar de es­te ma­ra­vi­llo­so des­tino y to­das las op­cio­nes que ofre­ce. Lo me­jor de es­ta es­ca­la es en­con­trar la pla­ya per­fec­ta. Por ra­zo­nes lo­gís­ti­cas es­te ti­po de bar­cos atra­can en al­gu­nos puer­tos ale­ja­dos, pe­ro que sir­ven de ba­se pa­ra vi­si­tar zo­nas pró­xi­mas más in­tere­san­tes. Pa­ra lle­gar has­ta la ciu­dad, el tuk tuk es siem­pre una al­ter­na­ti­va di­ver­ti­da. Aquí tie­ne su sen­ti­do, ya que la dis­tan­cia no re­sul­ta muy lar­ga. Eso sí, co­mo sue­le su­ce­der, ha­brá que ne­go­ciar el pre­cio. Cin­co dó­la­res de­be­rían ser su­fi­cien­tes pa­ra lle­gar has­ta el cen­tro. Una vez en Siha­nouk­vi­lle el me­jor trans­por­te es la Su­cu­len­ta en­sa­la­da de lan­gos­ta del Pin­na­cle Grill.

mo­to pa­ra co­no­cer las pla­yas. Si quie­res, tam­bién pue­des ne­go­ciar un guía. Hay mu­chas ca­sas de al­qui­ler, y to­das con bue­nas ofer­tas. Ana Tra­vel, en Se­ren­di­pity Beach Road, es­tá bas­tan­te bien y tie­ne bue­nos pre­cios. Aun­que la ma­yo­ría de las pla­yas me­re­cen la pe­na, Otres Beach es la nú­me­ro uno. Fi­na are­na co­ra­li­na de tex­tu­ra se­do­sa, aguas de co­lor tur­que­sa cris­ta­lino, tran­qui­li­dad y buen am­bien­te re­la­ja­do son al­gu­nas de las bon­da­des de la pla­ya de Otres. A me­di­da que avan­za el día los chi­rin­gui­tos van ocu­pan­do una par­te im­por­tan­te de la pla­ya, pe­ro se mi­me­ti­zan bien con la ve­ge­ta­ción y no re­sul­tan de­ma­sia­do in­va­si­vos. En to­dos ellos hay una in­tere­san­te y va­ria­da ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca, pe­ro na­da com­pa­ra­do con el pro­duc­to re­cién pes­ca­do en aque­llas aguas que ofre­cen las mu­je­res pa­sean­do de un la­do a otro de la pla­ya con pe­que­ñas pa­rri­llas col­gan­tes y ces­tas re­ple­tas de ex­qui­si­tos ma­ris­cos y fru­tas. Am­bos for­ma­tos con­vi­ven en ar­mo­nía. La me­jor al­ter­na­ti­va es com­pa­gi­nar la co­mo­di­dad de un chi­rin­gui­to con al­gu­nas op­cio­nes de co­mi­da am­bu­lan­te. Muy re­co­men­da­bles los pe­que­ños ca­la­ma­res a la bra­sa con sal­sa pi­can­te, son adic­ti­vos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.