RA­GU­SA SE ELE­VA EN EL AI­RE COMO UN GI­GAN­TES­CO UNA RE­MI­NIS­CEN­CIA DE LA DI­LA­PI­DA­DA MAG­NI­FI­CEN­CIA DEL PA­SA­DO

Conde Nast Traveler (Spain) - - DESCUBRIMOS -

Pre­gún­ta­le a un si­ci­liano có­mo es­tá y nun­ca te dirá “Bien”; sino al­go más cau­to: “Po­dría es­tar me­jor”. Ja­más tientan al des­tino, no son gran­di­lo­cuen­tes. Si bien es cier­to que tie­nen un gran sen­ti­do de la di­ver­sión y una re­tor­ci­da ten­den­cia a los apo­dos –co­no­cí a un tal ‘pis­to­la’ y al ‘fi­ló­so­fo’ en me­nos de dos mi­nu­tos–, son me­nos exa­ge­ra­dos que lo que di­ce su repu­tación. Mu­cho me­nos que los na­po­li­ta­nos. Mi ami­ga Em­ma, de Ná­po­les, años ca­sa­da con un som­brío barón si­ci­liano, so­lía es­cri­bir exa­ge­ra­das his­to­rias de amor pa­ra re­vis­tas fe­me­ni­nas en los 70. De­cía que a me­nu­do llo­ra­ba con sus his­to­rias de aman­tes afli­gi­dos y ma­ri­dos des­lea­les, y lo ha­cía so­bre su es­cri­to­rio de tal ma­ne­ra que su ma­ri­do no se atre­vía a mi­rar­la.

Al­re­de­dor del fa­mo­so y me­dio de­rrui­do Pa­laz­zo Be­ne­ven­tano, en el cen­tro de la ciu­dad (el edi­fi­cio ba­rro­co fa­vo­ri­to del his­to­ria­dor de ar­te Ant­hony Blunt), un es­cul­tor abre las puer­tas de su ta­ller tras el desa­yuno y un chi­co ca­mi­na len­ta­men­te por la ex­qui­si­ta Piaz­za Fi­ci­li con una bol­sa de pas­te­li­tos.

Di­mi­nu­tas li­bé­lu­las se po­san so­bre los char­cos for­ma­dos en­tre los bal­do­si­nes re­cién fre­ga­dos. “Es­to em­pie­za a pa­re­cer un lu­gar con di­ne­ro”, di­ce la ar­tis­ta vie­ne­sa Ka­tia Bern­hard, que vie­ne en bus­ca de luz y de lar­gos ve­ra­nos. “Aún es lo bas­tan­te ase­qui­ble pa­ra vi­vir como ar­tis­ta, a cam­bio de la es­pe­ra del bus”.

Ca­fés al ai­re li­bre en via Penna al ano­che­cer. La con­ver­sa­ción gi­ra en torno a un ca­li­fa que aca­ba de vi­si­tar Si­ra­cu­sa en un ya­te de 40 me­tros y de com­prar los 3.000 asien­tos del an­fi­tea­tro grie­go pa­ra po­der ver Aida en su ciu­dad. El pin­tor Fran­co Po­liz­zi (uno Des­de que ro­da­ron Ins­pec­tor Montalbano lle­gan más via­je­ros, pe­ro Scicli per­ma­ne­ce lán­gui­da. El tiem­po pa­sa len­ta­men­te. Una no­che mi com­pa­ñe­ro Lu­ca (de Mes­si­na) y yo fui­mos a la Piaz­za Ita­lia en bus­ca de una en­sa­la­da de gam­bas y na­ran­ja que su her­ma­na ase­gu­ra­ba es­ta­ba trop­pu bo­na, pe­ro nin­gún res­tau­ran­te la ser­vía. ¿Cuán­do se la co­me­ría? “Ha­ce cin­co o seis años”, di­jo Lu­ca. Pa­ré en se­co. “¡Se­gu­ro que el me­nú ya cambió!”. A Lu­ca le hi­zo mu­cha gra­cia.

Na­die pue­de pre­pa­rar­te pa­ra la pri­me­ra im­pre­sión de Ra­gu­sa. La par­te más an­ti­gua de la ciu­dad, Ibla, fue di­vi­di­da en dos como con­se­cuen­cia del te­rre­mo­to y par­te de ella fue re­cons­trui­da al es­ti­lo ba­rro­co, pe­ro exis­ten res­tos en la zo­na vie­ja que re­sul­tan atrac­ti­vos, con cier­ta per­fec­ción for­mal. Al do­blar una cur­va de la ca­rre­te­ra des­de Mó­di­ca, la ciu­dad se ele­va como un cas­ti­llo gi­gan­te de are­na, una mues­tra de la mag­ni­fi­cen­cia de un pa­sa­do que fue con­ce­bi­do en un mo­men­to de de­li­rio. Ra­gu­sa es se­cre­to, mis­te­rio­so. Pa­sean­do te sien­tes flo­tar de un mo­do ex­tra­ño. In­clu­so las pla­zas es­tán ele­va­das (to­do el tiem­po tie­nes la sen­sa­ción de es­tar so­bre una co­li­na, de ca­mi­nar so­bre el ai­re ro­dea­do de si­len­cio). O qui­zá el so­ni­do es­tá amor­ti­gua­do por­que aquí los ojos tra­ba­jan ho­ras ex­tra. En las ca­lles que sa­len de la Piaz­za Duo­mo, pe­que­ños jar­di­nes de na­ran­jos es­con­di­dos an­te­ce­den, uno tras otro, a los pa­la­cios, con ha­bi­ta­cio­nes de hués­pe­des, pro­pie­da­des y cua­dras hoy con­ver­ti­das en ofi­ci­nas de en­tra­das, en las que los guías mi­ran la ho­ra y VI­LLA FARLI Cu­bier­ta de flo­res de jaz­mín y ro­dea­da de oli­va­res, es­ta pro­pie­dad se ubi­ca en un cam­po en las afue­ras de Scicli. Ín­ti­mo, ele­gan­te y ro­mán­ti­co, en sus bo­ni­tas ha­bi­ta­cio­nes cuel­gan re­tra­tos co­lor se­pia de fa­mi­lia­res cer­ca­nos. Una pis­ci­na clá­si­ca y una co­lo­sal me­sa de pie­dra en el ex­te­rior fun­cio­nan como imán de clien­tes: al­guno siem­pre pa­re­ce es­tar en otro lu­gar, sin im­por­tar la ho­ra, le­yen­do, pla­nean­do ex­cur­sio­nes, dan­do cuen­ta de los res­tos de una co­mi­da o be­bien­do una ex­qui­si­ta y fres­ca le­che de al­men­dras que ela­bo­ran los due­ños y guar­dan a dia­rio en la ne­ve­ra (tel. +44 20 7377 8518; thet­hin­king­tra­ve­ller. com; des­de 3.230€ a la semana pa­ra seis per­so­nas).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.