Hong Kong

Conde Nast Traveler (Spain) - - DESCUBRIMOS -

Ho­lland Ame­ri­ca ofre­ce en to­dos sus cru­ce­ros su Desk Ser­vi­ce, pa­ra que ca­da via­je­ro se sien­ta aten­di­do en to­do mo­men­to. Ama­ne­ce so­bre la cos­ta sur del mar de Chi­na Me­ri­dio­nal y nues­tro ho­gar flo­tan­te de las úl­ti­mas se­ma­nas sur­ca las aguas co­lor pla­ta has­ta lle­gar a nues­tra úl­ti­ma es­ca­la: Hong Kong. So­lo te­ne­mos unas ho­ras an­tes de co­ger nues­tro vue­lo de vuel­ta a Ma­drid, pe­ro eso no es im­pe­di­men­to pa­ra ha­cer una ex­cur­sión rá­pi­da y co­no­cer al­gu­nos de los si­tios más lin­dos de la ciu­dad. Han pa­sa­do so­lo un par de días des­de las ce­le­bra­cio­nes del Año Nue­vo chino y to­da­vía las ca­lles se en­cuen­tran pla­ga­das de ca­ba­llos y fa­ro­li­tos. Tras to­mar un desa­yuno en el hall del ho­tel Pe­nín­su­la, el más an­ti­guo y uno de los más be­llos de Hong Kong, me acer­co ca­mi­nan­do a la zo­na fi­nan­cie­ra de la ciu­dad pa­ra dar­me un pa­seo por el par­que de Hong Kong. Es­te oa­sis ver­de es un au­tén­ti­co pul­món en mi­tad de la is­la, ca­rac­te­ri­za­da por sus al­tos edi­fi­cios con mi­les de tien­das, ofi­ci­nas y res­tau­ran­tes. Un jar­dín bo­tá­ni­co, un avia­rio con más de 80 es­pe­cies o un jar­dín pa­ra prac­ti­car tai­chí son al­gu­nas de las cu­rio­si­da­des de es­te par­que ur­bano. Por la ma­ña­na la luz es impresionante y es­tá bas­tan­te tran­qui­lo. Pa­ra al­mor­zar co­mi­da tí­pi­ca can­to­ne­sa, uno de los res­tau­ran­tes mí­ti­cos de la ciu­dad es Spring Deer. Rui­do­so y ani­ma­do di­cen que sir­ven el me­jor pa­to pe­ki­nés de to­do Hong Kong. A mí, par­ti­cu­lar­men­te, me en­can­tó. Eso sí, de­be­mos ol­vi­dar­nos de las tex­tu­ras de la co­mi­da chi­na que se sir­ve en Oc­ci­den­te, las de allí son muy di­fe­ren­tes. Sus ama­bles camareros no hablan ni una pa­la­bra de in­glés, así que co­mer es una au­tén­ti­ca y di­ver­ti­da aven­tu­ra. Al atar­de­cer pa­sear por Tsim Sha Tsui Pro­me­na­de, al sur de la pe­nín­su­la de Kow­loon, es muy re­co­men­da­ble. Las vis­tas a la bahía de Hong Kong son es­pec­ta­cu­la­res y es un buen si­tio pa­ra to­mar al­go a cual­quier ho­ra del día. Ade­más, co­mo cu­rio­si­dad, des­cu­bri­mos la ave­ni­da de las es­tre­llas ci­ne­ma­to­grá­fi­cas. Po­si­ble­men­te so­lo seas ca­paz de re­co­no­cer dos: la de Bru­ce Lee y la de Jac­kie Chan. De ca­mino al ae­ro­puer­to ob­ser­vo có­mo los ras­ca­cie­los se ilu­mi­nan y van trans­for­man­do la ciu­dad, que a lo le­jos, pa­re­ce una enor­me ma­que­ta.

La cam­pa­na del cru­ce­ro, se usa­ba en ca­so de nie­bla, hoy es un sím­bo­lo.

En el avión de vuel­ta a Ma­drid re­vi­so mis no­tas y las fo­tos del mó­vil. Me sien­to abru­ma­da por la can­ti­dad de lu­ga­res in­creí­bles y las mu­chas ex­pe­rien­cias vi­vi­das las úl­ti­mas se­ma­nas y no pue­do evi­tar fan­ta­sear con la idea de re­gre­sar pron­to. No ha­ce ni una ho­ra que des­pe­ga­mos de Hong Kong y ya quie­ro vol­ver. Vol­ver al mar y vol­ver a re­co­rrer ca­da rin­cón de es­te Orien­te ma­ra­vi­llo­so.

INFORMACIÓN PRÁC­TI­CA

(un­mun­do­de­cru­ce­ros.com) A PAR­TIR DE 1.698€.

DES­DE 3.098€.

SUR­CAN­DO LOS MA­RES

DE COM­PRAS

LA HO­RA DE...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.