LOS SI­CI­LIA­NOS TIE­NEN UN GRAN Y DEL PE­SI­MIS­MO, Y UN APE­GO A LA LEY DE MURPHY. “PO­DRÍA ES­TAR ME­JOR”, DI­CEN CAU­TOS.

Conde Nast Traveler (Spain) - - DESCUBRIMOS -

PA­LAZ­ZO TRI­GO­NA SUI­TE En un pa­la­cio del si­glo XVII ma­ra­vi­llo­sa­men­te re­mo­de­la­do en el co­ra­zón de No­to, es­te pu­ña­do de ha­bi­ta­cio­nes y sui­tes es exac­ta­men­te el lu­gar don­de que­rrás es­tar. Es­cu­cha­rás el re­pi­que­teo de las cam­pa­nas de la ca­te­dral por las ma­ña­nas y, al ano­che­cer, ve­rás por las ven­ta­nas el sol so­bre las mu­ra­llas, con ese me­lo­so do­ra­do si­ci­liano. La con­si­de­ra­da ciu­dad ba­rro­ca me­jor re­mo­de­la­da re­ci­be más vi­si­tan­tes que el res­to y en ella aún se per­ci­be al­go re­ca­ta­do, pe­ro tam­bién sal­ta a la vis­ta una in­ci­pien­te y pro­me­te­do­ra cul­tu­ra del ca­fé (tel. +39 0931 835597; pa­laz­zo­tri­go­na­sui­te.com; HD: des­de 240€). y un or­ga­nis­ta que aca­ba de en­trar en es­ce­na, es­tán co­mien­do he­la­do en dis­tin­tos for­ma­tos: cono, hielo, brio­che y un cono tur­co en mi­nia­tu­ra, cu­bier­to con un sa­bro­so, aro­má­ti­co y con­sis­ten­te cho­co­la­te que evi­ta el go­teo. Los si­ci­lia­nos ase­gu­ran que in­ven­ta­ron el he­la­do y nie­gan cual­quier men­ción de los an­ti­guos sor­be­tes ára­bes. La pla­za es­tá tran­qui­la, se per­ci­be una li­ge­ra bri­sa. Te­re­sa me re­la­ta una his­to­ria acer­ca de los res­tos del con­ven­to de Santa Ma­ría y Je­sús y su des­cui­da­do jar­dín, don­de la semana an­te­rior un tra­ba­ja­dor que ella co­no­ce ase­gu­ró ver el fan­tas­ma de un fraile fran­cis­cano y ca­yó del sus­to en un agujero, rom­pién­do­se una pier­na. La ca­ra de Te­re­sa es so­lem­ne, a pe­sar del aro­ma de­li­cio­so a to­ma­te re­lleno que pro­ce­de del res­tau­ran­te de al la­do.

Es im­po­si­ble es­tar en Ra­gu­sa sin ha­blar de fan­tas­mas. Las fo­to­gra­fías de la re­cién di­fun­ta cu­bren to­da la ciu­dad y el 2 de no­viem­bre, el día de los muer­tos, to­do el mundo tiem­bla. Ca­mi­na­mos len­ta­men­te por la pla­za en un in­tere­san­te iti­ne­ra­rio por los lu­ga­res fa­vo­ri­tos de Te­re­sa: el bal­cón de hie­rro don­de Mar­ce­lo Mas­troian­ni apa­re­ce en Di­vor­cio a la ita­lia­na dan­do vi­da a un no­ble si­ci­liano ve­ni­do a me­nos. La ca­sa ro­ja don­de los in­qui­si­do­res cas­ti­ga­ron al ven­ga­ti­vo cura con mal de amo­res. El apar­ta­men­to don­de vi­ve un vie­jo pianista ame­ri­cano que to­ca pie­zas de Ra­vel el día de Navidad. En to­das par­tes los mu­ros de pie­dra de­rrui­da se pue­den atra­ve­sar de un sal­to. Tras unas co­pas de vino nos di­ri­gi­mos a la Dis­ce­sa Mo­car­da, una es­ca­li­na­ta que con­du­ce a unas aban­do­na­das ca­lle­jue­las don­de vi­vie­ron una vez los en­fer­mos de la ciu­dad, en cue­vas in­crus­ta­das en la la­de­ra. “In­clu­so los ni­ños más atre­vi­dos no suben aquí”, ase­gu­ra Te­re­sa en­tre ja­deos. Pe­ro, en vez de fan­tas­mas, en­con­tra­mos aro­má­ti­cas li­mas y ga­tos, fla­cos y ofen­di­dos.

Mó­di­ca fue una vez una de las ciu­da­des más im­por­tan­tes del Re­na­ci­mien­to en Si­ci­lia. Pue­de que no ten­ga el mis­te­rio de Ra­gu­sa o el en­can­to de Scicli, pe­ro tie­ne un or­gu­llo más pro­pio de la Eu­ro­pa con­ti­nen­tal. En el cen­tro, las con­tra­ven­ta­nas de cris­tal de los edi­fi­cios re­cuer­dan al dis­tri­to 16 pa­ri­sino. So­bre un sa­lien­te ro­co­so, la ciu­dad amu­ra­lla­da (an­tes la ciu­dad ára­be Mohac) es­tá co­nec­ta­da por unas im­po­nen­tes es­ca­le­ras con la otra par­te, más ele­gan­te y ba­rro­ca.

Subo los 250 es­ca­lo­nes que lle­van a la ca­te­dral de San Gior­gio. Un vien­to cons­tan­te re­pi­que­tea en las las ven­ta­nas. En el in­te­rior im­pe­ra el ba­rro­co; fue­ra, bu­gan­vi­llas li­las pu­lu­lan en los jar­di­nes, como una suer­te de cas­ca­da de vino Ro­so­lio.

Oja­lá hu­bie­ra vis­to es­tos pa­laz­zi y es­ca­li­na­tas cuan­do fue­ron cons­trui­dos por pri­me­ra vez. No me re­fie­ro a la pie­dra vol­cá­ni­ca de Pa­ler­mo o Ca­ta­nia, sino a las ciu­da­des he­chas en oro y ver­de men­ta. No la mi­se­ria de las igle­sias del nor­te, don­de ves efi­gies me­die­va­les de Cris­to he­ri­do y con pelo hu­mano. Aquí hay que­ru­bi­nes gor­dos y nin­fas. Aman­tes di­sol­vién­do­se en su pa­sión, un co­ro sa­gra­do por­tan­do man­do­li­nas y una fi­gu­ra de San Jo­sé con una va­ra se­ca de ma­de­ra re­ple­ta de flo­res de bo­rra­jas. Ció che é im­pos­si­bi­le agli uo­mi­ni é pos­si­ble a dio. Lo que es im­po­si­ble con los hom­bres es po­si­ble con Dios.

Así y to­do, hay mu­cho más en es­tas ciu­da­des que la sim­ple pá­ti­na de la de­vo­ción. He vis­to pe­re­gri­nos des­cal­zos en ca­rre­te­ras a me­dia­no­che y otras si­tua­cio­nes más mo­des­tas pe­ro igual de inol­vi­da­bles. En una oca­sión, en una ca­rre­te­ra al sur de Mó­di­ca, cus­to­dia­da por cam­pos de col y ca­la­ba­za, pa­ré a com­prar a un gran­je­ro que me de­jó re­bus­car los me­jo­res ajos y pa­ta­tas. Pu­do ver mi ca­ra con ex­pre­sión de sor­pre­sa y fe­li­ci­dad al en­con­trar, en el fon­do, una bol­sa de al­me­jas re­cién sa­ca­das del mar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.